Un saludo cubano para Einar Már Guðmundsson: Premio Nórdico 2012 de la Academia Sueca

14 Abr

El hombre de Cuba Nuestra en la sala de entrega de premios de la Academia Sueca,  a su espalda,  el secretario de la Academia Peter Englund charla con Einar Már Guðmundsson: Premio Nórdico 2012. Foto: Jorge González.

Sin duda alguna, lo más destacado entre los acontecimientos culturales de esta semana en Estocolmo, ha sido la entrega del Premio Nórdico 2012 por parte de la Academia Sueca al escritor islandés Einar Már Guðmundsson.

Hablemos primero de la La Academia Sueca: ésta fue instituida en 1786 por el rey Gustavo III, siguiendo el modelo de la Academia Francesa. En este caso la función principal sería la de cuidar la lengua sueca, de su pureza, fuerza, soberanía y autoridad, elaborando para ellos los necesarios  manuales, libros de gramática y diccionario y una gramática, además de organizar concursos anuales de retórica y poesía. Actualmente la Academia Sueca es una institución que se preocupa tanto del legado del pasado como de las nuevas tendencias en el desarrollo de la lengua nacional.

La institución de ubica hoy en día en lo que fuera el antiguo edificio de la Bolsa, ubicado en la plaza del pueblo en el casco antiguo de Estocolmo.

academiasueca
Sede de la Academia Sueca en la zona antigua de Estocolmo. Foto: Carlos M. Estefanía

Se trata de una antigua edificación construida entre 1767-1778 por Erik Palmstedt. Utilizada a partir de la década de 1860 como local para las sesiones del Ayuntamiento. Allí también sesionaba esporádicamente la Academia. Lo hacía en condición de invitada hasta que en 1914 recibió una donación que le permite adquirir siempre el derecho al uso del espacio de la Casa.En el año 1921, el Ayuntamiento se traslada a un nueva sede y la Academia puede hacerse definitivamente de la histórica construcción.

Premio Nórdico se instituyó en 1986 con motivo del 200 aniversario de la Academia Sueca, gracias a la donación hecha por los filántropos Karen y Karl Ragnar Gierows. Conocido como el “Little Premio Nobel” se trata de un importe de 350 000 coronas suecas que desde entonces se otorga a un representante de los países nórdicos, que haya hecho importantes contribuciones en cualquiera de la áreas de interés de la Academia.

Este año le a tocado a Guðmundsson, autor, nacido el 8 de septiembre 1954 en Reikiavik , que creció y vive actualmente es en esa misma ciudad. Con su discurso en la noche de entrega del Premio de la Academia Sueca, demostró ser mas que un creador un autentico especialista en materia literaria, Y no es de extrañarnos, siendo así, que Már Gudmundsson estudiara en la literatura comparada e historia, en las universidades de Reikiavik y Copenhague. En 1979 se recibió como Licenciado por La Universidad de Islandia. Posteriormente trabajó en el departamento de literatura comparada de la Universidad de Copenhague.

Einar Már Guðmundsson se establece como escritor desde la década de los ochenta del pasado siglo, es autor de guiones, novelas, poemas, cuentos, muchos de los cuales han sido traducido a diferentes lenguas, particularmente las nórdicas; este islandés ha cosechado una larga lista de premios que completa con el de la Academia Sueca.

http://cmea62.files.wordpress.com/2012/04/100_0077.jpg?w=640&h=480
Einar Már Guðmundsson.  Foto: Carlos M. Estefanía

En lo personal debo agradecer a mi compatriota Jorge González, fundador de la editorial Letranovel el haber podido disfrutar de esta interesante velada, fue él, quien me avisó del evento y quien consiguió en su condición de escritor las entradas.

Quedé con mi buen amigo Jorge en vernos en la antigua casa de la Bolsa, sede actual de La Academia. No me fue difícil dar con el edificio al que ya conocía desde hace años cuando acudía a las manifestaciones por el primero de mayo de la SAC, sindicato de los anarquistas suecos, quienes cerraban su desfile precisamente frente a la antigua casa de la bolsa como símbolo del capitalismo.

CARLOS
El autor junto al editor y escritor cubanosueco Jorge Gonzáldez, frente a la Sede de la Academia Sueca.

Y me ha llamado la atención entrado en el edificio los rasgos antiguos de la instrucción, que se mantienen por ejemplo en la decoración del salon de premios o en las puertas de los baños, similares, al menos en mi imaginación a aquellas en con las que se cerraban las mazmorras a donde irían a parar las victimas de la revolución francesa.

pre,iado

Salón de entrega de los premios nóbeles y de los nórdicos que ofrece La Academia Sueca. Foto: Carlos M. Estefanía

acasdemi2
puertas
Puerta de los servicios. Foto: Carlos M. Estefanía

Otro detalle curioso ha sido constatar la desproporción étnica dentro de los servicios y en la sala de la entrega de premios, que es la misma donde se dan los famosos Nóbeles de Literatura. Como custodios o en el guardarropas primaba rostros de origen no escandinavo, mientras que en el salón la representación de los inmigrantes, salvo por alguna cara perdida de aspecto asiático brillaba por su ausencia. Señal evidente  que resta por andar en la integración cultural de los extranjeros y sus hijos en Suecia.

Paradójicamente en su discurso el premiado ha dado una gran muestra del valor del sincretismo cultural. De alguna manera debe sentirse Einar Már Guðmundsson deudor de la literatura hispanoamericana cuando ha aludido tras recibir su premio la novela El Quijote, el concepto de lo real y maravilloso y autores como Gabriel García Marques y a Jorge Luis Borges.

Sin dundas, allí donde esté, habrá de sentirse alagado ese Borges, que tanto escribió sobre las antiguas sagas vikingas. Y como no ha de ser así después de ser el nombre del escritor argentino evocado por un descendiente de aquellos bravos marinos y guerreros, portadores de la religión que tanto llamó su atención.

En mi caso personal se trató de una experiencia cultural y lingüística irrepetible. Sabía que las lenguas Sueca, Danesa en Islandesa eran primas, pero no hasta que punto podrían entenderse entre si como ocurre con los dialectos de un mismo idioma. Y he hallado la respuesta a mis inquietudes al escuchar una señora sueca, exclamar: “no entiendo nada” cuando Einar comenzó a hablar en su idioma natal.

Afortunadamente para los presentes el escritor islandés también habló en sueco, con un fortísimo acento que indica la diferenciación tan grande que la distancia y el aislamiento ha creado dentro de unas lengua que mil años atras serían indistinguibles, aquella que hablaban los vikingos y a la que hoy en día mas se parece la islandesa, del mismo modo en que el sefardita o ladino se asemeja al español hablado durante del segundo ” descubrimiento” del “Nuevo Mundo”.

Y debo decir honestamente, después de haber escuchado a Gudmundsson recitar un mismo poema en islandés, danés y sueco, que sin me ponen a elegir entre las tres lenguas como objeto de estudio, me quedo con la primera; en definitiva la mas cercana a la que hablaría con sus hombres al Leif Eriksson, apodado “El afortunado”, aquel explorador y nacido como Gudmundon en Islandia, que se supone fue el primer europeo en pisar América.

No puedo terminar esta crónica sin acotar la referencia cubana que recibió el Premio Nórdico. Fue gracias al criollo arresto de Jorge González, quien, haciendo gala de su criollo arresto se acercó, se subió al estrado donde acababa de recibir su premio el islandés y le dio un saludo cubano, gesto recibido con gran calidez por  Guðmundsson. Ese es, creo yo,  el auténtico saludo del pueblo cubano, no el que viene a través de instituciones u organizaciones que tratan de sacar partido, no precisamente literario las congratulaciones. Este es el mensaje que vale, el que nace del la auténtica admiración y el calor humano.

https://cubanuestra1.files.wordpress.com/2012/04/20120411_204054.jpg?w=300

Guðmundsson. estrecha la mano a González. Foto: Carlos M. Estefanía

Como punto final al relato contaré una extraña coincidencia:. Al otro día de la premiación he encontrado por casualidad en la biblioteca cercana a casa la última versión filmica, un tanto libre, de la novela de Julio Vernes “Viaje al Centro de la tierra”. Y he disfrutado especialmente este sábado en la noche de esta película para adolescentes realizada en el 2007. Lo mas probable es que el parecer se debiera no solo a la calidad intrínseca de esta película del 2007, sino a que en ella como en la versión anterior, como en la obra del escritor francés el descenso se inicia precisamente en Islandia, tierra conmovida, no solo por volcanes, sino también por una revolución blanca” , la misma en que participó, y evocó el miércoles 11 de abril de 2012, el premio Einar Már Guðmundsson.

Anuncios

Una respuesta to “Un saludo cubano para Einar Már Guðmundsson: Premio Nórdico 2012 de la Academia Sueca”

Trackbacks/Pingbacks

  1. 14 abril 2012 - 14 abril 2012

    […] Un saludo cubano para Einar Már Guðmundsson: Premio Nórdico 2012 de la Academia Sueca […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: