De la Oposición armada a la reconciliación: Comentando el testimonio de un guerrillero hispano-cubano en “La Primavera de Cuba”

25 Jun

Eloy Gutiérrez Menoyo, junto al Che (argentino) y William Morgan (norteamericano) conformó la triada de comandantes de la revolución no cubanos. Este madrileño, fue el sexto de los hijos del socialista Carlos Gutiérrez Zabaleta, médico en del ejército republicano donde alcanzó el grado de Mayor. Emigrado de niño a Cuba, participó en la lucha contra Batista, primero como jefe de acción en La Habana y luego como jefe del II Frente Nacional en el Escambray. Tras el giro comunista de la revolución, funda Alfa 66 siendo capturado en 1965, por las FAR; será liberado el 20 de diciembre de 1986, saliendo para un exilio, donde funda en 1993 la Organziación Pacifíca Cambio Cubano. Regresó definitivamente a la isla en 2003

Una vez más llega a mi buzón La Primavera de Cuba y una vez más  la leo de punta a cabo, sin defraudarme, todo lo que lamento, es no encontrar el tiempo para aprovechar la tribuna, digna y honorable que es este periódico, cuyas puertas, por la gentileza de sus editores, siempre han estado abiertas, con respeto y tolerancia un ejemplar al Hombre de Cuba Nuestra. Me prometo pues encontrar el momento para escribir allí donde no lo hay, y sumarme, una vez más, con mis humildes, aunque no por ello menos polémicas, opiniones al excelente equipo de redactores, que texto a texto, nos cuentan cuales son los derroteros de la Cuba, y nos enseñan a pensar un futuro mejor.

Cuando se haga la historia del periodismo disidente en Cuba, y de quienes desde afuera le respaldaron con inteligencia y profesionalidad, habrá que levantar un pedestal a La Primavera, sirva pues esta nota como un primer granito de arena.

Son tan Buenos, variados e interesantes los trabajos que resulta difícil seleccionar en cual, a manera de muestra, concentrar el comentario.

¿Como centrarnos en alguno de los artículos relacionados con temas tan importantes como la historia, la economía o política internacional cubana, y pasar por alto trabajo de Juan Antonio Madrazo Luna, “Alto riesgos grandes ligas” donde se aborda en detalle el fenómeno de la prostitución masculina, un asunto tan retorcido, sobretodo para quienes provenimos de culturas homófobas, pero que a su vez hay que debatir públicamente, dada sus consecuencia sociales,  de salud, jurídicas y hasta raciales (por lo que se cuenta los clientes europeos buscan su “pinguero” (prostituto) negro mientras que los latinoamericanos  los prefieren blancos) una nota que dialoga de manera interesante con la película semioficial, hecha en la isla y estrenada recientemente en Miami, Chamaco, donde se reconoce y aborda el mismo fenómeno.

Al final, por razones de tiempo, “el implacable” vamos a discriminar y quedarnos con un trabajo de Rogelio Fabio Hurtado, que se titular El otro Comandante: una entrevista realizada a una figura histórica, tanto de la Revolución antibatistiana como de lucha Armada anticastrista, el guerrillero de origen español, naturalizado cubano, Eloy Gutiérrez Menoyo, a quien tuvimos el gusto de conocer durante su visita a Estocolmo en 1994, y cuyos pasos, primero en el exilio, y luego como opositor interno independiente hemos seguido con interés todos estos años.

Como comprenderá el lector se trata con esta elección, ante todo de una motivación muy personal, lo cual no desdice la calidad periodística de reportaje.

Lo primero de lo que nos percatamos es de la dureza de la expresiones hechas por Menoyo durante la entrevista, es como si con la decadencia de su colega Fidel Castro se sintiera con la fuerza moral necesaria para decir todo lo que piensa, aún dentro de la isla, como si llegará a su fin los tiempos de la diplomacia que tantos enemigos le ganó dentro de un exilio que poco a poco, se ha ido apartando de la beligerancia y que cada día apuesta un poco más por la reconciliación y el diálogo entre todos los cubanos, sin abandonar por ello sus modelo de democracia.

Menoyo califica de jenízaros, a los carceleros que golpeaban a los prisioneros anticastristas y demiente a quienes aún aseguran que en Cuba nunca se ha golpeado a un preso, poniendo como ejemplo su propio caso, el de la pérdida de la visión de un ojo y la audición de un oído por los maltratos recibidos en prisión. Agregando además como se prohibía el estudio dada la condición de enemigos. Y si cumplió 22 de los 55 años a los que se le condenó en total, fue gracias a la mediación del gobierno español de Felipe González.

No es que no se hubiera pedido su libertad antes, lo habían hecho Carter, el Papa Juan Pablo II , Carlos Andrés Pérez y Adolfo Suárez, se esperaba que fuese amnistiando en 1978, sin embargo cometió el pecado de declarar en una conferencia de prensa que para soltar a los presos políticos no hacía falta ningún tipo de diálogo y esto le costó, tener que esperar por la libertad hasta diciembre de 1986.

Menoyo declara a Fabio que el siempre ha creído en la Revolución de 1959, capaz de darle al pueblo libertad con pan y pan sin terror, palabras del propio Fidel pero que Fidel hizo su revolución, no la que el pueblo quería.

Opone al comunismo totalitario de Estado un socialismo auténtico que jamás le hubiese impuesto al ciudadano el apartheid turístico, ni fuera incompatible con la propiedad cooperativa.

En la entrevista, Menoyo subraya su independencia como opositor, aunque respeta las posiciones de todo el mundo y recuerda que frente al Sr. Helms, le dijo que la Ley promovida por él y por el Sr. Burton ofendía a los cubanos y a la comunidad internacional.

Pero tras una de cal viene otra de arena. El antiguo guerrillero desmiente que su compañero de lucha el norteamericano William Morgan, también comandante del Escambray, fuera un agente CIA, que fue la excusa para fusilarlo. Si aceptas que no era un agente, entonces tendrían que explicar por qué lo fusilaron.

Otros temas históricos son abordados en la charla como el del asalto al Palacio Presidencial, – que  según Menoyo se le atribuye exclusivamente al Directorio, cuando en realidad fue una operación independiente, dirigida por tres personas, entre ellas su hermano Carlos, que era el jefe militar, Menelao Mora y José Castellanos Valdés.

Hay que decir que Carlos participó en la entrada de las fuerzas aliadas en Paris, como republicano español; llama la atención de su caso y el de su hermano, enemigos de un Batista que no había sido precisamente antifranquista, y a su vez aliados en una lucha armada, sus  fuerzas que contaron con todo el respaldo “humanitario” , en forma de asilo y protección, que le  fue posible dar al Marqués de Vellisca, Juan Pablo de Lonjendio e Irure, Embajador de la España de Franco en Cuba

Carlos Gutiérrez Menoyo, participó en la guerra civil española y en resistencia francesa contra los nazis. Fue quien trajo a su hermano Eloy a Cuba un año después de la caida de Berlín. Morirá en el Asalto al Palacio Presidencial de Cuba, el 13 de Marzo de 1957

En otro momento se refiere a la llegada del Che al Escambray, donde el argentino fue sorprendido por lo extensor de las zonas liberadas por el II Frente Nacional del Escambray.

Che primero a la izquierda, Menoyo Primero a la derecha

Por cierto se trata de una pregunta muy acertada frente a la manipulación que se hace de ese encuentro en la película Che, que interpreta Benicio del Toro, siguiendo un guión que coincide punto por punto con la ideología oficial del régimen. En La Primavera se nos explica que el Che pretendía controlarlo todo, por lo  cual surgieron algunas mínimas contradicciones entre los guerrilleros , principalmente creadas por las intrigas de los miembros del PSP (comunista) de los que el Che se hizo acompañar.

Cuando se le pregunta al “otro Comandante” por el actual  Presidente y la posibilidad de que promueva algún cambio, el entrevistado demuestra que no tiene pelos en la boca, afirmando que:

“Quiénes detentan el poder hoy en Cuba no quieren ceder ni un ápice, temen que alguien les presente competencia. Lo único que les interesa es conservar su poder personal. Les importan muy poco las penurias del pueblo cubano.”

Si demeritar la valentía de tal declaración habrá que reconocer que por una frase como esta, cualquier cubano, 15 o 20 años atrás habría ido a parar con sus huesos a la cárcel por desacato. Que esto no haya ocurrido hasta el momento es una señal del cambio de talante que viene dando el régimen en los últimos quinquenios, a pesar de toda la verdad que encierran las palabras de Menoyo, un “deslenguado”, que tampoco se achica cuando le preguntan su criterio sobre el exilio cubano de Miami, sobre el que asegura:

“La mayoría del exilio es civilizado, sensato, pero el poder económico está en manos de una minoría recalcitrante, que no quiere ningún cambio en Cuba, porque su opción es la misma de hace 50 años, una intervención directa de los norteamericanos, algo que hace muchos años es imposible. Diría que la situación cubana está atrapada entre dos minorías extremistas, que parecen oponerse pero en el fondo se complementan.”

Por la nota sabemos que Menoyo cree en la reconciliación es una necesidad de la sociedad y de la familia cubana, auque cree que sería positivo el intercambio entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos. Lamentablemente, considera que el primero está acostumbrado a pedirlo todo y no dar nada a cambio.

Sobre los casos de Orlando Zapata Tamayo y Guillermo Fariñas, el exprisioneros, que también paso por numerosas huelgas de hambre expresa su respeto y valoración por tanto sacrificio, pero señala la falta de sensibilidad del gobierno y que se más útil vivo que muerto.

También expresa su admiración por las Damas de Blanco y destaca que si los familiares de los 5 tienen el derecho de batallar por su libertad, a las Damas de Blanco les asiste ese mismo derecho.

Por último asegura que Fidel sigue siendo quien determine en el país y que lo cambios vendrán cuando el pueblo se decida a perder el miedo y diga ¡Basta!

Sin duda alguna se trata del alegato mas duro, de cuantos ha pronunciado Menoyo en los últimos tiempos, donde su critica es más concentrada y directa.

Usted puede leerlo directamente en la página digital de La Primavera de Cuba, donde seguramente colgarán muy pronto, como suelen hacer, en formato PDF, la edición completa de este número que nos ha llegado al buzón, el 19, correspondiente a Junio de 2010, una edición que, como las anteriores, usted, no se debe perder.

Anuncios

Una respuesta to “De la Oposición armada a la reconciliación: Comentando el testimonio de un guerrillero hispano-cubano en “La Primavera de Cuba””

  1. gustavo carmona 26 junio 2010 a 2:19 PM #

    Decir que a Eloy Gutierrez Menoyo no lo torturaron es una infamia,lo hacian diariamente cuando lo sacaban en los bloques de trabajo en Isla de Pinos.
    Voy a decir un nombre,el Sgto Giron era el encargado de maltratarlo diariamente,era el “desayuno” y dicho militar se vanagloriaba de hacerlo,hoy dicha bestia vive en Isla de Pinos,donde trata de pasar desapercibido.
    GUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: