Archivo | agosto, 2012

¿Saludable la mariguana?

14 Ago

https://i1.wp.com/farm2.staticflickr.com/1221/1270285922_f9d594b4d1_z.jpg
Militares mexicanos arrancando plantas de mariguana. Foto Oswaldo.

Aunque apruebo y difundo, en general, lo que escribe mi viejo amigo Eduardo del Llano, creo, que esta vez,  se ha equivocado con su escrito “Saludable”. Un texto que habría quedado muy bueno de no ser por la promoción gratuita, traída por los pelos en relación al resto, que hace al final de la mariguana. Esta quizás “no mata” inmediatamente, pero ocurre con ella, lo mismo que el cigarro y el cáncer, que en los casos propensos, enloquece, por no hablar de otros efectos o formas de actuar a las que impulsa y que a la larga también liquidan.

Por supuesto en tiempos maltusianos donde sobra la gente, todo vale, por ejemplo, promoviendo la droga y así el sacar del paso una juventud reproductora. A ello contribuyen los medios, el cine y hasta la literatura, presentando como una gracia lo que es una desgracia, exaltando falsos modelos de triunfo como esas viejas estrellas del rock, las mismas que Eduardo del Llano admira, borrachas, cuando no enmariguanadas; promoviendo, como movimiento de izquierda, lo que en realidad es, una fórmula ultraliberal de mercado, la complacencia con este vicio, cuando todavía no hemos podido derrotar el alcohol o el tabaco.
Esta vieja “moda” de la droga, en particular las  permitidas,  sirvió ya en el pasado  para someter los pueblos al poder de  oriente a occidente,  del capesino ruso, pasando por el obrero irlandés para llegar al indio iroquez. Hoy  se espande como  ideología que encubre una razón utilitarista elemental:con ella ganan las empresas y ganan los estado, las primeras con las ventas, los segundos, además de con los impuestos; ahorrándose con los muertos tempranos, millones en pensiones y atención de ancianos.

Una vez más; reivindicación del diálogo: A propósito de los ataques al Llamamiento por una Cuba mejor

14 Ago

Ejemplares del libro Pasión y Razón de Cuba en los anaqueles de La Universal, en Miami.

Confieso que tuve mis dudas cuando llegó a mis manos el documento “Llamamiento urgente por una Cuba mejor y posible”, no tanto por su contenido, que comparto, sino por el puesto prominente que ocupaban en la primera lista que llegó a mi, figuras cuya trayectoria les presentan como auténticos candidatos, a ser agentes de la seguridad del estado.

Incluso, me plateé la hipótesis de que se trataría de una operación de lavado de imagen iniciada por la seguridad del Estado.

Luego me comuniqué con uno de sus promotores, Oscar Peña, veterano disidente cubano por el que siento gran respeto, sobre todo por el modo ético y visionario en que hace su política. Y fue gracias a sus explicaciones y paciencia, que mucho agradezco, que sumé mi firma en respaldo de un documento que comparto más allá de los traidores que puedan haber en la lista. En definitiva con los recursos que tiene el Estado cubano, hay que dar por sentado la omnipresencia de sus agentes.

Y si pensaba en principio, que se trataba de una operación, no menos dudas despiertan en mi, la fiereza con la que desde Miami, centro del espionaje del cubano, se han dedicado a atacar al documento, usando como argumento, que implicar un diálogo, casualmente el mismo que siempre he reivindicado, como queda claro en mi libro Pasión y Razón de Cuba; obra cuya vigencia se reactiva con la muerte de Oswaldo Payá, a cuyo proyecto Varela se le dedican dos ensayos. Y me atrevería a decir, conociendo como conozco la línea de pensamiento de el fallecido disidente, que él habría respaldado una propuesta que encaja perfectamente en la Cuba que había soñado.

Los que nunca van a compartir ese documento, serán los hombres estrechos de mira, o los justamente adoloridos cuyo sufrimiento les vuelve ineptos para la acción, política, los que dentro y fuera de la isla viven del conflicto pueblo-gobierno, de los que necesitan una nación dividida. En resumen, de una masa de gente buena con pocas luces a las que arrastra lucifer con su iluminación malvada. Para una muestra, véase el “contra llamamiento” que publica Emilio Ichikawa en su página. Es parte de una válida libertad de expresión, que implica también la respuesta que aquí damos.

El objetivo del ataque al documento, por demás bajo, involucrando hasta la madre de uno de sus redactores, va mas allá de satisfacer con tropezones, la ceguera de los agresores.

Se trata de mantener la pelea en el sitio que mas favorece a los Castros, de evitar la pelea cuerpo a cuerpo que significa el reto del diálogo: Mantener el exilio aislado de su pueblo, usando infiltrados con disfraz de intransigentes, que ante cualquier acción inteligente se dedican, a agitar pasiones y obnubilar mentes; en resumen el boicot, lo hacen sin presentar alternativas, que en su caso, debería ser, como los auténticos intransigentes del pasado, respaldando sus palabras con los actos, es decir alzando el machete contra la opresión, que es la única manera de demostrar que dicen lo que de verdad sienten.

https://d22r54gnmuhwmk.cloudfront.net/photos/2/ky/ft/TbKyfTUMmsCwRFm-320x240-cropped.jpg

  Cartel de propaganda intransigente

Si de verdad les interesara el futuro de la isla, dejarían de usar sus muertos como argumentos, pues lo que dieron la vida, no la dieron para buscar venganza, sino para encontrar la libertad de su patria, eso es lo primero. Si de verdad quisieran crear las condiciones donde se pueda hacer justicia, deberían entonces dejar de atacar a quienes con inteligencia trabajan por construirla, sin dejarse manipular por aquellos intereses económicos, geopolíticos, mediáticos y hasta policíacos que necesitan ver la tierra en que nacieron sometida a una dictadura, aunque públicamente digan atacarla. Si de verdad aman a Cuba pararían de emular al perro del hortelano, que ni come, ni deja comer en la ardua tarea de encontrar caminos que nos han de llevar a la patria justa, libre y de bienestar que siempre hemos querido.

Modig: “subversivo” servidor del totalitarismo

12 Ago

Aron Modig está recomendando a sus seguidores en Twitter que lean el editorial que le dedicó  el 11 de agosto de 2012, el periódico digital NWT.SE,  bajo el título de “Modig på Kuba” (Modig en Cuba)
Aquí se comentan las declaraciones del presidente de la Liga de la Juventud Demócrata Cristiana a varios medios de comunicación suecos sobre la semana de pesadilla en la isla; según el editorialista, se trata, definitivamente de un panorama nada halagador para la dictadura comunista que allí impera, lo cual, según el redactor de NWT no debería ser una noticia para aquellos que tienen los ojos y los oídos abiertos.

Así mismo se lamenta, NWT de que por desgracia, en el país escandinavo todavía existen muchas personas preocupadas por Cuba-o mas exactamente por Castro, que comparten la visión del régimen cubano sobre la participación de Modig en actividades subversivas.

En el artículo se dice que la familia de Payá afirma que se trata de un ataque orquestado por el régimen,aunque eso no es exacto, la familia lo que hace es cuestionar la versión oficial del accidente, mientras que Modig, según las palabras del periódico, se mantiene ” comprensiblemente cauto” y dice que recuerda mucho mas, de que ellos perdieron el control sobre el carro y que este se salió de la carretera.

El autor de la nota justifica, además, que Modig mide sus palabras con el hecho de que Carromero quedó en Cuba, acusado por las autoridades de homicidio.

El editorial afirma que el duro tratamiento recibido por Modig es una forma consciente de disuadir a otros para que no viajen a Cuba, para ayudar a los disidentes del país y que en el peor de los casos el régimen cubano puede querer dar un ejemplo, condenando a Carromero a una pena de prisión de varios años. Pero eso no debería detener al mundo exterior para que de cualquier forma que podamos defender la democracia, la libertad y los derechos humanos para el pueblo cubano. El texto cierra citando a Modig cuando dijo a Dagens Nyheter: “Fui a la mejor de las intenciones de contribuir a una sociedad más libre en Cuba, pero fui encarcelado e interrogado. Así se tratan a los cubanos todos los días. ”

Muy bonito y comprometido, pero esta lejos de ser suficiente. De lo primero primero que debería darse cuenta el editorialista, es de que el castrismo no necesita de sus sobrados agentes en este país para presentar a Modig como un agente subversivo, el mismo les hizo el trabajo, diciendo en la conferencia de prensa que dio en Cuba, es decir en la rueda abierta que no se ha atrevido a dar en Suecia, todo lo que el régimen necesitaba para presentar al movimiento democrático cubano en general y en particular a la rama juvenil que se intentaba generar dentro del Movimiento Cristiano Liberación, como una creación extranjera, ni siquiera sueca, sino de Estados Unidos, y no como la reacción natural de un pueblo oprimido.

Así, lo irónico no es que Modig haya ido con las mejores intenciones a Cuba y haya terminado encarcelado, es lo lógico, salvo que se identifique con Cuba tanto a los que allí oprimen como a los oprimidos, que es lo que dio a entender Jens Aron Modig con sus vergonzosas disculpas.

Y lo de menos es la información que hubiera podido dar a quines le retuvieron durante una semana, pues estos como en cualquier estado totalitario sabían de él, y de  todo lo que había hecho en Cuba y mucho más. Modig no les hubiera hecho mejor servicio a los militares cubanos que el que pudo haberle hecho a sus colegas bolivianos Régis Debray (ya que hablamos de “subversión internacional), cuando fue capturado e interrogado sobre la guerrilla del Che.

Pero lo que si pudo haber hecho Modig es repetir el gesto de Debray durante su proceso en Camiri, convertir la sala,  inundada de prensa, en una tribuna para justificar ante el mundo, su actividad “subversiva”. Seguramente habría salido mejor parado que el colaborador de Guevara, condenado por los bolivianos a 30 años de cárcel, de los cuales cumplio 4. En una situación similar lo menos que le convendría a La Habana, sería deportar a Modig, no llevarlo a un juicio que arreciaría el escándalo. Incluso sería la oportunidad para Modig de escribir a partir de su alegato un equivalente demosristianos de Revolución en la Revolución.

El fráces le hizo su alegato basado en sus ideas comunistas de entonces, el sueco, bien podía haberlo hecho, difundiendo aquellos valores democráticos y cristianos, que parecía compartir con Payá, esos mismos que,  como un Pedro renegado, asustado por la guardia pretoriana, pareció olvidar, tanto como  los detalles, del modo en que murieron los dos accidentados.

Si Modig de verdad quería ayudar Cuba, esa fue su mejor oportunidad: ese fue el momento de lanzar un alegato ante la prensa internacional en defensa de los valores democráticos por los que había acudido a la isla y denunciar la opresión que sufre su pueblo, si no lo hizo, tenemos derecho a sospechar que fue por miedo o peor aún por pactar su salida de Cuba con el gobierno.

Y si a Modig le faltó el arresto de los héroes o de los convencidos en una causa, por lo menos debería tener la honestidad para deshacer el entuerto en que dejó a aquellos que creyeron en él en Cuba, por ejemplo, encabezando una campana internacional que se esclarezcan los hechos donde murieron Payá y Cepero, que casualmente es lo mejor que podría beneficiar al propio Carromero que parece ser la única persona que le preocupa en Cuba.

Carrocero, no necesita de Modig, tiene detrás una embajada, un estado, un partido, un gobierno y seguramente el dinero que velará por él. Todo aquello de lo que carecen y a lo que se enfrentan Ofelia Acevedo y Rosa María Paya, las verdaderas heroínas de esta historia, NWT debería publicar sus denuncias desde Cuba, a ver si leyéndolas, Modig recupera la memoria y deja de servir al totalitarismo.

Modig sigue sin recordar. Evita nuevo paredón mediático concediendo exclusiva a Dagens Nyheter y a la radio: de uno en uno

10 Ago

Me entero por el canal 4 de la televisión sueca de que Aron Modig ha concedido una entrevista al Dagens Nyheter, uno de los periódicos más importantes de este país.
Consulto su página y efectivamente allí hay una artículo- reportaje titulado “,” Así son se tratados los cubanos todos los día“, escrito por Mats Carlbom e ilustrado con una foto de Thomas Karlsson, donde vemos a un Aron Modig meditabundo.

El artículo comienza reseñando lo que todo el mundo sabe, que durante cinco días el presidente de la Juventud Democristiana sueca fue interrogado por el servicio de la seguridad cubana, que Modig había viajado a mediados de julio a La Habana con el fin de apoyar el Movimiento Democrático Cristiano de Cuba, que hizo una viaje que terminó con un “accidente” (la palabra no se entrecomilla en el periódico sueco) en el que murieron los activistas cubanos Oswaldo Paya y Harold Cepero, y que el coche era conducido por Ángel Carromero de los jóvenes españoles.
El periodista cumple su misión de hacer la pregunta que muchos se plantean : ¿Fue un sólo accidente? ¿O un ataque a los cubanos de la oposición?
Y la respuesta no pudo ser más sueca:
“El accidente mismo no lo recuerdo, tengo algunas imágenes en la memoria, el coche se sale de la  carretera; entonces me despierto en una ambulancia y no sé dónde estoy.” Mas adelante explica que se había dormido. Nada, el mismo cuento que repitió en Cuba.
O sea, que Modig no se acuerda, una vez más, del acontecimiento mas trascendente del que ha sido testigo en su vida, el de la muerte de dos disidentes. Y eso que no se dio un golpe en la cabeza. Con esta respuesta queda bien con Dios y con el Diablo, si mañana se demuestra la inocencia del estado cubano quedará bien con éste, por no haberlo acusado, mas si ocurre lo contrario, aducirá que no cumplió con su deber de denunciar el delito de un atentado porque estando en el sitio no se acordaba de nada, ni que fuera él y no el gallego quien recibiera el golpe en la cabeza; valiente político nos espera con este “Modig”.
El resto de los datos que ofrece son totalmente intrascendente, o conocidos, que si los dos cubanos iban en el asiento trasero,que en la ambulancia le llegó la memoria poco a poco, que junto a la cama en el hospital, siempre habían dos policías, que al día siguiente fue interrogado en la comisaría de policía en la ciudad de Bayamo, en presencia de la Embajadora  de Suecia Caroline Fleetwood. Incluso lo dejaron ir a un hotel por la noche, donde cenó con la diplomática.
Ya al día siguiente comenzó la complicación, lo retuvieron todo el día en la estación de policía; hacia la noche, fue conducido sin ninguna explicación al aeropuerto por dos robustos hombres vestidos de civil quienes se sentaron con él en la parte trasera de un avión regular tras una hora de vuelo aterrizaron en La Habana. Cerca del avión les esperaba un coche. Allí le obligaron a bajar la cabeza para que no supiera a donde le llevaban. Fue a una casa rodeada de un muro, donde permaneció en una habitación sin ventanas sin mas muebles que una cama.
Según la entrevista, allí tuvieron lugar cinco días de interrogatorios continuos. A veces duraban varias horas, a veces 15 minutos, en ocasiones se grabaron vídeos.
Modig dice que las preguntas fueron siempre las mismas: ¿Por qué estás aquí? ¿Quién te envió? Aunque a veces se intercalan con los insultos: “Usted no debe venir a nuestro país a meterse”
Y un detalle quizás algo curioso, no le preguntaron del accidente. Eso significaría dos cosas o que saben perfectamente lo que ocurrió, porque ellos mismo lo provocaron o que no les interesa mucho hacer justicia en el caso de Carromero, teniendo como tenían un testigo de primera mano; quizás signifique las dos cosas.
Volviendo a Modig, dice que un día lo llevaron a Migración; allí tuvo un breve encuentro con la embajadora de Suecia, por lo que se sintió aliviado. Ahora sabían por lo menos lo que le ha sucedido; luego le llevaron de nuevo a la casa de interrogatorios. Para el fin de semana, que comenzaron a hablarle de que iban a celebrar una conferencia de prensa; le dijeron que tenía que tener la ropa mas elegante, le dieron pantalones nuevos y un par de zapatos. Y por primera vez en una semana Modig se afeitó, luego describe  la pregunta sobre por qué  había entrado con visa de turismo, y cita al corresponsal de la  BBC  que le preguntó sobre el percance del auto, nada sobre la cuestión del dinero, pregunta a mi entender, bastante comprometedora. Modig repite su respuesta, que hasta donde él sabía, fue solo un accidente.
Finalmente, fue puesto en libertad, pudo ir a la residencia de su Embajadora y esa misma noche, montó el avión que lo llevó a Suecia.
A la pregunta de ¿Cómo se siente ahora?, Modig responde:
– Por encima de todo, es bueno estar en suelo sueco y poder moverse libremente. Aunque me preocupa Ángel que esta en Cuba. Nadie sabe qué va a pasar con él, allí.
– Lo que tengo conmigo es la experiencia concreta de lo diferente que es nuestro sistema, dice Aron Modig. Fui con la mejor de las intenciones a contribuir a una sociedad más libre en Cuba, pero terminé encarcelado e interrogado. Como tratan a los cubanos todos los días.
Bueno, algo es algo, mas ni una palabra de solidaridad con la Familia de Payá, ni un “sin embargo se mueve” por pedir perdón a la dictadura que lo encerró, y mucho menos explicación del precio que pagó por evadir las sanciones previstas para su caso por las leyes de inmigración, entre otras cuestiones, que no supo o no quiso abordar en su entrevista  Mats Carlbom.

No mucho más en la radio

Esa misma falta de memoria de la entrevista para con el matutino sueco,  la expone Modig en la entrevista concedida al programa P1-morgon, de la Radio nacional de Suecia, publicada a las  05:00 horas. Aquí, intenta justificar la suspensión de la conferencia de prensa,por su cansancio , la locutora le contrapone a las declaraciones de la viuda de Payá sobre el posible atentado. Modig se escuda con que no recuerda nada y que no especula, repite varias veces, dice que solo fue la policía de Bayamo la que le preguntó sobre el crash del carro (¿ acaso con la matita?),   también dice que supo de la muertes unas horas más tarde, aún así ha invitado a sus seguidores de Twitter a que le escuchen con esta nota, donde recomienda además el enlace a un resumen de su entrevista del DN publicado por Expressen.

Här är några andra länkar: P1 Morgon (http://sverigesradio.se/sida/artikel.aspx?programid=1650&artikel=5225738), SVT Nyheter (http://www.svt.se/nyheter/sverige/aron-modig-ingen-visste-var-jag-var), Expressen (http://www.expressen.se/nyheter/efter-olyckan-modig-forhordes-i-fem-dagar/) #svpol

Después que uno escucha, lo único que queda es pena, no sólo por lo que le pasó al chico en Cuba, pan nuestro de casa día para el cubano disidente,  sino por lo malas que han sido sus respuestas, a persar de  como él mismo dice;  está contento de estar en territorio seguro y de ser “libre”.

Aron Modig. Foto: AP Photo/Franklin Reyes/Scanpix
Aron Modig. Foto: AP Photo/Franklin Reyes/Scanpix

För drygt tre veckor sedan omkom den kubanske regimkritikern Oswaldo Payá och ytterligare en aktivist i en bilolycka på Kuba. Bredvid chaffören satt Aron Modig, förbundsordförande Kristdemokratiska Ungdomsförbundet. Hör Aron Modig i P1-morgon.

Modig minns inget

La otra oscuridad del último Batman

8 Ago

https://i1.wp.com/farm5.staticflickr.com/4042/4460106444_254bed27f7.jpg
Foto: ClintJCL

Como buen niño cubano, nacido poco después de la reorientación de la revolución cubana al modelo soviético; se me privó, entre otras figuras de la que poblaban el imaginario infantil occidental,  la de Batman, no solo en su variante del cómics, sino también de la serie televisiva norteamericana, y por supuesto de la película de 1966. Leslie H. Martinson y nada más y nada menos que con el nieto de José Martí (según dice el mismo) César Romero en el papel del Joker.

Esto por supuesto no tenía nada que ver con el bloqueo norteamericano, pues las distribuidoras de la isla, cuando lo consideraban necesario por razones ideológicas o política, conseguían, intercambiaban o simplemente expropiaban material audiovisual relativamente actual norteamericano, que veíamos sobretodo en las salas de Cine. Lo que primaba en la televisión era material del campo socialista, mas producciones norteamericanas mas o menos viejas y por supuesto debidamente censuradas.

No fue hasta finales de los setentas que el cine capitalista entró de lleno en la pequeña pantalla. Esto tomó mayor impulso después del inició de la Perestroika, ya que el régimen consideraba mas subversivo el cine soviético de ese momento, comprometido con el cambio social, que el cine evasivo norteamericano, sin el menos anclaje a nuestra realidad que veíamos sábado a sábado por la noche. Bastante mejor en cuanto a calidad era la oferta que nos ofrecía el programa La Tanda del Domingo, que dirigía y comentaba el profesor Manuel Rodríguez Alemán y aunque puedo equivocarme, pues ha pasado mucho tiempo, tengo la sensación de haber sido allí, en ese programa dominical, donde descubrí por fin a Batman, en la película del mismo nombre de 1989 (año de las revoluciones de Europa Oriental) dirigida por Tim Burton, distribuidas por la Warner Bros, con Michael Keaton, en el papel de Bruce Wayne- Batman y un inolvidable Jack Nicholson como Joker.

No sé, si es que esa película satisfizo del todo mi curiosidad por el carácter, o que la posteriores que vi estuvieron muy por debajo de la sorpresa o la calidad artística, lo cierto es que desde hace años perdí total interese por el cine Batman.

Siendo así, no fue otra cosa que mi amor de padre, dispuesto a hacer cualquier cosa por su hija, lo que me llevó a acompañar a mi niña de 17 años la semana pasada al cine, para ver el estreno en Suecia de Batman The Dark Knight Rises Batman: El Caballero de la Oscuridad asciende, la misma película en cuyo estreno en Denver fueron asesinadas 12 personas y  heridas unas cincuenta. No se trataba precisamente de un buen augurio.

Me senté en la butaca, como se sienta un condenado en la silla eléctrica, con la vana esperanza de sobrevivir al “chuchazo”, mas para mi sorpresa, lo que amenazaba ser una película aburrida, centrada en los efectos y la violencia, resultó ser algo mas complejo, un concentrado de ideología, como nunca había percibido, mas allá de un sutil tufillo gay, en las series de este personaje.
Lo que hacen en esta obra el director Christopher Nolan y su guionista Jonathan Nolan, es mucho más que entretener, cosa que logran a pesar de lo relativamente larga que es el filme: 165 minutos o de mostrarnos un Michael Caine, a pesar de haber nacido en 1933.

Lo que hacen los creadores con esta película es dejar claro dos cosas:
Una que Estados Unidos ha superado el trauma de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y que su cine está en condiciones de abordar con toda amplitud el tema del terrorismo.
Dos que se avecina tiempos de represión donde no habrá el menor espacio para la revolución.
Porque esta vez a lo que se enfrenta Batman es a algo mas que a la delincuencia común, es a un auténtico movimiento revolucionario dirigido por Bane, capaz de neutralizar los cuerpos del orden, de liberar las prisiones y hacerse de la ciudad de Gotham, estableciendo en ella esa caricatura de justicia que suele hacerse en nombre de la “libertad” desde los tiempos de la toma de la bastilla en Francia hasta la fuga de Batista en Cuba.

Por supuesto al final se impone el orden con la ayuda de un Batman, interpretado para mi de modo poco convincente por Christian Bale, quien logra derrotar a Bane, quien sin quererlo o no se convierte en el personaje fascinante, tanto en su historia previa como en la interpretación que hace el actor de Tom Hardy, seguido muy de cerca de Anne Jacqueline Hathaway en su papel de Selina, una Catwoman que solo  Michelle Pfeiffer puede superar.


De que se trata, de un filme de “derechas” nos lo dice incluso la figura del presidente, que no es negro, sino blanco y de tercera edad, y que no está dispuesto a negociar con los terroristas aunque estos se lleven por delante unas cuantas vidas; en resumen que huele a lo que al parecer está por llegar al gobierno norteamericano, es decir el partido republicano. Claro, siempre puede pasar lo que le pasó a Oliver Stone, en el 2004 con la película Alexander, una película que resalta el lado homosexual de Alejandro Magno, algo que habría encajado muy bien si se hubiese dado entonces la entrada de los demócratas comprometidos con el movimiento homosexualista, en el gobierno, lo que ocurrió 4 años mas tardes, cuando Obama gana las elecciones en el 2008.

Al terminar la película, le confieso a mi hija que no esperaba que fuese tan “entretenida” y le agradezco con sinceridad el haberme hecho verla con ella. De paso le pongo en claro la visión que transmite, pintando las revoluciones como algo que termina muy mal. ¿Y acaso no es verdad? me responde, mas bien afirmando. Y tengo que darle la razón, para luego aclarar que el otro mundo, ese que se ve tan limpio, junto y ordenando, el que encierra a los presos liberados por Bane, encierra también mucha suciedad, la misma que alimenta las revoluciones violentas, en resumen que hay maldad de ambos lados. “Eso también lo sé”, me responde mi hija y le creo, pues sólo redundo al hablar de la película, en lo que le he enseñado desde su más tierna infancia. Ese es el lado que oculta el caballero de la oscuridad, con una películas que se disfruta mientras inocula la visión de un mundo maniqueo donde el mal, aun con lagunas, solo está de un lado.

Curiosamente esa es la misma visión aunque invertida que tenían los comisarios encargado de que no supiera de Batman cuando yo era pequeño, cuando no se trata de apartar, sino de enseñar a los niños a ver el cine destinado a ellos con pensamiento crítico, trátese de Batman, el Tío Estiopa el Militar o Los tres cerditos.

¡¿Todavía?! “La Campana” de Nueva York, aún con el lío Assange-Ardín-Gaiza-Cía

5 Ago

Pinche la imagen para bajar la edición 390 del periodico Campana, correspondiente al 2 de Agosto de 2012.

Mira que lo hemos dicho, que esto no tiene que ver con la Cía, que era Suecia que la que no quería una base de chismorrería digital en ella. Pero nada, la bola (rumor) pica y se extiende hasta nuestros días.

Desde Nueva York nos llega la edición 390, 2 de Agosto de 2012, del periódico Campana, una publicación latina, de corte bolivariano, que a estas alturas sigue con el cuento de Ana Ardín como agente de la Cía., sin encontrar más justificación que su amistad con el fundador y ex director de Miscelánea de Cuba; Alexis Gainza Solenzal. Caramba, que no dejan en paz al hombre, ni después de renuciar a la dirección de su amada revista.

Esto se puede leer en una nota que aparece en la página 27 de dicho periódico, el cual puede usted abrir pinchando la imagen.

Por cierto, el periodista anda bastante desinformado, ni el blog de Anna Ardín está cerrado, ni ella ha pasado a la clandestinidad, sigue vivita y coleando, como si el bulo lo de la Cía no le hiciera el menor efecto, escribiendo y opinando hasta del caso Payá, como en estos días, al citarla, hemos demostrado.

Lo único novedoso de la nota, al menos para nosotros, es lo que refiere de Sofía Wilden. Campana escribe que la compañera de juergas sexuales de Ardín y también acusadora del fundador de Wikileaks era, hasta el momento en que le hicieron la “cama” a Assange, pareja del Artista norteamericano Seth Benson.

Supongo que, de ser la cosa verdad, la Cía tendrá que pagarle la extirpación de los cuernos a Benson.

Todo lo demás es viejo en este brete internacional que parece ser de nunca acabar.

Modig emplazado públicamente por la Sociedad Académica Eurocubana

5 Ago

Aron Modig al centro, ahora tiene la palabra Foto: Robert Rydefjärd

Jens Aron Modig no ha querido dar la cara tras su regreso a Suecia, suspendiendo la conferencia de prensa que se esperaba tendría lugar el 3 de agosto del 2012. Pero no importa si la montaña no va a Mahoma, Mahoma ha ido a la montaña.

El periódico sueco Dagbladet se hizo eco ese mismo día tres de agosto  de un comunicado de la Sociedad Académica Eurocubana , enviado a diferentes medios y al propio Partido democristiano, donde se indaga sobre el viaje de Joven político a Cuba. Aquí se exponen algunas de la preguntas que éste debió haber esclarecido en el pospuesto encuentro con la prensa entre ellas la fundamental:¿Cuál es la verdad sobre la muerte de Payá?

Emplazado ante la opinión pública de su país, le será mas difícil rehuir; Modig ahora tiene la palabra.