Reevaluando las prácticas pedagógicas cubanas: el caso del Instituto Cívico Militar (I)

25 Mar

https://i2.wp.com/static.panoramio.com/photos/original/10560624.jpg

Fue un 15 de Enero de 1938, cuando se abrieron las gigantes puertas del plantel educativo más impresionante que yo haya conocido y que llevó por nombre “Instituto Cívico Militar”
Minerva Quincoces, educadora de huérfanas cubanas

Varias son las organizaciones que aglutinan a los cubanos interesados o practicantes de la pedagogía, entre ellas la “Asociación de pedagogos de Cuba” de carácter oficial, el Colegio de Pedagogos Independiente de Cuba (CPIC) organización cívica no reconocida por el estado, así como la organización Fraternidad de Maestros y Egresados de los Centros Docentes Cubanos de Educación Superior, a la que tengo el gusto de pertenecer y dentro de la cual abogo personalmente por la creación de puentes entre el magisterio oficial y el disidente, así como por el reencuentro de todos los cubanos que por vocación o cualquier otra razón estén vinculado, directa o indirectamente a la enseñanza, ya sea de manera oficial o alternativa, lo mismo en Cuba que en cualquier otra parte del mundo.

Al margen de la orientaciones ideológicas que separan a los maestros cubanos agrupados en las organizaciones mencionadas, sería muy saludable el intercambio de experiencias entre todos, y así lograr la participación de cada uno con sus valiosos puntos de vista, en la reelaboración de los principios pedagógicos sobre los cuales habrá de formarse el educando cubano del mañana.

Para conseguir esto debemos revisar tolerantes y críticos a un mismo tiempo lo que ha sido la enseñaza ejercida por los maestros cubanos, en el pasado y en el presente, dentro e incluso fuera de la isla.

Debemos pues rescatar los mejor de la pedagogía cubana, tanto la ejercida en tiempos coloniales, como republicanos, como socialistas; desechando al mismo tiempo todo ejercicio que atentara tanto contra la transmisión del saber, como contra la conformación de un hombre y una mujer plenos, capaces de encarar los retos de la vida y al mismo tiempo asumir y responder ante los deberes cívicos elementales que impone a sus miembros toda sociedad, no importa su tipo de gobierno o forma en que organice su economía.

En este sentido debemos ir a lo que nos une, una fuerte identidad nacional que está mas allá de cualquier debate sobre socialismo o capitalismo y que de alguna manera se forjó en aulas como la de los seminarios de San Carlos y San Ambrosio, y a la que aportaron desde su magisterio figuras que todos reconocemos como nuestras; El padre José Agustín Caballero, José de la Luz y Caballero, el presbítero Félix Varela, Rafael María de Mendive, Eduardo Machado, José Martí, Enrique José Varona y Pera entre los muchos insignes educadores cubanos, de los que más adelante hablaremos en este espacio.
https://i1.wp.com/www.desdecuba.com/dimas/wp-content/uploads/2009/08/4-busto-de-jose-a-caballero-a-la-entrada-del-seminario-dimas.jpg
Busto de José Agustín Caballero

Y tanto como las experiencias individuales, debemos investigar y discutir las institucionales, en particular en el terreno de la enseñanza pública sobre la que tantos prejuicios se han levantado, sobretodo por motivos políticos e ideológicos.
Paradójicamente es en la reevaluación de este tipo de enseñanza donde podríamos encontrar puntos comunes, aunque sin dudas también grandes rupturas, en lo que ha sido la educación cubana antes y después de su estatalización general impulsada desde el inicio de los años sesentas.

Como punto de partida para este debate, auque bien podría existir otro, propongo de manera aleatoria,  de lo que,  Minerva Quicoses, maestra de cientos de niñas desamparadas,  calificara como el más impresionante Plantel educativo   es decir el Instituto Cívico Militar de Ceiba del Agua, creado por el Estado Cubano cuyas puertas se abrieron el 15 de enero de 1938*, siguiendo el Decreto Ley no. 707 de Marzo del año 1936.

La tarea no será facil, tomando en cuenta de que se trata de un proyecto auspiciado y defendido en su momento, por el entonces hombre fuerte de Cuba,  hoy nada bien afamado que digamos,  Fulgencio Batista.

https://i0.wp.com/static.panoramio.com/photos/original/24866940.jpg

Batista y su familia en 1938. Foto: M.L. Matanzas

Intentemos pues el análisis somero, valiente y desprejuiciado, con sus virtudes y defectos, con sus logros indiscutibles o posibles pecados de nacimiento de lo que fue aquella Institución; casi olvidada, sin la cual,  gústenos o no, resulta imposible escribir completa la historia de la pedagogía cubana. Asumamos pues el reto:

Continuará

Anuncios

Una respuesta to “Reevaluando las prácticas pedagógicas cubanas: el caso del Instituto Cívico Militar (I)”

  1. Isabel A Sicre. 19 enero 2015 a 3:48 PM #

    I am Isabel Hernandez Maiden name} I am one of 158 student who who was admited on Jan. 15 1958. I was 12 years old on the 4th grade I left 20 degre business secretary. I Love my school.today at 89 years steel aten school reurion every years, God bless Fulgencio Batista, He was the creator of the School.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: