“Caribe”: para ti que amas nuestra creatividad

19 Abr

Acuse de recibo: Caribe, Tomo 11, Número 2, invierno 2008-2009

Una vez más llega a nuestro buzón una magnífica revista: Caribe, dedicada, como su nombre sugiere y ya hemos comentado sobre otras ediciones, a la cultura y la literatura caribeñas, es una iniciativa conjunta de la Western Michigan University, la Universidad de Florida del Norte y la Universidad de Marquette; que es de agradecer, no sólo como medio de divulgación para autores de estudios y obras con tema caribeño, sino como medio de ilustración actualizada sobre la creación en aquella zona tan particular de la tierra.

De Caribe tenemos en la mano el Tomo 11, Número 2, correspondiente al invierno de los años 2008-2009, y como es usual se alternan en ella artículos en ingles y español, preferíamos que fuese totalmente bilíngüe para evitarnos el salto psicológico que implica el cambio de código lingüístico que implica el paso de un trabajo a otro, mas la incomodidad es mínima, si frente a ella tenemos un contenido que atrapa y embelesa, a todo amante de la buena literatura, poesía y teatro generada en torno a la cuenca.

Pero la revista no se limita aquel espacio geográfico, como un medio a disposición del hispanista norteamericano le sirve al estudioso de obras realizadas en lo que un día fuese la metrópolis de la mayoría de las hoy naciones independientes del Caribe, España. Es por ello que la sección de ensayos y entrevistas se comienza con un trabajo en inglés dedicado a la novelista, periodista, y ensayista española Emilia, condesa de Pardo Bazán (La Coruña, 16 de septiembre de 1851 – Madrid, 12 de mayo de 1921), se trata de Gender violence and Late Colonial Anxieties in Piña, by Emilia Pardo Bazán, una indagación feminista en la obra de una de las prosistas hispanas mas prolíficas del siglo XIX

En la misma sección encontramos otro trabajo en inglés dedicado al escritor Roberto G Fernández, lo escribe David de Posada, y se titula Operatic Transpositio and The Romantic Aesthetic in the Works of Roberto G. Fernández, Se trata de una lectura bartheana de la obra del autor cubanoamericano, así como de su intertextualidad para descubrir, como su malestar físico y psíquico se transmuta en una retórica de carácter posmoderno.

Luego tenemos una entrevista en español a Silvia Cézar Miskulín, realizada por Luis Zanin Oricchio. Aquí se nos habla de un interesante estudio realizado por  Silvia Cézar sobre la editorial cubana Puente y el suplemento El Caimán Barbudo, un trabajo importante para recordarnos que el modelo de creación cultural y artística ”socialista”, no se implantó en Cuba de golpe y porrazo, sino tras un proceso que permitió la existencia y sobre vivencia de una editorial privada y vocera de la creación juvenil alternativa como fue El Puente (1961-1965), cuyos editores terminados internados en la UMAP, o El Caimán Barbudo, cuya evolución -quizás involución- la investigadora ha estudiado en el período que va de 1966-1975. En relación al suplemento cultural de Juventud Rebelde, el artículo destaca que a pesar de su carácter oficial, en la primera época y bajo la dirección de Jesús Díaz, la publicación gozó de algunas libertades y dio espacios de experimentación que dieron al traste con el escándalo generado por la aparición de una reseña de Heberto Padilla sobre el libro de Lisandro Otero La Pasión de Urbino, en la que se hacían referencia positivas a uno de los primeros disidentes y exiliados intelectuales del socialismo cubano, Guillermo Cabrera Infante, a partir de ese momento, cambia la dirección de la revista y con ella los temas y debates que le caracterizaron en un primer momento.

A continuación nos encontramos con  un estudio realizado por Stéphanie Panichalli-Batalla, de la Universidad inglesa de Astón, sobre una novela inédita de Reynaldo Arenas, un artículo en español que nos permite descubrir entre otros detalles interesantes en la formación del escritor cubano, el papel que jugó la radio novela en sus primeros ejercicios literarios, así como los guiños que, a pesar de la vergüenza que le causaba una obra inmadura, realizó en dirección a ella en trabajos posteriores.

Esta revista nos permite conocer la personalidad y obra del escritor Ivan Acosta, una suerte de antítesis de ese combatiente intelectual revolucionario que quiso vendernos el sistema cubano presentándonos combatientes escritores, cuyo paradigma podría ser el Che Guevara, pero que se  multiplicaron en los concursos organizados por el Minint y las FAR; aquí nos encontramos del otro lado de la frontera ideológica política que separa a los cubanos, a un paracaidista de la división 101 de los Estados Unidos en la guerra de Viet Nam, devenido en dramaturgo y que no renuncia a lo que la izquierda considera patrimonio propio, el compromiso social de la obra.

Este soldado-escritor del lado de allá nacído en Santiago de Cuba, el 17 de noviembre de 1943, en el barrio de Los Hoyos, cuenta que fue alumno de Frank País en el colegio Bautista “El Salvador”, y fue el combatiente-maestro quien lo inició en la afición al teatro.

Acosta sale de Cuba en 1961 y en 1962 ingresa en el ejército de Estados Unidos. Luego estudiará en la universidad de Nueva York (NYU), donde formó parte del equipo teatral del New York Theater of the Americas. Ha producido doce obras, escrito nueve y dirigido ocho.

En 1970 estrenará su primera obra teatral, el musical rock titulado “Grito”. En 1972 funda y comienza a dirigir el importante Centro Cultural Cubano de Nueva York, institución que auspiciará festivales encuentros, exhibiciones y conciertos de arte cubano y latinoamericano. El diálogo con la cultura y con los artistas y creadores hispanos de Nueva York parece ser una constante en la obra creativa del exiliado cubano, es lo que se desprende de la entrevista, por ella sabemos que Ivan Acosta no se ha limitado a la creación teatral o la publicación de libros, ha incursionado en el cine con producciones como Amigos donde narra la historia de un marielito o la que parece ser la más famosa, El Super, entre otras

Gracias a Caribe nos topamos con la experiencia creativa de Acosta, con la entrevista que le realiza Armando González. Y si queremos palpar su creación tenemos en esta misma revista publicada su pieza teatral: Cosas que encontré en el camino.

No es esta ni mucho menos la única obra creativa que nos ofrece la revista, tenemos Cuatro poemas de Jorge Guitart, una especie de autobiografía de Carlota Culfield, que tiene como hilo conductor los zapatos calzados en diferentes momentos de su vida, dentro y fuera de Cuba, y el relato de la exiliada cubana Rita Gueada titulado Llamada del abuelo, donde se ocupa del destino que ha tenido una parte del patrimonio pictórico cubano a partir de su comercialización indiscriminada por el estado.

Quedan otros textos que no mencionaré, prefiero que los descubra mi lector, si es que tiene la fortuna de dar con esta magnifica publicación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: