El arte de celebrar la independencia. Eslovaquia recuerda su día nacional en una sala de conciertos de Estocolmo

30 Ago

Estocolmo 30 de Agosto: Presentadora da inicio a la Noche Teatral con la que la Embajada eslovaca en Suecia celebró e Día Nacional de Eslovaquia. Foto: Carlos M. Estefanía

Realmente ha sido un gesto digno de aplauso, por parte de la Embajada eslovaca en Estocolmo, el de invitar a la asociación de corresponsales extranjeros en Suecia PROFOCA, a participar en el recital y panel que tuvo lugar este 29 de agosto de 2011, como celebración del día nacional de Eslovaquia. La actividad tuvo lugar en la sala de conciertos ubicada en Nybrokajen 11.

Se trata de un inmueble concedido a la Real Academia de Música de Cámara en el año 1878. Una construcción de estilo neoclásico, diseñado por John Frederick Åbombom, obra que se terminó en 1877, alojádose allí tanto la escuela superior de educación musical, como su biblioteca.

Entrada del edificio donde tuvo lugar en concierto. Foto: Carlos M. Estefanía

La arquitectura del edificio se inspira eclécticamente en varias salas de concierto que le fueron contemporáneas: la de Vigadó en Budapest, el Musikverein de Viena y el Beethoven Halle de Bonn.

Lápara en el techo de la sala de conciertos. Foto. Carlos M. Estefanía

La casa cuenta entre otros locales con una sala de conciertos con excelente acústica, en la que cabe más de 600 personas. Fue en esa misma sala donde por primera vez, el día 10 de diciembre 1901 se adjudicó el Premio Nobel.

Luego vinieron los cambios, en 1957 se traslada la educación musical al Colegio Real de Música, radicado en la exclusiva avenida de Valhalla y mientras que en 1981 de la biblioteca se muda al Museo de la Música situado en Torsgatan 19 en Estocolmo. Desde 1998 es una sala de conciertos administrada por la Sección de música del Condado de Estocolmo. Aqui también ha radicado o radican diversas instituciones de la música nacional la dirección de conciertos del estado, el Coro sueco, la Asociación de Jóvenes Músicos, la Asociación Sueca de orquesta etc.

No es para menos la honra que en sentido entre estas paredes impregnadas de tata cultura, compartiendo con mi colega china, la representación de PROFOCA en un evento profundamentalmente artístico y trascendente en ese templo de la música nórdica, con el que se ha celebrado la constitución de la República Eslovaca.

La primera parte de la actividad comenzó poco después de las 19:00 horas de Estocolmo, con el Discurso de bien venida del Embajador Peter Kmec.

Tras ser presentado por la conductora el Embajador Peter Kmec se encamina al escenario para dar la bienvenida a los asistentes. Foto: Carlos M. Estefanía

 

El Embajador Peter Kmec habla a los asistentes. Foto: Carlos M. Estefanía

La parte musical se inició con una famosa cantante eslovaca de Jazz emigrada, Susan Lonská quien fuera acompañada al piano por Vlado Hronec

La cantante Susan Lonská es acompañada por el maestro Vlado Hronec. Foto: Carlos M, Estefanía

A continuación vino el pianista a Daniel Buranovský quien interpretó, entre otras piezas, un fragmento de Rigoletto, de Franz Liszt, y la melodía principal del musical West Side Story

Pianista a Daniel Buranovský. Foto: Carlos M. Estefanía

Más tarde Buranovský acompañaría al solista tenor de la Scala Miroslav Dvorsky en la interpretación de arias de Puccini,fragmentos de óperas y operas de Verdi, Lehár yKálmán así como canciones italianas entre otras.

El pianista Buranovský acompaña al tenor Miroslav Dvorsky. Foto: Carlos M. Estefanía

A las 20:00 le llegó el turno a una generosa recepción donde no faltó el buen vino y unas interminables “tapas” no solo capaces de complacer el paladar más exigente, sino en abundancia suficiente como para matar el hambre a los comensales más apetentes.

Brindis en torno a una estatua. Foto. Carlos M. Estefanía

 

Buffé odenado por la Embajada para celebrar la jorada nacional de Eslovakia. Foto: Carlos M. estefanía

Luego vino la segunda sección completamente en eslovaco, conformada por un monólogo del humorista Oliver András, y un panel moderado por el propio Andras en el que participaron, además del cantante Miroslav Dvorsky, el dramaturgo, Marián Labuda, cuya película “Mi dulce pueblecito” fue nominado a un Oscar; así como Deana Horváthová – Jakubisková, actriz del Teatro Nacional Eslovaco.

Humorista liver András. Foto: Carlos M. Esterfanía

Se notaba gran empatía entre las personas en el escenario y el público, del cual brotaban numerosas carcajadas frente a los relatos y anécdotas evidentemente humorísticos que narraban los artistas. Y me gustó que este pueblo recordara su independencia y democratización sin ningún tipo de dramatismo, ni alusiones lastimeras al comunismo.

Mientras tomaba fotos y filmaba lo que acontecía, intentaba reconocer en este pueblo eminentemente eslavo la presencia de otros grupos étnicos, el resto dejado en la fisionomía por celtas, tracios, húngaros y romanos – fue allí, en las orillas del río Hron que Marco Aurelio escribió sus famosas “Meditaciones”- quienes también vivieron u ocuparon lo que hoy llamamos Eslovaquia.

Lo que hoy llamamos Eslovaquia ocupa uno de los territorios absorbidos por Imperio Austro-Húngaro – de ahí lo apropiado de esta sala, inspirada en sus homólogas de Budapest y Viena para celebrar tan magna fecha histórica- del que se desprendió al final de la segunda guerra mundial para forma parte de la Checoslovakia, y fue de aquella parte de la nueva unión donde emergió una figura clave en el movimiento de reformas encaminado a crear un “socialismo con rostro humano”, ese gran precursor de Gorbachov que fue Alexander Dubcek, sustituido como líder y luego expulsado del partido comunista tras la invasión soviética de 1968.

Siendo la eslovaca una zona fundamentalmente católica, mientras que los checos, fortalecían su disidencia en torno a la Carta 77, los eslovacos incrementaron su religiosidad a través del catolicismo expresando de tal forma su oposición al régimen comunista, de modo tal que muchas celebraciones religiosas masivas terminaron convertidas en auténticas demostraciones políticas.

En junio de 1990 son celebradas las primeras elecciones libres de la federación desde el 46: el Foro Cívico de Vaclav Havel gana en la parte Checa y mientras que en Eslovaquia lo hace Vladimir Meciar, del partido PAV. Havel será elegido presidente de Checoslovaquia, teniendo por vicepresidente al eslovaco Marian Calfa.

La desintegración de Checoslovaquia se desarrolla aceleradamente a lo largo del año 1992, no solo como resultado no solo de desacuerdos políticos, sino tambien (y quizas en lo fundamental) de diferentes niveles de desarrollos en los que Eslovaquia llevaba la peor parte.

Por fin en enero de 1993 nacen de Checoslovaquia dos estados independientes: Eslovaquia y la República Checa. convirtiéndose Bratislava en la capital de los primeros.

El 27 de junio de 1995 Vladimir Meciar, solicita al Consejo Europeo el ingreso de la República Eslovaca a la Unión Europea para ello el país tendrá que cumplir con los llamados criterios de Copenhague, aprobados por el Consejo el mismo año de su independencia1993. Estos criterios se divide en:

*Criterios políticos;estabilidad institucional, respeto a los Derechos Humanos y protección de las minorías.
* Criterios económicos: – economía de mercado y la probabilidad de la presión competitiva en los marcos de la Unión Europea ampliada.
* La aceptación del acervo comunitario: que se pueda armonizar con el sistema de derecho de la UE.

Tras largas negociaciones y demostrar que el país cumplía con los criterios enumerados, la República Eslovaca firmará el Tratado de adhesión con la UE el 16 de abril de 2003, el 1 de julio de 2003, su entrada es aprobada por la plenaria de la SR. Convirtiéndose en miembro de la Unión Europea el 1 de mayo de 2004. Eso explica que en el salón, además de la bandera Sueca y Eslovaca se encontrara la de la Unión Europea.

"En el salón, además de la bandera sueca y la eslovaca se encontrara la de la Unión Europea. Foto: carlos Manuel Estefanía

En el teatro repartían un bellísimo catálogo con fotos de Eslovaquia publicado por Slovakia.travel, me ha impactado su bella fotografía de antiguos castillos y fortalezas, iglesias, montañas y paisajes bucólicos y sobretodo de Bratislava, una ciudad que sonó mucho en mis oídos durante los tiempos del comunismo entre aquel pedazo de tierra centro europea y mi isla, una ciudad que siempre asocié con la cultura, una cultura que se ha derramado a borbotones en esta gratísima velada.

No puedo menos que desearle larga vida esta pequeña nación eslava y pedirele a la impredecible Diosa de La Historia que no le vuelva a faltar jamás, ni la libertad, ni la prosperidad y mucho menos la alegría que he observado en los rostros de sus hijos durante esta memorable noche holmiana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: