Bernadotte, una dinastía hija de la revolución V (Final)

9 Ago

https://i1.wp.com/home.snafu.de/veith/Texte/Bernadotte/Bernadotte2.jpg

Suecia: el declive de una monarquía, el nacimiento de una dinastía

En el año 1809; Suecia estuvo a punto de desaparecer o al menos ser viviseccionada  por dos potencias en lucha, Dinámica y Rusia. Tal era el pavor que existía en el país que en Uppsala se llamaba a los estudiantes a no provocar a los rusos en caso de que estos establecieran sus dominio, ya que en tal caso sufriría toda la ciudad. Y no era para menos un año atrás los rusos se habían apoderado de todo el territorio sueco que quedaba del otro lado del mar Báltico, en su costa oriental, habían ocupado Åland y tropas cosacas cabalgando sobre el hielo habían llegado a Roslagen.

El país vivía una crisis total y la confianza en Gustavo IV Adolfo , uno de los pocos reyes que se atrevía a encararse a Napoleón, la bestia, como el lo llamaba, estaba por el piso, el país se enfrentaba por accidente con Dinamarca , con que entonces era la dueña de Noruega, ausentes, y por tanto no la región pequeña que hoy conocemos, y por Oriente con el Oso Ruso, al que poco le importaba ser enemigo del enemigo de su enemigo; Napoleón, que tal vez había perdonado si hubiera aceptado el matrimonio con la princesa rusa que no aceptó por motivos religiosos.

https://i2.wp.com/www.rankopedia.com/CandidatePix/24318.gif
Gustavo IV Adolfo

Se creía que como otros tantos paises de Europa, que Suecia dejaría de existir, y que el Río Dal  marcaría la parte del territorio ocupado por Dinamarca y  que le pertenecería a Rusia. Fue entonces que George Adlersparre , hombre de ideas políticas radicales y jefe de la sección de Värmland del ejército occidental, hizo un pronunciamiento contra el Rey e inició en marzo una marcha sobre Estocolmo.  Adlersparre habría tenido éxito si no se le hubieras adelantado otro oficial;  el héroe de la guerra en Finlandia, Carl Johan Adlercreutz,  con su golpe palaciego del 13 de marzo de 1809.

https://i0.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/53/GeorgAdlersparre.jpg

G Adlesparre

Con la caída del Rey se decreta el armisticio con Rusia, y a principios del nuevo año se hará otro tanto con la Francia que Gustavo Adolfo se había a atrevido a desafiar, así mismo se estableció una libertad de imprenta que traerá consigo la escasez  de papel, si esto no es una revolución que venga Dios y lo vea.

Así  las cosas, se citó, el 1 de mayo, al parlamento para acordar una nueva Constitución. Hacía falta un regente y para ello se buscó a un tío del depuesto Gustavo IV, enfermo y sin herederos legítimos, que será coronado como Karl (Carlos) XIII.

https://i1.wp.com/ambafrance-se.org/france_suede/IMG/jpg_Charles_XIII_of_Sweden.jpg

Karl XIII

Se trata de una solución temporal en espera de una mejor alternativa, la que encarnaría el príncipe danes  Karl August; este será designado como heredero del trono a principio, sin embargo, durante una inspección de tropas en Skåne (Escania), el príncipe heredero sufre un accidente, se cae del caballo y muere.

Pronto  corrió el rumor de que se trataba de un asesinato tramado por el Mariscal del Reino, Axel von Festen, conocido simpatizante de Gustav IV Adolf, el militar y sus parientes serán linchados, ante los ojos impávidos de los soldados en una de las plaza de Estocolmo; Riddarhustorget.

En el verano de 18, el 6 de agosto el Risdag (parlamento) es convocado lejos de los tumultos, en Örebro, la balanza en la búsqueda de un nuevo heredero al trono de Suecia se inclina por Christian Fedrik de Dinamarca, el hermano del príncipe fallecido, aunque existen otros candidatos que interesan a los militares, el Mariscal de Napoleón, Joaquín Murat, o en su defecto el hijo adoptivo del emperador francés, Eugene de Beauharnais.

Son los tiempos en que Napoleón se ha convertido en el hombre más fuerte de Europa, dominando un imperio que se extiende desde el Atlántico a Bielorrusia y desde las orillas del Mar Báltico a las del Jónico, poseyendo bajo sus dominios un sin número de reyes y príncipes vasallos. Era pues el aliado ideal que necesitaba la oficialidad sueca, que no renunciaba a la idea de recuperar Finlandia de manos del Zar.

Al fina se optó por designar como príncipe heredero a ese mismo Bernadotte, que tan rápida carrera había hecho, de oficial formado en los campos de batalla, a embajador, de aquí a Ministro de Guerra, y luego gobernador del norte de Alemania, alguien del que también se comentaba había tratado con dignidad a sus prisioneros de guerra suecos.

En París, Bernadotte ya ha recibido la visita del teniente sueco Carl Otto Mörner, con la propuesta de que aceptara convertirse en el príncipe heredero de Suecia. De lo que se trataba era de dotar al  país nórdico de un líder militar competente y que gozara de las simpatías de Napoleón, en  fin, recuperar a Finlandia arrebatada por los rusos en la guerra contra Sucia de 1808-9.

https://i0.wp.com/m.blog.hu/ki/kifozde/image/HSZ/Bernadotte/Morner.jpg

Carl Otto Mörner

La respuesta del lado francés fue enviar al comerciante y antiguo cónsul en Gotemburgo Jean Antoine Fournier a Örebro; con varias ofertas tentadora entre ellas la de sí se aceptada la candidatura de Bernadotte en lugar de la del príncipe danés, prestaría ocho millones de francos a la Caja estatal sueca, que Napoleón le daba todo su apoyo, a que Bernadotte se convertiría al luteranismo y que aprendería a hablar sueco, De paso se trajo Fournier un retrato de Bernadotte con el sable desenvainado, así como una miniatura con la imagen de su esposa y de su hijo Oscar, todo lo cual  inclinó la opinión en favor del francés. El 21 de agosto de 1810,  Bernadotte será elegido como el nuevo heredero al trono.

Una vez prometido a su emperador que nunca haría armas contra su patria de origen; Bernadotte se dirigió a Suecia. De paso por la ciudad danesa de Helsingör Bernadotte se conviertió al protestantismo como la ley de Suecia para sus herederos al trono. El rey Karl XIII adoptó a Bernadotte con un nuevo nombre: Karl Johan.

La Ruptura con Napoleón

Una vez en Suecia el nuevo heredero comenzará a maniobrar con las grandes potencias, Inglaterra, Rusia y la propia Francia;  manteniendo la equidistancia entre todas. Sin embargo poco a poco se fue acercando al Zar Alexander, quien le prometió el apoyo de Rusia contra Dinamarca, si Suecia intentaba apoderarse de Noruega.

En verano de 1812 Napoleón inicia su ofensiva contra Rusia, con un enorme ejercito, al que Suecia no se incorpora, esta ha firmado la paz con Inglaterra y se mantienen “neutral” en la confrontación con su gran vecino del Báltico. Pero Bernadotte no se contenta con eso, aceptará un encuentro con el Zar, ahora enemigo de aquella Francia por la que tanto él había luchado, la entrevista tiene lugar, al otro lado del mar, en Åbo, el 27 de Agosto y se cree que fue en  la reunión que Alexander logra convencer a Bernardotte del papel que esta llamado a jugar en su tierra natal, si Napoleón es derrotado, lo que efectivamente habrá de ocurrir gracias al General Invierno.

¨https://i2.wp.com/www.esfutbol.es/uploads/esfutbol.es/othumbs/lg_Napoleons_retreat_from_moscow_1.jpg

Napoleón regresando de Moscú

Cuando Napoleón supo del encuentro en Åbo se insultó con toda razón y declaró persona no grata al embajador sueco. Pero esto tenía sin cuidado al príncipe heredero, el cual no contento con sus vínculos rusos, inició un proceso de alianza con Inglaterra, pactando con ella el envío de 30 000 soldados para combatir a su antiguo emperador, algo que le valdrá a Suecia la entrega de la colonia de Guadalupe, en las indias occidentales.

En el fondo, a Bernardote  le daba lo mismo, recuperar Finlandia  que conquistar Noruega y eso fue lo que procuró con estas intrigas que enfrentaban una vez mas a Suecia con una vieja enemiga, Dinamarca aliada de Francia.

Mas lo peor de todo, desde el punto de vista ético fue para Karl Johan romper su promesa a Napoleón.

A principios del año 1813  Bernadotte le escribe una extensa carta a Napoleón explicándole por el país que regenta que deberá entrar en guerra contra Francia, se basa sobre todo en la ocupación militar hecha por el Emperador francés, de la Pomerania Sueca, cincuenta barcos incautados, y 200 marineros presos en las cárceles francesas; supongo que esto se relacionaría con la ruptura del bloqueo a esa Inglaterra con la que Suecia estaba haciendo buenas migas.

Napoleón nunca respondió la carta de su antiguo subordinado, en cambio dio ordenes a su ministro de policía para que el nombre del Príncipe de Montercorbo se maculase en todo el imperio, una orden que afecto a los familiares de Bernardotte, que en su mayoría permanecían en Francia, sus retratos fueron retirados de  los edificios públicos y su nombre retirado de los registros municipales, en la prensa comenzó a destacarse entre otros detalles poco atractivos de su vida, su conversión al protestantismo (si la cual no podría haber sino nombrado príncipe heredero en Suecia), al final los efectos de esta orden han llegado hasta la Francia de nuestros días; donde Bernardotte, salvo en su Pau natal, es un ser prácticamente olvidado.

A principios del verano de 1813,  Bernardote vuelve a cruzar el Báltico en dirección a la Pomerania sueca; sumándose desde allí a las fuerzas, con un ejercito integrado mayoritariamente por suecos, a las tropas que combatían a Napoleón. Durante la campaña participara destacadamente en varias batallas; entre otras la de Leipzig y Bornhöft, tambien participará en la toma de Lübeck y Kiel.

Fue en los acuerdos de Kiel iniciados el 15 de diciembre donde el rey de Dinamarca se vio obligado a renunciar a Noruega en Beneficio de Suecia. Aunque los sueños de Bernardotte eran muchos mas ambicioso, quizás sustituir a Napoleón en el trono francés, más se quedó con las ganas, ya que no será él, sino Luis XVIII, hermano del degollado Luis XVI, a quien se colocará como rey de los franceses.

El antiguo revolucionario debió contentarse con la ya mencionada reinuncia de Dinamarca a Noruega en favor se Suecia, tras la paz de Kiel en 1814, todo ello a cambio de la zona sueca de la Pomerania y un millón de riksdaler, la divisa de Suecia entonces. Y aún así la cosa no fue tan sencilla.

El 17 de mayo de 1814 una los noruegos se reunieron en asamblea en Eidsavold redactaron una constitución relativamentente liberal y eligieron al príncipe danés  Kristian Fredrik como rey de Noruega. Con ello se oponían al tratado de Kiel y decretaban su independencia como reino.

https://i1.wp.com/www.eidsvoll1814.no/arch/_img/w200/9059124.jpg
Kristian Fredrik

Esto desencadenó la invasión armada comandada por el propio Bernardotte que se inició el 7 de agosto y que será la última guarra en la que participará Suecia hasta hoy en día. La resistencia noruega duró dos semanas. Karl Johans les hará una importante concesión, respetó la constitución del 17 de mayo con los cambios mínimos que determinará  lo que desde entonces se llamó, eufemisticamente ” La Unión”.


Karl Johan (Bernardotte) Rey de Suecia y de  Noruega.

Coronación y muerte

En 1818 muere Karl XIII y Karl Johan , que por entonces tiene 53 años; resulta coronado bajo el lema de ” el amor del pueblo es mi premio”.

Hay que decir de este rey inmigrante y “cabeza negra”, que nunca pudo comunicarse con la mayoría de sus subordinados ya que jamás aprendió el sueco, todos sus documentos los escribía en francés y estos tenían que ser posteriormente traducidos. El país le parecía demasiado frío por lo que casi toda su actividad gubernamental la realizaba desde su caliente dormitorio en el Castillo de Estocolmo (Stockholms Slott)

Durante años llevó Bernardotte la vida de hombre soltero, su mujer Desiree se negó a vivir en lo que llamaba el país de los lobos, en cambio si tuvo consigo a su hijo Oscar, él que sí aprendió a hablar sueco y noruego.

https://i2.wp.com/www.nebula5.org/clary/imgdes/bdynasty.jpg

El rey Karl XIV Johan, junto a sus herederos.

En Suecia, como en su vida francesa;  Bernardotte solía reaccionarba fuertemente cuando la prensa escribía sobre su persona, por ello estableció regulaciones desde 1812 que afectaban la libertad de impresión autorizando al gobierno a impedir las publicaciones que considerara peligrosas para la seguridad, como le ocurrió al publicista Lars Johan Hierta cuyo periódico Aftonbladet, el primer periódico moderno de Suecia, resultó prohibido por publicar una sátira contra la casa real.

Monumento dedicado a Lars Johan Hierta en la zona antigua de Estocolmo, a pocas cuadras del Castillo Real. Foto: Carlos M. Estefanía

La estrategia del periodista fue sacar el periódico con un nuevo nombre. Durante su reinado no dejó de encontrar oposición en más de un parlamentario, de todos el más destacado en esta lucha fue Hierta. Por su parte el Rey decía que oposición era igual a “conspiración”, que otra cosa podía opinar un viejo simpatizante de los Jacobinos.

http://d3ds4oy7g1wrqq.cloudfront.net/retratosdelahistoria/myfiles/Carolus_XIV_Johanes_Sverige-Norge.gif?Expires=1283983200&Signature=UBiD-9F0xFBVALGF3o0HUDZUnEs1k9pjrq-6LxZSyX1U6Q-DV4EQY1ai7H5K2c8qvtuAyxPKKZVKzSaz0jHUh17rP0wjGo5Lr~Axh0vN3R5C3HVvM01jKHhskrxvbPH~kodYCOOcn3tOHpFeNB8CjVp-l5HBzbUScs8HG8uaQPk_&Key-Pair-Id=APKAJYN3LZI5CG46B7AA&Policy=eyJTdGF0ZW1lbnQiOlt7IlJlc291cmNlIjoiaHR0cDovL2QzZHM0b3k3ZzF3cnFxLmNsb3VkZnJvbnQubmV0L3JldHJhdG9zZGVsYWhpc3RvcmlhL215ZmlsZXMvQ2Fyb2x1c19YSVZfSm9oYW5lc19TdmVyaWdlLU5vcmdlLmdpZiIsIkNvbmRpdGlvbiI6eyJEYXRlTGVzc1RoYW4iOnsiQVdTOkVwb2NoVGltZSI6MTI4Mzk4MzIwMH19fV19

El 8 de marzo de 1844,  murió  en la cama  de un derrame cerebral, Jean Bernadotte. Su dinastía sobrevivió a la nueva oleada revolucionaria que por aquellos años recorría Europa y ha seguido hasta nuestros días ocupando, con gran consenso político de derecha a izquierda, el trono de Suecia, sin importar los cataclismos vividos por los países que la rodean.

https://i0.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/dd/Statyn_av_Karl_XIV_Johan_Norrk%C3%B6ping_april_2006.jpg

Estatua dedicada a Karl XIV Johan  en Nörrköpinng 1946

Fuentes:

Tomas Blom, Jean Bernadotte-så blev den franske repubublicanen Sveriges kun (Jean Berndadotte -asi se hizo el republicano francés rey de Suecia) artículo aparecido. En la revista sueca Allt om Historia, Número 4/2010, se publica, entre las páginas 22 y 29.

Henrik Höjer, Tema: 1809 – Året då Sverige kunde ha försvunnit 1809 – Början på en ny era Revista Forskning & Framsteg, Nr 2, Mar 2009, pag 30 -34.

Herman Lindqvist, Jean Bernardotte: Mannen vi valde, Albert Bonniers Förlag, Stockholm 2009

Lars O. Lagerqvist, Karl XIV Johan: En Fransman i Norden. Prisma Bokförlaguet, Stockholm, 2005.

Anuncios

Una respuesta to “Bernadotte, una dinastía hija de la revolución V (Final)”

  1. Lera 13 marzo 2011 a 1:59 PM #

    vale la pena decir que los suecos por plata y para tener amigos en el poder aceptaron a un soldado alfeñique y su mujer de dudosa reputacion en el trono sueco a los verdaderos descendientes de la nobleza sueca, mi papa me contó que fueron los mismos suecos y su rey que terminaron por echar a todos los nobles que posiblemente podian reclamar la corona a Polonia, ya que alli habian muchos opositores que eran sueco-polacos pero de familias de la antigua nobleza sueca (su abolengo databa de la edad media)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: