Rosa María Payá: la hija coraje

24 Jul

Rosa María Payá, junto a su abuela. Una hija ha perdido a un padre, una madre a un hijo. Foto; publicada por Rosa María en su sitio de Facebook

“Quien sabe que se comete un crimen y no lo denuncia, es un cómplice”
José Martí

Este martes se entierra a Oswaldo Payá y será el cardenal Jaime Ortega, de cuyas posiciones tanto disintió, quien oficie el funeral en el Cementerio Colón de la capital cubana. La presencia de Ortega, no está mal, está bien, es una forma de mostrar que la jerarquía eclesiástica cubana no hace deferencías (como es su deber, entre el poder y la disidencia. Pero, también, es verdad, no hacía falta un Cardenal para facilitar la entrada al cielo de Paya, pues si su Dios existe, habrá acogido en su seno a Oswaldo.

Pocos como Payá merecen estar a su diestra, inspirando desde las alturas a quienes en la tierra siguen trabajando por el bienestar de Cuba; como esas 400 personas, vanguardia de un pueblo que pierde el miedo, que se atrevieron a gritar LIBERTAD en la parroquia El Salvador del Mundo, en el barrio del Cerro de La Habana, el lunes pasado, cuando se velaba el cuerpo del destacado activista democrático.

Allí junto al féretro de Payá, están diplomático de Holanda, Italia, Polonia y Noruega, mezclados con afamados activistas e intelectuales disidentes como Yoani Sánchez, Miriam Leiva, Fundador y líder inicial informal de las Damas de Blanco, Berta Soler, actual vocera, Marta Beatriz Roque, Óscar Elías Biscet, Librado Linares, Vladimiro Roca, Félix Navarro, Ángel Moya, entre otros. También se encontraba Elizardo Sánchez , cuyos colaboradores, están confirmando la tesis oficial sobre el accidente. No se trata de acusar a Elizardo de colaborador del gobierno, mucho mejor de hacernos con el epíteto de Agente Juana, que repiten por igual sus enemigos castristas y anticastristas, basándose en información difundida por la seguridad del Estados, como si esta, se dedicara a delatar a sus agentes y usarlos para la jarana. Pero, sí, tenemos derecho a pensar que sus fuentes informativas están contaminadas por infiltrados del régimen.

En una foto que ya le ha dado la vuelta al mundo, puede verse a Ofelia y Rosa María, la viuda y la huérfana de quien ya podemos llamar Padre fundador de la democracia cubana, un padre que puede estar orgulloso de haber procreado una auténtica hija coraje,¿ que otra definición le podemos dar a Rosa María, cuando es la única voz con valor para decir al mundo lo que otros testigos callan?

Rosa María y su madre junto al Féretro de Oswaldo Payá. Fotografía publicada en .publimetro.com.mx

Y es que, gracias a Dios, vivimos en los tiempos de la telefonía celular, algo que olvidan para su mal algunos criminales, gracias a ella, salieron corrieron más rápido que la censura las informaciones de los muchachos que iban en el carro con Oswaldo Payá; dándole a conocer a la hija, allá en La Habana, que había un auto intentando sacarlos de la carretera, embistiéndolos en todo momento, cosa de películas. Rosa María dice a cuantos medios se acercan a ella lo que piensa, sin miedos, ni pelos en la lengua, que aquello no fue un accidente, que a Payá querían hacerle daño y por eso, terminaron matando a su padre.

Esta impresión se confirma con declaraciones hechas por Carlos, el hermano del disidente, quien declaró a medios internacionales que en junio, Payá habían sufrido un accidente de tráfico en La Habana, similar al que le llevó a la muerte. Al parecer, a la segunda fue la vencida, como pasara en México, con ese Trotski tan bién descrito por Leonardo Padura en “El hombre que amaba los perros”.
Se trataría pues, de la consumación de viejas amenazas, es lo mismo que una y otra vez repite Rosa María a cuanto medio de comunicación le contacta, mientras tanto los dos muchachos, que le dieron esa misma información, los testigo del hecho, que estan fuera de peligro, no solo de sus lesiones, sino de los salones de los hospitales cubanos (difícil decir que es peor) protegido por los cuerpos diplomáticos de sus respectivas embajadas, callan, con un silencio rayano en complicidad. ¿Con tales amigos para que necesitan enemigos los cubanos que luchan por la democracia?

No es, que no, nos damos cuenta del poder del gobierno cubano para acallar a los  dos sobrevivientes del accidente, el dirigente de Nuevas Generaciones del PP en Madrid, Ángel Carromero y el presidente de la Liga de la Juventud Demócrata Cristiana de Suecia (KDU), Jens Aron Modig, ambos de 27 años.  En Cuba se encuentran uno de los pocos discípulos que restan en el mundo de aquellos que en 1937, quebraron en Moscú a viejos bolcheviques. Sí, se pudo doblegar a aquellos  hombres curtidos, forjados en la lucha contra el zarismo y la contrarrevolución, que no, se podría hacer con dos miembros de la generación MTV, crecidos en una época  y una zona de confusión genérica, donde la virilidad se observa con sospecha cuando no se le considera francamente “pecaminosa”.
Pero, ni aún así, se justifica el silencio de Carromero y Modig, mas cuando un prominente opositor como Elizardo, anda avalando el informe del gobierno. Cuando se asumen un cargó público, cuando se encabeza una organización política, y sobretodo cuando se posa de  internacionalista se debe estar dispuestos, incluso a arriesgar la vida, como hacían antaño los comunistas, no importa lo manipulados que fueran a mil aventuras,  que en lugar de utopías servían para construir las más retrógrada dictaduras.
El español Ángel Barrios y el sueco Jens Aron Modig, no tenían que haber esperado a salir del  hospital este lunes para contar al mundo lo que había pasado ¿Acaso no estaba hospitalizado Fariñas cuando decía horrores del régimen cubano? Lo tenían que hacer, era, pedir los teléfonos móviles a  los representantes de sus respetivas en embajadas que fueron a visitarlos, comunicarse con sus respectivos partido y por esa vía decir al mundo la verdad de lo que había pasado. Pero no, no lo hicieron, ahorrándole el trabajo de ampararlos y tragos amargos a sus diplomáticos.
Y no solo esto, presentándose como se presenta el Estado cubano como un Estado de Derecho, deberían haber acudido a la primera estación de policía y denunciado el atentado. Y puestos a pensar bien, hasta sabe Dios, sino le hubieran hecho un favor al gobierno cubano, si el presunto accidente, no es mas que una iniciativa intermedia, tomada por algún burócrata intermedio, ya para hacer carrera,  ya para frenar las reformas impulsadas desde arriba. En todo caso la muerte de Payá, rebotará como un boomerang sobre la credibilidad de un régimen nacido en un baño de sangre que poco a poco se iba olvidando. Que estaba aprendiendo formas modernas de control social, como son la multa en lugar del palo, y la avalancha de respuestas desde la hegemonía mediática a la palabra que cuestiona. Si lo que aconteció el fatídico domingo 22 de julio en la localidad conocida como La Gavina, a 22 kilómetros de la ciudad de Bayamo, provincia oriental de Granma, fue un asesinato premeditado y la élite gubernamental no está implicada, lo que puede ella hacer es  decretar una investigación profunda, caiga quien caiga, y mejor si es tripartita, con representantes de los reinos de Suecia y España,  ya que dos súbditos de estos, también fueron  agredidos.
Pero no, la alternativa ha sido otra, cubrirlo todo y fomentar un muro de silencio que acalle el grito de Rosa María Payá. Es ella quien está en peligro, es en ella, en quien tienen que pensar los afamados políticos que en todo el mundo están lamentando la muerte de Payá y patentizando su admiración como es el caso de Barack Obama, Mitt Romney,  la jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y hasta ese Felipe Calderón, que de haberse encontrado con Payá en la Habana, quizás otro gallo cantaría.
En cuanto a los que solicitan mas información (que no se dará) al gobierno de La Habana,  como hace  el  gobierno de Chile, ministro Andrés Chadwick, y el mismo Gobierno de Rajoy. Lo que tendrían que hacer, es convertir sus respectivas embajadas en centros de prensa, donde bajo la cobertura de la inmunidad diplomática  Carromero y Modig puedan hablar con toda libertad. Decir lo que por miedo o por lo que sea ya no se atreven, repetir lo que se les escapó cuando tuvo lugar el accidente y llamaron a Rosa María Payá,  quizás, mas para pedir su auxilio que para informar, que describan en detalles los acontecimiento y sobre el estado en que se encontraban Oswaldo Payá y Harold Cepero antes de ser llevados al hospital. o mejor dicho, antes que Payá “desapareciera” como se informó en el primer parte emitido por el Movimiento Cristiano Liberación*,
Ahora, en contubernio con una media internacional que aparenta no saber como se indaga,  dejan en la estacada, esta dama cubana, que heredera de la hidalguía de su papá, cubre al que le hizo la llamada, guardando la esperanza de los que quienes vieron morir a su papá, una vez, fuera de Cuba, cuenten la verdad, mientras tanto para el tiempo y las pruebas se puede “esfumar.” Que gran lección de amor filial, en estos tiempos donde la modernidad contrapone padres e hijos, desacreditando particularmente la figura paterna,  donde progenitores y proles se abandonan mutuamente,  sin percatarse de que actúan con libertad, de que son objeto de un programa diseñado con el fin de desarticular la famila, la misma donde se genera ciudadanos integrales como los Payá.
Yo sé, que muchos cubanos, sobretodo desde el exterior desean ver en Rosa María, una suerte de nueva mambisa, una Candelaria Figueredo y Vázquez, de nuestro tiempo, que abandere la democracia, que ocupe junto a la madre la trinchera de  su padre en el Movimiento Cristiano Liberación, que ya debería cambiar su nombre por el de Oswaldo Payá.  Pero todos tenemos una responsabilidad con esta niña, que por la forma en que pierde a su papá, se convierte en la hija del Pueblo. Pero esta niña por lealtad a la memoria de su padre, está corriendo peligro, el mismo o mas que aquellos extranjeros, que teniendo estados que les respaldan no se atreve a hablar. Por eso como Canducha debería partir el exilio, por ejemplo a Suecia.

https://i2.wp.com/www.zunzun.cu/libros/patriotas-cubanos/images/candelaria.jpg

 Candelaria Figueredo Vázquez “Canducha” (1852 – 1924). ¿ No se da un aíre la la hija corare de Oswaldo Payá?

No es, que les espere aquí, una vida del todo fácil, tendrá problemas que enfrentar, que incluso le recordarán muchas de las cosas que sufrió, como puede ser la segregación por su origen nacional. Mas por otra parte, encontrar la posibilidad de seguirse desarrollando a nivel intelectual y unas garantías materiales decorosas para comenzar una nueva vida, sin necesidad de recibir limosnas de nadie; como pasó con la Madre de Orlando Zapata en Miami y mucho menos agresiones tan brutales como los  policías  que corrieron de la Plaza del Sol de Madrid a los exiliados cubanos, que protestaban por no tener de que vivir. Y queda aún otro motivo, el exilio cubano en Europa, fragmentado y corrompido, necesita de un liderazgo que le permita actuar unido y neutralizar el poderoso castrismo continental, se trata de un gran vacío que una joven como Rosa María, podría llenar, con su conocimiento de la realidad cubana  y sobretodo con los valores que le inculcara Oswaldo Payá.

Por estas razónes, hago desde aquí un llamado al Departamento de Exteriores de Suecia, y sus autoridades de inmigración para que contacten a la familia Payá con el ofrecimiento de asilo político, dejando a su arbitrio si quieren venir aquí o seguir inmolándose allá.  Apelo además, a quienes por años hicieron de la solidaridad con  el movimiento democrático cubano un medio para recibir financiamiento. Ellos tienen los conocimiento y contactos necesarios para movilizar a los funcionarios suecos en este empeño, compensando con creces el dinero que en nombre de Cuba han ganado.

*

URGENTE! OSWALDO PAYA DESAPARECIDO LUEGO DE SER EMBESTIDO AUTOMOVIL EN QUE VIAJABA.

o530424_222551887859803_1812199919_nNOS COMUNICA DESDE LA ISLA OFELIA ACEVEDO, ESPOSA DE OSWALDO PAYA QUE EL LÍDER DEL MCL SE ENCUENTRA DESAPARECIDO JUNTO A HAROLD CEPERO QUIEN LE ACOMPAÑABA  EN UN RECORRIDO POR LA REGIÓN ORIENTAL DE LA ISLA. OSWALDO IBA ACOMPAÑADO ADEMAS POR DOS AMIGOS SOLIDARIOS QUE ESTÁN EN ESTOS MOMENTOS INGRESADOS EN EL HOSPITAL CARLOS MANUEL DE CESPEDES.

DONDE ESTAN OSWALDO Y HAROLD? RESPONDAN LOS AGRESORES DE NUESTROS HERMANOS! RESPONSABILIZAMOS A LA JUNTA MILITAR CUBANA Y AL GENERAL RAUL CASTRO POR LA VIDA DE NUESTRO LÍDER OSWALDO PAYA Y POR LA DE SUS ACOMPAÑANTES.  LES RESPONSABILIZAMOS POR ESTA AGRESION PREMEDITADA CONTRA SUS VIDAS Y LLAMAMOS A LA OPUNCIA PUBLICA INTERNACIONAL A QUE DEMANDE GARANTÍAS PARA LA VIDA DE OSWALDO PAYA, HAROLD CEPERO Y LAS DOS PERSONAS QUE LES ACOMPAÑABAN  QUE ESTÁN EN ESTOS MOMENTOS INGRESADAS CON LESIONES.

Publicado: 22 Julio 2012 en Otros.
Comentarios: 8

Comentarios

Comentario de Ricardo & Greisel
Hora: 23 Julio 2012, 10:14 pm

Anuncios

3 comentarios to “Rosa María Payá: la hija coraje”

  1. carabaña 11 septiembre 2012 a 6:16 PM #

    Con “amigos” como Mariano Rajoy Brey………

  2. Oswaldo E. Lugo 24 julio 2012 a 8:30 PM #

    Oswaldo Payas sera otro padre de la patria en la gran galeria que tiene nuestra Patria Cuba.

Trackbacks/Pingbacks

  1. 25 de julio de 2012 - 25 julio 2012

    […] Rosa María Payá: la hija coraje […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: