El Maestro Wolfgang Amadeus Mozart, o el retorno de los niños artistas

9 Jul

Tuve la suerte de visitar la antigua URSS, de niño y de joven, de disfrutar antes de su inevitable desmoronamiento, de las cosas buenas, que tenía y que, al margen de todo el sufrimiento que con ellas se ocultaban, nunca podré olvidar, la sana hospitalidad del pueblo, el circo de Moscú, los conciertos del conservatorio Tchaikovsky, la danza sobre hielo y las espectaculares presentaciones de niños artistas en los Palacios de Pioneros. Y es que, aunque se piense lo contrario los regímenes despóticos no están del todo reñido con el talento, ahí tenemos las muestras heredadas del antiguo Egipto, de la vieja China, como las tendríamos también del cercano nazismo y fascismo, si Hitler, no se hubiese empeñado en atacar a su hermano de leche totalitaria que fue Stalin.

En particular recuerdo con gran placer la capacidad de los soviéticos  para detectar y hacer madurar con rapidez asombrosa la genialidad de sus niños, algo en lo que, jamás los cubanos pudieron darle alcance, a pesar del avanzado sistema de enseñanza artística – si bien pobre en recursos-  con que cuenta la isla.

Creía una vez desaparecido el campo socialista, y acosada mi patria por el bloqueo interno y el embargo exterior, que nunca mas disfrutaría de un espectáculo infantil similar a aquellos que había visto en Moscú, pero me equivoqué, para suerte mía, gracias a una invitación realizada a los miembros de  The Professional Foreign Correspondents Association (PROFOCA), por la directora Marie Bejstam, para disfrutar de una obra suya en la filial del Teatro Nacional de Suecia en Hallunda,  Botkyrka, en Estocolmo.

E

Exteriores e interior del Teatro Nacional en Hallunda, Botkyrka, Suecia. Foto: Carlos M. Estefanía

Y es que por ser miembro de esta organización periodística, me enteré y pude asistir en la tarde del 8 de mayo del 2010,  desde un puesto de honor en la primera fila, de uno de los musicales infantiles más bellos de los que he visto en mi vida, el que le ha servido a la pedagoga coral que nos invitara y su colega la directora Helen Gautier para poner en escena una pieza que gusta por igual a grandes y chicos. Se trata Meister Wolfgang (Maestro Wolfgang).

Marie Bejstam, una de las directoras Maestro Wolfgang. Foto. Carlos M. Estefanía

Se trata de una una humorística musical,  interpretada por niños, aunque con apoyo armónico de adultos y dedicada al gran maestro Wolfgang Amadeus Mozart.

Libro de notas en el atril de la directora de la obra. Foto: Carlos M. Estefanía

Una obra bella que se disfruta doblemente en el cotexto sueco, primero porque  nos recuerda sus vínculos culturales, religiosos, e incluso lingüisticos que existe entre el país nórdico y la patria de Lutero, segundo por que vimos sobre el escenario en perfecta comunión niños rubios y morenos, venciendo con el arte la xenofobia al uso por estos lares.

El musical se basa en  una colección de canciones;  cuya letra fue escrita por Grete Rottböll y cuyos arreglos fuero hechos por Håkan Sund.

La puesta en escena de “Wolfgang Meister” en el Teatro Nacional de Suecia, ha sido rediseñada por las guionistas de la asociación Espectro Coral Marie Bejstam y Charlotte Rider Norlander. El diseño de vestuario estuvo a cargo de Laila Durán, de la coreografía se encargó Kerstin Wölling.

Los papeles principales fuero los siguientes, en el papel de Mozar, la niña,  Ebba Lindberg, cuyo genial talento nos hizo olvidar la total subversión de género que significa el que una chica interprete a un hombre, luego tenemos las tres damas chismosas: vestida de rosa, Hanna Tynong, con vestido dorado,  Sara Abdo y vestida de azul Vendela Nybonds. En cuanto al personaje de Papageno lo interpreta Olle Bosque.

Hay que decir que estos niños, acompañados de un enorme coro de sus contemporáneos actuaron y cantaron como ángles, demostrando un potencial artístico que bien valdría la pena hacerlo lucir de gira por el mundo.

Por supuesto hizo falta el respaldo musical, muy bueno por cierto, de los siguientes instrumentistas adultos:

Piano – Joakim Holgersson
Violín – Gustavsson Cecilia
Viola – Johanna Eriksson
Violonchelo – Mia Dahlgren

En cuando al equipo de iluminación y la ingeniería de sonido, esta fue garantizada por la empresa APM Pro Audio, Inc, en las manos de los técnicos, Andreas Vikström y Linus Pansell. La obra es el resultado de un trabajo fabuloso que reactivó ante mis ojos aquella impresionante labor educativa que conocía en los soviéticos.

Ahora se trataba de ver niños artistas en un contexto completamente distinto, germánico y multicultural, organizado, mas que por el estado por Espectro Coral, una ONG, cuyo sitio en la red es el siguiente; http://www.spektrumkorerna.se  a ella  pertenecen los niños y sus padres, sin fines de lucro, e independiente en lo político y religioso, que no esta bajo la dirección del estado o el municipio, aunque las comunas compran sus producciones para ser presentadas a los niños de estas, sin duda alguna favoreciendo el desarrollo cultural de los pequeños, sobretodo a lo que en educación musical se refiere.

A sus vez los responsables artísticos y pedagógicos de esta actividad, no solo se encargan de la preparación de las obras, sino también de la producción de las mismas a través de sus empresas privadas. Lo cierto es que, al menos en el contexto sueco y en este caso concreto la cosa por lo visto funciona con muy buenos resultados, lo privado hace una oferta que consume lo público y la infancia sale ganando.

La actividad comenzó  hace alrededor de 11 años bajo la dirección de Marie Bejstam y de Charlotte Rider Norlander. Actualmente participan unos 100 niños y jóvenes con edades entre 6-19 años, quienes actuan en tres coros: un coro simple en el que participan niños de 6-9 años, para hacer mini-musicales

Para el otoño se prevé crear un cuarto coro con los niños mayores, quienes se prepararan para competir internacionalmente. Un coro estructurado en tres partes en el que participan chicos de 9-13 años, para producciones un poco más grandes, por ejemplo como esta que me tocó disfrutar, y por último un coro de voces formado por adolescentes de 13 a 18 años que participa en grandes producciones y encargos musicales.

Los coros están domiciliados en la parte norte del municipio de Botkyrka (donde vivo) y trabajan tanto en producciones locales, como por encargo de variados clientes como pueden ser la Televisión, el Parque recreativo de Skansen, así como otras empresas y organizaciones.

Entre los objetivos de este conjunto esta el de garantizar a los niños de la zona, muchos de ellos hijos de padres inmigrantes o inmigrantes ellos mismos, la coparticipación en un coro profesional que además de inspirador es capaz de unir a familias de diferentes culturas. Esta misma actividad ayuda a los niños en su capacidad de concentración y les enseña a trabajar con expresiones y géneros diversos dentro de la música, la danza y el teatro.

"Maestro Wolfgan". Foto: Carlos M. Estefanía

Otro objetivo es el de lograr que los niños  piensen globalmente y esto se logra, no solo trabajando con música de diversos paises sino comprometiendo a los niños con la realidad social, por ejemplo colaborando con organizaciones que trabajan en materias de derechos infantiles o apadrinando a niños de Uganda, se por otras fuentes que Marie Bejstam  se encuentra involucrada en un proyecto en Colombia, pero de eso hablaremos en otro momento.

Por ahora finalizo testimoniando que, por la obra que vi aquel día, no me cabe duda de que la organización alcanza los objetivos que se traza. Y me gustaría  recomendar este proyecto coral a todos los que me lean y puedan disfrutarlo o promocionarlo allí donde esté (mas adelante presentaré una muestra en vídeo), y si quieren saber más pueden contactar la organización artística de Marie Bejstam al Tel/fax en Suecia : 08-531 88 300  o a su E-post: marie@mariemusik.com

Marie Bejstam en acción. Foto: Carlos M. Estefanía

Nota del autor, las fechas en las fotos, marcan un día después a aquel en que fueron tomadas

Anuncios

Una respuesta to “El Maestro Wolfgang Amadeus Mozart, o el retorno de los niños artistas”

  1. Jorge 10 julio 2010 a 5:54 PM #

    muy bien. tengo la fortuna de conocerlas y trabajar con ellas desde Colombia. gracias. Jorge O.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: