Editorial del Semanario Cuba Nuestra /7-13 de Junio de 2010

16 Jun

Lilibeth Paredes, Vice Consul de la República de Filipinas en Suecia. Resposnable de la Invitación a PROFOCA y dentros de ella a Cuba Nuestra, a la participación en la conmemoración en Suecia del Día Nacional de Filipinas. Foto: Carlos M. Estefanía

Con Filipinas en el Corazón

El 12 de junio, se celebra la fiesta nacional de Filipinas, fue ese día, pero en 1898, que el pionero de los movimientos de liberación asiáticos, el ejército independentista comandado por el General Emilio Aguinaldo -nacido en esa isla de Luzón de la que no pocos cubanos llevan el nombre en su apellido- el primer presidente republicano de las Filipinas, proclamó la soberanía de las Islas filipinas.

https://i0.wp.com/www.takdangaralin.com/wp-content/uploads/2009/02/aguinaldo1.jpg

General Emilio Aguinaldo

Una declaración, que no fue reconocida por los Estados Unidos ni España, dos potencias enfrentadas hasta el momento que no tuvieron pudor para coaligarse en contra de un pequeño pueblo que no dejó de luchar por su libertad hasta que Estados Unidos, abandonara esa tierra en 1946.

Aquí, en Suecia, María Zeneida Angara de Collinson, embajadora filipina en el país escandinavo ha tenido la magnífica idea de celebrar le fecha en su residencia, con una festividad cultural que tuvo lugar ese pasado sábado. Allí ha estado Cuba Nuestra como parte de una delegación de la asociación de corresponsales PROFOCA, invitada gentilmente al evento por la Vice Cónsul de la Embajada Filipina, Lilibeth Paredes.

María Zeneida Angara de Collinson, embajadora filipina en Suecia, habla durante la conmmemoración del Día Nacional de su patria. Foto: Carlos M. Estefanía

En el evento, que detallamos en esta edición de nuestro semanario – visítelo en http://www.cubanuestra.eu- tuvimos la oportunidad de Charlar con la señora Embajadora y con la Vicecónsul, sobre los elementos culturales e históricos que nos une a los cubanos y los filipinos, entre otros una hispanidad que se descubre en los nombres y palabras que emplean este noble pueblo isleño del sureste asiático.

Hemos acudido al evento, no sólo como aceptación de una gentil invitación, somos también para palear en lo posible la enorme deuda olvidada que tenemos los cubanos con nuestros hermanos, cuya sangre tambien corre por nuestras venas. Recordemos que en 1830 llegaron a Cuba muchos filipinos, conocidos por un seudónimo que sobrevive hasta nuestros días, no sin cierto aire despectivo el de Chino Manila, asiáticos que a diferencias de otros inmigrantes del mismo continente podían comunicar en español y venían adaptados a muchas de nuestras costumbres que eran las españolas. No sería extraño que muchos participaran en nuestras guerra independentistas.
Al finmal debemos reconocer que el término acabó por significar al asiático en general. Ya habíamos teminado este editorial cuando el escritor Roberto Solera nos recordó que según el Catauro de Cubanismos, la locución chino manila, era usada en Cuba para significar el verdadero chino de China” que por via de Manila, fue traído al mediar el si­glo XIX para sustituir al siervo negro. Según Ortiz la necesidad de esta esta locución bimembre, nace de diferenciar la simple diccion chino (del azteca chinoa, color tostado) que también se usaba en la isla Cuba. Existen por supuesto otras explicaciones, al uso del término, por ejemplo, para diferenciar al asiático “puro” de su hijo mestizo, pero no nos detengamos en este punto.

Lo indiscutible es que en principio, lo que nos unía con Asia era el Galeón que viajaba de Manila a México, por el vinieron los primeros asiáticos, es decir los filipinos, que conocimos en Cuba.

Luego se dará la confusión al perecer por el hecho de que en Cuba como en México, lo chino se identificado con el comercio de Filipinas y Manila, incluso el barco arriba mencionado se conocía como la Nao de la China.

Sin embargo, la mayoría de los chinos reales llevados a Cuba, venía desde Macao y Cantón, aunque luego les endilgaran lo de “Manila”.

Muchos de estos inmigrantes llegados de tan lejos se establecieron en una provincia occidental, que en 1774 se bautizará como Nueva Filipinas, para cuatro años más tarde llamarse como hasta hoy: Pinar del Río,

Cuando junto nos batíamos por la independencia, no fuimos capaces, tal vez por la típica arrogancia cubana y a pesar de las intenciones manifiestas de aquellos isleños asiáticos que seguían del otro lado del mar y los esfuerzos en el mismo sentido hechos por Emeterio Betances, representante de Martí en París, de aliarnos con esos “chinos manilas” verdaderos, que no eran chinos y si luchadores por la libertad de la patria como éramos nosotros, como tampoco lo hicimos con los marroquíes que intentaban quitarse como los cubanos el yugo colonial. Todo lo que recibieron los filipinos de los cubanos fueron materiales propagandístico.

Por si fuera poco también les dejamos en la estacada cuando compartíamos la ocupación norteamericana, una ocupación que si cesó de modo pacifico en nuestro caso, muy probablemente en ello haya influido el deseo norteamericano de no ver arder sus barbas en el caribe, como ya ardían en el, valga la redundancia, en el Pacífico.

Desde aquí. nuestro homenaje todos los filipinos que en esta semana celebraron la victoria en una lucha que también era la nuestra, aunque lo hayamos olvidado.

Del contenido en esta semana

De lo que no nos olvidamos en este número es de traer a colación el deporte, ya sea el maratón de Estocolmo o el mundial de futbol en Sudáfrica, de arte, abordado lo mismo la figura de Matisse y la Alhambra que la de ese Greco llevado a la gran pantalla por Smaragdis o paseando por el bello parque de Belleveu en Estocolmo, todo ello sin despreocuparnos por las tragedias del mundo, como la masacre que tuvo lugar en Yoyito’s Restaurant de Hialeah, ciudad floridana prácticamente colonizada por los cubanos.

Y si de Cuba se trata damos a conocer la repercusión que ha tenido una Carta de la disidencia cubana, dentro de la que se incluye el Guillermo Fariñas, al Congreso de Estados Unidos respaldando el viaje de ciudadanos de los Estados Unidos a Cuba así como el incremento de venta de productos agrícolas para aliviar las penurias alimentarias de la población. Un duro golpe a la línea aislacionista que se defiende en aquel un sector cada vez mas debilitado dentro del exilio, el de quienes a estas altura se autodefinen, sin rubor, y al estilo de los propios comunistas, como; “la intransigencia”.

De más está decir que nuestra redacción respalda plenamente lo que se dice en este documento, que sin duda marca un hito en la búsqueda de soluciones para los problemas internos de Cuba y por supuesto de sus conflictos de la isla con los Estados Unidos.

De las últimas noticias

Si visita nuestra sección de noticias verá la repercusión internacional que ha tenido la concesión de una “licencia extrapenal” al disidente Ariel Sigler Amaya, así como el traslado de prisioneros a cárceles cercanas a su casa, todo ello como parte del dialogo Iglesia-Estado, un diálogo que ya comienza a dar frutos, pésele al que le pese, si bien ni la jerarquía Católica, ni las Damas de Blanco, por mas que agradezcan las gestiones de la primera, se dan por satisfechas. Mientras tanto el Papa y Zapatero estudian detalladamente la importante mediación ecleciástica en favor de los presos.

Y hablado de “peso”, son unos 25 millones de dolares los que según las noticias piensa ahorrar el gobierno con el cierre de comedores a 225.000 obreros, otro golpe más para lo que queda de socialismo en una isla a la que no falta dinero en cambio para auspiciar el Congreso Iberoamericano Género y Salud , bajo la batuta de Mariela Castro Espín, quien asegura que la sexualidad en Cuba: una política social, esperemos que no pase con ella lo que con los comedores.

Aunque no todas son medidas negativas, desde el momento en que el Estado-Empresa ha rebajado en un 80% el costo de activación de líneas de telefonía celular, quizás con buen ojo de negociante, para incrementar el número de consumidores de esos servicios, mas que para facilitarle a la población, incluida la disidencia de comunicarse mas y mejor dentro y fuera de Cuba, de todos modos, no está mal.

A nivel internacional Cuba exige a la UE levantar condicionamientos a la cooperación de la llamada “Posición Común”, un documento de 1996″, que condiciona las relaciones con la isla a cambios políticos en su sistema, Cuba que en 2008 obtuvo la suspensión de las medidas aún mas restrictivas de 2003, pide hoy la reanudación del diálogo político y el restablecimiento de la cooperación europea. Todo lo contrario es lo que demandó la delegación de Congresistas de Estados Unidos en la LXVIII Reunión Interparlamentaria entre la UE-EEUU, que reunió durante tres días en el Senado español.

Pero a nivel internacional la isla no deja de hacer de las suyas, así lo denuncia el general Antonio Rivero González, de 49 años, al decir que su país, Venezuela busca una confederación militar con la isla, y que esta controla cada vez más los altos mandos venezolanos. Mientras tanto La cuenta de Chávez invita en Twitter a la incorporación de invitado “a todos los revolucionarios”, entre los que incluye Evo Morales, y Fidel Castro, lo cierto es que ya tiene medio millón de seguidores, con lo que se demuestra el estado mental de la población mundial.

Aún más inteligente que Chávez ha sido el cubano Silvio Rodríguez, quien ha sabido meterse en el bolsillo al público que le ovacionó un show de más de dos horas en el Carnegie Hall de Nueva York es decir en lo que Martí llamaría las entrañas del Monstruo., definición que los doctrinarios del gobierno cubano no han dejado de repetir en su afán antinorteamericano.

El artista no se ha limitado a lo musical y se haya dedicado también a hacer propaganda en favor de los cinco espías cubanos arrestados en Estados Unidos, acto que podría servir a los enemigos de los puentes y darle armas para dar al traste con el necesario intercambio cultural Cuba-USA.

Volviendo a la Isla nos enteramos que en ella Raúl Castro, nombró al ingeniero agrónomo Gustavo Rodríguez como ministro del estratégico sector de la Agricultura, como si el problema se resolviera a nivel de conocimientos agrícolas y no políticos; algo de lo que ya debería haberse percatado el gobernante que como nos recuerda Baldomera Vásquez, en su artículo “El Constitucionalista Raúl Castro“, actuado como “experto” en Derecho Constitucional, cuando declaró, con respecto a la Constitución cubana de 1976 lo siguiente:

“La Constitución que hoy estamos poniendo en vigor consolida jurídicamente lo que ha logrado la revolución. Cada derecho que proclama es un derecho garantizado por la realidad económica, política y social del país”.

Lamentablemente desde entonces, los derechos no están garantizados en la isla, ni se ha desarrollado la institucionalización necesaria que apuntaría a la despersonalización del poder y con ello a la creación de un auténtica Asamblea Nacional del Poder Popular y por supuesto un Estado de Derecho, verdaderas soluciones a los males de Cuba, por el momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: