¿Imperialismo a la Brasileña?

18 Abr

Conferencia sobre la hegemonía brasileña en La Universidad de Estocolmo

Alas 18:00 horas de Estocolmo, el Miércoles, 6 de abril de 2011, en a las Biblioteca del Instituto de Estudios Latinoamericanos, adjunto a la Universidad de la Capital se Suecia, conocido por sus siglas suecas LAIS, se inició, en castellano, un interesante panel titulado: Brasil y América Latina: ¿hegemonía o integración?

Los encargados de abordar el tema fueron los doctores Dra. Miriam Gomez Saraiva y Dr. José Briceño Ruiz, aunque en la nota original difundida por el Instituto se encontraba también el nombre del Dr. Andrés Rivarola quien por alguna razón no asistió, de todos modos la ausencia del académico, no desmereció la charla.

La conferencia sirvió para ponernos al tanto de los cambios sufridos dentro del MERCOSUR, tras sus creación con el Tratado firmado en Asunción allá por el 1991, la importancia que está asumiendo de Brasil como potencia emergente, no solo a nivel regional, sino mundial, los resquemores que esto despierta entre sus vecinos, así como la manera en que participa el gigante en los grupos denominados BRIC o G-20.

Y tal como se nos anunció en el despacho de LAIS, el dilema fundamental abordado durante la charla fue el de integración versus hegemonización en los procesos de colaboración en que participan Brasil junto a sus socios de menor calado económico y territorial en el continente.

Sobre la conferencia de la Dra. Miriam Gomes Saraiva

Al Dr. José Briceño Ruiz, investigador del Grupo de Integración Regional (GRUDI. R), Universidad de los Andes, Mérida, Venezuela, ya lo había escuchado en el instituto, incluso he comentado su extremada corrección política a la hora de abordar un tema, algo que en términos de las ciencias sociales, no siempre resulta positivo.

En cuanto a la Dra. Miriam Gomes Saraiva, procedente del Programa de Pós-Graduação em Relações Internacionais, Universidade do Estado do Rio de Janeiro, debo decir que me pareció satisfactoria la respuesta que dio a dos preguntan para mi de gran actualidad y que no parecían recogidas en el croquis de su conferencia, la de la presencia de Brasil en África y la de la resiente visita de Obama a la gran nación sudamericana.

Era la primera vez que escuchaba a la investigadora y me recordó por la espontaneidad de su exposición a un filósofo brasilero que algunos años atrás pude escuchar, junto a uno boliviano, en durante un evento desarrollado en la Escuela Superior (Universitaria) de Södertorn. Allí note la misma diferencia que ahora, donde la parte brasilera daba una sensación de mayor naturalidad, de mas profunda inserción personal en el discurso que su compañero de Estrado. Se trata esta de una cualidad que aprecio en el conferencista y que si fuera norma general de los investigadores del Brasil, deberíamos aplaudir.

Además de escuchar con atención la conferencia de Miriam Gomes Saraiva he leído el su artículo: A diplomacia brasileira e as visões sobre a inserção externa do Brasil: institucionalismo pragmático x autonomistas (ARI). Se trata de un trabajo en portugués, pibulicado por el Instituto Elcano, donde se encuentra buena parte del fundamento de su charla en Lais. Recomiendo leerlo a mis lectores, o en su defecto escuchar buena parte su contenido en español, gracias la conferencia del Instituto Latinoamericano, que he colocado en el canal de Cuba Nuestra en youtube.

Aquí se explica la permanencia en la política exterior brasileña de un paradigma basado en la convergencia de dos líneas de pensamiento dentro del Ministerio de Relaciones Exteriores, la que apunta al universalismo (el mantener relaciones con todos los países, independientemente de su ubicación geográfica, tipo de régimen o una opción económica y que convierte a Brasil en “actor global”) y la que acentúa la autonomía, como margen de maniobra del país en su papel en la política internacional.

Detrás de estas percepciones la investigadora identifica alusiones al destino de grandeza de Brasil, por razones diferentes, entre ellas las señala El Barón de Río Branco al indicar “similitudes” entre Brasil y los Estados Unidos en términos de territorio, diversidad étnica, cultural, y el estar rodeado de países hispanos, o las que esgrimiera en los años 70, Araujo Castro, ex canciller y embajador ante la ONU en Brasil, al declara que “ningún país puede escapar de su destino y, por suerte o por desgracia, Brasil está condenado a la grandeza.

Brasil e Hispanoamérica, la continuidad de una dicotomía ibérica

El tema de Brasil me interesa desde antaño. He reflexionado mucho sobre esa continuidad en América de la Ruptura entre lusitanos y castellanos, que sin duda alguna alimentada por Inglaterra impidió la unificación de la península Ibérica en un único estado. En lo personal he conocido gente lo mismo de Brasil que de Portugal, quienes me han caído bien, sin duda alguna gracias a lo mucho que tanto en lo psicológico como en cuanto a historia compartida, lo mismo en el Viejo que en el Nuevo mundo tenemos.

Por cierto tras el desprecio que le hicieron a Colón, hay que reconocer lo excesivamente recompensado que salieron los portugueses con aquel Tratado de Tordesillas firmado el 7 de junio de 1494 por los reyes de Castilla y Aragón, y el rey de Portugal, gracias al cual se repartieron reparto de las zonas recién descubiertas de lo que un día serian las Américas, una línea divisora del Océano Atlántico que coincide el meridiano situado a situado a 46º 37’ longitud oeste que en el momento de acordarse, dados los pocos conocimientos gegráficos, no adivinaba la clase de tajada que le tocaría a los portugueses con el acuerdo. Tajada que más tarde se ampliara a fuerza de transgresiones del tratado y en enfrentamiento y guerras entre los portugueses o brasileros y sus primos hermanos hispano parlantes o aborígenes.

Y siempre digo que fue una suerte para los brasileros, que siglos después, durante las Guerras Napoleónicas, los portugueses trasladasen su capital con corte y todo a Río de Janeiro , manteniéndose así un poder central fuerte que impediría en las colonias portuguesas el cruel desgajamiento de las españoles en reinitos y republiquitas de pacotillas, las mismas que hoy temen el poder justificado por la previsión de aquellos portugueses de principios del siglo XIX.

Y no es que el imperio no hubiera sufrido el mal del separatismo, sino que supo aplastarlo a sangre y fuego como pasó con aquella a República de Río Grande o la llamada La República Juliana que tuvo entre sus combatientes nada más y nadamenos que al famoso Giuseppe Garibaldi y que todavía inspira al secesionismo, si bien ahora pacifico, de los gaúchos.

MIP - MOVIMENTO PELA INDEPENDÊNCIA DO PAMPA

Bandeira do Movimento pela Independência do Pampa

REPÚBLICA RIO-GRANDENSE
20 DE SETEMBRO DE 1835

Um Movimento fundado em Fevereiro de 1990 que rompe o Tratado do Ponche Verde por desrespeito, invasão e ocupação do Território Gaúcho pelos carrascos brasileiros.

http://www.PampaLivre.info

Se imaginan mis compatriotas lo que habría ocurrido si a Fernando Séptimo en lugar de claudicar se le hubiese ocurrido trasladar su corte a La Habana, cuando esta era una de las ciudades mejor protegidas, rica y de las más modernas de su tiempo y resistir desde aquí y controlando sus tierras del otro lado del mar la invasión hispana? Seguramente hoy como en brasil seríamos parte de una gran nación, sin duda alguna “republicana” y cantaríamos una la famosa habanera de más se perdió, solo que cambiando Cuba por España.

Brasil: un factor de poder en el mundo actual

Pero desafortunadamente la anterior no es la historia de la América hispana, como tampoco es, aunque pudo serlo de nuestros vecinos del norte si la célebre Guerra de Secesión Estadounidense (1861 y 1865), se hubiese saldado con una victoria “confederada”. Pero no fue así y ahí tenemos el resultado un país que desde el final la Guerra cubano-hispano-norteamericana emergió ante el mundo, entre otra cosas gracias a una unión mantenida a sangre y fuego, como gran potencia mundial.

El mismo camino sigue Brasil. De tal modo se explica en un interesante ensayo “Brasilien-Landet som blev en Stormak (Brasil-El país que se convirtió en una superpotencia) de Henrik Henrik Brandão Jönsson, corresponsal para Latinoamérica del periódico sueco Sydvenskan. Aquí el periodista llega a afirmar que desde un punto de vista social Brasil nunca perteneció a Latinoamérica, ya que ha tenido mas contactos con Europa o Los Estados Unidos que con sus vecinos hispanoparlantes,y nos da como signo el hecho de que la empresa Mediática Rede Globo tiene diez corresponsales encargados de Estados Unidos y Europa, mientras que designa uno solo cubrir todo lo que ocurre desde Argentina a México.

https://i1.wp.com/www.riojonsson.com/wordpress/wp-content/uploads/2010/09/Bild-2.png

En este trabajo se habla de un término al cual no estamos muy acostumbrados, el de “imperialismo brasileño”, que se manifiesta en la tendencia de Brasil, a expensa del desinterés de Obama por América del Sur, por controlar el desarrollo político y económico del subcontinente, incluso se reproduce la opinión de algunos especialistas que no ven mayor diferencia en la manera de actuar de los Estados Unidos en la región y el comportamiento de las empresas petrolera Petrobras (semi estatal) y la constructora privada Odebrecht, acusada de influir en los gobiernos de los países adyacente . De paso se cita el ejemplo de la expulsión en el 2008, de Odebrecht de Ecuador, por parte del gobierno de Correa después de acusarse a la empresa de sobornar a políticos locales. Por su parte los indígenas del Perú acusan a Petrobras de ensuciar la parte peruana del Amazonas.Pero el autor también se hace eco de quienes consideran positiva la influencia de Brasil en cuanto está mas interesado en fomentar gobiernos democráticos en la región de los que estuvo los Estados Unidos, y trae como ejemplo, desde mi punto de vista cuestionable, el ofrecimiento de la embajada de Brasil en Tegucigalpa como refugio al depuesto presidente Manuel Zelaya en verano de 2009.
Otro elemento interesante que se aborda en el ensayo es el de la presencia de Brasil en África, un continente donde la nación iberoamericana cuenta con 35 embajadas y en el que compita con China. Con la venta en el 2008 a África, del equivalente a 1,4 billones de coronas en Mercancía y la compra de productos africanos por el monto de 1,2 billones de coronas. el 2008, Brasil se convirtió en el segundo socio comercial de continente negro, siendo superado en el mundo solamente por su contrincante asiático.

En esta competencia el gigante latinoamericano cuenta con ciertas ventajas culturales, una lengua pasado colonial compartidos con muchos países y el hecho de que gracias a la esclavitud sea Brasil después de Nigeria el país con mayo población . negra del mundo. Los vínculos se dan no solamente en el ramo del petróleo, por el que grandes productores como Angola o Nigeria se están conectando con Brasil cuya empresa Petrobras también tiene grandes inversiones en el continente del otro lado del Atlántico, sino también en la agricultura. Aquí juega un gran papel, según nos informa el periodista sueco, el Instituto de investigaciones Embrapa y sus estudios sobre semillas de soya, frijoles maíz adaptadas para el cultivo en zonas subtropicales. Basil pondría así el conocimiento y %%África la tierra. Hasta la ya mencionada Odebrecht, esta presente, construyendo carretera y represas en nueve países africanos. Y nos enterramos gracias al reportaje de que para el 2008.

Muchos son los detalles interesantes de los que toma nota el ensayista, por ejemplo de que Brasil no solo se librara de la crisis financiera que hoy arruina a Europa, sino de que de países deudor se convirtiese en prestamista siendo así que en el año 2009 el banco nacional de Brasil presto el equivalente a 70 billones de coronas suecas al Fondo Monetario Internacional-. Otro elemento relevante es el del rearme del país a partir del descubrimiento de nuevos yacimientos petrolíferos, un rearme que no tiene parangón desde los tiempos de la caída del régimen militar en 1985, y que ha implicado el crecimiento en un 16% del presupuesto militar. Ese año la inversión en rearme ascendió al equivalente de 144 billones de coronas del que se ha beneficiado especialmente Francia con su venta de cinco submarinos atómicos y 50 helicóptero Dassault, hasta Suecia se ha beneficiado con la venta de aviones Jas 39 a Brasil, cuyos encargos sirven entre otras cosas para generan compromisos y empleos en el Viejo mundo.

Superpoder con presidenta de armas tomar

Ahora todo este entramado generado antes y durante el gobierno de Lula ha quedado en manos de su heredera, a la que el propio Henrik Brandao le dedicó un artículo de presentación de su perfil titulado “Dama de Hierro “en el camino para hacerse cargo de Brasil” publicado en el Sydvenskan el 31 de Agosto de2010, un trabajo en el que se puede ver la ficha policial de la actual presidenta brasileña.

Ficha de la actual presidenta de Brasil, Dilla Rousseff, publicada en el periódico sueco Sydvenskan

Entre los cargos por los que se le arrestó y encarceló se encuentran los de robo de banco, planificación del asesinato del capitán Charles Chandleren, el asalto a una armería y robo en cuarteles militares.

Sin embargo el ascenso al poder de esta antigua guerrillera Trotskista no parece que vaya a cambiar la dirección del camino emprendido por Brasil, por el contrario el pragmatismo del Partido de los Trabajadores que la llevó al poder se ha manifestado incluso en su recibimiento de Obama, para muchos compañeros de ideología, la cara agradable, pero cara al find dei imperialismo yanqui.

Y es que los brasileros, no van a ser menos que los nietos de Mao, quienes han aprendido que el arte de administrar el capitalismo, y que saben que el mercado, ya no solo en terminos económicos, sino incluso de poder sobre el trabajo, rinde más que la estalización de la prodicción.

Además resulta difícil, no importa el nombre del partido en que se milite, pasados los 60 años, mantener las mismas veleidades socialistas de la juventud, máxime cuando la renuncia a estas le permite a una mujer convertirse en la primera presidenta de una superpotencia en emergencia como es Brasil.

https://i1.wp.com/www.whitehouse.gov/sites/default/files/imagecache/gallery_img_full/image/image_file/P031911PS-1406.JPG

Dilma Rousseff recibe al presidente Barack Obama en el Palacio Alvorada, en Brasilia, Brasil, 19 de marzo de 2011. (Foto oficial de la Casa Blanca por Pete Souza)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: