Dos hermanos en el Cervantes de Estocolmo; una película para reír y reflexionar sobre lo que nos espera en la tercera edad

22 Feb

Estando en Cuba, cada vez que tenía lugar el festival de cine latinoamericano, apostaba siempre por dos países, Brasil y Argentina y nunca me arrepentía, dando en el blanco, por buenas entre tantas películas que participaban y entre las que, por razones de tiempo, tenía que priorizar. No es que me crea que todo el cine brasileño o argentino es bueno, claro que no, pero se hacen tan buenas películas que allí donde sea necesario una minima selección de calidad, siempre habrá la posibilidad de llenar el cupo con buenas obras audiovisuales, no ocurre lo mismo con otros países de la región, los cuales no menciono por respeto a su habitantes.

El lunes pasado, 20 de febrero, he debido pasar por el Cervantes de Estocolmo, y dada mi experiencia con aquellos festivales habanero, y no he tenido que pensarlo dos veces para quedarme cuando me enteré que ese se proyectaba una obra de la patria de Gardel bajo en una actividad co auspiciada por el propio Cervantes y la Embajada de Argentina en Suecia.

Tras la presentación hecha por la encargada de negocios del país sudamericano, nos enfrentamos a una película a medio camino entre el encanto y el desgarro, la risa y el dolor. La película “Dos hermanos”.

Se trata de una producción de 2010 dirigida por un joven realizador, Daniel Burman, de gran universalidad, lo que cuenta podría desarrollarse lo mismo en Roma, que en Madrid que el Miami hispano, que nos adentra en las vivencias de dos personas de la tercera edad, esa en la que se encuentran los padres de mi generación.

Como su título dice de dos hermanos protagonizados genialmente por los actores Antonio Gasalla y Graciela Borges.


La película está cargada de meritos por todos los lados, por la penetración psicológica que hace de sus caracteres protagónicos, por el grato paseo que nos da por la desembocadura de La Plata, llevándonos a pendular, como los mismos personajes, tanto entre Argentina y Uruguay, como entre dos suertes de arquitecturas, la moderna de una gran urbe argentina y la tradicional de un humilde pueblito huruguayo.

Agreguemos a ellos la astuta explotación que se hace del teatro dentro de ese otro teatro con mayúsculas que es el cine, el tratamiento que se le da, a distintos aspectos de la vida, incluida la latente homosexualidad latente del hermano, tratada sin la vulgaridad y el desparpajo a la que nos tiene acostumbrada la ola de cine de ideología “Quer” que inunda las pantallas contemporáneas.

Desde aquí felicitamos al Cervantes y a la Representación Diplomática Argentina, no solo por la oportunidad que nos dio de confirmar que lo en alto que se mantiene la calidad de la industria cinematográfica del aquella nación sudamericana, sino también por el magnifico broche de oro que significó para quienes acudimos ese día al auditorio de la institución, el brindis que nos esperaba tras miras la película.

Anuncios

Una respuesta to “Dos hermanos en el Cervantes de Estocolmo; una película para reír y reflexionar sobre lo que nos espera en la tercera edad”

Trackbacks/Pingbacks

  1. 23 feb 2012 - 23 febrero 2012

    […] Dos hermanos en el Cervantes de Estocolmo; una película para reír y reflexionar sobre lo que nos e… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: