Estrenada en Suecia The Dictator: una película que todos debemos ver

17 May

http://cmea62.files.wordpress.com/2012/05/hpim3448.jpg?w=700&h=
Afiche anunciando el estreno en Suecia de la Película The Dictator. Esta en una parada frente a la Mezquita turca
en las cercanías de Fitttja, en las afueras de Estocolmo. Cualquier alusión con Mustafa Kemal Atatürk debe ser interpretada como pura concidiencia. Foto: Carlos M. Estefanía

Aunque en realidad algunas salas de Estocolmo la habían estrenado un día antes, fue ayer durante su premier oficial en Suecia, y bajo la carcajada interminable del público presente, que vi la película norteamericana The Dictator (El Dictador) también conocida como Finchley Dremas (Sueños de Finchley)), está inspira en la obra “Zabibah and the King”, publicada en el 2000 en Irak de manera anónima, mas de la que se dice tiene por autor, al menos de su argumento a Saddam Hussein.

En la película se nos narra la historia de Aladeen (toda una estocada contra el edulcorado Aladino de Disney) un dictador sustituido por un doble durante su visita a Nueva York, que lucha por recuperar el poder y con ello frenar la democratización de un país imaginario, con mezcla del Irak de Sadam Hussein y la Libia de  Gadafi, un dictadorzuelo venido a menos, empleado, sin que ella lo sepa, por una judía feminista, progre y defensora de los derechos humanos, se trata de un tirano que está dispuesto a hacer todo lo posible por recuperar el poder y evitar el establecimiento de una constitución democrática en su país.

De mas esta decir que este Aladeen, misógino (aunque se hace rodear de una guardia personal femenina) es, además de mujeriego y bisexual, un pedófilo que le ha metido mano hasta al grupo infantil Menudo, recordemos, que ,el mismo, al que perteneciera ese ícono actual del movimiento gay, que es Ricky Martin, sin duda alguna se trata de establecer, sin decir una sola palabra de una relación de causa y efecto entre el trauma y la homosexualidad del cantante puertorriqueño.


Se trata de una película que sin duda bebe del Príncipe y el mendigo y que resulta además en una suerte de puesta en escena, en nuestro tiempo de aquel “Gran Dictador de Charles Chaplin”. Y no son estos los únicos prestamos, estan por ejemplo el que se hace con la simpática escena de Aladino Maltratando al publico y que nos recuerda mucho al papel de a Mickey Rourke en El luchador ( The Wrestler) obra dirigida en el 2008 por Darren Aronofsky.

Peor es a pesar de lo dicho arriba una película original en la mixtura que consigue de estos clásicos, que recomiendo, mas que por su humor por su crítica visceral a todos los males de nuestra contemporaneidad, desde la sobrevivencia de dictadores con estilo despótico oriental, hasta las trampas que oculta eso que llamamos a secas “La democracia”. Aunque no lo parezca a simple vista es una película para hacernos pensar más que reír.

Se trata de una Comedia producida por Paramount Pictures y dirigida por Larry Charles, el mismo que se encargára de la dirección de Masked and Anonymous (2003) un argometraje escrito por dos manos, Charles y por Bob Dylan; de Borat: Cultural Learnings of America for Make Benefit Glorious Nation of Kazakhstan (2006), de Religulous (2008) y así como Brüno (2009). Como  en otras de sus obras aqui tenemos de protagonista a Sacha Baron Cohen, secundado de ese gran actor norteamericano que es Ben Kingsley, inolvidable por su forma de encarnar a Gandhi de 1982. Toda una señal que se nos da al comenzar la película, de que una vez sentados en la butaca no puede ser malo lo que nos espera. Y como en los viejos tiempos en los que Estados Unidos rescataba como aliado al Franquismo, se ha utilizado territorio de España para la filmación de una película, en este caso Sevilla y Fuerteventura, Canarias. Fue allí, además,  junto a Nueva York y Marruecos, donde la Paramount encontró las locaciones necesarias para rodar y ambientar esta superproducción.

Me interesaba ver esta película como parte de la saga creativa de Sacha Baron Cohen: nacido e 13 de octubre 1971, en Hammersmith, Londres, Inglaterra, este comediante, escritor, actor de nacionalidad británica, está lejor de ser el tonto que sus personajes representan: graduado de la prestigiosa Universidad de Cambridge, ha logrado saltar a la fama en mas de una ocasión, interpretando seres tan modernos como rocambolescos, tales como Ali G, Borat y Bruno, tres roles con los que, a simple vista, salda cuenta con los enemigos históricos del judaísmo que anida en cierta interpretación del islamismo, en el antisemitismo austriaco y de alguna manera en lo que fueron las antiguas repúblicas soviéticas.


Aunque, no todo en su humor me gusta, pues ha veces se sobrepasa en escenas de mal gusto o innecesaria, reconozco que suele hacer soltar una carcajada, en particular en las escena tomadas en la vida real; donde participan personas que desconocen que se están enfrentando a un personaje ficticio, es imaginando los mecanismos psicológicos activados en estos infelices por la escenas grotesca que están percibiendo con lo que realidad me he reído. Mas no se espere esto en el Dictador donde la ficción es completa.

En todo caso, considero que Sacha Baron Cohen fue nombrado como Mejor Artista Revelación en los British Comedy Awards 1999, sin duda alguna ha logrado crear su estilo, lo cual no es poco en términos artísticos y creo se merece todas las nominaciones que ha recibido: varias a los Emmy, una al Oscar al Mejor Guión Adaptado, un premio BAFTA y un Globo de Oro en 2006 como Mejor Actor por su interpretación en el largometraje Borat: Lecciones culturales de América para beneficio de la nación gloriosa de Kazakhstan. (2010). Esperemos que este Dictador depare, sino al propio Cohen, al menos a algunos de sus realizadores alguna nueva premiación.

Yo, al menos, se la daría por la  sátira política que hace cuando se burla de la capacidad alcanzada por el capitalismo chino para literalmente “joder” a quien desea, cuando recomienda a Estados Unidos, en su parodia del discurso del dictador chaplinesco, establecer una dictadura y de esa manera  hacer los desmanes antidemocráticos … que ya se están cometiendo en Norteamérica y por  último cuando desenmascara los intereses económicos que encierran las democratizaciones de unas dictaduras caídas; sobre las cuales la película también hace leña, es por eso que está tan buena y todos deberíamos verla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: