¿Y si en lugar de maleta, llevara una “pinchila”?

22 Sep

Me entero por un programa propaganda del documental ‘La maleta de Marta’ una coproducción de TVE dirigida por Günter Schwaiger. Aquí se cuenta la historia del andaluza Marta, quien fue arrollada apuñalada por su ex marido austrico en plena calle.
Aquí tanbien se habla de Harald, el psicoterapeuta – ese tipo de cura secular al servicio del Estado- del Consultorio para hombres “MännerWelten”, donde supuestamente se ayuda a los ” violentos” (que no a las violentas) para que abandonen sus prácticas “machista”. Si se trata de centros como los que radican en la vecina Suecia, funcionarán a partir de una explicación de las causas de este fenómeno, desde esa pseudociencia que es el enfoque de género.
Sin duda alguna y tras escuchar la entrevista con el director y la desafortunada marta, esta es la perspectiva con la que se aborda la violencia intrafamiliar en esta película rodada entre España y Austria, los dos lugares en los que vive el director convertido ahora en puente de una experiencia y tratamiento legal del problema que no ha traído el menor resultado, para el país peninsular y en el que por lo visto con los recursos del TVE también se quiere involucrar a la nación germana.


Veo en la página de la película una nota del propio Günter Schwaiger en el que se hace eco de un estudio de la ONU del año 2011, según el cual en Europa el lugar más peligroso para una mujer es su propia casa. Dicen esto como si las calles, los bares, el taller, las oficinas o los cuerpos de policía, al que en nombre del feminismo de estado se incorpora a la mujer desde hace décadas, fuese remansos de país, agenos a todo tipo de violencia fisica o psicológica, esto no se lo cree ni la abuela de los “estudiosos”.
Se trata claramente de seguir la agenda que satanizar aún ese hobra ya en crisis donde habita la familia, hacerla estallar atomizando sus miembros. Esto se logra de muchos modos entre ellos el de sembrar, usando el cine y la rdio como el caso y a partir de casos muy particulares y sin dudas mal explicados, el miedo a la parej. Se trata del miedo que en la mayoría de los casos y en cualquier dimesión de la vida humana desencadena la guerra, aquí entre sexos, como antaño lo fue entre imperios; se trata de invertir la lógica que descubrió a fines del siglo pasado Gorbachov para lograr la distensión entre las URSS y los Estados Unidos, es decir de retorcer para el matrimonio, concretamente heterosexual (si a Marta la hubiera apuñalado una lesbiana no habría fondo para una pelicula), lo que para el mundo fue la nueva mentalidad.


Es por eso, y al afamado documentalista no se le ocurre anotarlo, que como el mismo escribe la “violencia de género” sigue siendo un grave problema de la sociedad moderna, aun cuando, también como el mismo Günter Schwaiger cree; las leyes y el trabajo institucional hayan “mejorado mucho en los últimos años”, habría que preguntarse de que mejoras estamos hablando sobretodo desde aquello de por los frutos los conoceréis.
Y tiene razón que no basta con endurecer las penas o ofrecer más protección a las mujeres sin cambiar la sociedad en profundidad. Pero el cambio no vendrá gracias a películas como esta, que por lo que se anticipa repite los estereotipos acerca de la violencia de género, repitiendo los esquemas propios de la biología racial de principios del siglo XX, sólo que aquel lugar de salvajismo e irracionalidad que antaño se destinaba para los pueblos no blancos, ahora lo ocupa cualquier ser humano siempre que pertenezca al género masculino, mientras que se eleva al estatus superior moral e intelectualmente a la mujer, a través de la victimización exagerada (tras la manipulación estadística y mediática).
Es sus función aterrorizadora las declaraciones que escucho a Martha Anguita en Radio Exterior de España resulta implacable, no solo por loa manera graciosa en que incorpora a sus pobres hijas en esta desgracia familiar convertida en “documental”, sino en la manera que intenta involucrar en lo que fue su tragedia personal, sabrá Dios si con un loco, un borracho o simplemente con un hombre torturado por sabe Dios que gestos y acciones que nadie nos cuenta en el micrófono, sino también por el modo en que involucra a todo el mundo en ella con la también manida frase que enarbola el establesimiento feminista de que : “No hay perfil y puede tocar a cualquiera”, una consigna que impide tomar conciencia de las causas reales y sobre todo de la coparticipación de las “victimas” en la degeneración de una relación de pareja que terminan degenerando en lo que antaño denominábamos, no sin razón “crimen pasional”.
Yo creo que nadie tiene derecho apuñalear a nadie, no se si Marta le tumbó el dinero a su marido, le puso los cuernos, le quitó las hijas o lo machacó verbalmente hasta hacerle perder los estribos, algo así debió haber ocurrido cuando según ella reconoce su propia madre no la apoyó en el escándalo por las agresiones recibida. Ahora resultará que también mamá es “machista”.
Pero cualquiera que sean las causas de esta locura lo que tenía que haber hecho el agresor era separarse de ella, y pleitear lo que fuera legalmente, jamás usando una violencia que ahora se manipulada y usada como no lo habría sido jamás, sin en lugar de ser la andaluza la agredida lo hubiera sido el austriaco, si, supongamos, cogido infraganti con una querida, Marta, tijera en mano le hubiera cortado, para hablar en lunfardo y pocos se molesten, la pinchila. Estoy seguro que un hecho así también habría tenido alguna prensa aunque menos película, y que en cualquier caso el discurso feminista, olvidando todo reclamo de “igualdad” nos habría tratad de apelar a nuestra compasión persuadiéndonos, como se hace con los resportajes sobre asesinas, de que se trataban de una infeliz mujer: “pobrecita”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: