Por la maternidad como derecho sexual: una defensa libertaria

22 Oct

photo

Maternidad. Foto: Raúl Hernández González

« El odio a lo femenino es la esencia del feminismo como culto a lo macho »
Estebam Diezma : La represión de la maternidad como feminicidio

En el 13avo. Congreso Mundial de Sexología celebrado en 1997, Valencia, se adoptó una declaración que mas tarde será revisada y aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología, WAS, el 26 de agosto de 1999, en el 14¹. Congreso Mundial de Sexología, que tuvo lugar en Hong Kong, República Popular China. Como octavo, en esta Declaración, conocida como « de los derechos sexuales », se encuentra el siguiente : El derecho a la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables. Esto abarca el derecho a decidir tener o no hijos, el número y el espacio entre cada uno, y el derecho al acceso pleno a los métodos de regulación de la fecundidad. Es algo que está muy bien, creo que los seres humanos deberían tener derecho a tener o no tener hijos, ya otra cosa sería el debate sobre si se justifica la eliminación de un hijo concebido y en que momento comienza la concepción misma.

Cuando se habla de derechos, se debe tomar en cuenta que estos se conculcan lo mismo cuando nos impiden hacer aquello que deseamos y está en nuestro derecho hacerlo, como cuando obliga a hacer aquello que no queremos estando en nuestro derecho el no hacerlo.

Y me llama la atención, en el tema reproductivo las energías y recursos que se invierten los estados desarrollados y su brazo en la sociedad civil disfrazado de «feminismo » en garantizar la parte negativa, es decir,  el derecho a decidir no tener hijos, mientras que la otra, el derecho a si tener hijos, es abandonada a su suerte, cuando no conculcada, con mil recursos que van desde la simple persuasión y propaganda a la creación de trabas económicas, sociales y psicológicas que obligan a la moderna pareja humana, renunciar o limitar su capacidad procreadora.

No me extraña que en contra de esta situación se levanten las religiones de todo tipo, viviendo de sus feligreses va en sus intereses el aumento de la natalidad. Se trata en términos argumentales, en general de una defensa débil , basada en la mayoría de los casos en valores dogmáticos que no recostarían la critica de los apologistas del despoblamiento, lo cuales han penetrado poderosamente los movimientos de izquierda, a pesar de que neomalthusianismo en boga encaja perfectamente en la etapa actual de desarrollo del modo capitalista de producción.

Afortunadamente, no todo está perdido en este frente, aunque no es lo común todavía pueden encontrarse respuestas teóricas que desde la razón y no de la fe, salgan en defensa del derecho mas humano de los humanos, el derecho a reproducirse, no en función de un estado totalitario como lo fue el nazi, empeñado en preservar la familia « aria » como fábrica de soldados con los cuales conquistar y poblar, sobre la base del exterminio de sus pobladores, los « espacios vitales », sino en función de esa realización tan humana que es la de ver nuestros hijos crecer , por no hablar del imperativo biológico de sacar adelante la nuestros genes en la mayor cantidad y combinación posible.

Como decía, no es usual que desde las ideologías de izquierda se defienda el derecho a la vida, por eso no me ha sorprendido gratamente ( ¿cuando no deja de hacerlo ?) la última edición del periódico de la Conferación Nacional del Trabajo (España), CNT, número 382, octubre 2011, cuyos editores han tenido el arresto de publicar, en su sección de Opinión, el artículo de Prado Esteban Diezma: La represión de la maternidad como feminicidio, un trabajo con el que me identifico plenamente en su enfoque del modo en que planificadamente se está perturbando e nuestro tiempo el acto genésico humano desenmascarando el rol del feminismo y el estado en este despiadado proyecto de acoso a la maternidad. Se trata de un hecho que el autor califica de feminicidio y que para mi implica además un masculinicidio, tanto en términos materiales como simbólicos.

La colaboradora de CNT pone el dedo en la llaga cuando señala lo que se encubre con la emancipación oficial de la mujer, de lo que se trata es de liberarla no por ella misma, sino para que coloque toda su energía en función de la empresa, capitalista o « comunistas » agriaríamos nosotros ya que el proceso, como ya hemos señalado en este blog corre paralelo tanto en los países llamados comunistas, por ejemplo Cuba que en los capitalistas como España.

Se trata ademas de comprometer a esa misma mujer con el poder que la « libera », como quiere un sector del feminismo , sacrificando la función maternal al tiempo que aniquila la condición humana de ella. La autora considera que propuesta feminista de liberar a la mujer de su biología mediante la negativa a que esta se reproduzca forma parte de las corrientes modernas que que deploran la existencia humana y por tanto la maternidad como todo lo que esta implica en relación al persona y su multiplicidad física, psíquica, relacional, afectiva, volitiva e histórica . Y aunque parezca contradictorio viniendo como viene la idea de quienes dicen defender a la mujer, la idea tiene origen en la misoginia que ve la inferioridad femenina en su singularidad física. Aquí lo que se esta buscando es crear una dependiente de las instituciones, de un Estado que ya no reproductoras , pues cuando importa inmigrantes cuando los necesita y que hace un discurso sobre la supuesta imposición de la maternidad , en momento en que la la tasa de hijos por mujer es en España solo de 1,4 y sigue cayendo, produciéndose así la paradoja que son los poderosos liberan a las mujeres de unos pobres s sin poder que se supone, las someten. Mientras tanto las ortodoxas de la “emancipación” identifican la liberación, mira usted que casualidad, con dos instrumentos del estado capitalista, el trabajo asalariado y el el sistema educativo.

La escritora resulta tajante, en al defensa de las maternidad cuando afirma que el el embarazo ha sido convertido en una suerte de enfermedad que niegan la grandeza de una situación humana excepcional.Y no menos firme resulta su defensa de la patenidad, tan degradada en España lo mismo en los tribunales que en series televisivas del tipo « cuantame como pasó » o « Amar en tiempos revueltos » al escribir :

El hostigamiento hacia la paternidad es otra perturbación importante en las corrientes neopatriarcales del feminismo, para las que el padre aparece como el artífice del robo de la maternidad verdadera y la libertad femenina, el que
expolia a la mujer de su prole y la reduce a recipiente de la gestación. De esta forma se achaca al varón la responsabilidad de un orden que se fundamenta en las estructuras políticas del poder de las que emana el patriarcado (la sumisión antigua de la mujer) y el neopatriarcado (la moderna discriminación femenina) y que someten y obligan tanto a los hombre como a las mujeres.

Y no quiero terminar de citar este artículo pasando por alto lo que se dice del quiebre de las relaciones de solidaridad dentro de la pareja reproductora humana, todo un logro cultural de la humanidad que el capitalismo, usando a dos manos el femimismo y el estado de bienestar,en Esto Suecia se haya a la vanguardia, se empeñan en hacer desaparecer :

La desaparición de la trama de las relaciones de apoyo mutuo y el acoso a la paternidad forman parte de un mismo proceso que aisla a la mujer madre, impide su desarrollo como persona, la expulsa de la vida social y política, la margina de la forma más brutal, de manera que la maternidad queda convertida en una experiencia trágica, sombría y destructiva.

Después de esto, no tengo mucho mas que agregar, solo recomendar a mi lector que disfrute plenamente del artículo comentado,  navegando hasta la edición referida de CN, en su página 25 (puede bajarla en formato PDF pinchando aquí), y que mejor aún visite la página prdlibre.blogspot.com,  donde Prado Esteban nos enseña como convertir el blog en un medio de Resistencia a los poderes establecidos, a ese dragón de mil cabezas una de las cueles puede ser el Feminismo en su peor sentido.

Anuncios

3 comentarios to “Por la maternidad como derecho sexual: una defensa libertaria”

  1. Franca 28 abril 2013 a 3:09 PM #

    que concepto extraño de “feminismo” encuentro acá, en nada parecido a lo que se ha trabajado tanto en el feminismo de verdad, mas bien salido de las entrañas y del sentido “común”, es decir, el sentido de lo masculino, y bueno, no se puede esperar otra cosa de alguien que nombra a su blog desde su “ser hombre” y cita a un “experto” en feminismo, que es un hombre que poco sabe y mucho inventa desde los prejuicios.
    Respecto a la mujer citada, su concepto del “neopatriarcado” no puede ser mas erróneo cuando dice que este somete a hombres y mujeres por igual…

    • Carlos Manuel Estefanía Aulet 28 abril 2013 a 3:55 PM #

      El cuestionar el conocimiento de una ideología por el sexo al que pertenece la persona sólo tiene un nombre: Sexismo, el gran mal del que adolece esa suerte de feminismo impuesto por el poder del que parece haber bebido usted. Contra ese mal y otros de pensamiento que su texto denota, existe un magnífico remedio en el libro. “Feminicidio o auto-construcción de la mujer”. Volumen I de Prado Esteban y Félix Rodrigo. Se lo recomiendo, léalo y después lo discutimos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. 23 oct 2011 - 23 octubre 2011

    […] Por la maternidad como derecho sexual: una defensa libertaria […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: