De la llegada de los europeos al fin de los aborígenes en Cuba

23 Feb

Guamá, Sur de la provincia de Matanzas, Cuba: Escultura de la artista Rita Longa Aróstegui representando la caza de un cocodrilo por un Indio Taino. Foto: Galería de Hauptstadtbalkon;

Los primeros en llegar de otro contiente

Que los vikingos desembarcaran en Norte América es una tesis de amplio reconocimiento, hasta José Martí, intelectual cubano del siglo XIX, habló de ello cuando reseñó para la prensa un libro que lo predicaba.
Por mucho tiempo el tema de que fueran esos pueblos germanos los primeros en llegar desde Europa a América, no pasó de ser especulación basada en las llamadas sagas de Islandia Groenlandia, donde se hablaba de la aventura Leif Eriksson(c. 970 – c. 1020) y sus exploraciones del lo que mas tarde se conocerá como el nuevo mundo. Sin embargo la hipótesis pareció tener confirmación cuando en 1960 cuando el noruegos Helge Ingstad y su esposa, Anne Stine, encontraron los restos de un asentamiento normando en L’Anse aux Meadows (“La ensenada de las medusas”) en la isla de Terranova, Canadá. La discusión se mantuvo por el hecho de que en las antiguas narraciones se habla de una tierra de Uvas que allí no habían, para colmo fueron encontradas entre las ruinas indicios de que sus habitantes habían visitados zonas mas al sur.
Esto es lo que afirmó el antropólogo francés Jacques de Mahieu (1915-1990)., tras décadas de investigación.
Mahieu, quien vivió en Argentina desde 1946 y fue director del Instituto de Ciencias del Hombre en Buenos Aires desde el 1968 hasta su muerte, escribió un interesante libro titulado “El gran viaje del Dios del Sol. Los Vikingos en México y Perú (1967-1532).
Si fuera verdad que los vikingos llegaron a esas tierras tan alejadas de sus bases canadienses no habría nada de extraño en la idea de que hubieran pasado previamente por nuestra isla, como se afirma, lamentablemente si citar la fuente en el blog http://misteriosdelahumanidad.blogspot.se, según el cual existe información sobre la presencia vikinga en Cuba, en Matanzas y al sur de Cienfuegos.
En su obra Jacques de Mahieu asegura tener indicios de la existencia de mapas del nuevo mundo en Europa antes de la llegada de Colón. Otro tanto se afirma en el libro “1421, The year China discovered the world” (1421, año en que China descubrió el mundo), su autor Gavin Menzies, afirma haber encontrado en la biblioteca James Ford Bell, adjunta a la universidad de Minnesota, una antigua carta marina, elaborada en 1424 por el cartógrafo veneciano Zuane Pizzigano; en ella no solo podía observarse partes de las costas de África y Europa, sino también, en la parte occidental del Atlántico, un grupo de islas denominadas; Satanazes, Antilia, Saya y Ymana.
Estimulado por tan raro hallazgo, Menzies se entregó a una investigación que le llevó a la conclusión de que una expedición china, comandada por el Almirante Zhou Wen, había explorado el Caribe (y probablemente visitado Cuba) unos años antes de la elaboración del mapa por Pizzigano.
Dejemos aquí entrecomillada, esta sensacional tesis de un posible conocimiento temprano del nuevo mundo por parte de los Europeos, ya fuere por los testimonios chinos, o quizás de los templarios como hace años leí, por el año 1987, en un periódico destinado a marineros ruso s, y atengámonos, a lo que se sabe de cierto, que fueron los vikingos, los descubridores del nuevo mundo (pasando por alto a los llamados indios que ya le habitaban) y y Cristóbal Colón quien reactivó la noticia de su existencia en la última década de los años 1400.
.
A Cuba, que es lo que más nos interesa, Llegó Colón el 27 de octubre 1492, anocheciendo a la costa norte de la región, más tarde llamada Camagüey, allí fondea sus naves sin desembarcar; a la mañana siguiente tomó Colón rumbo oeste llegando en pocas horas a un río caudaloso, allí tomó posesión en nombre del Rey Fernando de aquella tierra; a la que dará el nombre de Juana, – nombre tomado de la princesa que más tarde llamarán “La loca”.
En la carta a los reyes, fechada el 15 de febrero de 1943, en la carabela, sobre las islas de Canaria, Colón asegura que cuando llegó a la Juana, la halló tan grande, que pensó que sería tierra firme, acaso una provincia del Catayo, que es la palabra con la qu Marco Polo se refería a China.
Más como Colón no halló villas en la costa de la mar, salvo pequeñas poblaciones, con las que no podía comunicarse, porque todas las personas huían a su paso; siguió bordeando la costa unas cuantas leguas navegando hacia el septentrión, hasta que la preocupación por un invierno que comenzaba a recrudecer, le hizo regresar en busca de un puerto seguro, al encontrarlos, envió desde allí dos hombres a tierra, para saber si había rey o grandes ciudades, los emisarios del Almirante anduvieron tres jornadas, y sólo hallaron poblaciones pequeñas por lo cual se volvieron.
Fue los indios que ya Colón tenía consigo supo que Cuba a era una isla y continuando su viaje para descubrir lo que llamará. La española (Santo Domingo), convirtiéndola en lo que fue Terranova para los vikingos, en una base para futuras exploraciones.

La Conquista

Cuenta el matancero Antonio José Valdés (1870-1850) en su libro “Historia de la isla de cuba y en Especial de La Habana” (1851) que en 1511 Don Diego Colón, propone la conquista de Cuba, para ello se le dio el mando a Diego Velázquez, compañero del Cristóbal Colón en su segundo viaje a las indias, dueño de una gran fortuna adquirida en La Española y reputado por su probidad y prudencia.
Con poco más de trescientos hombres partiría Velásquez para posesionarse de Cuba; tierra que los indios dividían nominalmente en las regiones de: Baracoa, Bayaquitiri, Macaca, Bayamo, Camagüey, Jagua, Habana y Haniguanica, todas gobernadas por sus respectivos Caciques. Allí se topó con la resistencia organizada por el primer exiliado conocido en nuestra historia, Hatuey uno de los indios que, escapando de la conquista de la Española, se había refugiado en Cuba.
Los españoles desembarcaron por el puerto de Palma, cerca de la punta de Maisí, donde fueron atacados por los seguidores de Hatuey, batidos los indios y hecho prisionero su jefe, al que se le consideró un esclavo levantado en armas contra su señor y fue condenado a las llamas.
Velázquez tardó tres años en pacificar la isla; supo conjugar en su tarea la crueldad con la sabiduría política y militar, casi no tuvo bajas y llegó a fundar siete poblados con el título de villas, las ciudadelas prosperaron rápidamente debido a su magnetismo para atraer personas en busca de riqueza y acomodo.
En cuanto a los naturales hay que reconocer que durante el tiempo de Velázquez, apenas se notaron entre ellos alzamientos, fugas o suicidios, como si tendrían lugar masivamente tras la muerte del gobernador en 1524 y el arribo inmediato de su sucesor, Manuel de Rojas.
En el año 1512 había fundado Velásquez la primera Villa española en la costa norte, en el territorio llamado Baracoa, por algún tiempo funcionó como Capital. En 1513 el gobernador dispuso que Pánfilo de Narváez y el licenciado Bartolomé de las Casas, (Padre Las Casas) recorrieran y doblegaran el interior de la isla. Las Casas fue uno de nuestros primeros cronistas, su defensa de los indios lo convirtió no sólo en uno de los pilares del pensamiento humanista, sino también en uno de los nombres mas mentado por los enemigos de España en Europa a la hora de elaborar lo que los españoles denominan “la leyenda negra” sobre su país.
Vino las Casas al nuevo mundo en el año 1502 con el grado de licenciado en leyes, abrazando la carrera eclesiástica durante su estancia en La Española. Se considera que llegó a Cuba entre 1511 y 1512 mandado a buscar por su amigo Diego Velázquez. Luego cuando acompañó a Pánfilo de Narváez en su recorrido por la isla, habría de poner en juego su aguda inteligencia para suavizar los rigores de la conquista.
Al fundar Velázquez, Trinidad, le entregó a Las Casas y a Pedro de Rentería el pueblo indio de Canarreo. Las Casas como cualquier otro encomendero puso a los indios a trabajar en las minas y labranzas, pero les dio mejor trato al usual, mas tarde comprendió el injusto proceder que tenían los colonizadores con los indígenas; renunció a la renunció a la encomienda y se marchó de Cuba para terminar intercediendo con el Rey por la liberación de los Indios.
En el año 1514, cuando ya la isla es bien conocida, salvo en la parte más occidental, la del Cabo de San Antonio, Velázquez dispone el establecimiento de las cinco Villas: dos en la parte sur que nombró Santiago y Trinidad, y tres en el centro de la isla; Bayamo, Puerto Príncipe y Sancti Spítiru. Seguidamente se fundó la Villa de San Juán de los Remedio en la parte Norte y el 25 de julio del 1515 la de san Cristóbal de La habana, en la costa Sur, en las inmediaciones de Batabanó. Esta última se trasladaría en el año 1519 al puerto de cárdenas en la banda Norte. Lugar menos inhóspito, y Favorable para el comercio y la guerra.
La ventajosa situación de Cuba contribuyó a que fuesen sus pobladores quienes descubrierán y conquistarán nuevas tierras para la corona; como Campeche y Nueva España (México) encomendada por Velázquez a uno de sus secretarios, Hernán Cortés.

Los “Indios”

El Padre Las Casas escribió una obra monumental Historia de las Indias, inédita hasta el siglo pasado. En ella dedica párrafos a los indios de Cuba, sus tipos y costumbres. Dice de ellos que tenían “reyes y señores”, los pueblos podían ser de 200 a 300 viviendas, vivían pacíficos, con todo lo necesario, la comida era abundante, sus bailes y cantares eran más suaves y mejor sonante que los de otras islas. Sobre sus creencias religiosas, afirma el cronista que los hechiceros se comunicaban, tras ayunos con demonios, para ello pasaban de tres a cuatro meses sustentándose sólo con zumo de hierbas.
Las Casas constata una diferencia de desarrollo cultural entre los taínos y los siboneyes; de la que, en su opinión, los primeros se aprovecharán para convertir en servidores a los segundos. Investigaciones postrera hablan de los llamados naborías, personas que durante un período de su vida deberían servir a la comunidad, aunque en una edad posterior podrían pasar a otra condición; la de guerreros “baquias”.
Los primeros pobladores de la isla se establecieron harán unos 10000 años, provenían de la península de la Florida, dominaban el fuego, tallaban la piedra del silex y se dedicaban fundamentalmente a la recolección y la pesca. Unos 5000 años después llegará otra corriente migratoria, en este caso procedente del Centro y Suramérica, era este un grupo aún más o menos tan primitivo como el anterior, no trabajaba la piedra, en cambio elaboraban sus útiles, trabajando las conchas marinas.
Una cultura más adelantada se asentaría para el año mil antes de nuestra era, tenían mejores instrumentos de caza y trabajaban la madera, la piedra y la concha, cree que venían de la Florida.
Quinientos años después se asentó la cultura más adelantada con la que se toparían los españoles, eran estos taínos de los que nos habla Las Casas, parte de la familia arauaca de origen sudamericano. Se dedicaban a la caza, a la pesca, a la agricultura; fundamentalmente de la yuca, el boniato, frijoles, calabaza, el maní, etc; tejían hamacas de algodón y fueron buenos ceramistas, fumaban tabaco como parte de sus rituales curativos y mágicos.

Si los grupos anteriores habitaban fundamentalmente en cavernas, estos construían sus casas de madera de palma, techándolas con pencas, podían ser de estructura circular “Caney” o rectangular “Bohío”. El personaje central de estas comunidades era el behique, el especialista en las ya complejas prácticas mágico-religiosas taínas.

photo

Se ha calculado que para la 1510 la población del archipiélago cubano ascendía a unos 112 000 habitantes, de la que el 90% serían taínos. Cifra que según los expertos cubanos desminuyó drásticamente con la colonización. Al denunciar las crueldades de la conquista escribe el sacerdote Las Casas escribió:
Cesció la crueldad inhumana que los nuestros usaban con las gentes della cada día más y más; los opresos indios viéndose cada día morir, comenzaron a huir de las minas y de los otros trabajos en que los mataban de pura hambre y continuo y excesivo trabajo; los españoles, que para tenerlos siempre en servicio clavados no les faltaban medios y mañas, procuraron por muchas maneras irlos a montear; entre otras comenzaron a criar
lebreles y perros bravos que los despedazaban (…) Viéndose infelices, aunque inocentes, que por ninguna parte podían remediar ni obviar su perdición, ni de muerte de la muerte y muertes dobladas tan ciertas y horrendas escaparse, acordaron de ahorrar al menos de la una, que por ser tan luenga tenían por mas intolerable, y esta era la vida que muriendo vivían amarga, por salir de la cual comenzáronse de ahorcar”
Pero no fue sólo la crueldad la que hizo desaparecer al indio cubano, otros factores parecen haber influido, por un lado las enfermedades importadas de Europa y África para las que ellos no tenían defensas, por otro lado la asimilación mediante el mestizaje, recordar que la mayoría de los colonizadores que llegaban a la isla eran hombres solos, estos usaron sexualmente a la comunidad india sometida, cuyas mujeres, para colmo de incitación a la lujuria andaban desnudas. Con la llegada de nuevos pobladores, estos mestizos habrían de irse emblanqueciendo o anegrando según fuera el caso.
Con tales descripciones podría creerse que todo lo aborigen fue aniquilado de un porrazo apenas iniciada la colonización, así se nos repite del lado de los investigadores como Manuel Moreno y Eduardo Torres-Cuevas, pero podríamos matizar estos enfoques, si tenemos en cuenta que en Yateras por ejemplo aún se encuentran familias con fisonomías taínas, en cambio el hispanista Humberto López Morales nos asegura que durante el primer siglo de la conquista, los indios convivieron en número apreciable con los españoles en los poblados de Santa Ana, Guanarules, Jiguaní Arriba, Los Quemados, Cautillo, La Habana y Santiago de Cuba, ciudad última que para 1682 un 10 por ciento de su población era india. Se cree que los guanahatabeyes sobrevivirán en las regiones apartadas del occidente de Cuba hasta el Siglo XVII. Por otra parte se tienen noticias de Cacicazgos de otos grupos que sobrevivieron hasta el siglo XIX. En un informe del obispo Cabezas que data de 1608 se hablaba de Guanabacoa como “pueblecillo de indios”, se ratifica su presencia abundante en Bayamo, Baracoa, y Puerto Príncipe. Por su parte el historiador canario Manuel de Paz, en su libro “El Bandolerismo en Cuba” da cuenta de “indios malhechores” haciendo de las suyas en los albores del siglo XIX, Tal fue el caso de un “siboney”, que entre 1800 y 1803, sin mas armas que sus flechas, sembró la intranquilidad en la zona que va de Camaguey a las Villas.
Lo que sí parece haberse extinguido rápido fue la lengua Taina, la cual para 1540 parece que ya no era hablada por los indios, debido a que utilizaban el español como medio de comunicación.

Anuncios

Una respuesta to “De la llegada de los europeos al fin de los aborígenes en Cuba”

  1. JORGE VINICIO SANTOS GONZALEZ 10 febrero 2017 a 2:49 PM #

    Solicito la comunicacion de ustedes (las sectas) a la lidereza de las bandas de secuestradores de latinoamérica: MARTHA COLMENARES y el grupo 11 (11 caudillos raciales de latinoamérica) como tambien al grupo mundial G 400 (400 caudillos raciales del mundo) y a los colectivos de presos políticos mundiales (bandas de secuestradores locales del mundo), la siguiente informacion:

    ESTIMADOS HERMANOS
    Solicito una investigacion popular sobre mi oprobio sexual con Guatemala porque ya esclarecí a las regiones involucradas en la calumnia de prevaricador y en la calumnia de violador sexual parafílico por mis impostores surrealistas de los vórtices virtuales que me exploran esotéricamente desde el año de 1,992 para especularme apologalmente con actuales cómplices de mi colonia actual quienes tambien me calumnian de la ultima calumnia para improvisar a la gente. Notifiquenlo en las redes sociales y a la organizacion de las naciones unidas como tambien a la organizacion de los estados americanos y a los canales de television nacionales e internacionales del mundo incluyendo radiales nacionales e internacionales del mundo. Investiguen a las siguientes regiones esclarecidas recientemente por razones de sub-áreas omitidas de la controversia regional de cada region:

    Valle Dorado y sector C-1 zona 8 del municipio de Mixco del departamento de Guatemala, San Lucas Sacatepéquez del departamento de Sacatepéquez, Antigua Guatemala del departamento de Sacatepéquez, Amatitlán del departamento de Guatemala, Ciudad de Guatemala del departamento de Guatemala y San José Pinula del departamento de Guatemala. Tambien soy la encarnacion divina y demoníaca de los siguientes Dioses y demonios nacionales de Guatemala e internacionales del mundo como tambien extraterrestres del cosmos:

    GUATEMALA:
    Dios maya Gucumatz, Dios quichelense Nahualá, Dios mam Pawahtún, San Simón Maximón, el Diablo, demonio maya Vucub-Caquix que incluye a todos los Dioses guatemaltecos de las restantes tribus de Guatemala como tambien garífuna.

    EXTRATERRESTRES:
    Arcángel Metatrón, arcángeles de la muerte Orifiel y Samael, demonio pleydiano Nabiru, Dios pleydiano Nidra, Dios reptiliano, Dios marciano, Dios alien, Dios depredador, Dios katchina pleydiano Kulkulkan, Dios siriano, Dios cielo divino Idumea, Dios universal extraterrestre Celsius, núcleo del Dios universal extraterrestre Estratos, Mundo híbrido.

    INTERNACIONALES DEL MUNDO:
    Clan zulú, clan chaman hopi, dorado apache, Dios padre celestial yoruba de los Dioses yorubas Olodúmare, Olofi y Oloru, Dios oboma, Dios masai, Dioses egipcios Ammón-Rá, Anubis y Seth, Dios vikingo Odín, Dioses griegos Cronos y Hades, demonio griego Medusa, Dioses romanos Vulcano y Neptuno, Dios asirio Baal-Peor, Dios chorotega nicaragüense Tláloc, Dios pipil nicaragüense, Dios papúa Kanaroa, demonio papúa Potoyán, Dios filisteo Aton, Dioses hindúes Vedamantra Gayatri e Indra como tambien Brahma y Namasté Bhagatam Bhagavan que incluye a Manú y a Ganesha como tambien a Gaura Purnima, Dios del shamballa hindú Kalkí, Shangri-lá tibetano, Dios Buda del río (Buda indonesio, Buda hawaiano, Buda tibetano, Buda blanco, Buda negro, Buda rojo y Buda azul), Dios hawaiano Honolulu, Dios confucianista Pangú, Dios taoísta de la larga vida de los 8 inmortales, Dios sintoísta Izanagui, Dios azteca Ometecuhtlí, Dios inca Viracocha, Tata Santiago quechúa, Dios amazona Amazonia, Dios chibcha Chibchacúm, Dios mapuche Mapudungun, Dios caribe Amalivaka, demonio hindú Ravana, Santa muerte hindú Jagganatha, demonio amazona Nugkui.

    Dioses cristianos: Elohim, Dios Espíritu Santo, Arcángel San Miguel, Arcángel San Gabriel, Santa muerte de Toluca, Niña blanca de Toluca, Santa muerte roja, demonios: Luzbel y Azazel.

    Atentamente:
    Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
    Documento de identificacion personal:
    1999-01058-0101 Guatemala,
    Cédula de Vecindad:
    ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
    Ciudadano de Guatemala de la América Central.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: