Trotsky y México: Comentando un documental premiado en Cuba

14 May

https://i1.wp.com/farm4.staticflickr.com/3169/3085756497_76c4b524cc_z.jpg

Busto de Leon Trotsky en el Museo Casa dedicado a su figura en
Coyoacán
, Mexico City (DF). Foto: Kalavinka

Hoy pienso devolver a la biblioteca del Instituto Cervantes de Estocolmo el documental de 2006; Trotsky y México. Dos revoluciones del siglo XX. Lo saqué hace pocos días para refrescar y enriquecer mis conocimientos sobre la figura de Trotsky, y así poder decodificar mejor la novela que estoy leyendo de Leonardo Padura, “El hombre que amaba los perros“, un libro en el que se hace una defensa del revolucionario hebreo impensable en la Cuba de mi juventud, sometida ideológicamente a una Unión Soviética, la misma que antes de pasar a mejor vida, reivindicó, gracias a la Perestroika, prácticamente a todas las víctimas del estalinismo, todas, menos una, el propio Trotsky. No se, por qué será, tal vez porque su critica Marxista resultaba tan subversiva en los tiempos de hecho el estalinismo como en los del reciclamiento de la burocracia en forma de nuevos ricos.

Y es, por esta misma razón, que me admira el hecho de que este documental de Adolfo García Videla, haya sido premiado entre otros festivales en el de Cine Pobre de Cuba en el 2008, señal, junto a la novela de Padura, de la apertura ideológica que tiene lugar en la isla, una apertura tan centrada en la visión trotskista de la película, que pasa por alto algunos errores históricos que en ella se plantean, como por ejemplo, que Batista hubiese establecido en los años treinta una dictadura que duraría 28 años en Cuba, o temas realmente tabúes como el conflicto de Julio Antonio Mella con la dogmatización del comunismo al tiempo que se enfrentaba al machadato (lo segundo, única carta que permite barajar la historiografía oficial a la hora de manejar su muerte).

Y así, a pesar de la información que se nos ofrece sobre el importante período mexicano de Trotsky, se pueden descubrir detalles que debilitan el carácter documental del material, por ejemplo cuando se usa una caricatura antisemita difundida por los rusos blancos contra el bolchevismo en general para ilustrar las campañas antitrotskista de Stalin. Otra punto débil es la exaltación del Cardenismo, que evade la responsabilidad del presidente mexicano que concedió asilo a Trotsky con su muerte.

Ocurre, en mi opinión, que México en realidad sirvió de ratonera, por haber  permitido en su gobierno la entrada de aquel perseguido, sin poner a su disposición la protección real que este merecía, mas aún cuando poco antes del atentado que puso punto final a su vida, acababa de sobrevivir milagrosamente a un asalto a su residencia tramado por el partido comunista y encabezado por el pintor David Alfaro Siqueiros, que fue muy amigo por cierto del gobierno cubano.

Hasta aquí la critica de esta película; que por otro lado resulta loable en muchos aspectos, en particular para el público cubano, entre otros motivos porque además de mostrarle una cara oculta de la historia soviética, la de los crímenes de Stalin contra revolucionarios marxistas, lo mismo en la URSS, que en España, que en México, le permite ver la cara a otra figura central en la novela de Padura, Ramón Mercader el asesino de Trotsky recalado en Cuba cuando ni los soviéticos querían saber de él, y no solo su rostro sino el de una persona que aún mas nos toca, su cómplice y madre cuya cubanidad acentúa su nombre Caridad.

Por cierto, pocos saben, y esto tampoco se cuenta en el  material, que Caridad del Rio, la madre del asesino de Trostky, concibió además con su marido,  el aristócrata barcelonés Pablo Mercader, una hija; se llamada María Mercader del Rio, la cual, además de actriz,  fue esposa y viuda de uno de los padres del neorealismo italiano, Vittorio de Sica.  Con ese director se casó María Mercader, precisamente en México, en 1959, tras 17 años de amor prohibido.

https://cubanuestra1.files.wordpress.com/2012/05/caridad2bmercader-1.jpg?w=300

Eustasia María Caridad del Río Hernández nacida el 29 de marzo de 1892 en Santiago de Cuba

https://i0.wp.com/www.eldebat.cat/cast/img2/2011/01/maria-mercader-350.jpg

María Mercader del Rio

https://i2.wp.com/farm3.static.flickr.com/2336/2200092964_503a3679bc.jpg
Ramón Mercader

Esta actriz nacida en 1918, fallecida el año pasado,  se parecía mucho a su madre. Según el diario ABC, en su nota, publicada en 27 de enero de 2011;  Muere la actriz española que enamoró a Vittorio de Sica la viuda del director italiano, falleció  en Roma, la ciudad donde desarrolló la mayor parte de su carrera, aqui se citan los nombres de numerosas películas en las que actuó María, la hermana de Ramón Mercader (el cual por supuesto no es mencionado) ellas son: La bruja’ (1923), ‘Molinos de viento’ (1937), ‘Marido Provisional’ (1940), ‘Por salvar el nombre’ (1940), ‘El rey se divierte’ (1941),’Recuerdo de amor’ (1941),’La puerta del cielo’ (1946),’El caballero misterioso’ (1948) señor elefante'(1952) ‘Marianela, (1956), unas de sus últimas ‘Giovannino’, (1975), ‘La amante de Mussolini’, (1984) y ‘Luces y sombras’, de Jaime Camino (1988).

El documental está lleno de datos históricos interesantes para el espectador que por primera vez se enfrenta a esa figura trágica de la revolución bolchevique, su expulsión de Noruega, la negativa del presidente Roosvelt a que entrara a Estados Unidos, país que por cierto si supo acogerle cuando conspiraba contra el zarismo y donde según he leído pudo recaudar fondos en ciertos bancos. Vemos en detalle todo lo que ocurre a partir del desembarco en Tampico de León Trotsky y su esposa Natalia Sedova, para mi una auténtica heroína que vio desaparecer poco a poco sus hijos y hasta su marido en la lucha contra el estalinismo, una mujer que consagró su vida y su amor a un hombre, que lo sacrificó todo incluso la familia por la restauración de sus ideales revolucionarios.

Sabemos del rol jugado para que se le concediera asilo a Trotsky por Diego Rivera,  de su intervención  ante  Lázaro Cárdenas, quien envió a Tampico,  el tren presidencial para recibir al fundador del ejercito rojo.

Pienso que mejor que tanto tren habría sido concederle una buena guardia personal y un servicio de inteligencia que detectara a tiempo el asesinato maquinado casi descaradamente por los estalinistas del patio junto a sus compañeros extranjeros.

Vemos un material de archivo que resulta extremadamente curioso, el de la acogida dada por la esposa de Rivera, su casa coyoacana; aunque se sugiere también en la película el alejamiento que se da entre los dos matrimonios. Otro hecho determinante es el antijuicio que se organiza en México para responder a las acusaciones de Stalin y en la que participan grandes personalidades liberales y socialistas, no necesariamente seguidoras de las ideas de León Trotsky, estamos hablando de la llamada Dewey Comisión (La Comisión Dewey), que investigó las acusaciones formuladas contra León Trotsky en los Juicios de Moscú” su Presidente que fue el gran pedagogo norteamericano, John Dewey. Una subcomisión, de la misma realizó audiencias en la casa donde León Trotsky vivía. En su declaración final la Comisión declaró a Trotsky libre de todos los cargos lanzados contra este en los Juicios de Moscú, solidarizándose de paso con el resto de los represaliados por Stalin en este proceso.

Pero de todo lo que se ve en el documental lo que quizás mas conmueva sean la grabación con el testimonio de la esposa del revolucionario sobre el atentado contando las últimas palabras del líder tras la terrible agresión del Mercader, así como la entrevista con el nieto de Trotsky, el Esteban Volkov Bronstein, cuyo parecido con su abuelo es asombroso, solo le falta las barbas para ser idéntico, sobretodo por la forma del cráneo , este llegó a México, cuando tenía 14 años, y fue testigo de los dos atentados contra su abuelo, es el quien narra la maldición estalinista caída sobre su familia y como esta, fue la culminación de un genocidio que acabó con la vieja guardia bolchevique, siento compasión por este hombre a pesar de que su experiencia no le haya inmunizado contra algo que no sale en la película, pero que es una muestra de que ha heredado la mortal ingenuidad de su abuelo ante los falsos revolucionarios,  su adoración por Fidel Castro y su fe inocente en la llamada revolución bolivariana.

La película cierra con una presentación del Museo Trotsky donde radica un Instituto de Derecho de Asilo.

Se trata de un proyecto  que si bien es valioso, pero ha sido no lo suficientemente valiente como para interesarse por el destino de los cubanos que recalan en México buscando escapar del régimen neoestalisnita imperante en su patria.

Para resumir se trata de una película que nos pone al tanto de las contradicciones del llamado “socialismo real”, que magnifica a uno de sus constructores y a su vez mas efectivos críticos, pero que no lo fue lo suficiente para llegar al nivel de la autocrítica, algo que también se pasa por alto, es decir el reconocimiento de que todo lo que sufrió Trotsky, su familia y sus seguidores, ya lo había sufrido otros revolucionarios cuando este era un importante funcionario del estado, me refiero por ejemplo a la persecución de los eseristas que no se doblegaron al bolchevismo, a los guerrilleros de Majnó, aquel atamán anarquista que combatiera al mismo imperialismo austro alemán con el que pactaba Trotsky, pese a su ambigua política de ni paz ni guerra, mientras Trotsky fue cómplice de la política de contingentación y comunismo de guerra aplicada por Lenin que prefiguro las requisas de alimentos con las que Stalin mató de hambre a 7 millones de campesinos ucranianos durante las hambrunas de los años treinta, por último si de democracia y libertad se trata no hay que olvidar la responsabilidad que tuvo el exiliado en México en el aplastamiento de la gesta libertaria Kronstadt en 1921.

A pesar de tan importante omisión no se le puede negar a Trotsky y México su tremenda carga humana, así como su utilidad para enriquecer nuestra cultura política, sobretodo para comprender lo que fue en realidad el comunismo del siglo XX, así como lo que se puede esperar de quienes todavía se inspiran en aquel fracasado proyecto.

Anuncios

Una respuesta to “Trotsky y México: Comentando un documental premiado en Cuba”

Trackbacks/Pingbacks

  1. 1 junio 2012 - 17 junio 2012

    […] Trotsky y México: Comentando un documental premiado en Cuba […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: