Modelo Modig de Moda

11 Sep

Al más puro estilo “Modig en La Habana” Johan Persson y Martin Schibbye hablan para la televisión estatal Etíope tras su liberación

Esta mañana me despierto con un reportaje del canal 4 de la televisión sueca, sobre la liberación de los periodistas Martín Schibbye y Johan Persson tras más de 14 meses en la cárcel etíope. El asunto fue comentado por el presidente de la federación de periodistas suecos, Nordling Jonas, Leo Lagercrantz y el experto en Etiopía Kjetil Tronvoll.

He escuchado y leído las declaraciones hechas por Martin Schibbye y Johan Persson a la televisión estatal etiope; calificando los motivos que les llevaron a prisión como el mayor error de sus vidas y apelando a la magnanimidad histórica Etiope frente al arrepentimiento, de que los dos suecos estaban haciendo gala. Por un momento me pareció estar viendo ante las cámaras al mismo Aron Modig en persona, con sus disculpas al régimen cuyos opositores políticos había venido a apoyar.

Fue el mayor error de mi vida, entrar al país sin los documentos apropiados y colaborar con el ONLF. Fue un error que casi nos costó la vida”, dijo Martin Schibbye. Mientras que Johan Persson declaraba: “Cualquiera puede cometer un error. Ahora estamos felices de que la gente de Etiopía y el Gobierno aceptaran nuestras disculpas por lo que podemos ir a casa, a Suecia y reunirnos con la familia”.

Es verdad que en los casos de Johan Persson y Martin Schibbye, no se trataba tanto de diferendo ideológico, como étnico territorial; fueron atrapados colaborando con la guerrilla somalí del ONLF en Ogadén. Por ellos se les acusó de terrorismo y se les condenó en diciembre del año pasado a once años de prisión. Sin embargo los dos casos tienen mucho en común.

No hablaré de la llamada “diplomacia del silencio”, que en el caso de los periodistas suecos no fue tal, al menos si se le compara con la estrategia seguida con Modig, donde no solo los políticos, sino hasta la prensa se abstuvo de emitir juicios de valor sobre su encarcelamiento, aún cuando resultaba mucho menos justificado que el de sus compatriotas, involucrados abiertamente en un conflicto armado.

Aquí, lo común radica en el modo abyecto en que se expresa el arrepentimiento, en la manera en que los tres olvidan a aquellos a quienes vinieron a ayudar, sirviéndoles de propagandistas al régimen que les libera. Y me da gracia cuando algún analista sueco dice que el gesto de liberar a los periodistas ha sido mas bien un guiño a los Estados Unidos, un modo de congraciarse más con estos que con la propia Suecia, como si no hubiera nada mas en juego. Claro que si lo hay, Etiopía se da por pagada con una retractación que justifica su expansión a costa de Somalia.

Evidentemente el gobierno de Cuba ha sentado cátedra en esta estrategia, la Etiopía postcomunistas se ha convertido en su mejor discípula mientras que la Cancillería sueca, se ha servido como la portadora de la enseñanza a nivel internacional, sin importar el desprestigio que ello conlleva para sus activistas involucrados en las causas justas del mundo. Quien puede de ahora en adelante aceptar la solidaridad de un sueco, exponiéndose a que mañana el mismo nórdico se arrepienta, ante las cámaras de algún gobierno de haber extendido la mano al que la necesitaba.

Ya los dos suecos dejaron Etiopía, así, que sin duda alguna la moda del diseño sueco, “Modig”, funciona; ¿pero a qué precio? No importa cual este sea, si la historia de aceptación de la legalidad del arresto, mezclada con la poca bulla internacional y una buena dosis de arrepentimiento funcionó, hasta los españoles lo están comprando.

Basta ver la condescendencia con el régimen cubano del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo en el caso Carromero, desarrollando una suerte de diplomacia de baja intensidad, frente a la cual la política del defenestrado PESOE resultaría un ejemplo de verticalidad democrática.

De la connivencia del García Margallo con el castrismo habla no un silencio -como fue el del caso Modig-, sino algo peor, su exceso de palabras; en una entrevista concedida a Onda Cero; el funcionario afirmó que Ángel Carromero, está “bien atendido” que “está teniendo contacto con sus abogados de forma absolutamente normal ” y que espera “que empiece y termine el juicio que se va a celebrar en Bayamo”, etc, etc,etc.

Cualquiera que lo escucha pensaría de que se trata de un accidente de transito común y corriente, de que en Cuba funciona con toda pulcritud el Estado de Derecho, al menos en el caso de Carromero. Y que nadie se atreva a dudarlo que ahí estarán los diplomáticos españoles para confirmar todo lo bueno que está pasando.Después me hablan de un Moratinos, dejado enano por el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo enano en su complacencia con el castrato.

Desde que España entregó Cuba a los norteamericanos, no se había visto mayor cobardía en los temas de la isla dentro de la política de la península. Y eso que entre los cubanos paniaguado del Partido Popular sobra los de poses intransigentes; tal es el caso de Orlando Fondevila, autor de uno de los panfletos compilados en el blog de Zoe Valdés,y titulado “Acerca de diálogos y dialogueros“. De él cito un fragmento:

“Desde hace más de tres décadas, cada cierto tiempo, recurrentemente, surgen propuestas de diálogo con la tiranía castrista, con el aparente propósito humanitario y “buenista” de buscar una salida no traumática al más de medio siglo de horror imperante en Cuba. La respuesta de la tiranía ha sido siempre, inveteradamente, no solo el silencio y el desprecio, sino la carcajada burlesca y el acrecentado chasquido del látigo. Pero hay quienes insisten en la mendicante imploración de algunas limosnas de libertad. “

Muy bien, si Orlando Fondevila cree en lo que escribe; por qué no se encara a sus jefes del Partido Popular, restregándole en la cara la mala nueva de “la carcajada burlesca”; que en el caso de Carromero es absoluta verdad.

¿Por qué si su llamado es a: “la lucha sin tregua, sin medias tintas, no comienza dando el ejemplo en las calles de la España donde radica -, siendo evidente que no está dispuesto a darla en las calles de Cuba, lanzando allí en su condición de ciudadano libre una campaña contra las medias tintas de la estrategia española para sacar a Carromero de la isla?

¿Será que nuestra intransigencia sólo tiene quien le escriba, mas no quien rompa por ella un corojo, ni siquiera allá en la “Madre Patria”? ¿O será que los que pagan a Fondevila le han mandado a callarse, para poder liberar al preso procedente de Madrid, concediendo allí, lo que niega cuando se trata de los 11 millones de rehenes en su país?

Si es así, que demuestre el coraje que le falta atacando virilmente, no a quienes buscan una solución para la libertad de su patria, sino a esos a los que tanto años ha servido con reportes propagandísticos, pseudoperiodísticos para Radio Martí, a ese Partido Popular del que no es más que un aparatchik, el mismo que La Habana agarró por los testículos convirtiéndolo en el peor “dialoguero” de la noche a la mañana. Que nos muestra su hidalguía de “cubano bueno” -como le llama mi amigo Oscar Peña- demandando que se publiquen los mensajes recibidos desde el auto de Carromero, enfrentando como un Maceo de nuestros tiempos, o por lo menos marcando su desacuerdo – como hace Regis Iglesias, el representante en España del Movimiento Cristiano Liberación- con los amigos de su entorno que apuesta por el “silencio”, valiente amigo el que calla un crimen contra un amigo.

Es resumen, lo que tiene que hacer la intransigencia cubana de España es ser intransigente frente a la carta “Modig”, una alternativa que implica la ignominia de mantener en las sombras la muerte de Payá, por no hablar del modo en que deja al pueblo de Cuba en la estacada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: