Editorial Cuba Nuestra, del 25 de julio de 2012

25 Jul

 

Aron Modig, presidente de la juventud cristiana, argumentando contra la legalización del cannabis en un debate de canal 4 en la televisión de Suecia
El Martes, 24 de Julio fue enterrado Oswaldo Payá, la figura más pura y destacada dentro del Movimiento Democrático Cubano. El Estado cubano ha “transmitió sus condolencias” de la mejor manera que podía hacerlo, deteniendo decenas de los disidentes que acompañaban al entierro.

Hasta ahora, la muerte del hombre que impulsó el “Proyecto Varela” sigue envuelta en el misterio. La prensa gubernamental cubana dice, que fue un accidente, Rosa María Paya, la hija del finado, denuncia que fue un asesinato, su fuente; uno de los dos extranjeros que viajaban en el auto, donde también falleció el joven activista Harold Cepero.
Hasta ahora los dos testigos, por alguna extraña razón no se han atrevido a dar declaraciones públicas sobre los hechos, ellos son el español Ángel Carromero y el sueco Jens Aron Modig. Carromero, líder Madrileño de Nuevas Generaciones del Partido Popular, quien conducía el auto en el momento del accidente, se encuentra retenido en Cuba. Por su parte Modig, presidente de la Federación de Jóvenes Democristianos de Suecia, tras prestar declaraciones a la policía cubana se supone que podría salir de Cuba, más por lo que nos cuenta desde su canal de Youtube el cubano radicado en Sucia, Emilio Lupín hasta el momento Modig se encuentra en la isla.

Desde nuestro punto de vista lo correcto, en caso de haber tenido la opción física, es que  el del líder democristiano sueco, permaneciera en el país caribeño, respaldando en los momentos difíciles del entierro a la familia de Payá, confirmando las declaraciones de la hija y sobretodo no dejando en la estacada a su compañero de viajes, Ángel Carromero, por lo menos hasta que éste también saliera de Cuba.

Ya sea allá en Cuba o cuando Aron Modig ya  esté  de vuelta a casa “fuera de peligro”.  Es deber de la prensa nacional en internacional en Suecia realizar el trabajo que no supo, o no le permitieron hacer mientras, que el joven nórdico se encontraba en Cuba. Vamos a facilitarles la tarea, formulando cuatro preguntas claves para esclarecer, si lo ocurrido el domingo 22 de julio, fue un simple accidente o un asesinato.
¿Fue embestido por otro vehículo o no, el auto en que viajaba Modig?
¿Cómo explica que fueran precisamente los enemigos frontales del régimen y a su vez los mas indefensos en términos jurídicos los que perecieran, mientras los extranjeros, solo recibían heridas leves?
¿Por qué no se los llevaron a todos juntos al mismo Hospital?
Y por último.
¿En qué estado se encontraban, vivos o muertos, Payá y Cepero antes de desaparecer de su vista?
Ahora Modig tiene la palabra, en teoría no debería serle difícil, le encanta el debate con la media y se muestra tan fiel a su ideología que hasta ha apostado por la creación de una versión sueca del Tea party; y siendo el democristiano de los que alecciona a la juventud de su patria para que tomen responsabilidad por sus vidas, es hora de que el también lo haga, demostrando que que no habla solo de economía sino también de ética y así lo hará diciendo la verdad solo la verdad, que nos saque de dudas, aunque nunca está demás rezar para que el democristiano no haya pactado con el Diablo su salida de Cuba.
Esperemos entonces que Jens Aron Modig diga la verdad, que esté a la altura de un auténtico líder político, y sobretodo del reto que tiene que significar para él sueco el ejemplo de coraje cívico que está dando dado la hija de Payá, denunciando ella sola, desguarnecida, allá en Cuba, el presunto asesinato de su papá.
https://fbcdn-sphotos-a.akamaihd.net/hphotos-ak-snc6/218330_123366774408133_1777113_o.jpg

Y ya, que hablamos de Rosa María Payá, emplazamos desde aquí, a todos los que durante décadas dicen haberse preocupado por el pueblo, del que ella es hija ejemplar: el cubano, emplazamos en primer lugar a los miembros del extinto Comité Escandinavo por el Premio Nobel a Oswaldo Payá, al Partido Democristiano, al Partido Liberal, en segundo lugar a los partidos que coquetearon durante años con el régimen de Fidel Castro; el Partido Socialdemócrata y al Partido de Izquierda en Suecia, emplazamos incluso a la llamada Asociación Sueco Cubana, que durante décadas ha administrado millones de coronas pagadas por el contribuidor de este país para financiar supuestos proyectos de “solidaridad con Cuba”, por último emplazamos al ministerio de Relaciones Exteriores sueco, para que ofrezca la protección a Rosa María Payá, incluyendo el asilo político, si ella lo pidiere. Es lo menos que puede hacer tras el mutismo de sus representantes en la isla durante los últimos acontecimientos; el silencio cómplice con el régimen y gracias al cual, no, nos cabe duda, creen  que podrán sacar a Modig de Cuba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: