“En defensa de la intolerancia”: la filosofía de lo que vendrá

23 Ene

 

 

´https://i0.wp.com/lh5.ggpht.com/_6eRz4EwNJwA/SdoY_R3pO2I/AAAAAAAACQg/iYcZC_EqZmk/zizek_intolerancia.jpg

 

Debo reconocer que hasta el momento no había sentido gran interés por la obra de Slavoj Žižek, el filósofo y psicoanalista nacido en el año 1949, en Liubliana, Eslovenia; el país más occidental, y desarrollado de los que conformaron la antigua Yugoslavia.

Había encontrado, por casualidad, algunas conferencias suyas en youtube, a las que seguí con cierto desgano; quizás atrapado más por lo temperamental de su expresión, que por el contenido, para mi demasiado especulativo de su discurso.

Sin embargo, la caída imprevista en mis manos de un librito, con varios ensayos suyos, titulado en “Defensa de la Intolerancia”, ha cambiado mi actitud hacia el personaje.

Entre las razones de esta transformación se haya el hecho de que Žižek, partiendo del instrumental no del todo agotado del psicoanálisis (en su versión lacaniana, la que menos respeto) y del marxismo,  le ha entrado con la manga al codo a los problemas de la sociedad contemporánea, que serán sin duda los problemas de la sociedad que vendrá en Cuba.

Por eso he recomendado este libro a todos mis amigos, si es que quieren saber de lo que vendrá en la isla, y que ya es realidad en un mundo “occidental”, cuyos ciudadanos aletargados por el consumismo y el egoísmo, no se dan cuenta del brutal experimento del que están siendo objeto.

Lo bueno que tiene la obra para nosotros, los cubanos sobretodo, es que si tener la menor conmiseración con lo que fue el comunismo europeo nos está hablando de en que se han convertido, para los antiguos países democráticos, sus nuevos hermanos; gente conservadoras que no acaban de entender, por ejemplo, las virtudes del feminismo, tendencia a la que hace talco cuando nos demuestra la falsedad del ataque contra familia patriarcal, que desde hace años está en crisis, y cuya desaparición ha significado la creación de ese sujeto al que nadie reprime sus pulsaciones y que deviene en esa juventud débil, esclava de sus deseos y egoísmos, y por tanto fácil de manejar por los estados o por el mercando, que ya todos conocemos o sufrimos.

Lo que más llama mi atención es el hecho de que este pensador haya arribado a la misma conclusión que en dialéctica con otros amigos, llegó quien escribe; que vivimos en una sociedad  que reproduce sólo que en otra dimensión los mecanismos represivos que conocimos en los totalitarismos clásicos, una represión que tiene en la psiquiatría y en la televisión algunos de sus mejores instrumentos.

Es verdad que siguiendo un poco la moda, se ataca al multiculturalismo, pero lo hace allí donde más nos conviene, en la idea de algunos izquierdistas que creen que el ideal de los derechos humanos solo debe respetarse en Europa y no en países como China, donde se supone no existe, por razones culturales, el concepto de los derechos del hombre.

Habrá que leer con mas detenimiento a este filósofo, quizás encontremos otras coincidencias o enseñanzas que mantengan vivo el espíritu crítico hacía el entorno, ese que en definitiva, nos diferencia a los humanos de los nos animales gregarios. Para empezar recomiendo este librito providencial que, como dije al principio, por casualidad, ha caído en mis manos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: