Bernadotte, una dinastía hija de la revolución (III)

8 Jul

http://cubanuestra2eu.files.wordpress.com/2010/02/pau-museo-bernadotte-febrero-2010-076.jpg

Cuadro del artista Louis Féliz  Amiel, de 1792,  representando al joven teniente del  regimiento 34,  Jean Bernadotte. Foto, tomada por nuestro colaborador Félix José Hernandez en la Casa Museo donde nació el fundador de la dinastía regente en Suecia.

La revolución abre las puerta

La revolución francesa de 1789 ha sido llevada una y otra vez al cine, una de sus miradas mas oscuras y sangrientas nos las da el director William Hornbeck, con su película de aventuras The Scarlet Pimpernel, con Leslie Howard y Merle Obrerón, en los protagónicos, una aventura que narra la historia de un aristócrata inglés que se dedicaba a salvar a sus congéneres franceses de la Guillotina, una película de ficción, sin lugar a dudas ideológicamente contrarrevolucionaria, pero que encierra una dosis de verdad, el terror desencadenado por la revolución, así como el refugio y respaldo con que contaron sus víctimas y enemigos por parte de Inglaterra.

Pero esa misma revolución que tan sangrientamente se nos presenta en el filme, resulta providencial para el entonces joven, de 26 años Jean Baptiste, no importa que siendo ya rey declarara -que otra cosa iba a decir en tal condición- que le había conmovido la noticia de la ejecución de Luis XVI, el 21 de enero de 1793. Y es que, según sus biógrafos suecos, si bien Bernadotte guardaba cierta inclinación por la izquierdista representada por los Jacobinos, no compartía con ella vocación sanguinaria por el terror.

https://i2.wp.com/www.meteored.com/ram/numero6/imagenes/fig4_LuisXVI.jpg

Cuando estalla la revolución, el suboficial Bernadotte se encontraba en Marsella. El nuevo régimen elimina los privilegios de la nobleza que impedían el ascenso a jóvenes como nuestro Juan Bautista, si a esto sumamos la desaparición de la alta jerarquía militar, por obra de la emigración -o la decapitación- será fácil comprender el respaldo que tenía el proceso en un joven militar, al que se le abrían las puertas para una fulgurante carrera, mas cuando estalla la guerra que duraría entre 1792 y 1815; en ella que se lucirá Bernadotte por algo más que sus largas extremidades

Bernadotte: Soldado de la Revolución

Su bautizo de fuego tuvo lugar en el primer año de esta guerra con el ejército enviado por la revolución a la conquista de territorios en lo que hoy denominamos Bélgica y en la Renania. Allí Bernardotte participa en la toma de ciudades como Speyer y Mainz. Se trata de batallas que se realizaban en nombre de la defensa de la Revolución, la liberación de los pueblos europeos de sus, tiranos, es decir de sus reyes; cuenta la leyenda que al morir encontraron en su cuerpo un tatuaje que decía “muerte a los reyes” .

En 1793, siguiendo las prácticas impuestas por la revolución francesa, los soldados eligen a Bernardotte como su teniente coronel, algo que habla de su popularidad como líder.

Ya que hablamos de la revolución francesa es bueno recordar que fue en ella y no en la de los bolcheviques en Rusia, donde nació la figura del comisario político, como una figura del gobierno enviada para controlar ideológicamente a sus militares.

En la época del régimen de terror a Bernardotte le tocó caer bajo control del célebre Louis Antoine de Saint -Just, quien entre  octubre de 1793 y enero de 1794, fue enviado al ejército del Rin, donde se mostró implacable a la hora de ejecutar a los disidentes, otro de los temas que le interesaban al llamado “arcángel sangriento de la revolución”, era el del fortalecimiento de la disciplina, por ello salieron trasquilados los solados que fueron por lana, quejándose a Saint-Just de que Bernadotte coartaba la libertad de estos con sus medidas disciplinarias. El comisario realizó una inspección y quedó tan satisfecho con el comportamiento del militar en el campo de batalla que en lugar de sancionarlo recomendó su ascensión, algo que no acepto el beneficiado por considerarlo inmerecido, quizás fue lo mejor, pues de haber aceptado Bernardotte habría quedado comprometido con uno de los políticos que mas vehementemente había abogado por la ejecución de los reyes, y el mismo que decía que el barco de la revolución solo puede atracar en puerto seguro tras navegar sobre un mar de sangre, paradójicamente, el mismo terminaría enriqueciendo ese mar al ser guillotinado el 28 de julio de 1794.

http://revfrancesa.files.wordpress.com/2009/05/saint_just.jpg

Saint-Just

Ese mismo año, tan fatal para el joven Saint-Just , será un año de triunfos para el Joven Bernadotte. En enero tenía el grado de Capitán, en febrero el Jefe de Batallón, en abril el de Coronel, en junio el Brigadier General y en octubre el de General de División, rango que recibe como premio por su destacada actuación en la batalla de Fleurus, en Bélgica contra las tropas holandesas y austriacas.

https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/e5/Bataille_de_Fleurus_1794.JPG/674px-Bataille_de_Fleurus_1794.JPG

Batalla de Fleurus

General de División era por entonces el máximo grado del ejército Frances, con este rango el militar revolucionario Bernadotte se adelanta en al seis años a un Napoleón, que por el momento solo era general de artillería, como gusta  subrayar Herman Lindqvist en su observación de la  contraposición de estas dos figuras históricas, cuyos caminos militares pronto habrán de cruzarse, bajo el lema del momento: ¡Viva la República, Viva la Nación!”

Hace su entrada Napoleón

Bernadotte se había convertido en el jefe del primer ejército de élite y el mas conocido de los de la Revolución Francesa: El Ejército de Sambre-et-Meuse (en francés: Armée de Sambre-et-Meuse) surgido el 29 de junio 1794 de la unión de del Ejército de las Ardenas una sección del de Mosela, y otra del Ejército del Norte.

https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/fr/6/60/Arm%C3%A9e_de_Sambre-et-Meuse.png

Una fuerza que en sólo unos meses había salido vencedor en seis batallas, tomado ocho ciudades y conquistado 10 provincias. Y como anécdota curiosa haya que agregar que en la batalla en las orillas Rin, de 1795, Bernadotte se convirtió en el primer general europeo en realizar una observación aérea, desde un globo, que le permitió distinguir mejor la ubicación del enemigo al otro lado del Río.

Ese mismo año, Napoleón, desempleado y en Paris, a punto de irse a servir en los ejércitos del sultán turcos, verá cambiar su destino, cuando Paúl Barrás, le compele a elegir , en tres minutos, si servir a la revolución o a la reacción, y opta por la primera; un improvisado ejército, que salva a cañonazos a la Convención, a punto de ser barrida por una  intentona contrarrevolucionaria organizada contra el Palacio de las Tullerías.

La victoria no solo afamará al Joven corso, sino que incrementará su influencia en el nuevo directorio, sobretodo sobre su líder, con cuya amante, la ya mencionada Joséphine de Beauharnais, Napoleón habrá de casarse un año después, el 9 de marzo de 1796.

Pero en 1797, la cosa no marchaba muy bien para aquel salvador de la revolución, se encontraba en Italia, asediado por una fuerza austriaca superior, cuando Bernadotte, al mando de sus bien disciplinados 200000 hombres del ejército de Rin, la joya las armas de la revolución, recibió la orden de acudir en su ayuda, lo hizo cruzando los Alpes en pleno invierno y con la enorme tropa, tres años antes de que Napoleón acometiera hazaña similar, montado en un burro aunque en los cuadros le veamos sobre un hermoso corcel.

https://i1.wp.com/www.spanisharts.com/history/del_neoclasic_romant/imagenes/david/napoleon_caballo.jpg

Napoleón cruzando los Alpes, J.L. David.

Al encontrarse los dos ejércitos se dio todo un choque de culturas, los hombres de Napoleón con espíritu revolucionario se llamaban entre sí como ciudadanos, mientras que los hombres de Bernardotte se referían a sus jefes como “Monsieur”, (mi señor), los recién llegados recibieron como un mal equipamiento y las protestas de Bernadotte desembocaron en conflictos con el jefe del estado mayor de Napoleón, Louis Alexandre Berthier, lo cual traerá problemas toda la vida tanto para Bernadotte como para Napoleón.

Bernadotte recibió las tareas mas riesgosas lo cual le permitió la gloria en las derrotas de los austriacos al norte de Italia y la apertura de un corredor que permitirá a las tropas francesas acercarse peligrosamente a Viena, antes de que los austriacos se viese obligado a firmar la paz.

Un momento culminante en la vida guerrera del ya General Revolucionario Jean Bernadotte, lo tendremos  el 10 de marzo de 1797, en la batalla que dio ante la congelada rivera del río Tagliento, al norte de Italia a uno de los más acérrimos enemigos de su patria de entonces,  los austriacos. Ese mismo año visita Bernadotte por primera vez París, enviado  con la misión de entregar las banderas incautadas a los enemigos. Se presentó ante la Asamblea Constituyente y diestro como era para la palabra – a diferencia de Napoleón- dio un discurso que tuvo gran repercusión en la prensa. Una vez en la capital el militar se dedicó a elaborar grandes proyectos, como por ejemplo el de la conquista de la India, para el que contaba con el respaldo del entonces Ministro de Guerra Lázare Carnot, pero no se pudo realizar. El directorio que temía las grandes ambiciones del poder del joven general, prefirió enviarle a un lugar mas cercano y por ello controlable, Egipto.

No fue la única aventura colonial frustrada en la que estuvo involucrado su nombre, años después se le barajará como posible gobernador de Louisiana, un territorio mucho mayor que Francia que se extendía desde Nueva Orleans hasta Montana, pero Napoleón, vetó la propuesta, al final y antes el peligro de que cayeran en manos Inglesas, el prefirió vender la enorme colonia 1803, a Estados Unidos, por 15 de dólares millones. Es una pena, nos sólo porque nos quedamos sin Bernardote de vecino en el Nuevo Mundo, sino porque quizás con su carácter aguerrido y pese a la falta de suministros, tal vez habría sido capaz de mantener los ingleses a raya, y la Louisiana, que en lo cultural y comercial estaba muy ligada con Cuba, se habría mantenido francesa o tal vez independiente, hasta nuestros días.

Por supuesto que realizaranse o no sus grandes planes, Bernardote y antes de su partida se convirtió en la estrella de los grandes salones del poder y conoció figuras tan destacadas como la escritora Germaine de Staël-Holstein esposa de Barón Erik de Staël-Holstein, embajador del país en que un día no muy lejano reinaría, Suecia y cuya casa ser había convertido en uno de los principales centros literarios y políticos de la capital francesa. Por cierto Madame de Staöl, caída en desgracia mas tarde con Napoleón, deberá marcharse de Francia, vivirá en Suiza, Alemania y en Austria, conocerá grandes intelectuales como Goethe y Schiller, y escribirá un libro fundamental para comprender el alma de los germanos, Alemania, destruido por Napoleón cuando estaba a punto de publicarse en 1810,  pero saldrá a la luz en Londres en 1813. Supongo que Bermardotte se lo leyera, y esto ayude a explicar su larga supervivencia en una cultura tan lejana a la suya y tan cercana a la alemana como era la sueca.

Entre el amor y los cargos administrativos

En todo caso Bernardote aprenderá a vérselas con los germanos en espacios diferentes a los del campo de batalla. En 1798 Jean Bernadotte, es designado como primer embajador del gobierno revolucionario ante quienes, hasta hacía poco, habían sido sus más fuertes enemigos, los austriacos, una tarea nada fácil sabiendo que en  Viena vivían los familiares mas cercanos de la guillotinada reina María Antonia, para colmo cadá vez que se izaba la bandera tricolor en la Embajada, la insignia era interpretada como una provocación revolucionaria y se originaban grandes disturbio frente a la sede diplomática. Quizás sea por esto, quizás porque detestaba el trabajo diplomático y la gente con las que tenía que vérselas en el mismo, el caso es que el embajador revolucionario no demoró mucho en escribir al directorio a fin de que le retornaran a l ejército.

Donde si la pasaba bien era haciendo vida social en  París, donde todos le tenían por un héroe y en cuyos salones conoció a la veinteañera, morena, de ojos negros Désireé Clary ( 1777- 1860). Esta muchacha había sido el primer amor de Napoleón quien la conoció al serle ella presentada por su hermano, Etienne, un joven acusado de contrarrevolucionario, que napoleón había ayudado a liberar.

https://i2.wp.com/i37.photobucket.com/albums/e56/vanozzacatanei/DesireeClary-1.jpg

Désireé Clary

Sin embargo la relación no fructificará en parte por la juventud de la muchacha, tenía 17 años, la madre de la chica no quería dos Bonapartes en la familia. Julia, la hermana de Desirée, se había casado con el hermano mayor de Napoleón Joseph. Napoleón, acosado en su juventud por la crisis económica había ido a parar a los brazos de mujeres acomodadas en París, como la criolla martiniqueña, Marie Josèphe Rose Tascher de la Pagerie (23 de junio de 1763-29 de mayo de 1814), conocida por el apellido de su primer esposo como Josefina de Beauharnais, quien lo presionará para que abandone la chica. Por cierto de esta martiniqueña también descienden las actuales casas reales de Suecia, Noruega, Dinamarca, Luxemburgo, Bélgica, y por si fuera poco los actuales infantes de España.

http://napoleonbonaparte.files.wordpress.com/2008/03/josephine.jpg

Marie Josèphe Rose Tascher de la Pagerie

Désireé, o Desideria como la llamaríamos en Español, era la hija de Françoise Clary un potentado comerciante de tejidos marsellés, de ideales monárquicos, que había muerto del dolor, tras el suicidio en la cárcel de un hijo que esperaba ser ejecutado por la revolución. Tras unas pocas semanas de cortejo la chica se casará; Bernadotte que por entonces tenia 35 años. La chica terminará siendo su esposa, y madre de su hijo Joseph François Oscar, el primero de los Bernadottes, ya como reyes de Suecia, en su caso como Oscar I, aprendio sueco y hasta noruego; lenguas (yo las llamaría dialectos) muy parecidas entre sí. Por cierto que este Oscar se casará 1822 con Josefina de Leuchtenberg, la hija de Eugène de Beauharnais (hijastro de Napoleón) y nieta de la misma Josefina, por la cual Napoleón había dejado a la madre del propio Oscar, visto está que el mundo es un pañuelo, mas cuando se trata de una nobleza nacida de la revolución. Y para reafirmarlo ahí está el caso de Julia Clary y su matrimonio con Joseph, el mismo Napoleón que será Rey de España entre 1808 y 1813, donde perderá la cabeza por otra criolla, en este caso cubana; la bella María Teresa Montalvo y O’Farril.

https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/14/Joseph-Bonaparte.jpg

José Bonaparte

En todo caso y a pesar de los ligeros inconvenientes que resultarían para el marido saber que su esposa era la antigua novia de Napoleón, el casarse con ella en 1798 implicará entrar en la familia de quien muy pronto se convertirá en Emperador.

En 1799, es el último año del llamado Directorio Bernardote se convertido en Ministro de Guerra, en uno de los reordenamientos del gobierno, teniendo como colega en la cartera de Policía, el  llamado “Carnicero de Lyon” el célebre Josep Fouche.

Durante su cargo Bernardotte tuvo con una gestión destacada, que no excluye que sacara el sable cuando el ministro de finanzas se negaba a dar las finanzas que exigía. Sin embargo se estaba preparando un golpe de estado para cambiar la Constitución y para evitar que el flamante ministro pudiera oponerse fue enviado a descanso a mediados de septiembre. Un mes mas tarde regresaría Napoleón a París, proveniente de Egipto. El será el instrumento para el golpe, en el que Bernadotte no participa, y por último su máximo beneficiario.

En noviembre de 1799, es eliminada la asamblea legislativa y el directorio sustituido por tres cónsules, siendo Napoleón el primero de ellos y pronto el único en gobernar.

Aunque se le trató de reclutar para el golpe de Noviembre con el que se puso fín a la Revolución- Jean Baptiste Bernardotte no participa en la maniobra. Sin embargo, pronto claudicara de sus ideales para convertirse en uno de los prohombres del imperio napoleónico.

https://i0.wp.com/luisvia.org/wp-content/uploads/2009/11/Captura-de-pantalla-2009-11-08-a-las-11.35.50.png

La consagración del emperador Napoleon (1769-1821) y la coronacion de la emperatriz Josefina

continuará

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: