Delscalzi: Dejemos en paz y con Dios lo que es de Dios

6 Abr

[guillermo+2.jpg]
Guillermo Descalzi

El Periodista Guillermo Descalzi suele emitir buenos critierios en El Nuevo Herald, y también ejecutar con comedimiento su papel de moderador en el programa que auspicia el abogado Patrick L. Cordero, especializado en bancarrotas, modificaciones y embargos, un espacio de la televisión de Miami, que se sale de lo puramente publicitario, o los asuntos jurídicos para entrar en buenos debates.

En general me cae bien, y es por ello que me llamó la atención el verlo anoche, un tanto desaforado, buscando por parte del televidente condenas contra el Cardenal Jaime Ortega por no sostener una posición mas dura frente los desmanes del gobierno de La Habana, me recordó un tanto la posición de Oscar Haza, con su pregunta, tras mostrar los desafueros del régimen contra las Damas de Blanco, si podría haber perdón para tales desmanes, lo malo no es la pregunta, lo malo es la insistencia inoportuna en el tema, que siembra un estado de animo vengativo que sólo sirve para alargar la llegada del momento de la verdadera justicia, lo mismo hace sin proponérselo Descalzi, cuando pierde la noción de tiempo y espacio juzgando a una persona cuyos mocacines ni siquiera a probado, fue por eso que llamé al programa defendiendo, más que a un hombre, a una institución cuya ideología no comparto, pero que veo atacar despiadadamente en los medios, la filial cubana de la iglesia católica. Lo hice porque creo que se confunde la facilidad con la que desde un estudio de Miami, se convoca a protestas y se condenan las violaciones de los derechos humanos en otro país, con lo que en esa otra nación debe hacer una institución religiosa para no sufrir lo que su hermana en Corea del Norte, o en esos, que tras su apertura al mercado, todo el mundo olvida el modo en se violan los derechos humanos,  China o Vietnam.

https://i0.wp.com/cache.daylife.com/imageserve/0dYP9XdbXY4pC/610x.jpg

El Papa Benedicto XVI, derecha, abraza al cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de La Habana, Cuba, durante la ceremonia de inauguración de la V Conferencia de América Latina y el Caribe los obispos en Aparecida, Brasil, Domingo, 13 de mayo 2007.

En el breve espacio que se me concedió esclarecí mis diferencias con Descalzi, expliacando que el comunismo cubano, no es comparable, por su dureza, al polaco -donde como sabemos la iglesia católica jugó un papel fundamental en la lucha contra el régimen comunista- y que el Cardenal sigue la máxima cristiana de ser manso como paloma y astuto como serpientes. Descalzi respondió igualando al Cardenal Ortega, con los prelados que comulgaron con el nazismo, y preguntándose por qué Pablito Milanés si se atrevía a criticar al régimen y el Cardenal no.

No sé si fue por un problema técnico o porque la norma del programa es la de evitar la polémica con el televidente, lo cierto es que se cayó la comunicación y entraron otras llamadas.

De no haber ocurrido esto le habría respondido con otra enseñanza cristiana, que ya he tratado en otro momento la que se le darle al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios.

Si Jesus en su inmensa sabiduría, para mí humana, comprendió que su obra no era arremeter contra el poder político de entonces, concretamente los extranjeros que tiranizaban al pueblo en que había nacido, no encuentro razón para que sus seguidores no tuviesen que hacer otro tanto, y aunque es cierto que la iglesa se ha metido mas de una vez en política, desde la izquierda respaldando al bando nacional en la guerra civil española, o desde la izquierda con sus teólogos de la liberación, en uno un otro momento, se ha apartado de su propia doctrina.

Por supuesto la recomendación a la iglesia de no estar a mal con el poder establecido también es un problema, pues si este se hace añicos, y alguien se dedica a remover el estercolero que deja atrás, simpre quedará salpicada, esto pasó con los régimenes totalitarios europeos derrocados, tras la segunda guerra mundial, pero habría pasado igual si las vecidas hubieran sido aquellas democracias, cuyos líderes, no le hicieron el menor asco a la ignominia de aliarse con el estalinismo ciertamente.

https://i2.wp.com/www.europa-infoshop.de/Die_Union/Info_s___News/Portrait/Winston_Churchill/a_c_roosevelt-stalin-yalta.jpg

Y es que todo Estado, icluido los llamados de derecho, se levanta sobre crímenes inconfesables, que son los únicos que permiten arriar la gran masa de sus ciudadanos, hoy a la guerra, mañana hacia la eugensia, pasado no sabemos donde, quizás fue esto lo que intuyó Jesús Cristo, cuando le respondió a quienes trataban de comprometerlo entonces con una moneda, que le dieran al Cesar lo que era del Cesar y a Dios lo que es de Dios.

https://i0.wp.com/www.passion-christi.net/images/053-Jesus-Via-Dolerosa.jpg

Si Jesus en su inmensa sabiduría, para mí humana, comprendió que su obra no era arremeter contra el poder político de entonces, concretamente los extranjeros que tiranizaban al pueblo en que había nacido, no encuentro razón para que sus seguidores no tuviesen que hacer otro tanto

En cuanto a Pablito Milanés, la comparación no vale, responde por si mismo y cumple con su deber, incluso de ciudadano socialista, criticando, por fin los males del socialismo cubano, el atropello de derechos humanos que no se justifican ni con el Capital, ni con El Estado y la Revolución, aunque quizás con otras obras de Lenin, lo cual no es grave si reconocemos que el marxismo leninismo no tiene el monopolio de la teoría socialista. En resumen Pablito ha actuado como un autentico revolucionario, y no veo porque tenga que imitarlo el Cardenal cubano.

La mezcla de religión y política siempre es mala, lo mismo cuando esta se utiliza como instrumento del poder, como cuando sirve de arma para derribarlo, en ambos casos se apela a lo mas negativo del discurso religioso, a sus recursos apaciguadores cuando se necesita transformar el mundo, en segundo al aspecto irracional y el fanatismo que impulsa a su seguidores a sacrificar o la inmolación por una causa, que en la gran mayoría de los casos no vale la pena.

Anuncios

2 comentarios to “Delscalzi: Dejemos en paz y con Dios lo que es de Dios”

  1. PEDRO M CRUZ 6 abril 2010 a 8:36 PM #

    SR; ESTEFANIA, HE LEIDO SU COMENTARIO EN CUANTO A DESCALZI Y OSCAR HAZA, RECUERDESE, QUE VIVIMOS EN UN PAIS LIBRE Y SOBERANO, Y TODOS LOS CIUDADANOS TENEMOS EL DERECHO MORAL, O COMO USTED LE QUIERA LLAMAR DE HABLAR LIBREMENTE Y SIN TAPUJOS DE LO QUE CREAMOS CONVENIENTE, SI USTED, ES DE LOS QUE SUPONEN QUE AL REGIMEN CASTRISTA, O A QUENES PIENSEN QUE NO ES OPORTUNO ROSARLOS CON EL PETALO DE UNA ROSA, CREAME, QUE LO RESPETO, PERO NO COMPARTO SU OPINION. HASTA AQUI MI HUMILDE PERO SINCERA OPINION, PORQUE SI FARINAS LANQUIDECE EN EL HOSPITAL ARNANDO MILIAN DE SANTA CLARA Y SIN TEMOR NI MIEDO ACUSA CON NOMBRES Y APELLIDOS A SUS DETRACTORES PORQUE TENEMOS NOSOTROS QUE CALLAR………ESO ES SU PROBLEMA, ALLA USTED CON LA HISTORIA…POR ESO LLEVAMOS MAS DE 50 ANOS DE CASTRISMO, PORQUE LO QUE SI SABEMOS HACER ES CRITICARNOS, Y A LOS QUE LE SIGUEN HACIENDO EL JUEGO A LOS HERMANISIMOS, HONOR Y GLORIA..

    • cmea62 7 abril 2010 a 4:07 PM #

      Totalmente de acuerdo, pero el derecho a hablar. implica el derecho a opinar sobre lo que se habla.
      Saludos
      Carlos M. Estefanía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: