Acuse de Recibo: Número 18 de La Primavera de Cuba

9 Abr

Siento por  La Primavera de Cuba, un respeto muy similar al que me inspira la Revista Encuentro de la Cultura Cubana y las considero sin temor a equivocarme los dos esfuerzos más importantes de los que en el plano editorial se realizan en Europa para facilitar  la transición cubana a un modelo político realmente participativo, ayudando cada una a su nivel y estilo, con la conversión en tribunas para la intelectualidad amordazada, a la creación de esa tolerancia y de la reflexión critica sobre la realidad en que se vive, sin la cuales resulta imposible el desarrollo de cualquier propuesta democrática.

Es por eso que me alegra instintivamente el arribo a mi buzón de cada número de La Primavera, ediciones que nunca me defraudan como esta que llegó en estos días, la número 8 correspondiente a Marzo del 2010.

Aquí, como en las anteriores encuentro un periodismo de la mejor calidad, extenso como el de Martí, mas ligero y ameno en la escritura como corresponden a los tiempos modernos, una practica informativa sin compromisos ni con el poder, como ocurre con Granma, ni con la búsqueda de subsidios a cualquier precio o con el aplauso que fácil que gana la demagogia, como hacen ciertas publicaciones de nuestra diáspora , cuyos nombre prefiero olvidar.

Me llega pues lo que necesito, y necesita cualquier cubano lejos de su patria, o un cubano que estando en ella, dependa para informarse sólo de lo que le dice la prensa oficial, me llega con La Primavera,  el informe real y objetivo de lo que está pasando en Cuba, escrito por personas valientes y que a su vez demuestran con su permanencia a las calles después de escribir lo que escriben, el cambio de tiempos que para bien vivimos en la isla, donde el régimen, sin dejar de ser totalitario ya no se atreve a encerrar a todos los que le dicen al mundo lo mal que los cubanos la están pasando.

Y digo que el régimen sigue siendo totalitario a pesar de esta ”impunidad”, por que si bien mengua la represión esta es muy superior a la que se observa, incluso en sociedades autoritarias, de no ser así no se habría muerto Orlando Zapata Tamayo, una tragedia a la que La Primavera de Cuba dedica el espacio que merece, sobre la que se escribe en el editorial y en varios trabajos de los colaboradores.

Pero no sólo del comentario sobre este crimen de estado se alimentará el lector, otros temas muy bien tratados atraerán su atención, por ejemplo el de la medicina. Este aparece en el trabajo de Jorge Olivera, titulado El Fin de los milagros, donde se analiza el uso y mal uso de nuestros médicos, con fines propagandísticos, a la vez que se ofrece un retrato deprimente, de las condiciones de vida de nuestros consagrados galenos.

Sobre la salud mental, escribe un especialista en el tema, al que prefiero haciendo esto; que metido en huelgas de hambres, por muy sonadas que estas sean, el psicólogo Guillerno Fariñas. En cuyo artículo ¡Se queda la patria vacía! reconoce, el actual huelguista el coraje de una colega, la señora Ares Munzio, la presidente de la para nada disidente Sociedad Cubana de Psicología, quien osó abordar en un programa televisivo el ”Síndrome del Nido Vacío” un tema que por sus implicaciones socio política había sido considerado tabú en la Universidad de Santa Clara, donde se formó Fariñas.

Y si de la psiquis del cubano se trata lo mejor está al final, donde Luis Cino, nos demuestra que no solo su colega Rogelio Fabio pasó por el hospital psiquiátrico de la Habana, sino también el, es lo que nos cuenta en Más de Mazorra, demostrando cual era la experiencia que sufrían tanto los que como el periodista se oponían a entra en el servicio militar como objetores de conciencia, como aquellos jóvenes que intentaban evadirlo fingiendo haber enloquecido. No podía faltar aquí la alusión al horror de los 26 enfermos que murieron de frío y hambre, y de paso el homenaje. Justo a quien con todas las trasgresiones éticas que se cometieron bajo su mandato, de aun mantenerse vivo, no habría permitido la tragedia, el doctor Bernabé Ordaz, aquel que mantuvo a Mazorra como una suerte de micro Cuba, de los mejores tiempos del subcidio soviético, sin libertad y entre rejas, con castigos brutales y trabajos ”voluntarios” pero en las que rara vez alguien moría de hambre.

https://i2.wp.com/www.bauta.cult.cu/images/stories/imagenes/Ordaz.jpg

El doctor Bernabé Ordaz, ya fallecido.  Una suerte de Fidel en Mazorra. Mas en su tiempo los locos no moría de frío, como sugiere Cino.

Lamentablemente para los cubanos, se ha ido el subsidio y no ha llegado la libertad, y ni siquiera el apoyo venezolano alcanza para solventar las necesidades sociales que se acrecientan. De ahí que el loquero sustituto de la Mazorra nacional tenga que apretarle los pantalones a la asistencia social. De ella escribe Odelín Alfonso Torna en El subsidio y sus propiedades, pàgina 17, donde se abordan los ajustes que desde el segundo semestre del año 2009, el gobierno de la isla esta realizando en este terreno, implementando evaluaciones que dejaría fuera de estos servicios a enfermos mentales e impedidos físicos, creando una situación modélica de la que podrían sacar gran partido los desmanteladores del estado de bienestar, tanto en Europa como en Estados Unidos, alerta pues para esas izquierdas del primer mundo que ponen el grito en el cielo por la pajita en el ojo propio, mientras que a ciegas siguen aplaudiendo al sistema que clava la viga en el ojo del cubano.

Estamos hablando de un País de deudores, como titula su artículo de la página 7  Oscar Mario González, donde como el bien dice las deudas acumuladas y no pagadas por el régimen colocan al país en un callejón sin salida.

Y como no va estar el país en tal estado, si la agricultura está hecha un desastre, de acuerdo a Osmar Laffita en Donde no da el sol, pag. 14, algo lógico si la que fuera su principal industrial se va al garete, como nos explica Oscar Espinosa Chepe, en Cuba azúcar en extinción, una nación que tardíamente, y solo por que no tiene combustible para continuar el arreo de profesores y alumnos a los centros,  reconoce la inefectividad de la escuelas en el campo,  algo que comenta,  demostrando que después de presos podemos ser útiles, gracias a La Primavera, Adolfo Fernández Saníz, prisionero de conciencia y autor de Fin de disparates pedagógicos, pag. 23. pag 23.

https://i2.wp.com/www.payolibre.com/fotos/Adolfo%20Fernandez%20Sainz.jpg

Fernadez Saínz escribe desde la càrcel sobre el fín de otros internados, las escuelas en el campo

Por cierto que nadie crea que las barbaridades en nuestras cárceles pueden seguirse cometiendo que se sepan,así dejan claro en esa mismas página Pablo Pacheco, con su Reportes desde el Infierno y Pedro Arguelles, con Golpizas en Canaleta, dos títulos que lo dicen todo.

Estamos pues informándonos al dedillo y a la vez con la visión de un águila de todo lo que está sucediendo en estos años bajo un régimen en crisis que destruye a Cuba, como casi se titula el magnìfico ensayo de nuestra premio de periodismo digital categoría de derechos humanos Miriam Leiva, cuya reflexión ocupa ampliamente la página 20.

Un país donde El gran macho llamado Estado emputece a la nación, como escribe con ruda claridad la laureada bloggera Yoani Sánchez, en la página 19.

Pero no solo se trata de quejas, también se buscan soluciones, formas con las cuales la oposición pueda transformar el estado de cosas, y dentro de esta búsqueda se da el problema de la participación o no de los activista del movimiento democrático en los procesos ”electorales” del sistema. Un asunto muy bien abordado y con visiones y soluciones que comparto en lo personal, en el trabajo ¿Elegir? ¿Ser elegido?, aparecido en la página 12 bajo la autoría de José Antonio Fornaris, Wilfredo Vallí y Aleaga Pesant. Aquì sin soslayar los mecanismo que impiden en ascenso de la disidencia al apartato político imperante se reconoce algo muy importante:


Para muchos opositores participar en las
elecciones es legitimar al régimen. Pero los
más pragmáticos consideran que, aunque
participar en las elecciones de 2010 da pocas
posibilidades de que los candidatos opositores
sean elegidos a los cargos públicos, lo
más importante es que ampliarían su base
social y difundirían el mensaje prodemocrático
puerta a puerta, modularían el discurso
a los problemas de la comunidad, apuntando
a los de la nación, establecerían estrategias
a largo plazo, crearían escenarios propicios
para el establecimiento de acuerdos y alianzas,
y sería un entrenamiento práctico del
proceso de toma de decisiones para los demócratas
de la oposición.

El  ensayo viene acompañado de fragmentos de una carta con una interesante respuesta dada por el opositor liberal Silvio Benitez, a Angel de Fana, exiliado que opina que participar en elecciones es legitimar al régimen y al que se le recuerda en la misiva que lo mismo hicieron los demócratas en España en el 77, en Chile en 1988, en Polonia en 1989 y por último los Iraníes el pasado año. Se trata aquí de un material, el artículo y la carta que debería ser objeto de estudio por todos los grupos disidentes y no menos por quienes en el exilio pretenden no saben ubicarse a la hora de enfrentar por la vía pacífica un régimen como el cubano.

Un régimen que desinforma a su pueblo sobre lo que pasa en el mundo incluso con sus mejores aliados, como nos deja bien claro Tania Díaz Castro con El Mito Chino, en la página 10, dándonos cuenta de una falta de información que no mengua ni con las intervenciones en la prensa de especialistas como Eduardo Regalado, del Centro de Estudios de Asia y Oceanía, incapaz de explicar el por qué de su propia frase de que todos los caminos conducen a China . El de Cuba, por lo visto no.

Muchos temas se abordan en este número, y no podemos pasarle revista a todos, si destaco antes de terminar la presencia de la historia, con el trabajo de José Antonio Fornaris revelando que fue Abelardo Fernández González, teniente de la policía especial del Ministerio de Educación de entonces, año 1946, el que sustrajo del Capitolio de Cuba el diamante perteneciente al último Zar de Rusia, que marcaba el kilómetro cero de la carretera central. Los detalles podrá usted leerlo en el trabajo El diamante intranquilo, página 18.

Por supuesto, no solo de economía, política, salud o historia se escribe, hay temas puramente culturales en esta edición, sobre el intercambio en este campo entre Cuba y Estados Unidos escribe Miguel Iturria, y sobre la degradación que ejerce el mercado y el turismo en la música lo hace Victor Manuel Dominguez., con dos buenos trabajos en la página 21, que preceden al magnifico escrito de Lucas Garve, Lezama Lina entre cercanías y lejanías, página 22. Sobre el autor de Paradiso, Garve, quien también suele colaborar con Cuba Nuestra, nos dice:

Quizás, en Paradiso esté anticipada y descrita
la resurrección del propio Autor, del
Poeta, de Lezama Lima convertido en lo que
es hoy: el Logos reencontrado. Resurrección
a través de la imagen sensible que entre Cercanía
y Lejanía, va más allá en la distancia,
cuando se convierte en “hipertélica” (hiper-:
exceso, más allá / tele: a distancia) y se transforma
en lo estelar. En una imagen que no
tiene “caducidad”.
Así es la Figura que hoy recorre el ancho
paseo del Prado habanero envuelta en los celajes
de la tarde, entre luces y sombras. Imagen
hipertélica, producto de estar situada en
un plano de significados más abarcadores en
tanto más abstractos.Hoy José Lezama Lima
es lo incorpóreo, una referencia cultural, una
Imagen poética perteneciente al ámbito de lo
intemporal, lo teológico. Un Mito.■

https://i1.wp.com/4.bp.blogspot.com/_4-yPmPVlDKM/SuZ-JnQdCtI/AAAAAAAAAK8/rUeEy8gGMuk/s400/044.jpg
Lezama Lima

Después de ver lo que tengo en mano, y su importancia para la ilustración tanto de mis compatriotas como del cubanófilo de cualquier origen, no puedo menos que recomendar, una vez más esta primavera, ojalá muchos la adquieran en su versión impresa, que siempre puede solicitar en la página de la revista(http://www.primaveradecuba.org) , ojalá que esos  turistas, muchos de ellos cubanos que viajan a la isla cada año,  sean los que contribuyan a difundirla allí este periódico que comentamos, ojalá que usted lo baje en formato PDF, pinchando aquí y una vez disfrutada se la envíe a algún amigo de allá,  como documento adjunto, ayudando a informar mejor a  esa Cuba, que es tan de La Primavera,  como nuestra.

Anuncios

10 comentarios to “Acuse de Recibo: Número 18 de La Primavera de Cuba”

  1. Juan Alborná Salado 1 octubre 2010 a 12:55 PM #

    Amigo Estefanía: Usted siempre preocupado por Cuba y su destino. Los buenos cubanos, aunque muchos veteranos ya por luchas y edades, como yo mismo (73), jamás olvidaremos la felicidad de vivir y el deseo de morir donde transcurrió nuestra niñez y adolescencia. Gracias por publicar mi ensayo “La primavera de Cuba”, conque titulé aquel trabajo y que dio nombre a una novísima generación opositora cubana y a nuevos métodos pacíficos de lucha. Ensayo que apareció en 1992 en mi libro ANTIRREFLEXIONES (Ediciones Universal de Salvat).
    Saludos literarios,
    Juan Alborná Salado

  2. Roberto Simeon 9 mayo 2010 a 4:56 PM #

    He visitado su pagina web y nos ha resultado refrescante, nos ha hecho suponer que estamos llegando a los primeros dias de la primavera.
    Me propongo ser un habitual lector de la misma

    Roberto Simeon

  3. Roberto Simeon 11 abril 2010 a 8:29 PM #

    He recibido con sorpresa el cese de la Edicion de Cuba Nuestra, lo lamento.

    • cmea62 11 abril 2010 a 9:07 PM #

      Estimado Amigo Roberto, nos mudamos de nuestro popular portal cubanuestra.nu pero ya estamos construyendo la revista en http://www.cubanuestra.eu y esperamos seguir contando con sus colaboraciones allí.

      Gracias por su preocupación

      Un abrazo

      Carlos M. Estefanía
      Carlos M. Estefanía

  4. Juan Alborná Salado 9 abril 2010 a 1:48 PM #

    Agregar a mi comentario: Entren en mi vieja página http://www.albornalibros.com y verán el origen de mi ensayo “La primavera de Cuba” en mi libro ANTIRREFLEXIONES de 1992.

  5. Juan Alborná Salado 9 abril 2010 a 1:43 PM #

    Estimado Estefanía: Soy periodista y escritor, prisionero político en Cuba nueve años entre 1961 y 1970 y el primer editor en Radio Martí en 1985. Soy el creador de la frase “La primavera de Cuba”, como título a un ensayo mío aparecido en mi libro ANTIRREFLEXIONES en 1992, donde planteo las nuevas estrategias pacíficas para cambiar el régimen cubano y que está en Internet en Amazon, Barnes & Noble, y en Miami en la librería “Universal”. Tengo ejemplares si alguien desea el libro.
    Gracias,
    Juan Alborná Salado

    • cmea62 9 abril 2010 a 6:27 PM #

      Muchas gracias por sus comentarios estimado Juan. He visitado su página y me parece muy interesante.
      Saludos cordiales
      Carlos M. Estefanía

  6. Manuel A Morejon Soler 9 abril 2010 a 12:46 PM #

    Bendiciones:
    Honor aquienes honor merecen.
    Cordialmente:
    Manuel A Morejon Soler

  7. Manuel A Morejon Soler 9 abril 2010 a 12:43 PM #

    Bendiciones>
    Honor a quienes honor merecen.
    Cordialmente:
    M Morejon

  8. Manuel A Morejon Soler 9 abril 2010 a 12:41 PM #

    Bendiciones:
    Honor a quienes honor merecen.
    Cordialmente.
    M Morejon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: