Yoani sube la llama; la cafetera se derrama

22 Mar

DIGITAL CAMERA

Estaría Yoani Sánchez estudiando en el preuniversitario, sin imaginar que un día se convertiría en la voz mas preclara y mediática de la disidencia Cubana, cuando desde aquí, en la lejana Suecia dábamos el mensaje del que ella se ha hecho eco, la de que el embargo debe ser levantado, por el bien de todos los cubanos.

Lo curioso es que muchos de los que entonces, no sólo discreparon (lo cual es justo) sino también nos atacaron y difamaron, acusándonos de agentes de Fidel Castro, son los mismos que hoy se desviven apoyando a la blogger. Esto lejos de apenarnos nos alegra, se trata del triunfo de una idea, y sobretodo, que los tiempos están cambiando.

La lucha contra el embargo desde el seno del movimiento democrático tiene una gran trascendencia, no sólo por lo de ético que la propuesta encierra, impedir que el pueblo cubano sea utilizado como medio y no como fin por los que teniendo la barriga llena quieren que sean otros los que se inmolen en algun callejón de la isla frente a una fuerza militarmente superior, como ocurrió con aquellos jóvenes cuyo sacrificio frente a los muros del Moncada o el Palacio Presidencial en los años cincuenta, sirvió únicamente para abrir el camino a una dictadura peor que la batistiana. Y es que la violencia solo genera violencia.

Pero hay otro elemento curioso y es el papel que juega el embargo para que los agentes del régimen cubran sus miserias pasando por “buenos” y “solidarios” con nuestro pueblo.

Es por ello que la misma Yoani que se negó a firmar el documento contra el “bloqueo” puesto sobre la mesa por unos activistas castrista, en los mismos días y país, Brasil, donde condenó la medida como un acto de ingerencia.


Con esas palabras la filóloga contestataria arrebató de la bandera de “buenistas” a los defensores del castrismos, entre ellos los que lo hacen de manera encubierta, vergonzante, como es el caso del señor Benjamin Willis y su mujer, la PhD Maria Isabel Alfonso, el primero un músico de poca monta, la segunda una “académica” de origen cubano, cuya proverbial mediocridad no le ha impedido Licenciarse en Letras, por La Universidad de La Habana hacer un Doctorado en Lenguas Romances en la Universidad de Miami para terminar de Profesora Asociada del St. Joseph`s College en Nueva York.

Los dos son miembros fundadores de CAFE, Cuban Americans for Engagement (Cubanoamericanos por el Diálogo), un grupo cuya clientela política parece ser aquella parte de la diáspora interesada en compartir los privilegios de la nueva clase cubana. como dueños por ejemplo de una red de puestos de fritas en La Habana.

Por supuesto, los objetivos formales de CAFE son otros según lo que publican en su portal, a saber:

  • La comunidad cubano-americana no es monolítica en opinión ni acciones. Existe una diversidad de posiciones, incluyendo la de quienes abogan por un mayor intercambio con el gobierno y el pueblo cubano. Creemos que esta diversidad debe ser mejor representada a la luz pública.

  • Apoyamos las políticas de flexibilización de los viajes familiares, las remesas y los contactos de persona a persona, hechos posibles por la actual administración de Obama. A su vez nos oponemos a cualquier revocación del estado actual de viajes familiares ilimitados y abogamos por su expansión para incluir a todos los ciudadanos norteamericanos.

  • Abogamos por una nueva política del gobierno de Estados Unidos hacia Cuba, basada en principios de intercambio pragmático, mayor acercamiento entre los ciudadanos, normalización de relaciones comerciales y cooperación diplomática.

Pues bien, cualquiera que haya seguido la mayoría de las declaraciones de Yoani desde que salió de Cuba, reconocería que estas concomitan con los fines de esta organización de cubanoameriocanos de nueva horneada. Siendo así deberían haberla recibido con bombo y platillo a su arribo en Nueva York. Sin embargo como que se tuesta con este café no es lo que se vé, las palabras de Yoani les ha  amargado y, en vez de hacerla su aliada, en tanto defensora de lo que dicen defender, el fin del embargo, no han podido menos que arremeter contra ella, como hace el bodeguero que ve destrozar su monopolio barrial con la llegada de un supermercado.

No le perdonan a Yoani el haberlos puesto en evidencia defendiendo a una vez y sin vergüenza el respeto de los derechos humanos y el fin de unas medidas que si a alguien afecta es al pueblo cubano. Se trata de una animadversión mezclada por la envidia por las tribunas que ha tenido la muchachita cubana, que supera con creces las que hasta el momento ha tenido este Café cuya credibilidad está por caer frente a quienes buscaban una alternativa a la radicalidad de un sector del exilio.

Viéndose despojados del Cetro de la bondad, lo único que le queda a los cafeteros es tratar de provocar a Yoani y tirarla a los perros que ellos, con todos los recursos a su disposición no han podido domar, y como lo iban a logran viéndoseles como se les ve el trasero.

Por eso han escrito el artículo The Cuban Blogger and the “Big Bad Wolf” The Curious Case of Yoani Sánchez, publicado el 20 de mayo en counterpunch.org que también aparece, traducido al español en el órgano de las empresas cubanoamricanas que viven del negocio con el capitalismo de estado en Cuba; Progreso Semanal.

Los cafeteros mezclan su bilis con la de un agente de influencia castrista dentro del mundo académico, el franco argelino, Salim Lamrani, lo hacen reproduciendo parte de las “40 Preguntas a Yoani Sánchez en su Gira Mundial” con las que se intenta cuestionar mas que a la intelectual cubana, las situación de poco acceso al Internet que sufren los cubanos de a pie. Tal parece que al moro le han pagado una beca para especializarse en estudios sobre la blogera.

Luego reconocen lo inequívoco de la respuesta de Yoani al tema del embargo de EE.UU. contra Cuba, al afirmar que era una política intervencionista, una justificación para los fracasos del gobierno cubano, una “reliquia de la Guerra Fría” y que debía ser abandonada tan pronto como fuera posible (“¡Ya!”). También citan su llamado al cierre de la Base Naval de la bahía de Guantánamo y la liberación de los operativos cubanos conocidos como Los Cinco de Cuba (se niegan a llamarlo por lo que son espías), argumentando que el gobierno cubano ha gastado una porción innecesaria de su presupuesto para hacer campaña a favor de su liberación.

Mas adelante los cafeteros acusa a Yoani de dar marcha atrás en Estados Unidos, y la emplazan a que no solo defienda diálogo, sino que también entre en lo que parece ser la esfera de trabajo de Edmundo García, compañero de viaje de Café, la denuncia también de la naturaleza intervencionista de los programas de USAID, programa que, digamos de paso la seguridad del estado cubano, no solo tolera sino también auspicia, tanto por los recursos que le saca mediante sus infiltrados como el modo en que sirve para corromper al propio movimiento democrático.

Así mismo se molestan por que Yoani al hablar en el Instituto Cato reiterara necesidad de terminar con el embargo usando como argumento que le gustaría ver cómo va a funcionar el aparato oficial de propaganda sin “este lobo malvado” .

Luego emplazan a la bloguera a que haga un llamado al presidente Obama para que elimine a Cuba de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo y a que durante su homenaje en la Torre de la Libertad repita sus palabras de Brasil con respecto a los cinco chivatos (por supuesto no los llaman así), la Base Naval de EE.UU. en Guantánamo y el propio embargo. Como si esas palabras no sieguieran pensando sobretodo para la intransigencia que ha terminado por ser las mejor aliada de esta cafetería.

Por ultimo le preguntan si: ¿Hablará a favor de un Miami que permita el pluralismo y la libertad de palabra con la misma convicción con la que lo hace en Cuba? ¿O será ella una víctima de su propia autocensura?

No sé que dirá Yoani en ese evento, si hace concesiones como las que le otorgó tras reunirse con los congresistas cubanosamericanos, aceptando que el levantamiento del embargo debe ser condicionado, que es la tesis que sostiene la mayoría de los embargueros, se habrá infligido asi misma una dura derrota como intelectual convirtiéndose en una “política” mas o menos como lo son las activistas de los cafeteros, a los que les habrá prestado el mejor servicion que estos podrían recibir en medio de su desprestigio actual.

Por el contrario si recoge el guante cafeteril y mantiene sus posiciones de Brasil, es probable que le provoque una sirimba a mas de un Viejo, pero habrá sido la estocada final a los cafeteros.

Ya no podrán seguir viviendo del cuento del amor al pueblo y la “soberanía”, ni calcular omisiones inevitables (nadie puede decir todo lo que piensa en una entrevista) como hacen los antiyoaneros de derechas. Y sólo podrán revivir aplicándose a sí mismos su propia receta, demandando en la Cuba que suelen visitar para darse la gran vida que se dan los privilegiados miembros de la comunidad cubana en el extranjero, que se permita el pluralismo y la libertad de palabra, y que lo hagan con la misma convicción que demandan de Yoani en Miami.

De otra manera terminaran los cafeteros poniendo en evidencia la que ya nadie se pregunta, que por sus compromisos politiqueros son “víctimas de su propia autocensura?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: