Atonement: la película donde expiamos los pecados de la percepción

21 nov

 

http://www.filmweb.no/bilder/multimedia/archive/00117/Atonement_117892a.jpg

Siempre que saco prestada una película inglesa, con imágenes que evocan familias aristocráticas, lo hago con cierto miedo, con el temor de encontrarme, con una historia aburrida de damiselas reprimidas, es lo que me pasó cuando encontré en la biblioteca pública de Hallunda, el filme titulado en sueco Försoning  (Expiación en español)”, película británica de 2007, con una justificada duración de 123 minutos, cuyo DVD, el que tengo en la mano – fue lanzado al mercando el 28 de mayo de 2008.

Pero he descubierto en esta ocasión que una historia de damiselas reprimidas puede ser extraordinariamente interesante, dinámica, por no hablar de la tentación que despierta el refinamiento que comparten criados y amos ingleses, como un valor a universal, como una exclusividad que muy bien podría hacerse partícipe de todos en un futuro, basado en la riqueza, la justicia y la igualdad.

Este es el relato sobre Briony Tallis una niña fantasiosa, de 13 años, incomprendida, que muestra talento para la escritura, cuya interpretación de un hecho que una interpretación de una violación cambiara definitivamente los destinos de su hermana y su amante.
Historia de amor “interclasista”

La niña, que tras la ventana había visto a su hermana mayor Cecilia, desvestirse frente y Robbie el hijo de la sirvienta, al que por cierto parece amar infantilmente, y lanzarse al fondo de la bella fuente de la casa, que luego intercepta una carta equivocada con una grosera nota, supuestamente enviada por el muchacho a su hermana, y que por último los descubre haciendo el amor, señalará, quizás convencida del hecho, a Robbie como el perverso violador de su prima Lola.

Entre los gritos de su madre,  Robbie será llevado a la cárcel y luego, como alternativa a una guerra atroz como fue la segunda mundial. Cecilia abandonará la mansión y se hará enfermera (camino que seguirá su hermana) de las que tenían que entender a los despedazados soldados que venían de la confrontación con Alemania.

Robbie marcha a la guerra para terminar con la cárcel

Esto creará un dilema moral a la niña – cuyo personaje será interpretad por tres actrices en tres etapas bien diferentes de su existencia-, el cual solucionará al final de su vida usando como recurso la literatura, es en el juego ficción dentro de la ficción, donde descansa el peso supremo de este bello relato, sin desmerecer lo ejemplar de su fotografía, sonido, edición y actuaciones.

Tres etapas en la vida de un personaje atormentado por su falso testimonio

La obra se basa en una novela del Ian McEwan, quien junto a de Christopher Hampton escribirá el guión. El director es Joe Wright , y cuenta en el reparto con auténticas estrellas como: Keira Knightley (Cecilia Tallis), y James McAvoy (Robert Turner )

A Keira Christina Knightley  la recordamos todo como la dama por la que cruzan sus espadas los “Piratas del Caribe”, nació en el suburbio sur de Londres de Richmond el 26 de marzo de 1985, la hija del actor Will Knightley y la actriz Sharman Macdonald parece habers sido concebida para este rol.

Still of Orlando Bloom, Tom Hollander and Keira Knightley in Pirates of the Caribbean - Död mans kista


 

Still of Orlando Bloom and Keira Knightley in Pirates of the Caribbean - Död mans kista 

Keira Christina Knightley, la damisela de Los Piratas del Caribe

Por su parte James McAvoy nacido el 21 de abril 1979, en Port Glasgow, Escocia, Reino Unido Formado en la Real Academia Escocesa de Música y Drama se destacó en películas como “Children of Dune, The Chronicles of Narnia, Wanted,The Last King of Scotland.

Still of Forest Whitaker and James McAvoy in The Last King of Scotland

James McAvoy en The Last King of Scotland.

La película ha sido ganadora del Oscar entre otros más de veinte merecidos galardones, y más de sesenta nominaciones a premios.

”Atonement” que es como se llama originalmente la obra es de esas que no se deben dejar pasar, no solo porque nos devuelve a nuestra infancia y nuestra juventud, demostrando que todos los seres humanos sean ingleses o no, amamos de la misma manera, sino porque significa una interesantísima reflexión sobre nuestras maneras de percibir y atestiguar la realidad, y sobre los cargos de conciencia que este complejísimo proceso puede causarnos.

Es además una denuncia de los males del clasismo, en la aplicación de la justicia, de la guerra, y en resumen una lección de crecimiento espiritual de esas que cada vez menos el cine se atreve a dar y que mi buen lector no se merece perder.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.482 seguidores

%d personas les gusta esto: