Carlitos (el libre) Montaner visita al “Perfecto Idiota”: A propósito de una Conferencia sobre Uruguay en el Instituto Latinoamericano de la Universidad de Estocolmo

9 Oct

4 de octubre de 2010. Instituto Latinoamericano de la Universidad de Estocolmo, de izquierda a derecha María Simón , vice-ministra de Educación y Cultura del gabinete del Presidente José Mujica.

Una vez descubierta
esta verdad sencilla,
o se sube a la calle
o se baja a la silla.
O se ama para siempre
o ya se pierde todo.
Se deja de jugar,
se deja de mentir,
se aprende que matar
es ansias de vivir

Un hombre se levanta (Antesala de un tupamaro) de 1972, canción escrita por Silvio Rodríguez a la serie cubana “Los comandos del silencio”

Sobre una charla anunciada

En días recientes llegó a mi buzón,  la invitación del Instituto de Estudios Latinoamericanos  a una  conferencia  abierta, que habría de celebrarse el pasado martes con Luis Almagro, Canciller de Uruguay.  El tema a tratar sería el de la Transformación Política de Uruguay: Perspectivas locales e Internacionales.

Según la nota, el abogado e internacionalista  Luis  Almagro, ha representado diplomáticamente a su País en diferentes eventos del  Mundo, y fue Designado Ministro de Relaciones Exteriores del Gabinete del Presidente José Mujica, este mismo año (2010 ). Los moderadores de la charla serian el  Dr. Rickard  Lalander y el Dr. Andrés Rivarola. El Evento era el resultado de la  Colaboración entre el Instituto y la Embajada de Uruguay en Suecia.

El tema resulta interesante, más tratándose de un país curioso, del que supimos los cubanos de mi generación por la película “Estado de Sitio”; así como por aquella famosa serie de televisión cubana titulada los Comandos del Silencio, que se desarrollaba en un país indeterminado, pero que no resultaba difícil de descubrir en ella,  una apología de guerrilla urbana (hoy la llamaríamos terrorista) conocida como los Tupamaros. El tema era la canción de Silvio Un hombre se levanta, interpretada como nadie ha podido despues por Sara González.

Muchos de aquellos tupamaros ciertamente recibieron asilo y protección en la apacible Suecia, junto a otros compatriotas menos belicosos.

He conocido personalmente algunos, como  Horacio, un antropólogo de la universidad de Estocolmo, ya fallecido, que al final de su vida demostró gran comprensión con la causa de los exiliados cubanos en Suecia.

Solía contarme historias, como la de su pertenencia a un Club de clase alta donde escuchó, con sumo dolor,  una vez contar a los militares el modo en que habían despedazado a una chica, reclutada por él, la defensa que debió hacer de Carlos Franqui; cuando unos izquierdistas quisieron atacarle, también me llegó a decir desencatado de la revolución, que al final lo que movía a los hombres era el hambre de poder.

En la foto algunos de los artistas cubanos que trabajaban en los Comandos del Silencio: Carlos Molina,Carlos Gil, Miguel Navarro,Salvador Wood y Annia Linares.

El Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLNT) o simplemente Tupamaros; un movimiento político donde convergieron desde maoístas hasta anarquistas, pasando por marxistas radicalizados.

Surgió entorno al año 1964 con el claro objetivo de repetir en Uruguay, lo que a su entender había sido la revolución cubana, solo que sustituyendo los campos por ciudades como nidos para el famoso foco guerrillero.

En la mayoría de los casos resultaron derrotado militarmente, y es que perdían de vista, lo que su maestro Fidel Castro siempre tuvo muy claro; las posibilidades de derrotar un régimen de democracia liberal, proclamando el socialismo, son casi nulas. Por ello el comandante  en sus años estudiantiles; alguna vez llamó a tirar al presidente Ramón Grau por el balcón, supo esperar por qué los militares de Batista desmoralizaran al estado con su golpe de 1952, y todavía aguardar hasta 1961, con el poder bien claro en sus manos para proclamar su socialismo.

Esta falta de paciencia fue lo que llevó a la derrota del movimiento Tupamaro,  muchos de sus combatientes terminaron ultimados en las calles o estaciones policíacas, y sus principales dirigentes: Raúl Sendic, Eleuterio Fernández Huidobro, y José Mujica, el actual presidente del país.

Con sus acciones de los años sesenta y setenta los Tupamaros sólo sirvieron para llenar las páginas de la prensa con noticias espectaculares, crear un terrorismo de derecha, con los escuadrones de la muerte, y lo que fue peor desencadenar una cruel dictadura, que se inició con el Golpe de Estado del 27 de junio de 1973 en el que hasta entonces había sido uno de los países latinoamericanos de mayor estabilidad y tradición democrática.

Para el retorno a la  democracia parlamentaría al Uruguay  en 1985,  los tupamaros ya habían aprendido la lección y dijeron definitivamente adiós a las armas, que ya habían empuñado contra otro régimen constitucional,  integrándose definitivamente al  llamado Frente Amplio

Entre los años  2005 y 2008; el exguerrillero José Mujica ocupó la cartera de Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca Convirtiéndose el 29 de noviembre de 2009, en Presidente de la República Oriental del Uruguay, con el 52.39% de los votos, asumiendo formalmente ese puesto el primero de marzo de 2010 . Para Mujica estaba claro que no hacía falta matar policías, ni secuestrar diplomáticos norteamericanos para llegar al poder e implementar de manera realista los cambios que su país necesitaba. Lo que hacía falta era recuperar la tradición  de tolerancia, consenso y estado de bienestar, que hizo calificar al pequeño estado sudamericana como la Suiza de América.

Sólo lo anterior sería suficiente para querer escuchar lo que tenía que contar aquí en Suecia al Canciller uruguayo.

Anticastristas a Montevideo

Me habría gustado aprovechar la ocasión  para preguntarle sí su país estaba dispuesto a sumarse a las gestiones del Gobierno Español y la iglesia católica cubana en pro de la liberación de los presos políticos, o que le parecía la política de acercamiento implementada por Obama, en particular su diplomacia cultural.

De haberlo hecho habría emergido sin duda el tema del reciente encuentro del presidente Mujica con un grupo de anticastristas a los que la prensa ha Uruguayas ha preferido denominar “disidentes” -palabra detestada por el exilio duro,  entre los integrantes se encontraba  Carlos Alberto Montaner, escritor y cineasta, hijo del  ideólogo liberal del mismo nombre.  En todo caso fue un encuentro curioso, que como bien lo define mi colega Germán Díaz Guerra, resulta un signo de los nuevos tiempos.

Almagro  ha tenido que defender la reunión ante su colega cubano, aún reconociendo el valor simbólico de la Revolución Cubana. Lo hizo apelando al derecho moral de Mujica. Más no nos extrañaría que por debajo de la confrontación externa, para satisfacer las expectativas de los restos de castrismo duro que aún pervive en Uruguay -como veremos por sus notas mas abajo- hubiese en relación al encuentro una aprobación del propio régimen de la isla, quizás una preparación de condiciones, por la vía uruguaya, para el acercamiento a las generaciones mas jóvenes del exilio.

De no haber sido el caso, ya estaría Uruguay probando los resultados de su desobediencia, pues La Habana sabe muy bien como castigar a aquellos que no hacen lo que les conviene, por ejemplo reactivando sus redes de desestabilización social, que hasta el momento parecen dormitar en el Uruguay del Frente Amplio.

El hecho tuvo lugar entorno al día martes 7 de septiembre, en el edificio de la Presidencia de la República; donde José Mujica recibió entre  doce y quince cubanos según diferentes fuentes, entre ellos se encontraban, además de Montaner,  Blanca Reyes, esposa del poeta y periodista  Raúl Rivero, exiliado en España, y representante ella misma en Europa de las Damas de Blanco,  el vicepresidente del Partido Demócrata Cristiano de Cuba, Yaxis Cires Dib , Elena Larrinaga, presidenta de la Federación Española de Asociaciones Cubanas (FECU), así como Alejandro González Raga, ex preso político y exiliado desde 2008

La delegación cubana ha contado con el respaldo del Comité Ejecutivo Nacional del partido Colorado, también se reunió con el director de Derechos Humanos del ministerio de Educación y Cultura Javier Miranda, hijo de un comunista desaparecido en 1976  por la dictadura.

La cosa parece haber fluido, quizás a causa de la presencia de Cires; cuyo partido tiene una hermano en la coalición de gobierno, siendo además los democristianos cubanos, por su comportamiento en el escenario latinoamericano (no tanto europeo), una de las mejores caras que tiene el exilio frente al mundo exterior, se trata una organización comedida, educada y muy bien integrada al conjunto de las democracias cristianas del continente.

No es que no existieran peligros para este entendimiento, convertida en una especie de pasionaria del aislamiento de Cuba, o con las flores lanzadas no hace mucho por el padre de Montaner contra Mujica con el fin de dificultar su ascenso al poder. No es que los hijos deban pagar por los actos de sus padres, es que desgraciadamente es lo que suele ocurrir, mas cuando en este caso tanto los nombres, como los alineamientos políticos casi se confunden.

La intransigencia uruguaya reacciona

Pero que no se diga que Montaner se quedó solo en su antimujiquismo. La presencia de su hijo y otros cubanos en la casa de Gobierno ha servido para exacerbar la otra intransigencia, la comunista urugaya, que es minoría, pero que existe; y parece emular a Montaner en su ataques contra Mujica.

Quién lo dude, que lea en la página del El polvorín la nota: A CINCO DÍAS DE SER PREMIADO POR LOS SIONISTAS MUJICA RECIBIÓ A LA GUSANERA CUBANA Como el título permite adelantar, aquí se ataca al presidente de la República uruguaya por haber sostenido en la Torre Ejecutiva en una reunión “reservada” a “una delegación de disidentes cubanos”: Así  mismo se cuenta que  el encuentro del vicepresidente Danilo Astor y del director de DDHH del Ministerio de Educación, también se entrevistaron con esta delegación de 15 personas; que según el redactor se ganan la vida hablando mal de Cuba y de Fidel Castro y de la Revolución pagados por los EEUU.

El autor del panfleto considera  vergonzoso ver a los dirigentes del Frente Amplio en esta actitud con todo lo que los uruguayos y particularmente la izquierda le deben al pueblo de Cuba y a su revolución; se informa que  Mujica recibió a la delegación minutos antes de que los líderes opositores al régimen ofrecieran una conferencia en el Hotel Radisson y luego proyectaran una película ” Montevideo Shopping”.

Por su parte en la nota muy vinculada a la anterior; de http://www.diariolajuventud.com.uy MUJICA, ASTORI, JAVIER MIRANDA RECIBIERON A LOS GUSANOS CUBANOS Se afirma:

En la reunión participa  el diputado nacionalista Jaime Trobo y el prosecretario de Presidencia Diego Cánepa, Organizados por la organización anticubana que dirige el diputado del Partido Nacional Jaime Trobo, en el último mes visitaron Uruguay, la Dra. Hilda Molina, quien salió de Cuba junto con su hijos tras quedarse con dinero del pueblo cubano; donado por un diputado radical argentino, como agradecimiento por la recuperación que tuvo tras una operación neurológica en el principal centro cubano.

Tras la vista de Molina, vino el terrorista Armando Valladares que estuvo preso en Cuba, que se hizo pasar por inválido y al salir dejó con la boca abierta a los principales jefes de Estado del mundo occidental que “clamaban” solidaridad con el inválido, cuando bajó caminando del avión que lo llevó a España y ahora, llegaron las “Damas de Blanco”, esta mujeres que como los anteriores cuentan con el respaldo de organismos norteamericanos como la CIA a través de ONG y programas como USAID, quienes vinieron acompañadas por el presidente del Partido Demócrata Cristiano de Cuba, el escritor Carlos Montaner -entre otros.

Todos ellos, dice el panfletista- se ganan la vida hablando mal de Cuba, de la revolución y de Fidel Castro, sin contar con ningún respaldo popular en su país. Esta gente vinculada a actos terroristas contra el pueblo cubano, contra Fidel, recorren el mundo pidiendo “la defensa de los derechos humanos” en Cuba.

Lo repugnante de todo esto, asegura,  es que el gobierno del Frente Amplio y el Presidente uruguayo, José Mujica los recibieron. Podría no extrañarnos ya que Valladares comenzó su conferencia de prensa felicitando al ex guerrillero porque dijo que “Cuba se caía a Pedazos” y que no le gustaría visitar a Fidel  con el pretexto de que “Para viejo ya estoy yo”

Aquí se informa que los ex presidentes Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti, así como el Vicepresidente de la República Danilo Astor del Frente Amplio, y el Presidente del Partido Independiente Pablo Mieres, así como el director de DD.HH de Ministerio de Educación y Cultura, hijo de un desaparecido y autoridades del Instituto de ciencias políticas, recibieron también a esta delegación. Por último se declara que “La visita de los gusanos cubanos” concluyó anoche con la proyección en Shopping de Montevideo; del documental “Los nietos de la revolución”, película cuyo objetivo, según el redactor castristas,  es denostar la figura del Fidel elaborada y dirigida por el hijo del periodista y escritor Carlos Alberto Montaner.

Montaner padre abre fuego al exguerrillero

El  presidente uruguayo además de encarnar lo que papá Montaner llamaría El Perfecto Idiota Latinoamericano, fue objeto no hace tanto de una fortísima metralla mediática por parte el líder liberal, que alcanzó ecos en el país suramericano.

Según El País de Uruguay, en nota publicada el  cuatro de diciembre de 2009, Carlos Alberto Montaner  (Padre) había dicho en su columna de CNN con respecto al entonces candidato frente amplista José Mujica lo siguiente:

Es un tema bastante delicado y nadie que esté enterado en Uruguay pone en duda que, aunque el señor Mujica no quiera que se hable, durante mucho tiempo la ETA y los Tupamaros de donde proviene el señor Mujica- tuvieron una relación fraternal y se prestaron servicios mutuamente”.

Montaner recordaba también la presencia de Mujica en las demostraciones que tuvieron lugar en el Hospital Filtro en  1994; para impedir la extradición a España a tres integrantes de la organización terrorista vasca ETA. Lo hacía según el periódico con estas palabra: “En el año 1994, casi 10 años después de haberse restablecido la democracia en Uruguay, el señor José “Pepe” Mujica encabezó una manifestación en la que hubo decenas de heridos y un muerto, muchos de los heridos fueron policías. Todo para impedir que el gobierno democrático de Uruguay deportara unos asesinos de la ETA que estaban en territorio uruguayo. Cuando alguien tiene un comportamiento de esa naturaleza, por supuesto los servicios de inteligencia y el gobierno democrático están preocupados de que Mujica Presidente convierta a Uruguay en un santuario de etarra”

Si nos guiamos por la reseña que hace el periódico de lo que  expresó en su columna semanal,  Montaner, en ese momento;  este le estaba haciendo entonces un flaco servicio a las gestiones futuras de su hijo. Para atacar implacable al candidato de izquierda; el político cubano aseguraba que lo grave de Mujica no era su pasado tenebroso sino el hecho de que no tiene condiciones para dirigir una república democrática moderna; basada en el imperio de la ley, la división y equilibrio de poderes, la economía de mercado y la existencia de un aparato productivo controlado por la sociedad civil.

Bueno, con todo el respeto que siempre nos ha merecido este analista, hay que reconocer que hasta el momento Mujica ha dado la talla y que las predicciones de nuestro compatriota, mas que no cumplirse están siendo contradichas profundamente con la realidad; y  menos mal que Mujica pasó por alto aquello a la hora de recibir al hijo de un contrincante que el no se había buscado; un enemigo que resultó todavía mas en su artículo “Mujica, o la contradicción al poder” publicado el 2 de noviembre de 2009, por Libertad Digital y que también podemos leer en su página de Firmapress. Aquí se ve claramente como se intenta “hacer cosas con las palabras”; mas que aportar su granito de arena, a la claridad de los uruguayos en vísperas de su elecciones, Mi tocayo colocaba una piedra en el camino de quien en esos momentos los encabezaba el sondeo electoral. Montaner comenzaba cintando al correligionario de el ex ministro de Ganadería,  Ernesto Agazzi, cuando decía que José Pepe Mujica sería un  mal presidente por ser un  compañero irredento, estar contra la formalidad permanentemente, un hombre capaz de ayudar a ganar las elecciones, pero no de dirigir la gestión del Estado, absolutamente anarquista.

Luego viene el aporte concreto del agitador anti frentista en el que se convirtió el liberal cubano con su siembra de dudas sobre el futuro mandatario:

Lo grave de Mujica no es su pasado tenebroso por el que estuvo preso varios años durante la época de la dictadura, sino el hecho de que no tiene condiciones para dirigir una república democrática moderna basada en el imperio de la ley, la división y equilibrio de poderes, la economía de mercado y la existencia de un aparato productivo controlado por la sociedad civil.

Mujica es un revolucionario. Alguien que a regañadientes, ha tenido que someterse a las reglas del modelo republicano porque su bando perdió la Guerra Fría. Simpatiza con la dictadura de Fidel Castro, es amigo de Hugo Chávez; nunca ha podido descolgar el póster del Che Guevara, detesta las formalidades y los reglamentos: le parecen camisas de fuerza burguesas. Su ideal no está en el Código Civil, que le resulta muy aburrido, sino en las tonterías que escribe su compatriota Eduardo Galeano. Eso es muy grave. Así no se puede contribuir al bienestar y el desarrollo de una sociedad. Si no se entiende que la prosperidad material y la estabilidad social dependen fundamentalmente de la calidad de las instituciones de derecho, todo es inútil.

Pues resulta que esté Mujica de pasado tenebroso  que “tampoco sabe cómo se crea o se malgasta la riqueza” cuya “generación creció creyendo que la pobreza y el atraso latinoamericanos eran la consecuencia de la codicia de los depredadores imperialistas y de sus cómplices y lacayos nacionales”, por todas de las supersticiones marxistas que llevó a los más temerarios a secuestrar y matar adversarios ideológicos, ha tenido el detalle de recibir al hijo de ese mismo Montaner, lo cual no deja de ser un gesto “anarquista”, de frente a los suyos, una ruptura de las “formalidades” de la izquierda más intransigente.

Sobre el documental presentado en Uruguay

Por cierto en una nota aparecida el Día 30 de agosto en El País titulada “Carlos Montaner Jr. viene para presentar su película, el periodista  Guillermo Zapiola” anunciaba que los días  6 y 7 de septiembre,  llegaría a Montevideo  Montaner Jr. para presentar un rodaje clandestino realizado aprovechando las condiciones del intercambio cultural Cuba Estados Unidos, concretamente el concierto de Juanes en La Habana, he aquí otra razón mas para defender estos intercambios.

En el artículo se explica quien es el padre del realizador: cuya obra impresa incluye algunos textos “de combate” como Manual del perfecto idiota latinoamericano y El regreso del idiota (en colaboración con Plinio Apuleyo Mendoza y Álvaro Vargas Llosa) así como  Las raíces torcidas de América Latina y No perdamos también el siglo XXI. Ya hablando concretamente sobre la película el redactor afirma lo siguiente:

No es difícil sospechar que el trabajo fílmico de Montaner hijo se ubica en la línea ideológica de su padre. De sesenta minutos de duración, consiste básicamente en una serie de entrevistas a jóvenes cubanos; menores de treinta y cinco años, para quienes el asalto al cuartel de Moncada o la entrada de los “barbudos” en La Habana en 1959 no constituyen vivencias personales sino acontecimientos que leyeron en los libros de historia. La declarada intención de los autores del film ha sido “ofrecer a los jóvenes una voz para compartir sus sentimientos de esperanza y angustia”. Lo que descubren, según referencias, es una variedad de posturas, desde el humor al desafío, desde la expresión de deseos de tomarse la próxima balsa; hasta la queja por la precariedad de la existencia de bienes básicos (alimento, vivienda) y la aspiración de acceder a Internet, viajar sin cortapisas al exterior, o poder aspirar a la última moda.

Con los matices del caso, casi todos marcan sus distancias respecto al discurso oficial de los veteranos líderes de la revolución, y sus vehículos de expresión suelen estar en la blogósfera y en la música con letra contestataria. El recuento incluye a artistas “disidentes” como Los Aldeanos o Porno para Ricardo, y hasta al hijo de Silvio Rodríguez, quien se hace llamar “Silvito el Libre”. También recoge testimonios de “blogueros” como Claudia Cadelo, Yoani Sánchez y Laritza Diversent.

Para el periodista una de las presencias llamativas en  el documental es la de Silvito el Libre, el hijo de Silvio Rodríguez, al que define como un cantante con voz propia en el género hip hop, que ha manifestado algunas distancias con respecto a su padre y al propio “establishment” de su país. También le llama la atención otra de las entrevistadas Indira Almeida, la nieta del Comandante del la Revolución, ya fallecido, Juan Almeida, la cual hoy vive en Estados Unidos.

La existencia de la película quiere decir muchas cosas nuevas, no sólo por la aparición en escena de nuevos actores dentro del movimiento democrático, como son blogueros y cantantes, sino por el solo hecho de su existencia. Sólo un desconocedor del sistema cubano podría creer que el régimen no tuvo conocimiento de las filmaciones, o de que no está en condiciones de ejercer represalias sobre quienes participaron en ella. Sin embargo, el material pudo realizarse, seguramente de manera concreta, salir de la isla, difundirse, y ninguno de los implicados ha recibido el castigo que en otros tiempos de le aplicaría. Otra señal de los cambios que van teniendo lugar en una isla que demanda de los lideres del exilio nueva perspectivas. Como la que subyace a esa  disposición del hijo de Montaner, de apartarse del  fuego hecho por  su padre y entrevistarse, cordialmente, sin acusaciones  con José Mujica. Con esto se hace mas por Cuba, que con las actitudes que solo sirven para alimentar en detrimento de otras determinada línea política.

El ejemplo nos permitiría hablar de una inflexión generacional,  de un nuevo exilio mas interesado en dialogar que en atacar, donde funciona mejor el artista, el intelectual que el  político de viejo corte; un hombre nuevo del anticastrismo encarnado, en este Montaner Junior, quien denominaremos,  acaso, para seguir la rima de “Carlitos el Libre”. Pues hace falta una libertad de criterios y compromisos políticos, de la que no pueden gozar, aunque quisieran, los políticos de la hornada de Montaner, o quienes aun siendo más jóvenes por adoctrinamientos o intereses se les suman.

Hoy la mejor manera, es oponiéndose al régimen cubano; no está en jugar al pluripartidismo dentro o fuera de Cuba, sino en saber crear nuevas  alianzas y medios de denuncias, y sobretodo  estar dispuesto a reunirse con quien sea por la libertad de Cuba, incluyendo con  un extupamaro y dirigente de izquierda como el que asumió la presidencia en marzo de 2010. Fue lo que le permitió al realizador de cine, participar en una reunión; que según las declaraciones de González Raga a Radio Martí, resultó constructiva, y donde Mujica fue de lo más atento y cordial, tanto como lo podría haberlo sido, para citar un ejemplo;  ese mundialmente venerado Madela;  que el mismo  se inció en la política como un terrorista. Ocurre que un celda enseña mucho, lo mismo a un monje, que a un extremista,  que no se olviden del detalle nuestros analistas.

Lecciones del encuentro

De todo lo de arriba se puede sacar más de una  lección: En primer lugar, la de que no  hay nada mas parecido a la intransigencia anticastrista que la castrista. Los dos panfletos citados arriba, parecen redactados por su tono, en alguna de las radios o periodiquitos de los tanto que mantiene vivo el espíritu de la intransigencia en Miami.

La segunda lección es la de que “De esta agua no beberé”, pues puede que sí no nosotros, una generación mas avanzada esté dispuesta o tenga la necesidad a echarse un sorbo del  líquido; no hay por qué empercudir el manantial, como hizo un  Montaner, que sin duda, diciendo lo que pensaba y en eso no hizo mal, despotrincó contra quien un día no muy lejano recibiría, entre otros compatriotas a su propio hijo,  en condición de presidente, asumiendo un precio político nada despreciable.

Nótese que la delegación no la conformaban miembros de la de izquierda cubana, que conforma los social revolucionarios, anarquistas o los socialdemócratas cubanos, esos que le habrían servido a Mujica para cuidarse mejor la espalda de los ataques de los comunistas, quienes carecen de antídotos y recetas frente a la crítica progresista del modelo cubano. Lo menos que debería hacer Montaner, hablando en términos de honestidad intelectual es reconocer  su valoraciones del Presidente Uruguayo, y agradecer públicamente, del mismo modo que le atacó, su gesto con los cubanos. Eso es lo que toca por el momento, en el futuro ya se verá si había algo mas atrás, por ejemplo un jugada para que al menos en Uruguay, se presente por antonomasia de disidencia cubana y a los exiliados como fuerzas exclusivamente de centro derecha.

Pero sí no es así;  lo que deberemos aprender todos, incluido Montaner Padre, es que “Todo cambia”, que la gente evoluciona, y que si Montaner hijo fue capaz de reunirse con el terrible guerrillero, lo mismo deberán hacer las viejas generaciones del exilio, si de verdad piensan en Cuba,  dejar a un lado prejuicios  y vendettas y prepararse a dialogar, con aquellos que piensan  distinto o tienen un origen político diametralmente diferente, como hacen hoy los uruguayos entre sí, dándonos a los cubanos el ejemplo de como la democracia, la tolerancia ideológica  y el desarrollo pueden y deben ir de la mano.

https://i1.wp.com/www.pepetalcuales.com.uy/site_pepe/media/photos/retrato.jpg
Mujica, foto publicada en su página

De vuelta a Estocolmo: La Simón en lugar del Almagro

Volviendo al instituto latinoamericano, la conferencia de Almagro  programada para el lunes, 4 de octubre debió ser suspendida a causa del espectáculo armado en Ecuador por Correa, utilizando la protesta de la policía para infligirse un auto golpe. La crisis desatada por el líder de “la revolución ciudadana” nos privó de la conferencia que habría de  dictar  el Canciller de Uruguay, Luis Almagro, quien debió partir a una reunión urgente de Ministros de Relaciones Exteriores de los países de la UNASUR.

Sin embargo El Instituto de Estudios Latinoamericanos, también en colaboración con Embajada de Uruguay en Suecia; encontró una buena alternativa, al traernos a  una académica y política independiente del Frente Amplio, Simón María Simón,  ingeniera industrial, vice-ministra de Educación y Cultura del gabinete del Presidente José Mujica. En el gobierno anterior del Presidente Tabaré Vásquez,  Simón fue Ministra de Educación y Cultura.

María Simón habló del desarrollo alcanzado por su país, particularmente de los procesos vinculados a la educación; con programas que garantizan una computadora con Internet a cada niño, también hablo de políticas de retorno de los exiliados; así como del tratamiento a la inmigración, en este punto agradeció a Suecia por haber acogido a tantos exiliado de su país y hablo de la necesidad de asimilar la experiencia sueca, algo que en lo personal espero que no pase de una expresión de cortesía con sus anfitriones, por el bien de quienes emigren a ese bello país.

Quizá el detalle más interesante fue cuando explicó la vocación de lograr políticas de estado, que nacen del diálogo con los partidos de oposición; algo que no entienden las gentes acostumbradas a la confrontación ideológica febril, esa que tanto daño nos hace a los cubanos y a sus agentes uruguayos, los mismos que no perdonarían el encuentro del hijo de Montaner, de Carlitos el libre con Mujica, como tampoco le perdonarán en Miami los enemigos del diálogo, ya no una reunión con alguno de los  Castros, sino con todo lo que huela a izquierda, es decir al Perfecto Idiota Latinoamericano.

Por lo demás fue una excelente conferencia, que nos sitúa al Uruguay como un modelo para Cuba, como un camino en el que a través del consenso y la tolerancia frente al otro, esa de la que Mujica, pese  a su pasado tupamaro ha sabido hacer gala frente a los exiliados cubanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: