Las elecciones suecas: Una mirada cubana

21 Sep

Estocolmo, septiembre de 2010: Mes de elecciones al Parlamento de donde nace el gobierno. Foto: Carlos M. Estefanía

Por lo general las elecciones suecas al Parlamento (Riksdag) caen en el tercer domingo de septiembre y este año, 2010 le ha tocado al día 19. Aunque ya tenía clara mi elección he decidido salir a la calle, cámara en mano para recoger impresiones de los encargados en hacer propaganda por los diferentes partidos y alianzas rivales. La sensación general que me han dado mis entrevistados, ha sido la de desgano, salvo en raras excepciones, como si supieran que todo estaba ya determinado y que volvería a ganar la coalición liberal; conservadora en el poder, como así ocurrió.

Debo explicar, que es en el Riksdag donde los partidos integrantes forma el gobierno, además de otras tareas, como son las de reformar la Constitución o Legislar. Para entrar en el parlamento sueco, un partido necesita ganar al menos el 4 por ciento de los votos en todo el país o en su defecto (o paralelamente) por lo menos 12 por ciento de un condado, que Suecia son 29 distritos y tienen escaños parlamentarios proporcionales a su población.

Todavía en 1974, el encargado de formar el gobierno, era el Rey,  desde entonces la tarea la asume el Presidente del Parlamento; quien tras sostener conversaciones con los diferentes partidos del Riksdag nombra un Primer Ministro de Suecia (Statsminister), que quedará confirmado siempre y cuando no tenga en su contra 175 parlamentarios o más, luego el Primer Ministro nombrará a los Ministros del Gabinete.

Tal situación provoca que un pequeño partido, como es el verde o los xenófobos de Sverie Demokraterna (SD), en español Los Demócratas de Suecia (SD), pueda jugar un papel determinante, como inclinador de balanzas, si logra entrar al parlamento.
.

Esa es una de las razones por la que muchos suecos, sobretodo los de origen extranjero, han puesto el grito en el cielo ante la entrada de los miembros de SD al célebre Riksdag, eso por no hablar de la mancha que significa sobre el buen nombre del país, a nivel internacional, no tanto nacional, como modelo de tolerancia y democracia, en las condiciones de una poderosa corriente inmigratoria, que se genera un buena medida en países musulmanes, como Turquía, Bosnia, Iran, Irak, Somalia, y últimamente pertenecientes a la antigua URSS.

La lucha contra esta inmigración se ha convertido en el caballito de pelea de líder de los Demócratas de Suecia, el 31 añero Åkesson, un personaje cuya  juventud  le ayuda a competir con los «vegetes » que casi sin exclusión representan a los partidos ya establecidos en el parlamento.

El año pasado,  el 19 de octubre, cuando ya se avizoraba  el crecimiento de los xenófobos y su futura entrada en el parlamento, Aftonbladet  sacó a la luz un artículo de debate, escrito por Åkesson titulado : ”Muslimerna är vårt största utländska hot” (“Los musulmanes son nuestra mayor amenaza extranjera”). Aquí el líder de los Demócratas de Suecia. Åkesson, arremete contra la élite sueca por dejarse cegar por la corriente multi-cultural frente a lo que denomina los peligros del Islam y la islamización.

Según Åkesson el equívoco parte de la creencia de que el Islam, en esencia, es lo mismo que el cristianismo, con la única diferencia es que los musulmanes tienen un nombre diferente para el Dios y que por lo tanto será posible dominar el Islam de la misma manera en que las fuerzas seculares fueron domesticando durante siglos a la cristiandad europea, relegado la religión a la esfera privada. Luego señala en varios ámbitos cruciales en los que el Islam se diferencia del Cristianismo, por ejemplo, en la distinción entre poder espiritual y terrenal así como la percepción del uso de la fuerza.

Según el activista xenófobo; el Islam ha afectado a la sociedad sueca en un grado  mayor que la sociedad sueca ha influido en el Islam. La inmigración masiva de países musulmanes, junto con las tasas de natalidad relativamente alta en la comunidad musulmana sugieren que esta tendencia continuará a menos que un cambio en la política se produzca – un cambio cuyos impulsores serían los de SD, supongo-, al mismo tiempo reconoce un fenómenos que ya hemos visto en los negros norteamericano y en no pocos latinos de Estados Unidos, el de que el desarraigo lleve a muchos inmigrantes de segunda y tercera generación a buscar al islam como elemento de identidad y fuerza unificadora, a lo que habría que sumar un proceso de radicalización entre los jóvenes musulmanes en Europa.

Luego el “suecodemócrata” pinta a la realidad sueca de décadas mas adelante con los colores mas oscuros para un islamofobo, sería cuando la población musulmana, si el ritmo actual continúa, se haya multiplicado en tamaño y vivan en muchas de las grandes ciudades europeas, incluyendo Malmö, mayorías musulmana, entonces, según el debator, los condado sueco usaría el dinero de los contribuyentes para cortarle el prepucio a niños pequeños perfectamente sano, en las piscinas se introduciría tiempo de baño separados para hombres y mujeres, las escuelas suecas introduciría nuevos días de fiesta para celebrar el fin del Ramadán etc, etc, etc. Al final el autor termina declarando que como « sverigedemokrat » ve esta situación como « nuestra mayor amenaza extranjera desde la Segunda Guerra Mundial « y promete hacer todo lo que esté a su alcance para revertir la tendencia cuando fueran a las urnas el próximo año, es decir ahora en 2010. Por lo visto el mensaje ha llegado lejos y Jimmie ha conseguido los votos necesarios para sentarse y debatir con el resto de los partidos en el Parlamento.

Esto no solo le dará visibilidad, sino que le permitirá a los xenófobos encubiertos sacar a la luz la xenofobia encubierta del resto de los partidos, quienes hasta el momento no se han visto obligados a discutir el serioproblemas relacionados con los inmigrantes y de los cuales ellos mismos son responsables, unos los de la « izquierda » con sus actitudes paternalistas, intentando ocultar los problemas o pacificar al inmigrante en tanto mano de obra competitiva a fuerza de subsidios y barreras invisibles en el mercado laboral.

Los otros con su visión patriarcal del inmigrante, subordinado de manera “ligera”, echandole la culpa a su cultura, o desconocimiento del sueco de todos los problemas, queriendo solucionar como mano dura y policía, lo que una liberalización consecuente habría solucionado ya, creando con el racismo estructural y sus consecuencias sociales, los males de los que nutre su discurso el populismo ascendente.

Y por último aunque no menos importante, la entrada al Parlamento garantizará al populismo los recursos que nunca habría tenido, dado su origen de clase media-baja (a pesar de que las radios latino americana de Estocolmo, por lo general de ideología comunista acusan, en falso, a las clases altas de estar tras los Sverie Demokraterna. En realidad el caldo de cultivo de estos populistas está entre los desempleados, sobretodo del interior del país;   los vecinos de los ghettos y si acaso los nacionalistas frustados de Skania, u otra zona tardíamente incoporporada a Suecia,  quienes no atreviendose a enfrentarse con el Centro, es decir con Estocolmo, arremeten contra los mas débiles y menos responsables del mancillamiento de su pequeña patria, los inmigrantes..

No será de estas clases adineradas, sino de los bolsillos de los contribuidores en general de donde le llegará a los bolsillos de los Demócratas de Suecia, los millones que les tocan durante el mandato, de este año por concepto de apoyo a los partidos. Al contabilizar un 5,7 por ciento de los votos en las elecciones y contar con 20 el partido contará con el soporte básico y el apoyo adicional que ofrece el Parlamento a los grupos políticos que trabajan dentro de el, por ejemplo para que los políticos puedan realizar viajes por el país y al extranjero, una subvención que según el diario Svenska Dagbladet, podría ascender cuanto menos a 6,3 millones de dólares anuales.

Con estas elecciones se terminaron dos mitos, sin duda alguna, el primero fue el de la preeminencia de la Socialdemocracia, afectada por una crisis de valores e identidades total, desde el momento en que tiene que competir a la izquierda con un excomunismo que juega al socialismo democrático y una « derecha » que  ha aprendido de ella como administrar “socialmente” al capitalismo, que  se abstiene de llevar hasta el final el programa liberal y que deja intacto en buena medida el estado de bienestar, sin necesidad de cantar la Internacional, ni forzar membresías sindicales ni contratos colectivos, una crisis de la que no le ha salvado ni la creación de un bloque rojiverde, que no pudo con la presuntamente desgastada Alianza; en que bajo el liderazgo de Reinfeldt conformaba gobierno integrando a  la Coalición al Moderados (ex Conservadores) Partido de Centro, Partido Liberal y Demócrata-Cristianos.

Afiche mostrando los líderes de la coalición rojiverde, colgado en un vagón del metro de Estocolmo. Foto: Carlos M. Estefanía

No fueron elecciones exentas de violencia, particularmente contra las actividades públicas de los Sverie Democraterna (lo que les da un velo de Mártires, que por lo visto les ha favorecido mas que dañar). Y es que no es la violencia la que puede solucionar el problema que en teoría habrá de generar la entrada y presumible futuro crecimiento de los Sverie Demokrater, en Suecia.

A una acción política como es la organización independiente y estructuración de la xenofobia, debería responderse con una acción política de coordinación y estructuración de sus víctimas, es decir los extranjeros, sea musulmanes o no.

Una vez mas la democracia sueca pide a gritos el nacimiento de un nuevo partido, el de los « discriminados » contra la segregación o si se prefiere de la unión entre todos los ciudadanos, por ello tiene que ser una agrupación abierta a todos, no solo a los extranjeros sino a los muchos suecos, de buena voluntad, los mismos que hoy se averguenzan por tener la xenofobia alojada en su parlamento.

Un partido que venza  los convencionalismos; que enseñe las verdades que estos ocultan sobre musulmanes o latinos, y que no alimente otros prejuicios, como el de dar por sentado que todos los suecos son racista, algo equiparable a confundir a todo musulman con un terrorista.

Tiene que ser un partido para todos y por el bien de todos, como diría un célebre cubano; que desarme con un discurso integrador de los argumentos de los xenófobos, abiertos o encubiertos, que empuje a la acción política a los marginados, no como marionetas de este o aquel partido establecido, sino como activistas comprometidos con su presente y el futuro de sus hijos, que busque soluciones reales, a los problemas creados, mas que por la inmigración en si, por la forma en que desde el poder y por parte de las diferentes élites de izquierda o derecha esta ha sido tratada en Suecia.

Es hora ya que que nazca el partido de la Nueva Suecia, una Suecia abierta a todo, que trate a todos por igual mas allá de su color, su lengua y su origen, de su genero o su edad. Hoy por hoy ese partido no existe, hay que formarlo, pues solo el podrá contrarrestar las consecuencias nefastas para  la nación escandinava y quienes viven dentro de ella que traerá el triunfo en estas elecciones de Sverigedemokrater‎ –

Anuncios

Una respuesta to “Las elecciones suecas: Una mirada cubana”

  1. Raul Fernandez Rivero 26 septiembre 2010 a 12:29 AM #

    La xenofobia se ha convertido en una rabieta nacional en muchos lugares. Los musulmanes-que no ya los terroristas- sino la raza, la nacion, la religión, es un tema selecto para estos cavernícolas del siglo XXI que están jugando con graves temas, haciendo sinónimo de terrorista al creyente musulman, como lo hicieron los Romanos con los cristianos. ¡En lugar de progresar volvenmos 2,000 años atrás!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: