Base nazi en la Luna, platillos voladores y algo más en el timo de Timo Vuorensola

20 Abr

Platillo volador nazi. Un concepto artístico de Jussi Lehtiniemi para la película Iron Sky

Que los nazis estuvieran detrás de los ovnis, o que una base oculta de estos hubiera sobrevivido a la segunda guerra mundial, resultan temas que atrapan nuestra imaginación, no importa que resulten más propios de programas como Espacio en Blanco en Radio Nacional de España, que objeto de la enjundia de las academias oficiales de historia.

Y siendo, este mismo, el asunto que trata Iron Sky, película finlandesa de 2012, llevaba toda las de ganar, mas cuando la base en lugar de la Antártida (donde suelen ubicarla los especuladores de la sobrevivencia nazi) se encuentra nadamenos que en la Luna;. Por cierto lo último no resulta una idea no tan descabellada, si se tiene en cuenta, lo avanzado que estaba los hitlerianos en el terreno de la cohetería.

Pero no, no bastaron nazis lunáticos, ni platillos voladores, en una suerte de rememoración visual de la guerra de los mundos para conquistar mi aplauso, a una película que como el que mucho abarca, no pudo apretar lo suficiente. Y es que, en este caso, la mezcolanza de ciencia ficción, acción, comedia y critica política ha resultado contraproducente, por no decir fatal.

La historia se desarrolla en Unos Estados Unidos del 2018, donde gobierna una suerte de Sarah Palin.

https://i0.wp.com/www.ironsky.net/site/files/stephanie-paul-as-the-president.jpg

Stephanie Paul como la Presidentr de Estados Unidos.
Foto: Mika Orasmaa

Como parte de su campaña por un nuevo mandato presidencial, manda a la parte oscura de la luna al héroe de la película James Washington, un cosmonauta afroamericanos. Curioso que el apellido del personaje coincida con el de Denzel Hayes  otro actor norteamericano del mismo color, algo que denota lo mismo respeto por éste, que alegoría al  presidente igualmente apellidado, que falta de imaginación.

Washington es capturado por los nazis recidentes en el satélite y llevado a la base de estos, la cual tiene forma de Svástica.

https://i2.wp.com/www.ironsky.net/site/files/nazi_fortress-copy.jpg

Allí será transmutado en un albino y obligado a viajar a la tierra, acompañando a los personajes Klaus Adler, aspirante Führer y la maestra adoctrinadora Renate Richter, una nazi ingenua, la rubia tonta de la película, adoctrinada y adoctrinadora, que solo conoce de la película el Gran Dictador, el discurso final de Chaplin, cuyo mensaje identifica con el del nacional socialismo.

El equipo entra en contacto con la presidenta norteamericana y sobretodo su asesora publicitaria a los que ofrecen, además de la retórica nazi, lo que en teoría necesita un presidente para ser elegido, una buena y espectacular guerra, en este caso la que se desata tras ser invadido Estados Unidos por los nazis asentados en la luna.


Götz Otto y Peta Sergeant, como Klaus Adler y Vivian la asesora publicitaria de la presidenta

Fotos: Mika Orasmaa

Esta película fue dirigida por Timo Vuorensola y producida por Tero Kaukomaa, sobre un guión de Johanna Sinisalo. Se trata de una coproducción en la que participan Finlandia-Alemania-Australia con un presupuesto de 7,5 millones de euros.

https://i0.wp.com/www.ironsky.net/site/files/IronSky_premiere-2855.jpg

Timo Vuorensola

El elenco incluye a la artista alemana de madre francesa Julia Dietze; en el papel de Renate Richter.

https://i1.wp.com/www.ironsky.net/site/files/julia-dietze-as-renate-richter.jpg

Julia Dietze como Renate Richter . Foto: Tarja Jakunaho

El alemán Götz Otto, haciendo de quien ya habíamos visto en su rol de oficial de las ss. en la película La lista de Schindler y el interprete de Mauser en The Matrix Reloaded y Revolutions, el actor australo-norteamericano Christopher Kirby quien dará vida a James Washington.

Alrededor de la mitad del presupuesto total de Iron Sky: 7 501 179 de euros, lo aportó Finladia (3.972.720 52 de euros) del resto se ocuparon Alemania ( 1.704.956 22,73 euros) y Australia (1.823.503 24,31 eiros). Sin embargo la referencia a Finlandia o Australia es mínima en la película, a la primera para ridiculizarla por carecer de una flota aérea capaz de enfrentar la invasión, la segunda como uno de los objetivos que le pasan por la mente a la presidenta norteamericana a cuando buscaba desatar la guerra.

La referencia a Alemania es mucho más evidente y no solo por el hecho de que se presente una supuesta base suya en la Luna,  sino por que en la película se denuncia, lo que los vencedores gustan olvidar la masacre de civiles, niños incliuidos, por las bombas que supuestamente solo estaban dirigidas a aniquilar el nacionalsocialismo.

Lo mejor de la película es su fotografía, su ambientación (particularmente en la luna) y por supuesto en sus efectos. Que no tienen nada que envidiarle a lo mejor del género de ficción. Dentro de esto, subrayo la inteligencia de los diseñadores a la hora de concebir un mundo extraterrestre construido sobre la proyección del desarrollo científico técnico alcanzada por Alemania en 1945.

https://i2.wp.com/www.ironsky.net/site/files/Machine-Room-MO1.jpg

Iron Sky Nazi UFO Cockpit

Concepto artísitico: Jussi Lehtiniemi

Lo peor es el humor, que para mí, mas allá de la carcajada programada del que cree que debe reírse frente a ciertos gags, por lo simplona no arrancaría una sonrisa auténtica ni a un niño de 10 años (para los cuales, al menos en Suecia el filme está prohibido).

En cuanto a la crítica política resulta mediocre y previsible, dentro de los cánones establecidos, dentro de los propios Estados Unidos, de burla al republicanismo.

Hay un mensaje antirracista cuando al final de la película, se besan la maestra nazi y el cosmonauta afroamericano.

Christopher Kirby como James Washington junto a Julia Dietze haciendo de Renate Richter
Foto: Mika Orasmaa

Mas ocurre, que tras la película “Die Ehe der Maria Braun” (El matrimonio de María Braun), dirigida por Fassbinder en 1978, donde vemos a una Hanna Schygulla interpretando a una ex estrella nazi que  prostituye un solado negro estadounidense, la escena de amor interreacial de Iron Sky se pierde “hierro”.

Lo chocante para los europeos, no es ver una rubia con un norteamericano de color, quienes a fin de cuenta no son tan mal vistos en Europa, al menos si se les compara con sus hermanos llegados directamente de África.

Es escándalo de estos días en que se juzga al terrorista islamófobo Breivik en Oslo, sería, por ejemplo, ver a la rubia europea en brazos de un musulmán, de cualquier tonalidad. Ahí si habría habido provocación, mas contra toda lógica, Europa brilla por su ausencia en una película cuya guerra debía haberse desatado contra ella ¿a donde volverían los nazis en primer lugar sino a la tierra que les vio nacer?

Es lamentable que habiendo gastado esta película tanto dinero europeo y australiano, no pase se ser una especie de película norteamericana hecha por no norteamericanos (me refiero a los directores), y por tanto nada auténtica.

Mejor y más acorde al tema, me repito, habría sido traer el tema del retorno nazi al viejo continente, y contrastar con el pretexto de la ciencia ficción cuanto ha cambiado desde el rendimiento de Berlín a los aliados en 1945, o cuando pervive del nazismo en sus estructuras sociales y sus formas de pensar. Hablo de poner en la lupa de sátira a un continente cuyos gobernantes no resultan menos ridículos y rediculizables que los colegas norteamericanos que tantas palizas se lleva canda día en la industria cultultural de su propio país.

Pero es que Europa, no acaba de aprender la lección de los saludable que resulta reírse de sus propios gobernantes, y la malinterpreta riéndose de los ajenos…

De alguna manera me siento desfraudado, tanta publicidad en las calles y periódicos de Estocolmo; por no hablar del presunpuesto auguraban una mejor obra, siendo como es el cine de Finlandia una industria decorosa; al menos en el plano estético, según las obras que visto desde que estoy en Suecia.

Ya lo sugiero arriba;  lo que vale de la película no son presisamente sus argumentos (de la actuación mejor no hablemos), a no ser que los realizadores quieran decirnos con sus parodias, sin querer,  que no son sus primeros ministros, ni sus presidentes, no sus Reyes los que mandan, en realidad en Europa,  que la película, sea más que un timo al pensamiento, por parte de Timo Vuorensola; que la trampa del director no haya sido la de gastar tanto dinero en tan poco arte, sino que todo y tan constosa parafernalia la armó para decirnos que aquí, quien mandan en realidad, desde que se acabó la segunda guerra mundial y por tanto hay que criticar es a Estados Unidos.

Anuncios

2 comentarios to “Base nazi en la Luna, platillos voladores y algo más en el timo de Timo Vuorensola”

  1. Quetzalcóatl Quinta Flor 23 septiembre 2013 a 2:44 PM #

    Estuvo muy buena tu crítica, camarada. Saludos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. 20 abril 2012 - 20 abril 2012

    […] Base nazi en la luna, platillos voladores y algo más. Comentando el timo de Timo Vuorensola […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: