Bernadotte, una dinastía hija de la revolución (II)

30 Jun

https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/c/c3/Blason_ville_fr_Pau_%2864%29.svg/545px-Blason_ville_fr_Pau_%2864%29.svg.png

Blasón de la Villa de Pau, donde nació el fundador de la dínastía Bernadotte. Nótese que lleva los mismos colores de la actual bandera sueca.

La infancia y servicio al Rey

Nadie podría haber imaginado el futuro promisorio que aguardaba al hijo más joven, el quinto, de Jean Hernri Bernadotte ( 1711-1780) un insignificante procurador, sin exámenes universitarios en derecho y que por tanto no podía llamarse abogado, de salario tan magro que no pudo casarse hasta pasados los 43 años, que nunca estaba en aquella casa, ubicada en el segundo piso del edificio con el afortunado número 8 de la Rue Tran en Pau.

http://cubanuestra2eu.files.wordpress.com/2010/02/pau-museo-bernadotte-febrero-2010-080-2.jpg?w=225&h=300
La casa donde nació Bernadotte en Pau. Foto: Felix José Hernández, colaborador de Cuba Nuestra

Se trata de una ciudadela de entonces con 7000 habitantes, perteneciente Béarn, en el sur de Francia y a los pies del Pirineo, en la zona de la Gascuña. Era la de Bernardote una tierra con larga historia de autonomía e identidad, al punto que a los 26 años Bernardotte, no sabía si definirse como Frances o Bearnés, auque ya se encargará la revolución que en ese momento tenía lugar de dejárselo en claro con un invento que pronto recorrerá Europa y luego América, la del Estado Nación.

El chico bautizado, a las 24 horas de nacido en la iglesia de Saint Martín con el mismo nombre que a su hermano mayor Jean Evanjgeliste (quien si llegará a abogado), y al que, para diferenciarlos le agregaron a él lo de Baptiste (Juan Bautista). Nacido antes de tiempo, tuvo una conflictiva relación con Jeanne de Saint-Jean (1728-1809), la madre, quien antes de su llegada al mundo había perdido dos bebes y cuyo favorito era el hermano mayor. Para colmo fue, el pobre Bernadotte enviado con una nodriza, de nombre Claude, para que se encargara de el en sus primeros años.

Cocina del hogar donde vivieron los Bernadotte, hasta que el perquejo Jan Baptiste cumplió cinco años. Foto: Feliz José Hernandez

Lindqvist intenta explicar con tales antecedentes, el carácter un tanto pendenciero y hipersensibilidad de una persona, irascible ante todo lo que interpretara como una falta de respeto, un personaje que, según el historiador tiene mucho en común con D’Artagnan , aquel paisano suyo, dibujado por Alejandro Dumas, en sus Tres Mosqueteros y que no solo existió en la ficción, sino también en la realidad con el nombre de Charles de Batz-Castelmore, Conde de Artagnan (c. 1611- 673), el hijo de una pareja de nobles de la región de la misma Gascuña, y cuyos recuerdos, publicados bajo el título de “Mémoires de Monsieur d’Artagnan, capitaine lieutenant de la premiere compagnie des Mousquetaires du Roi” inspiraron a Dumas para la novela.

Hay que decir que en ese mismo pueblo nació Enrique IV de Francia, fundador de la dinastía borbónica. Hijo de la Reina de Navarra, Juana de Albret, Enrique aunque bautizado católico fue formado por su madre en la religión calvinista, que llegó a convertirse en religión de esa Navarra tan española y por ende católica que hoy conocemos. En las guerras de religiones que no solo abarcaron a Alemania, sino también a Francia, aquel conterráneo del Bernadotte, estuvo del lado Protestante. Al terminar la guerra con la paz de Saint-Germain (1570), se intentó conseguir la reconciliación entre católicos y hugonotes (calvinistas), casando a Enrique con Margarita de Valois, hermana del inepto Rey Carlos IX de Francia.

http://cubanuestra2eu.files.wordpress.com/2010/02/pau-el-castillo-febrero-2010-076-1.jpg

Castillo de Pau, donde  nace, el 13 de diciembre de 1553, el futuro rey Enrique IV. Foto: Felix José Hernandez (en la imagen)

Sin embargo, a la semana de la boda, los fundamentalista católicos de Paris al parecer aupados por Catalina de Médici, la madre de Carlos IX, desencadenaron lo que se conoce como la Matanza de San Bartolomé , una masacre de hugonotes. De la que apenas se libraron algunos protestantes de visita en la ciudad, entre ellos el propio Enrique, un rey que será forzado por su familia política a convertirse al catolicismo en 1576, del que mas tarda abjura. Sin embargo este rey cambia casaca volverá en 1593, tal vez de manera formal, no de corazón, a recuperar su Fe católica bajo la frase de Paris bien vale una misa (Paris vaut bien une messe), cuando la reconversión le sirva para acceder al trono Frances.

La historia de la masacre de los hugonotes en Paris ha sido llevada a la literatura por Alejandro Dumas con su “La Reine Margot“, y al cine, entre otras versiones que puedan existir, sobre la base de la historia de Dumas por Patrice Chéreau, con una película de 1994, que lleva el nombre de la novela.

Hago esta larga disgresión histórica porque me parece que ella sugiere que algo de calvinismo encubierto podría haber pervivido en las tierras donde nació Bernadotte, lo que de alguna manera explique en medio de su apasionamiento, la metódica disciplina de la que el y los hombres bajo su mando, siempre harán gala. Además existen paralelos entre la historia de Enrique IV y su compatriota conocido como el Rey Karl XIV Johan, el primero cambiará de religión cuando las circunstancias políticas lo ameriten, el segundo lo hará de ideología y religión, por las mismas razones, como veremos más adelante.

https://i1.wp.com/www.bdp.org.ar/facultad/catedras/comsoc/redaccion1/sanchez/enrique4-borbon.jpg

Enrique IV

Muchas eran las particularidades que marcarían a Bernadotte dentro del entorno revolucionario, por ejemplo su lengua natal no era el francés sino, el bearnés es una variedad del gascón, muy cercana al castellano.

Sin embargo, sin abandonar su acento regional, Bernadotte aprendió un buen frances, a diferencia del sueco, que nunca asimiló a pesar de los 34 años vividos en Suecia.

Como se tenía pensado que el chico siguiera la carrera de su padre, a los quince años tras algunos cursos escolares, se le colocó como practicante de escribano en el bufete del procurador del Tribunal superior del Parlamento de Navarra. Aunque se conoce poco de su historia previa a este empleo se sabe había aprendió latín, lengua que nunca dominó su padre.

Tal vez por que sabía que estrados habría llevado una triste y anónima vida o siguiendo los pasos de su amigo Jean Pierre Gré, lo cierto es que Jean Baptiste no hubiera tenido los bemoles de ir hacerse soldado en el año de la muerte de su progenitor, 1780, tomando un oficio en el que aparentemente no tendría futuro, quien que como él, por pertenecer  a la nobleza, no podría ascender a oficial. Ese año el muchacho, con solo 17 años, dio un paso trascendental que cambiará el aburrido destino que le esperaba en los estrados, y le conducirá a la gloria: se inscribió por ocho años de servicio en el regimiento de infantería de la Royal-la Marine (Marina Real).

Primer servicio ultramarino lo realizó en Córcega, la patria de un Napoleón que siendo seis años más joven que él, pero de origen aristocrático además de pertenecer a una familia colaboracionista con la corona ocupante de la isla, acababa de abandonarla para formarse como oficial en Brienne y París.

[Napoleon_Bonaparte_young_officer.jpg]
El jóven Napoleón Bonaparte, si tenía futuro en el ejército real

Como guardia la tarea de Bernadotte fue la de vigilar a los belicosos isleños que no se avenían muy bien con sus ocupantes.

En 1784 el su regimiento se traslada a tierra firme, ubicándose en 1785 en Grenoble, donde Beranrdote asciende primero a Corporal y luego a sargento en el mismo año. Se sabes que estuvo destinado a Avignon y Aix-en Provence. Por esa época nacerá entre sus soldados su apodo de “Seargen belle Jambes” (sargento Bellas piernas), que en francés actual se refiere a las personas fijadas con su apariencia personal, vaya con los franceses.

https://i0.wp.com/www.inmf.org/images/grenoble-dagnan.jpg
Grenoble

Y es en esta etapa donde sus críticos franceses, que nunca le perdonan haber hecho armas contra Napoleón al final del imperio, le acusan de haber participado en la represión de las protestas del pueblo que tuvo lugar en Grenoble en el año 1788, y que fue el antecedente del cambio de régimen que tendría lugar al año siguiente, y que paradójicamente abrió las puertas para su ascenso.

Según Jules Michelet, una mujer le dio una bofetada al futuro Rey de Suecia, quien ordenará abrir fuego contra contra multitud hambrienta conformada mayor mente por mujeres y que protestaba contra la orden de disolver el parlamento local cursada por el gobierno.

https://i2.wp.com/thales.cica.es/rd/Recursos/rd99/ed99-0257-01/estates.gif

En 1788 el rey Luis XVI se vio obligado a  llamar a los Estados Generales ( una especie de parlamento formado  por el clero, la nobleza, y el tercer estado ( el pueblo).

Por supuesto los historiadores suecos han intentando siempre desmentir a Michelet, o en el mejor de los casos justificar a Bernardotte con las provocaciones de la que había sido objeto en su honor de militar.

https://i0.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/1f/Jules_Michelet.jpg/489px-Jules_Michelet.jpg

Jules Michelet, historiador de la Revolución Francesa

Continuará

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: