La política “cristiana” de Franco hacia Cuba: Memorias del director de El Diario de La Marina

21 Abr

https://i1.wp.com/www.themonkeycage.org/franco.jpg

Francisco Franco

Siempre supimos en Cuba comunista de la importancia del El Diario de la Marina, a pesar del mal nombre que, para el régimen le dio su carácter conservador. Incluso en el denuesto, este periódico fue una referencia inevitable, cuando en las aulas universitarias o en los trabajos de los medios controlados por el estado se nos hablaba de la historia de la prensa Cubana.

https://i0.wp.com/i68.servimg.com/u/f68/12/48/87/55/diario10.jpg
La redacción del Diario de La Marina se encontraba en el Hotel Plaza, antes de mudarse al edificio de Prado

Era la mas antigua de las publicaciones cubanas cuando triunfa la revolución una revolución que combatió desde sus inicios y mucho antes de que se autodefiniera como Socialista. Si la contrarrevolución en Cuba tiene un nombre ese nombre es Diario de La Marina, el mismo al que con todo derecho se le adjunta el calificativo de “El decano de la prensa cubana”.  Había nacido en Cuba 1832 fundado y se mantuvo con vida dentro de la isla hasta 1960. Ese mismo año reapareció en la Florida, de la mano de su último propietario y director José Ignacio Rivero (Pepinillo), pero solo duró hasta 1961.


Asalto de turbas contra la redacción del  Diario de La Marina, en la Calle Prado, mayo de 1960.

Según Wikipedia contó este periódico con un suplemento literario aparecido en la década del 20 del siglo pasado, que bajo la dirección de José Antonio Fernández de Castro y paradójicamente dada la línea conservadora de su redacción se convirtió en uno de los voceros mas importantes del vanguardismo en Cuba, contando con la colaboración de escritores de un amplio espectro ideológico, entre ellos: Raúl Roa, Enrique de la Osa, José Lezama Lima, Carpentier, Andrés Baquero, Manuel Navarro Luna, Ramiro Guerra, Pedro Henríquez Ureña, Miguel Ángel Asturias, Jorge Luis Borges y José Carlos Mariátegui, entre otros. Cerró en 1960 junto con el resto de periódicos independientes de Cuba.

https://i2.wp.com/www.uflib.ufl.edu/lac/TWILAH1.JPG

Página Diario de la Marina, Julio 30, 1902

El tema del cierre de este y otros periódicos independientes cubanos ha sido muy bien tratado en el documental “A partido ùnico, periódico único“,  documental de Jorge Masetti donde se entrevistan a los últimos testigo de lo que fue la prensa cubana republicana, entre ellos a Pepinillo Rivero, un material audiovisual que alcanza enorme vigencia, frente al acosos que, siguiendo la fórmula cubana, sufre hoy la prensa en Venezuela.

https://i0.wp.com/www.redcuba.us/images/Sunday_October_26_2008_7_.jpg

Fue este documental el que despertó en mi el interés por la vida y obra de “Pepinillo” por eso me dí con un canto en el pecho cuando calló en mis manos, prestado por una de las bibliotecas públicas de Hialeah, la obra, de   “Contra Viento y Marea “Periodismo y Mucho Más” 1920-2001. Ediciones Universal, Florida 2004.

José Ignacio Rivero

https://i0.wp.com/lh6.ggpht.com/_hLW2BKVFuq0/Sf3DVyxhPgI/AAAAAAAABKY/gPZIHG95A3I/s640/jose_ignacio_rivero.JPG
José Ignacio Rivero

El libro sin pretenderlo, desmitifica un poco al propio periodista, habla de una forma de hacer periodismo bastante discutible, cuando se habla de libertad, por ejemplo cuando se negaba a publicar anuncios de los masones por no contribuir a propagar su filosofía, contrastante con la de la iglesia, o mandaba a revestir las modelos de la propagandas gráficas referidas a las películas mas “candentes” del momento.

El mismo estilo de escritura, aunque claro y cuidado,  es poco llamativo desde el punto de vista retórico, lo que no se perdona en quien procede de una dinastía de periodistas, que por demás se formó como tal en los Estados Unidos. Aun así se insertan algunos trabajos de valor, sobre todo histórico, como el reportaje que le hiciera en Europa a Oreste Ferrara, aquel italiano Mambí, Liberal y Machadista que la revolución del 33 obligó al exilio, y que sin embargo mantuvo en la lejanía del viejo continente una visión y comprensión de la política cubana, que se extraña en buena parte de nuestra prensa de la diáspora.

https://i0.wp.com/img39.imageshack.us/img39/9360/machadoyorestesferrara.gif

Oreste Ferrara, a la derecha, junto a Gerardo Machado

También interesante resulta el ajuste de cuentas que le hace a Mañach, quien a pesar de sostener una ideología mas bien revolucionarista, recordemos sus vínculos con el ABC primero y con el 26 de Julio después, siempre contó con un espacio no censurado en El Diario de La Marina, sin embargo, será uno de los primeros en romper con éste por no respaldar la Revolución triufante, que Mañach, como el 90 por ciento de sus compatriotas apoyó en su amanecer la revolución contra Batista, un dictador del que busó refugio bajo otro dictador Franco, com muchos revolucionarios amparados por el entonces embajador en Cuba, Pablo de Logendio , el mismo que mas tarde se le encararía a Fidel Castro ante las cámaras de la Televisión cubana, lo que le valió posteriormente la sustitución de su puesto en La Habana por su gobierno; algo que no menciona Rivero, cuando se refiere con gran admiración al diplomático español en su libro, reseñando el encontronazo con el Máximo Lider.

https://i2.wp.com/www.filosofia.org/ave/001/img/a280.jpg

Jorge Mañach Robato 1898-1961

Se trata, la de Rivero de una obra fundamental ara conocer la visión que tuvo de los acontecimientos, aquella burguesía, que según el  poema “Burgueses” no inspiraba pena, tras la “nacionalización” de sus riquezas,  a Nicolás Guillén.

No me dan pena los burgueses
Vencidos. y cuando pienso que van a darme pena,
Aprieto bien los dientes y cierro bien los ojos.
Pienso en mis largos días sin zapatos, ni rosas.
Pienso en mis largos días sin sombrero, ni nubes.
Pienso en mis largos días sin camisa, ni sueños.
Pienso en mis largos días con mi piel prohibida.
Pienso en mis largos días.

https://i0.wp.com/2.bp.blogspot.com/_e2vg19PMiM4/S4wsZ0fIg8I/AAAAAAAAGoU/UdR7io21ZE0/s320/guillen_nicolas.jpg
Nicolás Guillén poeta favorito de los comunistas cubanos, autor del poema, “Burgueses”


Por el libro conocemos como se ve desde la retaguardia un exilio integrado no solo por batistianos, sino por revolucionarios de primera hora, los que Rivero desenmascara, y ataca, sin importarle, lo abanderado que estos mismos revolucionarios son en el enfrentamiento al Castrismo.

Esta es la historia del enfrentamientos la estado confiscador, que pronto controlará una nueva clase, del dueño de patrimonio desarrollado a partir de las defensa del poder establecido, así como de unos valores tan arraigados en la población cubana, como fueron, hasta el triunfo de la revolución los de los de la Iglesia Católica.

Asi pues en los tiempos coloniales, Diario de la Marina, combatió el separatismo, lo que siempre le sacaron en cara, sus enemigos durante la república, y si bién sufrió entonces el acoso de las turbas militares, fue cuando apostó por un autonomismo decretado desde la metrópolis como última concesión a unos Estados Unidos, dispuestos a entrar en guerra, con reconcentración o sin ella, con Weyler o sin él. Y fue así que los disturbios de los integristas recalcitrantes contra El Reconcentrado y El Diario de la Marina, dieron pie al envío del Maine a Cuba, el resto de la historia ya la conocemos, el acorazado explotó desde adentro y ese fue el pretexto para esquilmar a España de sus últimas posesiones coloniales en Asia y en lo que entonces se llamas Occidente; Las Américas.

https://i0.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/dc/USS_Maine_entering_Havana_harbor_HD-SN-99-01929.JPEG/800px-USS_Maine_entering_Havana_harbor_HD-SN-99-01929.JPEG

El Maine entra en La Habana

https://i2.wp.com/www.ladruida.com/Foto-historia/1898maine.jpg
Restos del Maine, estallado el 15 de febrero de 1898

Pero los vínculos con España no cesaron, durante la guerra civil El Diario de la Marina se puso del lado de los Nacionales contra los republicanos, esto le valdrá una condecoración de manos de Franco al propio Pepinillo, un caudillo al que no se cansa de alabar en su libro, si bien condena la política seguida hacia Cuba por el régimen español al que tanto defendió en sus peores momentos.

Esta obra de la que se puede sacar muchísimo partido a la hora de comprender la historia de la prensa de Cuba, asi como la mentalidad contrarrevolucionaria, nos ofrece además la posibilidad casi única de adentrarnos nada más y nada menos que en la mente de Francisco Franco y lo que esta elucubraba frente a la realidad cubana, sentando la pautas de una política hacia la isla que se mantenido incólume desde los tiempos del dictador hasta nuestros días, a pesar de la transición democrática, y de las alternancias políticas de unas izquierdas y derechas, cuestionables, como lo es en sí misma la democracia española.

En el año 1962, el mismo del nacimiento de quien escribe, José Rivero fue invitado a España por la jerarquía del régimen. Allí tuvo la oportunidad de entrevistarse con el máximo gobernante y exponerle su visión intransigente frente al régimen Cubano.

En su respuesta el gobernante español involucró a la Iglesia, asegurándole al exiliado que su Santidad el Papa, que como sabemos entonces era Beato Juan XXIII, le había pedido que mantuviera las relaciones diplomáticas y comerciales con Cuba, por una cuestión de humanidad con el pueblo cubano que no se debía abandonar en esos instantes de tanto sufrimientos.

Esta concordancia entre aquel que algunos llama El Papa Rojo y el adalid del anticomunismo que fue Franco puede tener explicación en la misma experiencia franquista, es decir la del embargo decretado contra el régimen por las democracias vencedoras en las segunda guerra mundial, una suerte de bloqueo roto por Perón y que sirvió al caudillo para exacerbar en su favor el espíritu nacionalista, del mismo modo que hizo Castro por décadas.

https://i1.wp.com/www.culturandalucia.com/CADIZ/Eva_Franco_Carmen.jpg

Eva Perón de Visita en España, junto a Franco. El gobierno de su marido había roto el bloqueo decretado por los aliados para arrodillar al último vestigio de totalitarismo en Europa occidental tras la caída del Fascismo y el nazismo.

Es una pena que esta comprensión no la hayan tenido aquellos que enceguecidos por sus perdidas humanas y económicas ha apostado todos estos años por las sanciones económicas contra su pueblo, que es en definitiva quien las padece.

Pero Franco tiene una visión mas allá de lo que le pudo recomendar el Papa. Posiblemente ella no fue plato de buen gusto de Pepinillo, sin embargo tuvo la honestidad de reproducirla en su obra, concretamente en la página 372, por ella sabemos lo que en aquella reunión personal dijeran el mandatario español a su huésped:

“Vea Rivero, el caso de Cuba, no es nada fácil. Son muchas las razones para pensar que Fidel Castro va a pensar mucho tiempo en el poder. No es cuestión de unos pocos años, sino de muchos años, y el final va a llegar con mucho derramamiento de sangre. Yo sé bien como reacciona el comunismo, cuando atrapa no suelta y si suelta lo hace a base de mucha barbarie, acompañada de un reguero de sangre inocente. Y yo creo que España tiene que estar presente en Cuba, cuando llegue ese momento, con el fin de salvar vidas inocentes”

https://i1.wp.com/www.dur.ac.uk/m.p.thompson/civwar/franco.JPG

Estas palabras, deberían ser leídas por todos lo que, desde la derecha,  arremeten contra la actuaö política española hacia Cuba, heredera de la franquista y que en definitiva es práctica mente la misma que siguen PP y PSOE, la diferencia es sólo de matices, uno y otros se oponen al embargo y al aislamiento del paós caribeño, pero el PP, , como el PSOE en tiempos de Felipe González, promueve además una relación con la disidencia y el exilio mucho más comprometida que la de los socialistas en la etapa de Zapatero.

Sin embargo buena parte de la oposición, así como de los medios de Miami,no hace mas que arremeter contra Miguel Ángel Moratinos Cuyaubé actual Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, con el apodo de “Desatinos”, cada vez se relación con Cuba en un lineamiento, que no se aparta un milímetro del trazado por se gran machucador de comunistas e izquierdistas en general que fue Francisco Franco, el mismo que desencantó, a José Ignacio Rivero, por seguir, mire que usted que cosa una política “cristiana” hacia Cuba. Las Cosas que hay que ver…

https://i0.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/5d/Spanish_fm_Moratinos.jpg
El Ministro Socialista Moratinos,  no hace otra cosa frente a Cuba que darle continuidad a la política trazada por el difunto Franco, sin apartarse de ella ni un tanto

Anuncios

2 comentarios to “La política “cristiana” de Franco hacia Cuba: Memorias del director de El Diario de La Marina”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Librería y Distribuidora Universal: La Meca del libro cubano en Miami « El Hombre de Cuba Nuestra - 22 julio 2011

    […] como el libro autobiográfico Viento y Marea, escrito por el ex director del Diario de La Marina,  José Ignacio Rivero, o Momentos Estelares de La Historia de Cuba,  que hace algún tiempo me hizo llegar, muy […]

  2. UNA RESPUESTA AL “DESAHOGO” DE JOSE IGNACIO RIVERO. « Cuba Nuestra: Polémica - 26 abril 2010

    […] se recibe un artículo de una persona conocida dentro de la prensa escrita cubana. Me refiero al Dr. José Ignacio Rivero, del Diario de la Marina, periódico de gran prestigio dentro de la Cuba República y que al igual que otros buenos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: