¡Libertad para Modig y Carromero ya! Qué se dice y no se dice de la muerte de Payá

26 Jul


Angel Carromero y Aron Modig: testigos de la muerte de Oswaldo Payá

Un padre preocupado

La periodista Linnea Johansson ha publicado el artículo Aron Modigs pappa: Var emot resan från början (El papá de Aaron estaba en contra del viaje desde el principio) en la página aparece como modificada por última vez antes de mi lectura, el 26 d julio de 2012 10:42:55. En el artículo se entrevista al padre de Aaron Modigs, Lennart Myhr, quien declaró a la periodista que desde el principio no le hacía feliz de que su hijo fuera a un país tan lejano como Cuba, ni que estuviera en la Conchinchína, digo yo-, pero que por suerte había una embajada en La Habana.

Según la nota, Lennart Myhr había estado en contacto con su hijo por vía telefónica y mensajes de textos después del accidente automovilístico en Cuba, en el que su hijo estaba involucrado y en el, que recuerda, falleció el nominado al Nobel de la Paz, Oswaldo Payá. Sin embargo, según el artículo Modig no le ha dicho a su padre una sola palabra sobre las causas o circunstancias del accidente, al punto que Myhr declara: ” espero que se encontrara en el asiento de atrás”. Es lógico, pues se cree que el asiento de atrás es mas seguro, sin embargo, según las versiones del hecho que está difundiendo el gobierno cubano, Modig se encontraba en el asiento de alante junto al conductor.

De acuerdo al artículo del DN, se suponía que Aron Modig debía volver a Suecia el jueves 26 de Julio. Ahora no se sabe cuando será el viaje de vuelta. El padre Lennart Myhr tiene la esperanza de que su hijo puede regresar a casa tan pronto como sea posible.

Modig el rehén

Dos interrogantes nos deja la nota. La primera ¿por qué Aarón no menciona nada acerca de cuál es la causa del accidente?. La segunda qué o quién le retiene en Cuba. La diplomacia del silencio desplegada tanto por el estado, como por el partido de Modig; poco puede ayudarnos a responderlo.

Un indicio de que Aron no esta actuado por voluntad propia, lo había dado ayer desde Cuba Ofelia Acebedo,en una grabación que usted puede escuchar en el portal de Cuba nuestra. En esta declaración la Viuda de Payá, cuestiona la versión gubernamental, desautoriza el respaldo dado a la misma Elizardo Sánchez Santa Cruz – como si sus enviados, llegados después del accidente, hubieran podido saber si hubo o no, otro auto involucrado, ni que tuviesen una máquina del tiempo- y lo más importante, Ofelia pide que le dejan hablar con los sobrevivientes, entiéndanse Aron Modig y Ángel Carromero.

Del vicesecretario de Nuevas Generaciones del PP de Madrid, se sabía su permanecía aún en dependencias policiales, de Modig ni eso, solo que era falsa la noticia de que había salido de Cuba.

Como dice el dicho, mas vale malo conocido que bueno por conocer. Si la viuda Ofelia no ha podido encontrarse con el sueco, una de las dos personas que vieron por última vez con vida a su marido, si Modig no ha sido capaz de hacerle por lo menos una visita de condolencia, como demanda las mas elemental cortesía, hay espacio para suponer que el líder democristiano sueco no se esta moviendo libremente por sus pies y así ha resultado ser.

Con tal de averiguar por su paradero concreto, he llamado hoy, tanto a la Oficina de la Juventud Democristiana como al Centro Democristiano Internacional sin que nadie respondiera, solo el contestador. Afortunadamente ya tenemos los “malo por conocer”, Europa press ha informado hoy en su sitio que Jens Aron Modig está retenido en una oficina de la Dirección de Inmigración y Extranjería de Cuba en La Habana, y que aunque no estaba acusado de nada no podía salir de la isla. En la nota se recuerda que tanto Modig como su compañero Ángel Carromerro, tras resultar heridos de levedad, habían sido trasladados al Hospital Clínico Quirúrgico Docente Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo, ciudad próxima al lugar donde tuvieron el accidente. Modig habría sido trasladado el lunes a la oficina de Inmigración, donde se encuentra actualmente en contacto con la Embajada sueca en la isla. Anteriormente, el Ministerio de Exteriores sueco informó a Europa Press que el joven democristiano permanecería en La Habana en calidad de “testigo” del accidente. A pesar de esto, a Modig no se le permite salir de la oficina y los representantes solo pueden comunicarse con él por teléfono; están pidiendo al Gobierno cubano poder reunirse cara a cara con el presidente de la KDU y aún esperan respuesta. Valiente manera de tratar a un testigo, si esto, no es un arresto, o peor aún, un secuestro, que venga Dios y lo vea.

Modig viajó a Cuba a mediados de este mes junto con el vicesecretario general de Nuevas Generaciones del PP en Madrid, aunque entraron en la isla como turistas, aprovecharon para mantener contactos con la oposición cubana, entre ellos el destacado disidente Oswaldo Payá.

Los dicen en el partido

Mas parece, que ni el estado ni el partido al que pertenece Modig quieren formar revuelo -como tampoco hacen los españoles con su preso- La tesis de que el accidente fue un asesinato apenas se discute en Suecia, mas bien se habla de accidente, y por supuesto se loa la memoria de Payá, como hacen hoy los miembros del Partido Democristiano, Ankarberg Johansson (El secretario del Partido) Désirée Pethrus (Parlamentaria y portavoz de política exterior),  Caroline Szyber (Miembro del Parlamento) y Henry G. Ehrenberg ( Presidente de Centro Internacional Demócrata Cristiana ) en el artículo ” Payá bar hoppet om ett demokratiskt Kuba ” (Payá Porta la esperanza de una Cuba democrática), publicado este 26 de Julio de 2012, en el periódico conservador Svenska Dagbladet. Aquí se informa de la participación de una delegación de los cristianodemócratas suecos en el acto que tuvo lugar el 24 de julio en Madrid, para conmemorar al líder del Movimiento Cristiano Liberación, el Martes. Así mismo se hace un recuento de la lucha de Oswaldo Payá por una Cuba democrática, donde los derechos humanos y las libertades se respetarán, su recogida de 25.000 firmas entre 1998 y 2003 para lograr un referéndum como el Proyecto Varela, sobre el futuro del estado unipartidista, también se habla de la entrega por parte del Parlamento Europeo en 2002, del premio Sájarov a la libertad de pensamiento, y que en varias ocasiones, Payá también había sido nominado para el Premio Nobel de la Paz. En la nota se recuerda que uno de los más cercanos colaboradores de Payá, Harold Cepero, también murió, por desgracia ese 22 de julio. El texto cargado de palabras bonitas no hace la menor referencia a la posibilidad de que se tratara de un asesinato, mucho menos cuestiona que es lo que está pasando en Cuba con los dos pasajeros que sobrevivieron en el accidente.

Lo mismo ocurre con el articulo “Payá var en sann hälte” (Paya fue un verdadero héroe ), firmado por Henrik G Ehrenberg y Maria Folkegård Falk, Secretaria General del Centro Internacional Democristiano, y publicado en el portal de dicha institución (http://www.kicsweden.org/). Entre muchas cosas bellas sobre la grandeza de Payas, se habla del alto precio que tuvo que pagar él y su familia en forma de arrestos y acosos por parte de la Seguridad, mas en ningún caso se sugiere, no por asomo, que esta pudiera estar involucrada en el accidente.

La razón de tanto tino

Tal vez, lo que se busca con tanto “tacto” es apaciguar al gobierno cubano, al cual, no debe hacerle mucha gracia el hecho de que Payá y Cepero estuvieran merodeando con sus correligionarios extranjeros, precisamente en Bayamo, la provincia donde se desató una epidemia de Cólera, que parece mas controlada en el terrenos de la información que en el de la salud pública. Y muy bien pudiera ocurrir que como castigo por su osadía, el joven sueco corriera en Cuba, el mismo destino que en la Etiopía postcomunistas, están sufriendo desde hace un año, dos coterráneos suyos, los periodistas suecos Martin Schibbye, Johan Persson, detenido en la provincia de Ogaden, aquella tierra poblada de somalíes que gracias a la intervención militar cubana, hoy sigue siendo provincia etiope.

Los dos periodistas suecos condenados a 11 años de prisión por terrorismo habían sido arrestados por fuerzas etíopes el 1 de julio de 2011, tras un combate con la guerrilla del Frente de Liberación Nacional del Ogaden (ONLF, por sus siglas en inglés). Se trata de una guerrilla separatista somalí, que considera a Etiopía como país de un gobierno ocupante, una situación que nunca se explicó a los cubanos “internacionalistas” enviados a combatir junto al ejército del dictador pro soviético Mengistu Haile Mariam, responsable de la muerte, por lo menos de 200 mil personas.

Traigo a colación este caso, para recordar a los voceros del régimen cubano de que la única ingerencia extranjera que este condena, es la que se realiza de afuera hacia adentro, pero que no tiene el menor rubor de practicarla de adentro hacia afuera, como fue el caso del cuerno africano, donde sus soldados impidieron no solo la devolución de Ogaden a Somalia, sino la liberación de Eritrea, país hoy independiente, donde los suecos también tienen un ciudadano prisionero, en este caso el periodista sueco eritreano David Isaak.

Lo suecos presos en otros lados del mundo por meterse en política “ajena” no es nada nuevo, existen experiencias previas, incluso en Cuba, como la de los periodistas Peter Göttell, Helena Söderqvist, Bieger Thureson, así como el politólogo Erik Jennische , todos ellos sufrieron arresto y deportanción en Cuba, los cuatro fueron a la isla como parte de proyecto gestados en el Centro Internacional Liberal Suecos, nacidos de la inseminación provocada por la revista Cuba Nuestra, la misma en cuya redacción nació la iniciativa de que se entregara el Sajarov a Oswaldo Payá, una idea que pudimos catapultar usando al SILC, como palanca.

https://lh5.googleusercontent.com/-fQMQ1BRf50k/UBLTsa-hUDI/AAAAAAAAD-c/JZoFptgS_jg/s912/payakommitte%2520007.jpg

El liberal sueco Erik jennische junto a su compatriota democristiano Henrik G Ehrenberg durante una sesión en el SILC del extinto Comité Escandinavo pro Premio Nobel de la Paz, a Oswaldo Payá. Foto: Germán Díaz Guerra.

Una extaña agente de la Cía

Mas allá de los Democristianos, va la famosa Anna Ardín, quienes hayan leído el editorial de Cuba Nuestra dedicado a su caso, recordarán, que se trata de una de las dos suecas que hicieron poner a Julián Assange los pies en polvorosa, acusándolo de violación, su nombre, relacionándola con el caso Assange se mencionó en todo el mundo menos en Suecia, donde a su manera, se censura lo que no convenga. Mientras tanto, la prensa cubana con el eco de los medios dependientes de ella dentro de la izquierda, lanzó el bulo de que Ardín estaba vinculada con la Cía; se  usó como argumento la amistad de esta Chica con Alexis Gainza, conectado a su vez con Carlos Alberto Montaner, quien apenas tenía idea alguna, de quien rayos era, la tal Ardin. Pues bien, Ardín que viajó a Cuba en una misión de los socialdemócratas, similar a la de Aron Modig con respecto a los demócratas cristianos, solo, que la de ella, sirvió para generar broncas dentro de la socialdemocracia, a decir del  lider sociáldemócrata  Manuel Cuesta Morúa, valiente “operación de la Cía.” sería esa. De todos modos, Ardin se basa en su experiencia cubana para escribir un artículo en su blog,  titulado: “Däför tror jag inte att Payá blev mördad (“Por lo tanto no creo que Paya fue asesinado).

Anna Ardía, a la izquierda, trató de desacreditar al lider socialdemócrata cubano Manuel Cuestra Morúa, a la derecha ante sus compañeros suecos.

Ardin afirma en su blog, que si bien la Democracia Cristiana en Cuba está convencida de que el accidente de Paya fue un asesinato, ella lo cree improbable por varias razones. En primer lugar porque no piensa que el gobierno cubano actuaría de esa manera ya que, según la presunta colaboradora de la CIA, los asesinatos políticos son extremadamente raros en Cuba, a diferencia de Colombia, por ejemplo. En segundo lugar considera que el deseo del régimen de librarse de Payá no era particularmente alto. Ardin relata que visitó la oficina del MCL en Cuba y que, en su valoración, por algún motivo Payá era más tolerado por el régimen de Castro que la mayoría de los opositores. Afirma esto, basándose en que ningún otro grupo político de los que conoció tenía tan cerca una oficina de trabajo con computadoras, teléfonos y donde podía celebrarse reuniones con más de tres personas. Otro elemente que aduce, tratado por Ardín en su tesis de maestría, era el bajo nivel de democracia interna de MCL, sobre esa base al régimen le habría sido fácil cortar sus contactos con el mundo y evitar que sus partidarios internacionales pudieran reunirse con él, que es lo que suele hacerse con otros disidentes en mayor medida, además de que la influencia de Payá en Cuba es, según ella, bastante marginal.

Otra improbabilidad que señala Ardín, es la de que se vaya a realizar en Cuba un asesinato político con el peligro de matar a un “político occidental”; mas bien debió escribir “oriental”, ya que los suecos llegan a Cuba desde el este. Incluso el hecho de tener un testigo ya sería algo malo para el gobierno escribe la bloguera sueca. Por último, para darle más validez, a la versión del accidente; Ardín hecha mano a la situación del tráfico en Cuba, egún ella el más espantoso de cuantos ha visto en el mundo, con autobuses, coches y camiones de los años 40, sin luces, con caravanas de burros en las autotopista, caminos a menudo abismales, sin línea de separación y taxis con cinturones de seguridad cortados, por lo que sería más probable que fuera un accidente y no un asesinato.

Un resonador del gobierno en el corazón del exilio

Mejor defensa hecha fura de Cuba, de la defensa de su gobierno, programas radiales que tiene Edmundo García en Miami. Aquellos que acusan a Anna Ardín de trabajar para la CIA, deberían revaloriza su opinión, salvo que seá misión de la agencia, velar por el buen nombre del Gobierno en Cuba, lo que encaja en la teoría de que el castrismo con todo su andamiaje “revolucionario” no fue más que un caballo de Troya del capitalismo, introducido en el Campo Socialista para obtener información y llevarlo a la ruina, cortando de paso tanto el transito de droga como el despegue demográfico en una isla tan cercana y de fuerte tradición española.

Mas dejemos para otro momento las teorías conspiratorias y analicemos la coincidencia esencial de lo que plantea en Suecia, Ardían, con lo que ha venido diciendo en los últimos días Edmundo García desde los micrófonos de su estudio y que usted puede escuchar en nuestro canal de Youtube.

Como puede usted comprobar, en la edición de La Tarde se Mueve, correspondiente al 23/07/2012, Edmundo García, reconoce en Oswaldo Payá el opositor mas decente, y reconoce que no era financiado desde el exterior, arremete contra la hipótesis del asesinato de Payá, entre otros argumentos, con uno que coincide con el de Ardín, cuando afirma el aislamiento de Paya, que el gobierno no tenía necesidad de instrumentar un asesinato, ya que Paya no podía cambiar las cosas en nada. El otro elemento en que casi coinciden es en la afirmación de que en Cuba no se realizan asesinatos políticos, y cita como ejemplos, el hecho de que el dictador Batistas no hubiera sido ejecutado como tampoco muchos de los exiliados beligerantes que se pasean tranquilamente por Miami; del mismo modo, que hoy lo hace, el propio Edmundo.


Conclusiones

Los dos defensores de la inocencia del régimen cubano, la acusadora de Assange y el propagandista de Miami, al subrayar las debilidades de Oswaldo Payá, pasan por alto su fortaleza, que manifestó con el proyecto Varela, al obligar al régimen cubano a cambiar la constitución, lo que nunca había pasado en aquellos países que modelaron ese sistema. En el caso de García, resulta absurdo colocar a Payá en el mismo saco de la gente, que tanto él como el régimen necesitan para justificar su arbitrariedad, un Batista corrupto que facilitó la aura de liberación que acompañó a la revolución y una camada de viejos ex terroristas, que ya no mantan ni a una araña, que mucha veces coinciden en sus sillas de ruedas agentes de la seguridad cubana, los mismos que contra lanza sus batallas etéreas, La Tarde se mueve, y a los que tanto partido se saca a la hora de justificar el espionaje de todos los cubanos, lo mismo en Cuba que en el exterior. Por último, se olvida que en Cuba se están dando cambios económicos que inevitablemente repercuten en todo el sistema político; sobre todo en la manera de administrar la disidencia y frenar la oposición. Si cuando el estado mantenía el monopolio total del empleo, y cualquiera podía perder su trabajo de manera arbitraria, por firmar un documento como el Varela, Payá fue capaz de reunir miles de firmas, de que no sería capaz ahora, que miles de Cubanos como pedía Modig en Suecia a la juventud, se están buscando una vida sin depender del estado, donde irrumpen las nuevas tecnologías, como ese teléfono celular que informó a Rosa María del involucramiento de otro auto.

Es verdad que Payá fue un intocable, pero también, durante todo ese tiempo quien mantenía los hilos del poder era Fidel Castro, quizás en algún espacio de su cerebro, un resquicio dialéctico le dictaba que era mejor dejar a Paya suelto que encerrado, o peor aún, enterrado. Hoy, no tenemos la menor garantía de que siga en Cuba el mismo mando, se esta dando un cambio generacional donde una juventud oportunista, va tomando poco a poco el control de la isla, quién sabe, si se ha delegado la atención de Paya, a algún bestia, incapaz de calcular el daño, que se haría al sistema, matando a Paya.

En cualquier caso, ha de mantenerse la presunción de inocencia para los dos posibles culpables de la muerte de Paya, Carromero quien se a autoinculpado en unas condiciones que parecen de secuestro, y el Estado, que tiene la ventaja de ser Juez, donde debería ser parte. Por eso, si tiene lugar un juicio en Cuba, no podremos creer en su veredicto, será en el tiempo en quien se habrá de confiar. Va siendo hora de reclamar, con vehemencia y sin tapujos el derecho de Modig y Carromero a moverse libremente, por lo menos en Cuba, a que puedan contactar con la prensa internacional y decir ante el mundo, sin celadores ni custodios, las verdad de lo que pasó con Oswaldo Payá.

Anuncios

Una respuesta to “¡Libertad para Modig y Carromero ya! Qué se dice y no se dice de la muerte de Payá”

Trackbacks/Pingbacks

  1. 27 de julio de 2012 - 27 julio 2012

    […] ¡Libertad para Modig y Carromero ya! Qué se dice y no se dice de la muerte de Payá […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: