Los zancos del siglo XXI

11 Sep

Un ciborg-andarín sueco. Foto: Carlos M. Estefanía

Hoy he almorzado en la grata compañía de mi hija, y de regreso al metro he querido saltarnos una estación caminando por los mismo sitios en los que en su infancia le enseñe a tirar piedras al agua o alimentar los patitos que dan vida a los lagos cerca de casa. He olvidado llevar mi cámara como siempre hago y ha sido un error, casi fatal, pues llegando a la estación descubrimos un chico sueco subido en una suerte de zancos flexibles que nos llamaron mucho la atención.

Me recordaban y así le dije a mi hija los pies artificiales del célebre corredor Oscar Pistorius,  al que amputaron las piernas cuando tenía sólo 11, pero con la voluntad necesaria para, usando prótesis alcanzar la máxima  velocidad en los Juegos Paralímpicos de Atenas, en 2004.

https://i0.wp.com/farm3.static.flickr.com/2604/3687212118_4444f2af58.jpg

Oscar Pistorius. Foto: Foto: Erik F. Brandsborg

Pistorius no contento con ello ha pedido competir con corredores a los que no les falten la mitad de sus extremidades. Pero la International Association of Athletics Federations (IAAF) se ha negado aduciendo que las prótesis, no igualan al corredor sin pies, sino que le otorgan ventajas frente a sus rivales.

Ahora, no se si inspirada en los “pies” de Pistorius, o quizás en alguna película de ciencia ficción, una avispada empresa a puesto a disposición de la juventud, completamente sana un par de piernas, un tanto más sofisticadas que las del atleta,  que les permite saltar como canguros y correr como gacelas, no está mal la idea. De retorno a la casa he tenido la suerte de volverme a topar con el joven, el cual ha, me dice que el apartato se llama Jumper (en español zanco saltador) ha tenido la gentileza de aguardar a que buscara la cámara y dar algunos brincos y correr con sus curiosos zancos para mi lente y por supuesto para la chiquillería, del barrio, en su mayoría niños inmigrantes, quienes aclamaban al andarín como si fuese un héroe cinematográfico.

He investigado un poco sobre el asunto y descubierto que la mayoría de estos zancos se producen ensede en Guangzhou. China, ahora entiendo a que se refería Mao cuando hablaba del “gran salto”, quizas a un par de zancos como estos con los que el gigante asiático invade el mundo.

Ya me imagino a los chicos pidiéndole a los papás, no un par de patines, si no este par de zancos saltadores (cuestan lo mismo que una buena bisicleta) que aventajan con creces los que conocimos antaño.

 

 

Anuncios

Una respuesta to “Los zancos del siglo XXI”

Trackbacks/Pingbacks

  1. 12 sept 2011 - 23 septiembre 2011

    […] Los zancos del siglo XXI […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: