Religión y comunismo no implican antagonismo. Comentado un libro de Antonio Escohotado

7 Mar

photo

En Qumrán se refugió una secta judía del siglo I adC, llamada de los “esenios”,  practicaba la comunidad de bienes; según Antonio Escohotado en su libro Los Enemigos del Comercio, estos  influyeron en los  seguidores de Jesús el Nazareno. Foto: Osmar Valdebenito

.

Acabo de terminar un libro delicioso, LOS ENEMIGOS DEL COMERCIO, parte I (ISBN: 9788467029772 ) de Antonio Escohotado, una joya del pensamiento español contemporáno, una suerte de “Economía política de la Religión” que nos ilustra sobre los vínculos milenarios que existen entre la idea entre propiedad común y las creencias religiosas, que nos recuerda el incómodo hecho, para tanto teórico socialista,  del nacimiento de la utopía comunista en el seno de sectas judias y cristianas  surgidas siglos antes de que Marx escribiese sus libros y manifiestos.

Es también una historia de la ingerencia del Estado en el mercado y los daños funesto para el desarrollo de la producción que esto ha significado; desde los tiempos de Esparta hasta esa evocación suya que fue la dictadura Jacobina. De más está decir que aqui se expone la verdadera naturaleza totalitaria de esa Revolución quer con tanta ligereza asociamos al liberalismo como es la Francesa.

No deja de haber cierta “mala leche” por parte del autor en su compilación de hechos que sirven para desacralizar tanto la idea la revolución como la de el control de la economía por decreto estatal y descubrimos que toda las barbarie que se vivió en el siglo XX bajo los experimentos del mal llamado socialismo real ya habían sido sufridas por Europa en centurias anteriores.

Se trata de una confirmación en lo teórico e histórico de lo que los cubanos hemos comprobado en lo práctico.

Claro en su enfoque antiestatalistal Escohotado pasa por alto el papel histórico del Estado en promover el mercado, el mejor ejemplo lo tenemos en la China actual donde país convertido de un país hiperestatalizado y tercermundista al salvador (o sabe dios si conquistador) de la economía capitalista mas desarrollada.

Esto no le resta mérito a una obra con la cual podremos entender lo que muchos pasan por alto, que no existe verdadera oposición entre religión y comunismo, salvo cuando este nos llega de la mano del marxismo o el bakuninismo.

Y ahún así el antagonismo pude ir desapareciendo en la medida que la nueva clase necesita de un opio que duerma a los pueblos, entonces el ateismo que impregna el comunismo podrá irse diluyendo para facilitar un retorno a los orígenes que tan claramente se evidencian en este libro.

Ahí tenemos el caso del Estado en Cuba.  ayer, con su coqueteo y tolerancia con las sectas protestantes, nada de extrañar cuando se lee un libro que nos recuerda la cargadas de experiencias comunistas que tuvieron estas en su pasado, Hoy con el proceso reconciliador  entre Iglesia Católica y “Revolución”.

Un fenómeno  cargado de precedentes históticos como veremos en la obra de Antonio Escohotado aquí comentada y de la cual puede leer usted partes más que nutritivas para su saber, con sólo pinchar aquí.

Anuncios

Una respuesta to “Religión y comunismo no implican antagonismo. Comentado un libro de Antonio Escohotado”

Trackbacks/Pingbacks

  1. 8 marzo 2012 - 8 marzo 2012

    […] Religión y comunismo no implican antagonismo. Comentado un libro de Antonio Escohotado […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: