¿Los “Goyas” de nuestro tiempo?: Samuel Aranda y Martin von Krogh en el Cervantes de Estocolmo

22 May

Samuel Aranda y Martin von Krogh en el Cervantes de Estocolmo durante la charla dedicada a la fotografía de guerra; realizada el 14 de mayo de 2012. Foto: Carlos M. Estefanía

He reclamado “Goyas” para nuestro tiempo: es decir artistas capaces de recoger gráficamente y sin pretenderlo denunciar, las tragedias que ocurre fuera del “alcance de la vidriera y el comedor” como diría Silvio en su canción En Harapos.

Y pienso que el cielo ha respondido a mi clamor, dándome a conocer la obra de los fotógrafos Samuel Aranda y Martin von Krogh.

Ello ocurrió, el pasado 14 de mayo en el Auditorio del Instituto Cervantes de Estocolmo. La institución había organizado ese día un coloquio titulado La mirada del fotógrafo en las guerras actuales, una actividad vinculada con la exposición “Goya, cronista de todas las guerras” que ya he comentado.

En esta ocasión fueron Aranda y Martín von Krogh los invitados a contar sus experiencias, mostrar sus obras e intercambiar con el público sobre el modo en que cada uno trabaja y refleja la realidad a través del lente. Fue una charla en Inglés, idioma que Samuel Aranda maneja con efectividad; poco común entre los hispanohablantes y que Martin von Krogh habla prácticamente como un nativo, nada raro entre los suecos, no se, si por que comparten con los ingleses una base gramatical y fonética germánica o por que siendo su idioma, poco, más que un pequeño dialecto, aprenden desde niños lo importante que es saber dos o tres lenguas adicionales, en particular la que comparten dos grandes imperios el Británico y el Norteamericano. Veamos en detalles quienes son los invitados


Habla Samuel Aranda

Según la información que obtengo en la página de Samuel Aranda, éste nació en Santa Coloma de Gramanet, Barcelona en 1979, sus primeros pasos en la fotografía lo dio como activista de movimientos sociales, entre ellos el comunista, y ya lo dice el dicho, el que de joven no fue comunista, es porque no tenía corazón; el que de viejo sigue siéndolo es por que no se ha enterado que clase de capitalistas  son los que dirigen los partidos de tal orientación- El caso es que precisamente por ese corazón que es la clave para la buena fotografía, como el mismo Aranda nos dará a entender durante su charla, que terminó siendo reclutado, con solo 19 años, para diarios tan importantes como El País y El Periódico de Cataluña.

A los 21 años viajará a Oriente Medio para cubrir el conflicto palestino-israelí por la agencia española EFE. Logra entablar allí relaciones de amistad con judíos y musulmanes que no se podían ver entre sí.

En 2004 como foto reportero de la AFP, cubre múltiples conflictos y problemas sociales en España, Pakistán, Gaza, Líbano, Irak, Territorios Palestinos, Marruecos, Sahara Occidental y China.

En 2006 es galardonado con el Premio Nacional de Fotografía Española por un reportaje sobre los inmigrantes africanos que intentan llegar a Europa. Supongo que a ese trabajo pertenecen unas de las fotos que presentó durante el coloquio donde se ven unos africanos esposados dentro de un autobús, algo de lo que hablaré mas adelante.

En 2006 Aranda se verá enfrascado en los mas diversos proyectos, retratando lo que ha pasado en el Mar de Aral en Uzbekistán, los conflictos sociales de la India, la independencia de Kosovo, conflicto en Colombia, el conflicto entre Moldavia y Transnistria, los niños de la calle en Bucarest y la mafia de la Camorra en Nápoles.

En el año 2011  dará cobertura a la revolución árabe en Túnez, Egipto, Libia y Yemen. El material que será mostrado en una exposición en el Instituto Cervantes de Nueva York y el New York Times incluirá una de sus obras, entre las “fotos del Año 2011”.

El fotógrafo español recibió este año el premio World Photo Press 2012, para una imagen sobre la sublevación de Yemen, encargada por el The New York Times.

Aunque Samuel Aranda no hizo mucha referencia al hecho, su foto de los africanos esposados en buses tiene que estar relacionada con los terribles hechos que tuvieron lugar entre septiembre y principios de octubre de 2005 en Melilla, cuando un grupo de unos 500 emigrantes africanos rompió una alambrada en al zona fronteriza. Los inmigrantes fueron baleados desde el lado marroquí ante la mirada impávida de los soldados guardafronteras españoles. Luego vinieron las redadas de subsaharianos en bosques cercanos Ceuta, tratados como delincuentes estos pobres emigrantes fueron motados en caravanas de autobuses y llevados a Mauritanitania para ser abandonados a su suerte en el desierto. Los rostros de esos pobres seres humanos tratados como animales, con la complicidad de una Europa xenófoba que le da a Marrueco el papel del policía malo no lo he podido borrar jamás y eso ha sido gracias a fotografías como las de Aranda.

De Martin von Krogh también he revisado su página y allí he descubierno, el por que de lo nada nórdico de su aspecto: es que nació en Colombia en 1982, país del que fue adoptado por una familia sueca, su padre adoptivo, quien también es periodista, se encontraba en la sala por cierto; el primer gran trabajo lo realizó a los 17 años cubriendo una demostración.

El primer trabajo gráfico de este colombiano sueco lo realizó en Praga en 1999, durante una manifestación contra el Fondo Monetario Internacional; de ello se derivó una muestra fotográfica en la sección juvenil de la Cruz Roja en Estocolmo. Luego Von Krogh se fue especializando en el medio oriente.

Hay que subrayar que el servicio militar no le alejó de la cámara por el contrario le mantuvo junto a ella como reportero de la revista Värnpliktnytt.

Pero su salida al estrellato se dio en el 2004, con un tema más que catastrófico, el del mortal Tsunami que azotara el balneario de Phuket en Tailandia, lo que le valió el segundo premio en fotografía del año en Suecia. En febrero de ese mismo año escribe un contrato con la agencia World Picture News que le hace recorrer el mundo, internándose entre otros sitios de difícil acceso en las junglas de Saipan, donde contacta a las guerrillas GAM.

En el 2005, trabajando para el vespertino Expresen, ganará el premio a la mejor fotografía del año, el tema de la vida cotidiana

El año pasado Martin von Krogh, a pesar de tener solo  28 años, y gracias a lo reconocido de su obra fotográfica fue incluido como miembro el jurado que entregaría los premios Canon y Crimson.

Ahora en 2012 el premiado ha sido el mismo con el premio a la mejor fotografía narrativa otorgado en el concurso que organiza Photographers Giving Back Award.

http://cmea62.files.wordpress.com/2012/05/namnlc3b6s.jpg?w=640

Expressen anuncia premio otorgado aMartin von Krogh

El premio fue concedido por el trabajo publicado en Expressen, donde Martin von Krogh expone la situación de los llamados “niños danzantes” en Afganistán, es decir de chicos que son instruidos, disfrazados y usados como objetos sexuales.

photo
https://i1.wp.com/farm6.staticflickr.com/5328/7235273384_bdce8e4002.jpg
https://i1.wp.com/farm6.staticflickr.com/5039/7235272602_ea4fc05d6c.jpg
https://i2.wp.com/farm8.staticflickr.com/7103/7235284706_49cd7c53b1.jpg
El Bacha Bazi retratado por Martin von Krogh. Foto: Carlos M. Estefanía

Esa es la tragedia de los llamados Bacha Bazi, un fenómeno que tal vez pueda atraer la benévola atención de los teóricos Queers, prestos en enaltercer cualquie forma sexual que subierta la masculinidad o que niegue la heterosexualidad, pero que en muchos casos, sean africanos, americanos o asiatico, no ocultan otra cosa que una vil y generalizada forma de pedofilia, esto es lo que para mi, y que me vanaglorio de “multicultural”, es el fenómeno de Bacha Bazi, algo que nada tiene que ver con el Corán y que Martin von Krogh, junto a otros realizadores está ayudando a denunciar.

Motivado por la charla he buscado mas información sobre el asunto entre varias fuentes, incluidos conocidos de origen afgano, quienes me han explicado que son recogidos de la calle o vendidos por su familias para que hagan el rol de esclavos sexuales, en general contra su voluntad, de hombres mas o menos poderosos. Por las imágenes que he vistos, se les prepara como si fueran una suerte de Geisha enseñándoles a bailar y destacar una feminidad que no se permite en las de verdad mujeres. Se trata de una actividad prohibida por la ley pero tolerada por las autoridades, algo en mi opinión que debería preocuparnos mucho más que el hecho de que las musulmanas usen burkas o pañuelos en la cabeza.

El video

Basta con la imagen de lo que pasó con los emigrantes africanos que eran llevados a una muerte casi segura en Marruecos, y con la foto que saca a la luz esos pobres niños Bacha Bazi, para otorgarle a Samuel Aranda y Martin von Krog el título de Goyas de nuestro tiempo.

He filmado la conferencia y dentro de lo que mi modesta técnica permite las fotografías con las que ilustraron el conversatorio. Solo lamento que se me agotaran las baterías, casi al final del encuentro, en el momento en estaba preguntando Fernando Álvarez, uno de los profesores que tuve durante un curso de Cultura Española, que tome hace algún tiempo en la Universidad de Södertorn. Fernando es actual responsable de cursos hispanos y latinoamericanos en la Universidad de Uppsala, y su pregunta era muy interesante como también fue la respuesta que recibió, francamente siento no haberla podido registrar.

Aquí les dejo el video y ojalá que disfruten la charla

Anuncios

Una respuesta to “¿Los “Goyas” de nuestro tiempo?: Samuel Aranda y Martin von Krogh en el Cervantes de Estocolmo”

Trackbacks/Pingbacks

  1. 23 mayo 2012 - 23 mayo 2012

    […] ¿Los “Goyas” de nuestro tiempo?: Samuel Aranda y Martin von Krogh en el Cervantes de Estocolmo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: