Seminario pedagógico en Constantinopla: Una experiencia inolvidable a la orilla del Mar de Mármara

7 Nov


Mar de Mármara visto desde el Hotel Family

A nivel del reino sueco, no resulta ser el de los maestros, uno de los gremios más beneficiados, por el contrario, podría decirse que el magisterio es dentro del país sueco una de las ramas profesionales, peor pagadas y de menor estatus social, algo que se agrava con la oleada internacional de desautorización del maestro ante padres y alumnos, que afecta lo mismo a la católica y sureña España que a la nórdica y protestante Suecia, acaso por la suerte de lateralización silenciosa que poco a poco avanza sobre el país mediterráneo. El caso es que las quejas que emiten los pedagogos españoles podrían ser subscritas sin cambiar una coma por sus colegas suecos.

Sin embargo, tengo la sospecha, que, en comparación sus otros colegas del mundo,  el maestro sueco goza de ciertos privilegio, sobre todo en lo que respecta a recursos materiales, para trabajar con sus alumnos, vacaciones pagadas a lo largo del año (además de las veraniegas) así como jornadas de estudios en las que el claustro resulta hospedado en magníficos hoteles o centros de descanso, donde además de recibir cursos realizan numerosas actividades recreativas.

Todo esto ocurre sin que los educadores, particularmente los de las escuelas públicas,  dejen de cumplir su rol, tanto  de “informadores” (en tanto introducen en la mente de sus educandos información sobre el estado del mundo) como de “conformadores” en tanto crean un ciudadano ajustado a los valores y expectativas de la etnia hegemónica, una misión que cumple a cabalidad con un grado de conservadurismo y lealtad al estado-nación, equiparable al de un militar.

En este contexto resulta muy saludable el surgimiento de escuelas privadas que si bien se abren a todas las clases económicas, suelen tener perfiles que interesan a uno u otro grupo de padres; de esos que no quieren ver amoldar a sus hijos, a lo que de ellos esperan los maestros de los centros municipales.

Entre tales escuelas se encuentran las escuelas confesionales, donde los niños además de recibir la misma enseñanza del resto de los estudiantes del país,  son adoctrinados en la religión de sus padres. Entre estas escuelas se encuentran  las escuelas musulmanas,  seis de las cuales tuvieron la semana pasada una magnífica iniciativa, la de organizar una semana de estudio nada más y nada menos que en Estambul, la antigua capital; primero del imperio Bizantino y luego del imperio otomano.

Así una legión de maestros, suecos, árabes, somalíes y de otras partes, entre ellos el cubano que escribe, siguiendo la ruta de los Varegos (los mercenarios vikingos, empleados como guardianes de la corte de Bizancio) han cruzado los mares para alojarse entre el 31 de octubre y el siete de noviembre,  primero en el hotel Family, en las afueras de la histórica ciudad y luego en el Golden Hill, en el corazón de la mágica Estambul.

Por cierto; descubrí en un muro de la imponente catedral de Santa Sofía, en esa ciudad, un grafiti dejado siglos atrás por unos de estos rudos guerreros, ya mostraré la foto.

Hotel Familiy ante las aguas del Mar de Marmara. Turquía Foto: Carlos M. Estefanía

El hotel Family se levante frente al mar de Mármara, cuyas tranquilas aguas no denotan para nada la sangre corrida en ella, entre otras batallas legendarias en una que tuvo lugar a muy pocos kilómetros de donde nos encontrabamos, aquella celebre batalla de Gallipoli de 1915.

Allí los pequeños turcos hicieron pagar muy caro a los ingleses, a sus aliados y sus ex colonias el intento de apoderarse del sultanato, entonces aliado de los austriacos y alemanes.

 

Los días pasados en el Family, sirvieron para desarrollar sendos seminarios, con los conferencistas Thore Aronsson (de origen sueco) y John Steinberg, pedagogo norteamericano, radicado en Suecia desde su juventud, autor de varios libros sombre enseñanza.

Thore Aronsson. Foto: Carlos M. Estefanía

El primero centró su trabajo en el programa conocido como infoMentor, que sirve para crear un lenguaje común y racional entre todos los maestros a la hora de evaluar a los alumnos. El segundo conferencista ofreció un taller de liderazgo en clases, vertiendo allí sus experiencias de años como maestro, rector e investigador, así como el resultado de estudios, que él, por encontrarse fuera del sistema educativo, asimila y recrea con una visión tan crítica como necesaria.

 

Esta fue una magnífica oportunidad para intercambiar experiencias y confraternizar con colegas de diversas creencias, algo que nos enriquece tanto profesional como vitalmente.

 

Los días de alojamiento,  en el Golden Hill estuvieron destinados a  la exploración de la maravillosa urbe, a conocer sus mezquitas, a cruzar las aguas que separa la parte asiática de la europea, a visitar construcciones de origen romano, en definitiva a realizar un sueño jamás soñado, del que hablaré más adelante en detalles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: