Ulf Lewin: “Jag har en rancho”. Sobre los suecos en Guatemala

10 Abr

 
 
 
 
 

30 de marzo de 2011, Biblioteca del Instituto Latinoamericano de la Universidad de Estocolmo el ex Embajador sueco Ulf Lewin ofree una conferencia. Foto: Carlos M. Estefania

Jag har en rancho i Guatemala,
om fröken Larzon vill åka dit,
där har jag kaffe, miljoner bönor,
men ingen kvinna tillräckligt vit.
(Tengo un rancho en Guatemala,
si la señorita Larzon quiere ir allí,
donde yo tengo café, millones de frijoles
pero no mujer suficientemente mujer blanca.)
”Invitation till Guatemala” de Evert Taube

El 30 de marzo de 2011 tuve el placer de asistir a la biblioteca del Instituto Latinoamericano de la Universidad de Estocolmo y disfrutar de la conferencia de Ulf Lewin: Jag har en rancho (Tengo un rancho).

Ulf Lewin, el conferencista de esta tarde, comenzó a trabajar en 1967 en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Estocolmo. Ha sido diplomático durante 37 años que le ubicado en las embajadas suecas de Colombia, Ecuador, la Unión Soviética y Canadá y de Guatemala, ese país en el que fue embajador durante su última guerra civil. Siendo embajador en la nación centroamericana Lewin, también acreditado ante El Salvador y Honduras, y Perú, también fue acreditado en Bolivia. Tras su jubilación, el diplomático ha hecho una maestría en la Universidad de Uppsala centrándose en la situación de los mayas en Guatemala país al que ha regresado en numerosas ocasiones tras su retiro.

Ulf Lewin es un gran coleccionista de objetos precolombinos y antigüedades. En ocasiones se la ha acusado de sacar de América Latina, de manera ilegal, obras de valor cultural que luego habrían sido vendidas al Museo Etnográfico de Suecia. Algo que Lewin ha desmentido públicamente. pero estas acusaciones no ha podido ser constatado por las investigaciones realizadas al efecto por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia. Sin embargo la polémica continúa.

La charla

El título de la charla organizada por el Instituto una frase tomada de texto de la canción Invitation till Guatemala del escritor sueco, compositor, compositor y trovador sueco , Axel Evert Taube (1890-1976), una figura muy recordada en su patria y que como muchos otros suecos sintió fascinadas por nuestras tierras de América. El artista, descendiente de los Taube,  noble familia alemana del Báltico llegó a tener nacionalidad argentina.

También Cuba parece haber fascinado a este artista a la que le dedicó por lo menos dos textos como el que le sirve de base a la cación”Flickan i Havanna” (“La Chica de La Habana”), cuya melodía . Aqui Taube habla de una muchacha pobre, pero también de una Habana de los años veinte a la que era bueno venir a divertirse. Toda una anticipación de lo que se ha convertido Cuba en el imaginario de los suecos actuales, un país en el que se conjugan la miseria y el pasarla bien.

Jag har en rancho : de första svenskarna i Guatemala (Los primeros suecos en Guatemala” es además un título de un libro (ISBN 978-91-633-7364-0), de 148 páginas publicado, en Estocolmo el año pasado por Ulf Lewin.

El mismo serviría de base a la conferencia programada ese día por el Instituto y uno de sus ejemplares estaba colocado junto a otras obras que se refieren a la inmigración sueca a nuestro continente.

Entre ellas las obras expuestas se encontraba , del premio nac ional de literatura en Cuba, Jaime Sarusky, “La aventura de los suecos en Cuba. Una obra publicada en La Habana, en 1999 por la Editorial Arte y literature, del Instituto Cubano del Libro, con financiamiento de Asdi, Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Una obra que hasta nuestros días y a pesar de los esfuerzos de su autor no ha sido publicada en Suecia, quizás porque en estos lares no es de interés reconocer que hubo un tiempo, no muy lejano, en que cientos de emigrantes suecos tuvieron que recalar en aquella isla, para ganar allí el pan que su patria les negaba.

La inmigración sueca a Cuba, si bien no en su totalidad estaba conformada por gente muy humilde, lo contrario de lo que vemos en el libro de Lewin Gente sobre los suecos en Guatemala. Lo que aquí nos encontramos es grandes plantadores, comerciantes, investigadores y hasta un príncipe de la casa Bernardotte.


Se trata de un libro sumamente interesante, escrito con viz literaria y que resumen una variopinta suma de perspectivas desde la más racista, hasta la mas fascinada con la gente de Guatemala. Es una historia de mutuo descubrimiento, e incluso de mestizaje en cuanto se sigue la historia generacional de suecos que no volvieron y plantaron raíces en el país centroamericano.

Ernst Zachrisson

Tal es el caso de la dinastía Zachisson, sembrada por Ernst Zachrisson, nacido en Estocolmo el 28 de diciembre de 1808, el mismo que según el libro y la conferencia de Lewin reaccionará ofendido cuando le propusieron asumir el puesto de vicecónsul de su país en Panamá, esa tierra ,según él de negros, mulatos e indios, donde ningún hombre blanco puede vivir.

De todas maneras, Ernst debió abandonar el cómodo puesto de vicecónsul en Nueva York, donde vivía cómodamente en compañía de su esposa Anselma Josefa Herrera y Herrera Robles, hija de un capitán español para trasladarse a Panamá, donde será ascendido al puesto de Cónsul en 1847, puesto que ocupó hasta 1857. Durante los últimos cuatro años el diplomático sueco vio acrecentarse el territorio de su responsabilidad, teniéndose que encargar del espacio cubierto entre Nueva Gradada, con Puerto en el Mar Pacífico hasta México pasando por toda Centroamérica y por supuesto Guatemala.

Zachisson, tuvo en total 13 hijos, cuatro con la ya mencionada Anselma y nueve con la que será su nueva esposa tras enviudar con la primera María del Carmen Vallarino. Uno de los hijos del primer matrimonio, Carlos Ernesto Zachrisson le ayudó en la administración de una plantación de café adquirida por Ernst en Guatemala.

Este Carlos Estudiará en Suecia, regresará a Guatemala, para ampliar allí sus conocimientos de economía y seguir encargándose del “rancho” familiar, morirá relativamente joven, a los 39 años, en 1883, por un ataque al corazón que le dio durante una cabalgata en unas posesiones que tenían en Panamá. Más el pichón de sueco no se irá de este mundo sin antes dejar descendencia, tres hijos , dos de ellos varones, concebidos con Delia Lilly Clara, con la que estaba casado desde 1923. El hijo mayor, Ernesto Guillermo hizo Carrera militar hasta llegar al puesto de Coronel. El Segundo Carlos Oscar Anselmo, hizo pos su lado carrera política, convirtiéndose en 1923 en alcalde de la capital, y más tarde bajo dos gobiernos distintos en Ministro de Finanzas, puesto desde el que promovió la sustitución de la moneda nacional, el peso, por el aún vigente quetzal, nombre del ave nacional.

Helmer Key

Otro de los personajes recogidos en esta obra es Helmer Key; ya lo conocía, gracias a una reseña escrita Carlos Viamontes, para Cuba Nuestra, de varias obras que reflejaban la mirada sueca sobre Cuba, entre ellas su libro, “Kaffe, Socker och Bananer : Kuba och Guatemala 1928”,obra, que gracias e mi colega pude consultar para descubrir en una Cuba olvidada, algo más de la aventura de los suecos en ella. Carl Axel Helmer Kay, nacido el 26 de abril 1864 en Estocolmo, Suecia y murió en su patria el 23 de abril 1939 en un sanatorio del condado Skaraborg.

Estudió en la Universidad de Uppsala, donde su doctor en 1894 con una tesis sobre el escritor italiano Alessandro Manzoni. En 1897 se convirtió en redactor jefe del aún hoy diario conservador Svenska Dagvladet .  Partidario del Colonialismo y de emigración de los Europeos no ha de extrañarnos el objetivo de visita a los países de la cuenca caribeña en 1928, verificar según nos cuenta Lewin en su rancho si, a través de la aplicación de modernas medidas sanitarias era posible la emigración a los países tropicales para el “hombre blanco”. He aquí a mi entender la mayor muestra de la supina ignorancia de este muy culto periodista, quien parece haber olvidado que, desde fines del siglo XV el hombre blanco había llegado, se había adaptado y conquistado, con la ayuda de sus propias enfermedades. A no ser que para Key, no fuesen blancos esa mezcla de celtas, latinos, godos (primos de los suecos) y árabes que son los españoles, por no hablar de los aún mas germanizados franceses e ingleses, que hicieron y deshicieron en la región, a sus anchas, sin necesidad de medidas sanitarias, si Helmer hubiese leído a las cartas desde Cuba escrita por Fredrika Bremer unos 80 años años atrás se habría enterado de lo bien que se adaptan estas regiones: los blancos y sus descendientes al trópico. Escribe la sueca desde Cuba:

“Las damas criollas, o sea, nacidas en la isla, no se defienden del sol ni del viento; no lo necesitan tampoco. Después del mediodía, cuando la brisa llega del mar, el aire no está caliente, ni el sol quema aquí como en el continente. La piel de las criollas es pálida, pero no enfermiza: tiene un color de olivo claro que, junto con los bellos ojos negros, pero dulces, ofrece un aspecto muy agradable. Se ve a los curas a pie, con sus grandes manteos y sus enormes y curiosos sombreros”

Esto por no hablar de sus referencias la situación de los esclavos, mucho mejor alimentados por sus amos de lo que estaba la servidumbre y el campesinado sueco a manos de sus señores. Por ultimo es varía recordar que desde 1905 Cuba le llenaba la panza a esos compatriotas del periodista de los que nos habla Sarusky, de cuya magnifica adaptación a Cuba dará cuenta el propio director del Svenska en su obra “Café, Azúcar y Plátanos“, un libro que por cierto sería bueno traducir al español, por la información que, pese a sus prejuicios, nos ofrece el autor.

Además hay que agradecer el carácter prácticamente de promoción turística hacia los lugares que visitó que tuvo el libro, muy a tono con esa vocación del autor Helmer Key, de deshacerse de la población sobrante en el Viejo continente; una tarea de la que se encargará la conflagración internacional iniciada en mismo año de su muerte, la II Guerra Mundial, ¿será una casualidad?

Pero de todos los viajeros de esta lista, incluido entre ellos el trovador Taube, el que mas me llama la atención es el que se hace llamar John Stanley Månssson, originario de Skåne (Skania) un anarquista que ganó la lotería y que decidió marcharse de Suecia por que no podía vivir en un país tan derechista como este, además de no soportar su clima invernal, algo que no cuesta comprender cuando especulamos sobre lo duro que sería la vida en este país antes de su modernización.

Con 40 años el tal Stanley compró un billete para Veracruz, México, país donde según sus testimonios de 1966, recogidos por Ulf Lewin en su libro, y repetidos por el en la conferencia, el sueco, acampó junto a Raúl Castro cuando este esperaba ayuda económica de su hermano Fidel Castro.

Tras una prolongada estadía en Puebla, Guadalajara John Stanley se traslada a Guatemala y se compra un terreno en Coban, departamento Verapaz, donde se dedica tanto a la siembra de café cono a obtener inspiración para el arte que le apasionaba la pintura. No tardará mucho en activar con una Antigua conocida de Estocolmo Anna-Greta Rönnberg, con la que se comprometerá y traerá a vivir a su Rancho, de este matrimonio nacerá en 1960 su hija Juanita.

Evert Taube

La anterior parece ser la historia que sirvió de modelo al poema de Evert Taube, quien arribó al el país centroamericano en 1952 y cuyas cartas escritas entre 1953-54 aparecen compiladas en su libro Guatemala. Guatemala fascino al artista, no solo por su gentes y tesoros arquitectónicos, sino como parte de un mundo mayor, donde las imagines se entremezclan mas allá de los espacios, y no es de extrañar lo que nos cuenta el libro de que fuera allí donde el trovador escribiera una canción dedicada a las noches cubanas: “Fragancia”.

Para finalizar

Por mi parte quise obtener un análisis comparativo entre la situación de los indígenas guatemaltecos y otras experiencia similares de colonización como es el de los indios de Canadá y los pueblos asiáticos de la antigua URSS, dos países en los que estuvo ubicado Lewin en su condición de diplomático. Muy delicadamente el conferencista se apartó de un tema delicado, para llevarnos a lo que considera el mejor ejemplo de adaptación a la modernidad por parte de un pueblo originario, el de los mahories en Nueva Zelandia.

Fue en resumen una charla instructiva en interesante, por la que una vez más felicitamos al Instituto Latinoamericano. Como interesante podían ser las opiniones del sueco que no entiende por que para un comerciante vale mas la amistad con su contraparte que la calidad o el precio del producto que le vende, que no comprende la falta de un pragmatismo en tierra donde el comercialismo o ha podido matar ciertos valores que no entienden de oferta y de manda, valores que convierten a tierras como las de Guatemala, al margen su pobreza material en fuentes de otra riqueza, la de humanidad.

Y llámame también la atención aquel que comprende con profundidad y no sin cierto cinismo que de ponerse fin a la explotación de los jornaleros el precio del café alcanzaría tal altura que lo convertiría en una bebida exclusiva de reyes.

Conferencia de Lewin en el Instituto Latinoamericano. Foto. Carlos M. Estefanía

En cuanto al libro, aunque podamos hacerle algunos reparos, tanbien merece ser traducido al español, gustará al lector hispano, sobretodo porque ha sido escrito con ese tono políticamente correcto que obliga a inclinar la mirada hacia la izquierda y contra los norteamericanos, que es lo que hace el autor cuando reduce la amenaza comunista b ajo el régimen de Jacobo Arbenz a rumores difundidos por los Estados Unidos. Por cierto uno de los elementos que desató la campaña contra Arbenz fue el descubrimiento del lote de armas adquiridas por Guatemala y que eran transportada por el buque sueco Alfhem.

Este libro está ilustrado con bellas e interesantes fotografías, de todas la mas controversial podría ser aquella que vemos en la contraportada donde un Ulf Lewin sonriente le tom alas manos a Rigoberta Menchú.

Algunas de las fotos que ilustran el libro. Foto: Carlos Estefanía

Es cierto que en otro tiempo la imagen de recibió el Premio Nobel de la Paz 1992, habría sido un buen gancho, pero no ahora, y no es solo por que la Candidatura presidencial de la Menchú de recibiese en el 2007 solo 3% de los votos, lo que demuestra lo poco popular que es en su patria. Sino por el escándalo desencadenado tras la revisión del libro Rigoberta Menchú: an Indian woman in Guatemala,  Versión en inglés de una obra de Elizabeth Burgos, premio casa de las Américas, que llevó a la Fama a la indígena maya.

https://cubanuestra1.files.wordpress.com/2011/04/rigoberta.jpg?w=187

La  tarea emprendida de desmistificación fue emprendida  por el periodista Larry Rohtas y el antropólogo David Stoll de la Universidad de Stanford.

http://bks8.books.google.se/books?id=VFpqAAAAMAAJ&printsec=frontcover&img=1&zoom=1&sig=ACfU3U0uAJX3hSxHYmPqO1jyT7Go5oMNYg

Se trata de una acusación muy seria de la que en Suecia se ha hecho eco la hispanita Inger Enkvist, autora del libro, “Latinamerikanska ikoner” aparecido primero en Español y luego en Sueco. Un trabajo sobre el asunto fue publicado por la especialista en la edición 7 del 2007, de la revista sueca Axess, dedicada precisamente al tema del Antinorteamericanismo. Se titula “Multikulturalismens okrönta drottning”, Reina sin corona del Multiculturalismo . Aquí Enkvist asegura que el Premio Nobel dado a la Guatemalteca Rigoberta Menchú se constituyó la base a un elemento ficticio. Supongo que en su condición de Antropólogo Ulf Lewin estará al tanto del debate, y por tanto del arma de doble filo que significa el difundir su imagen con la galardonada.

Ulf Lewin. Foto. Carlos M. Estefanía

Anuncios

3 comentarios to “Ulf Lewin: “Jag har en rancho”. Sobre los suecos en Guatemala”

  1. Juan de Soto 28 abril 2011 a 6:34 PM #

    BARÓN= Título nobiliario
    VARÓN= Persona de sexo masculino

    • cmea62 28 abril 2011 a 9:13 PM #

      Muchas gracias

      • Prof. Amilcar J. LobosYong 17 enero 2014 a 10:52 AM #

        Importante artículo, gracias Ulf Lewin, por lo que entiendo (no manejo esta tecnoligía) Atte.(f)Ajlbsy (Prof.Amilcar J. LobosYong, Gt.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: