Del sabor y la textura como máquinas del tiempo

8 Jul

Para quien vive en Europa, concretamente en Suecia, donde los aguacates importados resultan minúsculos e insípidos, viajar a Miami es viajar a nuestro tiempo más querido, no solamente por lo que se ve o se escucha, sino sobretodo por lo que se vuelve a saborear, no solo gracias al gran supermercado, sino también al esfuerzo empresarial del ese vendedor de esquina que te ofrece productos que saben tan a lo cubano, aunque vengan de otros lados.

Un aguacatero cubano improvisa su venta en el borde de la avenida 24 de Hialeah, buscándose, con estos hermosos frutos, unos "pesos" para hablar en buen cubano. Foto. Carlos M. estefanía

Hace algún timpo descubrí en esta cidad, que algún pillo, en el mejor sentido de la palabra, con tanta o mas agudeza que la del aguacatero para su negocio, se le ocurrió la magnifica idea de explotar en Miami, una más de nuestras nostalgias, en este caso lo bocaditos de helados, aquellos mimo que en una etapa de nuestra infancia, nos llevaba barrio por barrio, acompañado de su inolvidable musiquita “los carritos del helado”.

Asocio el evento con mi comprensión de la maldad humana, un día estaba en la cola, cuando encontré a mis pies dos pesos, podía habérmelos guardado, pero mi conciencia de niño bueno, me hizo preguntar si a alguien se les habían caído, recuerdo la voz de una vieja que inmediatamente respondió: “si son míos” y in pensarlos do veces de los entregué, luego al volver a la casa mi abuelita se percató de que me faltaba esa cantidad, la de dos pesos, del total que me había dado. Entonces comprendía la lección, la del riesgo de que alguien reclame como suyo, lo que a todas luces es tuyo.

Pero el sinsabor se obnubila ante el recuerdo del otro, de esa tentación al paladar que era la tenue panetelita azucarada que cubría por ambos lados el helado, si era de fresa mejor – como lo helados de fresa cubanos, no hay, salvo en Miami, nada en el mundo-  y la sensación nunca pude recuperar probando bocaditos similares en los distintos lugares en donde he estado. Es como si estuviera condenado a desaparecer para siempre, al igual que desapareció, mucho antes de lo esperado y sin explicación del estado, aquel camioncito esperado, el de las ventas del preciado producto “lácteo”.

Sólo en Miami, donde nuestro pasado se reactiva, no solo el de los viejos emigrados , se puede dar el milagro, aquí donde te encuentras lo mismo al personaje, sin duda alguna revolucionario del mambí Elpidio Valdés, usado en el televisivo Mikimbín de Miami, mas con respeto por la generación que disfrutaba del animado, que vejando el mensaje no siempre histórico, para el que era utilizado.

Los Fonomemeco en su programa El Mikimbín de Miami, siempre utilizan motivos con los que podrían identificarse, auque sea en son de burla, las generaciones crecidas en Cuba despue de 1959

Por encontrar huellas de nuestro pasado reciente, me encuentro en la biblioteca pública de la ciudad un libro titulado con el nombre de un programa histórico de la televisión cubana; un espacio nacido en 1958 pero que a diferencia de tantos contemporáneos sobrevio por décadas la censura del ICRT. Fue tal véz gracia a su función social, a la consagración de su conductora a la difícil tarea a sacar el mejor partido a nuestras escaseces alimenticias y necesidades culinarias.

El mismo espacio televisivo desde el que la gran maestra de cocina cubana Nitza Villapol (1923–1998) salvara la vida a tantas de nuestras atribuladas amas de casa, un libro sin autor, o quizás con autor plagiado que se llama “Cocina al minuto”.

Pero de todos los reencuentros, el que mas valoro, el que nunca podrá olvidar, es el de este helado, que cuando paladeo es como un pedalear en una “bicicleta del tiempo” que me lleva en un grato paseo sin retornos al final de mi infancia y el inicio de la pubertad, lo hago conscientemente de que no me conviene por lo quilo de más, no puede renunciar, a esto que algún cabrón ha sabido rescatar de nuestro pasado, etiquetándolo con toda alevosía; bocadito de helado cubano.

Anuncios

2 comentarios to “Del sabor y la textura como máquinas del tiempo”

  1. Fidel Garcia 8 julio 2011 a 3:59 PM #

    Me parece irresponsable llamarle pillo a alguien que se le ocurre una idea como esa ,quiera salvar la opinion con “en el mejor sentido de la palabra” o como sea ,seguimos leyendo comentarios de articulistas en este medio que de alguna forma u otra resquebraja la buena intencion de un exilio cubano aqui en Miami ,que pena …

    • cmea62 8 julio 2011 a 4:13 PM #

      Veamo que dice el diccionario de la Real Academia sobre Pillo:

      pillo1.

      (Del mapuche pillu).

      1. m. Ave zancuda, especie de ibis, de color blanco con manchas negras, patas muy largas en proporción del cuerpo del ave, así como el cuello, que tiene unos 60 cm y del cual pende una bolsita o papo. El pico es grueso, convexo y puntiagudo, de 1 dm de largo y desnudo de plumas hasta la frente. Tiene cuatro dedos en cada pie, unidos por una membrana, y la cola corta. Vive en los lugares húmedos y se alimenta de reptiles.

      pillo2, lla.

      (De pillar).

      1. adj. coloq. Se dice de la persona pícara que no tiene crianza ni buenos modales. U. m. c. s.

      2. adj. coloq. Sagaz, astuto. U. m. c. s.

      3. m. Pan., Perú y P. Rico. ratero (‖ ladrón que hurta cosas de poco valor).

      4. f. Ec. prostituta.

      □ V.

      mote pillo

      Queda claro que al subrayar mi uso del “mejor sentido de la palabra” que “pillo” en mi contexto alude al Sagaz o astuto, lo cual no es malo. Decir lo contrario de mí, sería precisamente actuar como pillo en alguno de los restantes significados del término. A veces la maldad no está en quien escribe el texto, sino en quien lo lee, espero que no sea ese su caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: