Marx versus Martí: a propósito de un seminario organizado por la Embajada de Cuba en Suecia

19 May

Marti 001

Ved esta gran sala. Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles merece honor. Pero no hace bien el que señala el daño y arde en ansias temerosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blando al daño. Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres. Indigna el forzoso abestiamiento de unos hombres en provecho de otros. Mas se ha de encontrar salida a la indignación de modo que la bestia cese sin que se desborde y espante.
Jose Marí en diario “La Nación”,  el 29 de marzo de 1883,

Un día como hoy murió José Martí en una acción militar innecesaria, acaso el suicidio de político al que no le quedó otro argumento para convencer al generalato Mambí de que su guerra, la guerra que el había organizado, no llegaría a ningún lado sin una suerte de legitimidad democrática.

Este día se recuerda por igual en los dos bandos en los que se divide la nación cubana, esa misma que para construir su identidad ha echado mano a la figura del propio Martí, divinizándolo e impidiendo con ello cualquier acercamiento objetivo y desapasionado al personaje.

La Embajada de Cuba Suecia y sus acólitos de la organización Cubanos por Cuba, que lidera el ex exiliado René Vázquez Díaz, no han querido ser ajenos a la conmemoración, por ello ha organizado, entre los días 17, 18 y 19 de mayo lo que han dado en llamar como Primer Seminario de Estudios Martianos, una actividad de cuya dirección artística se ha encargado el Payaso Tripita (Carlos Bretón para sus amigos y conocidos) otro de los tantos ex exiliados que colaboran con la Sede diplomática.

Seminario Martiano

El seminario fue inaugurado por la Agregada Cultural Clotilde Porveyer las 19 horas en la sala Vilma Spín de la Embajada cubana, cita en la calle Sur%E4v%E4gen 9, en la zona de Stocksund. Entre los que hicieron uso de la palabra esa noche se encontraban el propio Tripita, la cubana Vycky Andersson, del grupo “Cubanos por Cuba”, la señora Flor Nodal de la editorial Gente Nueva, un tal Ola Nilsson presidente de una organización llamada José Martí en la ciudad de Malmö, y por supuesto René Vázquez Díaz quien diletó ampliamente sobre las relaciones entre el pintor Herman Norman, y José Martí.

René vazquez Días junto a Eva Björklund fundadora de la Asociación Sueco Cubana y una de las figuras que respaldó al seminario martiano

 

No faltó la música aunque se lamento la ausencia de aquellas hermanas Abreu que desbordaron no hace mucho el auditorio del Cervantes y que estaban anunciadas en el plegable de la actividad.

El día 18 la festividad se traslado al llamado Café Marx, hubo un panel sobre la importancia de Martí para las nuevas generaciones de cubanos, se habló de las virtudes martianas en la actividad diplomática de Harald Edelstand, cuyo vínculos con el castrismo chileno ya he mencionado, de martí y Darío, roncándole a Bretón explayarse sobre en consabido tema de martí antiimperialista.

Así mismo fueron presentadas las películas “Mi tesoro de papel” y “El ojo del canario” en el aspecto artístico también tuvimos la declamación por una artista asturiana de aquellos versos de Marti dedicados a la Bella Otero, es decir la”bailarina española”, y un momento musical que se vio empañado por el inexplicable malestar que le entro a uno de los artistas, supongo que una trastada del espíritu de Marx, celoso del homenaje que se le seguía en el café que llevaba su nombre al revolucionario cubano y que si de revolución se trata martí tenía mucho que enseñar al “viejo alemán veremos más adelante.

La Bella Otero, inspiradora del poema de José Martí: EL ALMA TRÉMULA Y SOLA…(La bailarina española) “Ya llega la bailarina: Soberbia y pálida llega: ¿Cómo dicen que es gallega? Pues dicen mal: es divina.”

Y fue en ese mismo sitio donde, el mismo de la muerte de Martí fue clausurado el seminario con dibujos infantiles, y lo que no podía faltar en esta rara forma de conmemorar lo que debería ser un día de luto para el estado nacional cubano; una fiesta para niños y las payasadas de Tripita.

Pero no es de la intervención artística del pobre Carlos Bretón de las que quiero hablar como al contradicción de este seminario. Para mi lo destacablemente absurdo es que use ese Café para hablar de un hombre que principio contradijo e hizo quien le dio nombre al lugar.

Y no crea usted que vengo con el espanto de los que creen que Fidel Castro no tenía derecho a atribuir a Martí la autoria de su ataque al Moncada, martí hizo mucho mas que eso organizó el ataque a todo un país desde el corazón de ese imperialismo al que se le atribuye haber combatido, un imperialismo que no encontró mejor caballo de Troya para apoderarse de Cuba que aquella guerra diz que “necesaria” organizada por el “Apóstol de la Independencia”.

Un apóstol que, cuya acción política muchas veces negó su discurso poético, aunque nadie se atreve a decirlo tanto del lado del comunismo como del de la democracia liberal, que si bien fue un gran analista de muchos aspectos de la época que le tocó vivir en otros, se fue, para decirlo vulgarmente, con la de trapo, por ejemplo cuando se refería despectivamente a la emigración europea en Estados Unidos y México, un tema del que mejor no hablar en seminarios martianos como estos.

Y esto por no hablar de la critica que le hace a Marx y que le viene al propio Martí como anillo al dedo; más cuando se recuerda que no fue precisamente remedio blando lo que buscó el criollo a los males de Cuba y que si alguien echó a pelear unos hombres contra otros ese fue el propio José Martí, a su lado Marx mas que reformista de comportó como un autentico contrarrevolucionario, por no habla de un agente de influecia al servicio de aquella Gran Bretaña donde encontró supuestamente financiado por Engels las mejore condiciones para desarrollar, no huelgas, ni revoluciones, la vida propia del intelectual burgués.

Ahi tenemos su obra, la socialdemocracia, siempre abriendo el camino al gran capital, frenando la revolución o desarrollándola cuando beneficia a inglaterra, como en la Alemania de la Pirmera Guerra Mundial. Y  de los bolcheviques que te digo, esos no eran marxistas, por eso fuero la carta para hundir a Rusia cuando esta era aliada de la Corona Británica.

Mientras Martí conspiró, agitó y al final dio la vida contra aquellos que consideraba sus enemigos, Marx con el cuento de combatir al socialismo utópico de dedicó a criticar a los Marties de su entorno, es decir los que no querían esperar por unas leyes históricas que resolvieran las cosas, es por eso que no extraña la afinidad entre los martianos y los anarquistas. Y que no se asusten mas en el exilio cuando el comunismo se apropia una gesta que en su inspiración jacobina le dio tea mambisa a la sacrosanta propiedad privada.

Carlos Bretón caracterizando su personaje del Payazo Tripita en una actividad realizada en el Instituto Carvantes de Estocolmo. Foto: Germán Díaz Guerra

No me extraña pues la trastada que el fantasma del renano le hiciera al pobre cubano que con su instrumento intentaba recordad a alguien con quien seguro de su puede ver en el mas allá, es decir a ese Martí que dígase lo que se diga y a diferencia del vividor de Marx, fue un revolucionario de verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: