Reevaluando las prácticas pedagógicas cubanas: el caso del Instituto Cívico Militar II

31 Mar

Detalle de postal publicada por El Instituto Cívico Militar: nótese al estudiante dibujado a la derecha portando la bandera del centro educativo. Cortesía de Ofelia Castro

En Cuba tuve la suerte de pasar varios cursos de postgrado relacionados con la didáctica y la pedagogía, cursos, sin duda, útiles; por que me dieron un instrumental a todas luces necesario a la hora de impartir clases, en ellos se mezclaban los avances en el terreno logrado por los llamados países socialistas, con elementos universales y probados de toda la vida, como por ejemplo las enseñanzas de un checo, imposiblemente comunista, ya que vivió entre los años 1592 – 1670, como fue Juan Amos Comenius, cuya genial Didàctica Magna, a pesar de su fundamento religioso, se publicó en la isla, durante mis tiempos de profesor, de ella compré un ejemplar, que para mi tristeza, dejé al salir de la patria.

https://i1.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/ce/Johan_amos_comenius_1592-1671.jpg

Comenius

Y he aquí una interesante peculiaridad de la humanística comunista, temía a su disidencia y a su oposición contemporánea, sobretodo a la surgida como reacción al marxismo, pero no era del todo remisa a rescatar valores del pasado pre marxista o contemporáneo no marxistas de Marx, como ocurre con el intelectual populista ruso Aleksandr Ivanovich Herzen (1812 — 1870).

https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/en/e/e7/Herzen_gay.jpg

Aleksandr Ivanovich Herzen

En el caso de Cuba, no era del todo renuente nuestro comunismo a reconocerle valores y difundir algunas de sus ideas, a personalidades que compartieron parte de su existencia con los tiempos de Marx y de Lenin, como fue el caso de José Martí, y Enrique José Varona, cuyos nombres llevan más de un centro educativo, por no hablar del isoslayable busto martiano en cada plantel educativo de la isla.

https://i1.wp.com/farm4.static.flickr.com/3393/3317699278_aecafa15aa.jpg

Sin embargo lo general es que no se hablara mucho, y ese era su punto débil, de nuestros cursos educativos, era de los avances de la pedagogía cubana en los años de lo que oficialmente se denominaba como pseudorepública, o de los magníficos textos destinados a la enseñanza producidos en Cuba, obras de gran calidad, como aquel libro de Castellano, Ortografía y Gramática , de autor,por mi, olvidado, que conservaba mi abuelo en casa y que superaba con creces todos los manuales sobre el mismo tema, que colocados alguna vez en mis manos, de manera gratuita también hay que decirlo los maestros que me tocaron en esa materia; quizás una de la mas maltrada por la metodología y planeamientos al uso, y tan graves secuelas ha dejado en la escritura y redacción de los miembros de mi generación.

Quizás se deba a ello, que resultara para mi una sorpresa el saber que había existido y lo que había significado en Cuba el Instituto Cívico Militar, un descubrimiento inesperado, una revelación que recibí el día que por casualidad conocí, a una mujer formada en aquella institución, la esposa, del señor Juan Granados, la señora Ofelia Castro González, una dama atenta, jovial, de muy buen carácter, con la apariencia, que da una salud de espíritu; de aparentar menos años que los de su edad real, y que nos permite juzgar por ella y por su vida, es decir por el resultado concreto, mejor que por cualquier estadística o comprometida apología, cual fue el producto humano creado por aquella institución.

Carnet de estudiante del Institutu Cívico Militar de Ofelia Castro González.

Ofelia fue uno de los tantos huèrfanos formado en el centro, en su caso a partir de la más temprana adolescencia, indague en una larga charla con la señora, sobre los mas diversos aspectos de la escuela: sobre la alimentación que recibían, la vestimenta que recibían, el deporte que practicaban, la calidad de los maestros y otros adultos que velaban por los jóvenes, las condiciones de los dormitorios, las materias que recibían o los oficios que aprendían, las medidas disciplinarias, las actividades recreativas, contrastando todo ello; tomando mi experiencias, así como las de familiares y amigos en los diferentes tipos de internados cubanos en la etapa de la construcción del socialismo.

Ofelia con sus compañeras del Instuto, en el áula y en el área deportiva. Foto: cortesía de Ofelia Castro

Al final, el saldo resultaba positivo en favor del Instituto donde Ofelia Castro, por lo que demuestra su trato, no solo pudo cicatrizar el desgarramiento psicológico y sentimental generado inevitablemente por la pérdida de su madre, recibir una formación un tanto espartana que le eseñó a valorar con lo poco de entonces, lo mucho que le dió la vida, sino también una forma decorosa para ganarse el pan como fue el de cajera de banco, ofició que pudo desempeñar en la isla, incluso en las condiciones, un tanto curiosas de un banco ambulante -en un autobús- y luego en los Estados Unidos.

En la Cuba de los años sesenta se habló mucho de formar el hombre nuevo, como un ser humano pleno, algo que a mi juicio aún no se ha creado.

Por el contrario, en la Cuba semicapitalista de antes del 1959, sin que se mencionara, ya ese hombre, o mujer se estaba gestando, para mi Ofelia sería el mejor ejemplo de ello, a juzgar por el fundamento que recibió en aquella escuela pública, tomen notas los que detractan por principio todo lo que viene del estado.

Siendo así, el llamado Gobierno Revolucionario, en lugar de cerrar, debió multiplicar aquellos centros como el Instituto Cívico Militar, e impregnar de su ejemplo al resto de las escuelas públicas, ese internados debió ser el modelo, y no las ideas de un Antón Makarenko, que sòlo existían en los libros, pues bajo el estalinismo que al pobre pedagogo le tocó vivir, sus afamadas colonias, no podrían ser otra cosa que gulags de “nuevo tipo”.

https://i1.wp.com/rt.com/s/obj/2009-11-11/children_.jpg

Antón Makarenko y sus alumnos, en su mayoría huerfanos y chicos de la calle, forjando inutilmente con ellos “hombre  soviético”

Momento de inspección en el dormitorio femenino, las taquillas resultan casi identicas a las que luego se elaboraron para las llamadas escuelas básicas en el campo. incluso los colchones serían similares, no asi el tipo de cama, individual en el Instituto, y litera en las ESBC. Foto tomada del órgano oficial de la Asociación de Antiguos Alumnos y Empleados del Instituto Cívico Militar y Escuelas Politécnicas, revista, Remembranza, número 7, 28 de enero de 1992

Lo que se hizo en Cuba fue separar y degradar lo que en el Instituto Cívico parecía haberse lorgrado, a juzgar por el ejmplo vivo de Ofelia: sintetizar de una manera positiva, separando factores básicos en la formación de todo ciudadano: disciplina, el amor por el saber y al trabajo y sobretodo preocupación por las complejas necesidades físicas y espirituales que tiene la juventud.

Claro, habrían que haber hecho un mínimo de modificaciones en el funcionamiento; la pràctica y contenidos de la institución antes de imponerla como modelo, por ejemplo en lo que se refiere al culto sembrado en sus educandos hacia la figura de Batista, un vicio, que junto a la forma de las taquillas, y los muy buenos talleres, seamos honesto, renacieron en “la nueva escuela”, sólo que ahora donde antes aparecía la figura de Fulgencio, está la de Fidel: igual veneración que choca lo mismo con la formación de un ciudadano de una república liberal, que el de una socialista, pues tanto uno como el otro debe conocer la verdadera historia de su patria, tarea educativa que topan con la iconización de una figura política, por más escuelas que ésta haya fundado.

continuará

Anuncios

2 comentarios to “Reevaluando las prácticas pedagógicas cubanas: el caso del Instituto Cívico Militar II”

  1. EMILIO MARTIN 10 febrero 2012 a 10:36 PM #

    YO POR DESGRACIA PERDI A MI PADRE SIENDO MUY JOVEN, PERO POR SUERTE PUDE REALIZAR MIS ESTUDIOS EN ESA MAGNIFICA INTITUCION, OBRA DEL PRESIDENTE FULGENCIO BATISTA.
    SABEN PORQUE LOS CASTROS NO CONTINUARON ESTA OBRA EN TODA LA ISLA?
    PORQUE ELLOS NUNCA HAN DESEADO EL BIENESTAR DEL PUEBLO, MAS BIEN LLEVARLOS A UNA MISERIA TOTAL, PARA QUE MAS ADELANTE LAS NUEVAS GENERACIONES LE AGRADESCAN LO POCO QUE LES DA.

    ESCRIBIR LO QUE ESA INTITUCION SIGIFICABA, SUS ESTUDIOS, DEPORTES, SALUD ALIMENTACION Y AFECTOS, SERIA IMPOSIBLE REDACTAR AQUI, SE NECESITARIA UN INMENSO LIBRO PARA DETALLARLO TODO.

    LASTIMA QUE EL FUNDADOR DE ESA INSTITUCION EMPAÑO CON SANGRE SU INMENSA LABOR.

    EN VEZ DE RECORDARLO POR EL INSTITUTO CIVICO MILITAR LA OBRA EDUCACIONAL MAS GRANDE QUE JAMAS SE HALLA CONOCIDO, SE RECUERDE COMO LA BESTIA DE BIRAN, ASESINO Y PRINCIPAL CULPABLE DE LA LLEGADA DE LOS CASTRO, QUE POR SUERTE PARA EL LO OPACARON INMENSAMNETE, CON SUS FUSILAMIENTOS Y DESTRUCCION DE UN PUEBLO.

    EMILIO

    • lazaro barbosa 10 marzo 2012 a 6:05 AM #

      mi nombre lazaro barbosa (el abogado) cuantos recuerdos bienen a mi mente cuantos suenos cuantos momentos pasan por mi vista en estos momentos recuerdo a una muchacha llamado Mirta Marrero que le gustaba el base ball como a au hermano recuerdo a Juan morell un gran sazofonista en fin recuerdo a casi todos mis companeros lo entirndo y lo que paso en esa epoca fue uno de los grandes errores de la revolucion destruyo una escuela de (nombre) t en ese mismo lugar se reubico una Cuartel es decir que era btan grande esa obra que no se pudo destruir solo transformarla en su uso yo me eduque alli yo vivi alli yo me enter por vez primewra que ewra una huelga que era u8n ejerciti que era una revolucion que era en fin la vida de una swer humano que era ser hombre y como MARTI LODIJO Y ESTBA GRABADO EN LA ENTRADA DE LOS TALLERES “APRENDE UN OFICIO LLEVARTAS CON TIGO UN TESORO QUE NADIE TE PODRA QUITAR” y yo lo aprendi estudie albani9leria y construccion me me gradue de Arquitecto hoy recuerdo a muchos companeros y de verdad me siento hermano de ellos y hojala que en un futuro se cree la asociacion de antiguos alumnos de los institutos civico militar de nuevo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: