¿Estados Unidos Fascistas de América?

4 Mar

https://i2.wp.com/www.earthharvest.org/Free-Clipart-Nostradamus-Astrology-Horoscope/Adolph-Hitler-Banner-Standard-Nazi-Third-Reich-Flag-01LG.jpg

Comentando tres libros sobre la presunta fascistización de Los Estados Unidos

Vincular a los Estados Unidos con el Fascismo y el Nazismo, no es una práctica nueva, fue un recurso nada inusual en la guerra propagandística sostenida por la Unión Soviética, en contra de la Potencia, rival, aunque aliada durante la Segunda Guerra Mundial. Que empresas petroleras norteamericanas mantenían contactos con la Alemania nazi durante los años de la guerra, tampoco es noticia, lo escuchamos de niño en Radio Progreso, de la que podría dudarse por ser una radio estatal cubana respondía a la propia agenda ideológica soviética.

Otra cosa pasa con la televisión sueca, en la que vimos no hace mucho un documental que narraba los servicios prestados por la IBM a esa misma Alemania, servicios que de alguna manera fuero empleados para controlar e incluso eliminar a una buena parte de la sociedad alemana.

Pero lo anterior se queda corto frente a las “revelaciones” que hechas en tres libros publicados en el año 2008, cuando la URSS es pura historia, en los propios Estados Unidos -lo que reconozcamoslo habla muy bien de la libertad de expresión que allí impera todavía.

Me refiero en primer lugar a, The Nazi Hydra in América: Supressed Historia of a Century.Wall Street and the Rise of The Fourth Reich, de los autores Glen Yeadon y John Hawkins, publicado por Progressive Press (www.ProgressivePress.com) en California. En segundo lugar a la obra de Jonah Golberg, titulada “Liberal Fascism. The secret history of The Américan left, from Mussolini to the politics of Meaning”, publicado por Doubleday (www.doubleday.com), en New York; y por último la investigación que nos ofrece Jim Marrs bajo el título de The Rise of the fourth Reich: The Secret Societies That Threaten To Take over América, Harper Collins Publishers, una editorial acentada también en New York.

Los dos primeros títulos denotan claramente su orientación ideológica dentro del espectro político estadounidense. El tercero se nos presenta como una especie de sintesis de los dos primeros, aunque tiene por supuesto sus propios aportes al tema. En todo caso no se trata en ellos tanto del neonazismo visible y declarado sino de las tendencias fascistas y nazistas ocultas en la evolución de los Estados Unidos.


The Nazi Hydra in América

https://i0.wp.com/www.salem-news.com/stimg/october142009/nazi_book.jpg

The Nazi Hydra, se aviene bastante a los cánones de las acusaciones tradicionales provenientes del mundo comunista durante los años de la Guerra Fría, aunque desde la perspectiva que nos ofrecen sus autores se trata de exponer los vínculos de la Plutocracia Norteamericana, con Hitler, así como el uso de los elementos provenientes del régimen nazi durante la Guerra Fría, no solo para enfrentar al comunismo, sino también para pervertir la democracia constitucional norteamericana, con el proyecto de sustituirla por un estado policial corporativo. Aquí el fuego se le abre sobretodo al Partido Republicano y las figuras más destacadas del conservadurismo en Estados Unidos.

Sin lugar a dudas  La Hidra nazi en los Estados Unidos: Wall Street y la subida del Cuarto Reich, es una obra provocadora, desde el momento que pone en entredicho la derrota real de El Tercer Reich en los campos de batalla de Europa Occidental por las tropas de  Eisenhower. La tesis es la de que si bien se desarmó la maquinaria militar nacifascista,  en el  frente interno Hitler no fue vencido, gracias entre intereses a los de empresas como Brown Brothers & Harriman, y Sullivan & Cromwell, así como la de familias oligárquicas entre las que se encuentran las del entonces presidente George Bush, dispuesto, según los autores a completar el programa nazi truncado por la guerra.

El libro, por cierto,  está colgado en la red en esta dirección: http://www.spiritone.com/~gdy52150/noon.html

El contenido de la obra se estructura de la siguiente manera:

En su primer capítulo se nos intenta explicar que es el fascismo, sus caracteríiticas generales, y lo que ocurre con su versión alemana; el nazismo. En este aspecto se exponen los vínculos de Hitler con el Gran Capital y con la religión. También se habla se la influencia norteamericana en el nazismo y en particular del rol jugado por el “abuelo” Prescott Bush.

El segundo capítulo está dedicado a la historia de la Ley de Corporaciones en los Estados Unidos (Corporate Law), encaminada a debilitar el poder de las grandes compañias. La sección cierra con una cita de Franklin Roosvelt, quien describía al fascismo como el control sobre el gobierno, por un individuo, grupo o cualquier otro poder privado, a la vez que indicaba que la libertad de la democracia no se salvaría si el pueblo permite el crecimiento del poder privado hasta un punto en que este resulta mas poderoso que el propio estado democrático.

El capítulo tres sirve para analizar las raíces del fascismo norteamericano, viéndose aquí la política del Warfare y quienes, ubicados en puntos claves la traicionaron.  Igualmente se trata la Eugenesia norteamericana y  los vínculos de la familia Bush con ésta.

El capítulo cuatro aborda la presencia del Paradigma Nazi en la política norteamericana de los años treinta, el complot para remover a Roosevelt, los vínculos entre republicanos y nazis, la presencia del fascismo en la Unión, la prensa que se vendió a los nazis y en general del pronazismo norteamericano en la época.

El capitulo cinco aborda los años de la guerra, el significado de Pear Harbor, los internamientos masivos, el fascismo nativo, la presencia del fascismo en el congreso, los vínculos entre el FBI y Hoover, y en general la lucha contra el fascismo en el frente interno.

En el capítulo seis se aborda lo que sucede una vez derrotado el nazismo en el terreno militar y el modo en que fueron tratado los criminales de guerra por parte de los vencedores, el papel de los servicios de inteligencia norteamericanos durante la ocupación de Europa por los aliados, así como el sabotaje que sufrió esta ocupación por los remanentes del nazismo, la posición del nuevo gobierno alemán frente al viejo nazismo y por último lo que implicó la posición de la OTAN frente al comunismo, como renacimiento de la política nazi.

El capítulo siete da cuenta de lo ocurrido con el oro nazi, las operaciones realizadas por Borman para salvar el tesoro del tercer Reich, así como la utilización que se hizo para ello de países como la neutral Suecia, y aquellos en los que imperaban regímenes de corte filofascistas como el de Portugal, el de España y el de Perón en Argentina.

Se habla además de un tesoro poco abordado en la literatura, el  Lily Dorado del Emperador Japonés, asi como del oro nazi que fue a parar a los Estados Unidos.

En el capítulo 8, el último; se nos habla de los vínculos de los nazis con la CIA, explicandosenos de paso los orígenes de esta agencia.

Se aborda también la red ODESSA, que permitió escapar de Europa a numerosos criminales nazis, y la importancia que tuvo dentro de ella, Otto Skorzeny, considerado por los aliados como el hombre más peligroso en Europa, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

https://i2.wp.com/wordsforgood.org/mirrors/educate-yourself.org/cn/Skorzeny%20and%20Hitler%20500w010-2.jpg
Otto Skorzeny

Y no es para menos, si tomamos en cuanta que había sido el entrenador de los célebres Werewolves, quienes formaron los núcleos de la resistencia nazi tras la derrota oficial de Alemania, comandos que además de dedicarse al sabotaje y el asesinato de quienes colaboraran con aliados,jugaron un papel fundamental en la fuga de los nazis.

En este capítulo se tilda a Allen Dulles de traidor por su comportamiento antes y después de la guerra frente a los nazis.

Por otra parte se lista la presencia en los grupos étnicos republicanos de representantes de las fuerzas que colaboraron con la ocupación nazi en Hungría, Bielorrusia, Rumanía, Bulgaria, Lituania y Ucraina.

Se habla asi mismo de operaciones de la CÌA en la que estuvo involucrado personal de origen nazi, entre ellos la sombrilla conocida como MK-ULTRA para el control mental, bajo la dirección de Dulles, donde participaron doctores alemanes que habían tomado parte en investigaciones dentro de los campos de concentración.

Otro caso de viejos colaboracionistas con el nazismo es el de la organización de Los Hermanos Musulmanes, reconvertido con apoyo de la CIA en los mujaidines que luchaban contra los soviéticos en Afganistán.

El libro cierra con una interesante sección de apéndices, cuyo número 13 está dedicado a Cuba.

Por cierto en la obra se comenta la expulsiónde Dulles de su puesto como Jefe de la CIA, por parte de John F. Kennedy tras el fiasco de Bahía de Cochinos, y se señala el cambio de última hora del sitio de la invasión como una de las tantas jugarretas de la CIA, al poder ejecutivo.

Liberal Fascism

http://samuelatgilgal.files.wordpress.com/2009/11/liberal-fascism-58142327.jpg

En sentido contrario a la obra anterior se ubica Jonah Golberg con su “The secret history of The Américan left”, from Mussolini to the politics of Meaning”, cuyo título denota claramente el objetivo:  El Partido Demócrata, que como sabemos es considerado una suerte de izquierda dentro del modelo prácticamente bipartidista norteamericano, y cuyos miembros e ideólogos son denominados “liberales” en aquel contexto. Mientras que la obra anterior descanza sobre todo en la revelación y el dato, esta se va más por el análisis ideologico, buscando demostrar que es dentro de esa izquierda que acusan de Fascista a los conservadores norteamericanos donde podrían encontrarse los auténticos fascistas en el medio norteamericanos. Para lograr este objetivo Jonah Goldberg escarva en los origenes socialistas del fascismo y del nacismo, para luego descubrir las similitudes entre las políticas implementadas por Mussolini en Italia y Hiytler en Alemania como las aplicadas por los democratas norteamericanos desde los tiempos deWoodrow Wilson hasta los de Clinton.

Para ello Goldberg nos recuerda que al igual que los liberales norteamericanos y el fascismo y el nazismo en Europa apostó por el pleno empleo, el control del libre mercado, la implementación de listas raciales en las universidades, la medicina y la educación públicas, le declararon particularmente en Alemania, la guerra al tabaquismo, respaldaron el aborto, la eutanasia y se convirtieron en pioneros de esa “nueva era” -que dentro de USA impera sobretodo en sus círculos de izquierda- recuperando las creencias paganas y la medicina alternativa, la agricultura ecológica, fomentando el vegetarianismo y el culto a la naturaleza y el derecho de los animales, entre otros factores que han renacido en Norteamérica bajo el auspicio de los gobiernos Demócratas.

Según el autor se trata de algo más que paralelismos y para demostrarlo saca a la luz los elogios norteamericanos que recibieron en su momento, antes de la guerra, Mussolini y Hitler, cuyas experiecias fueron aplicadas en Estados Unidas, aunque sin el elemento claramente genocida y racista del nazismo, bajo la política del New Deal.

Goldberg se adentra en el fascismo como un movimiento trasnacional liberandolo de sus particularidades alemanas o italianas para demostrar que en la actualidad, sus tropas de asalto, no solo los grupos de combate de mussolini o las SA hitlerianas, sino agentes  tan aparentemente inócuos como puede ser una simple maestra.

En este caso el libro comienza con la presentación del Padre del Fascismo, benito Mussolini, luego se pasa a la figura de Adolfo Hitler mostrando todo lo que le hubica dentro de la izquierda. Atras le toca el turno a Wilson como paridor del Fascismo Liberal y en consecuencia al New Deals fasista de Franklin Roosevelt. De estas personalidades saltamos a los años sesentas cuando según el autor el fascismo se hizo de las calles norteamericanas.

También se retoma aquí el fenónemo de la eugenesia, analiza el carácter fascista promovida por los políticos demócratas desde dentro de los cuales Hillary Clinton se convierte en el blanco principal. El último capítulo lleva por título La Nueva Era: Ahora todos somos fascistas, y resulta quizás el mas interesante de todos, acá se nos descubre cuanto de fascista encierran las medidas ambientalistas, las políticas de familia e incluso la actitud hacia la sexualidad que sostienen los liberales norteamericanos, las cuales solo en la superficie se oponen a las diseñadas en su momento por los nazis.

“The Rise of the fourth Reich: The Secret Societies That Threaten To Take over América

https://i1.wp.com/ecx.images-amazon.com/images/P/1400158168.jpg

En The Rise of the fourth Reich, se retoman elementos tratados en los dos anteriores, y se comprometen por igual a liberales y conservadores en el renacimiento del tercer Reich. En esta obra prima el tono sensacionalista y la teoría conspiratoria, mas no por ello deja de atraparnos, o tal vez sea por eso, que no podemos dejar de leerlo.

Jim Marrs intenta convencernos de que Estados Unidos se está convirtiendo en el Cuarto Reich, donde se da continuación de una ideología que dábamos por vencida poco antes de que el siglo XX, completara su primera mitad. Para ello explica el uso que hicieron los nazis del botín europeo para crear empresas en otros países, desde Argentina a los Estados Unidos, y como no contentos con esto fueron parasitando a Norteamérica con su ideología y fortaleciendo su presencia en las grandes multinacionales -el libro de inserta ideológicamente en el antiglobalismo.

Otras de las fuentes de infiltración nazi se dio gracias a los especialistas absorbidos por Estados Unidos quienes pusieron a disposición de esa nación una poderosa tecnología militar,  según Marrs, la que habría permitido la fabricación de la bomba atómica, estrenada paradógicamente en el país aliado de los nazis, Japón, y que permitió el despegue norteamericano en la carrera espacial. Así mismo serían estos nazis los que promoverían guerras no provocadas y restricciones a las libertades individuales para los ciudadanos norteamericanos.

El libro de divide en cuatro partes. En la primera se nos presenta la historia oculta del tercer Reich y el nacimiento de un nuevo imperio, lo cual tendría como partida el fracaso de Rudolf Hess, aquel alemán nacido en Egipto, en su misión de pactar la paz con occidente, a partir de este momento la jerarquía nazi habría comenzado a tomar medidas para la sobrevivencia ante guerra que podía perderse.  También sería aquí donde comienza a dársele impoprtancia a las nuevas Wunderwaffen o armas asombrosas, que según el autor llegaron a desarrollar los nazis, desde cohetes a platillos voladores, los que según las últimas revelaciones conformaría parte de esos inexplicables UFO a los que la prensa sensacionalista tanto partido saca.

Así mismo se dice que los nazis, llegaron a ensayar bombas atómicas en su frente oriental es decir contra el ejército rojo, algo de lo que nunca habíamos escuchado nada.  Esto por no hablar de una supuesta base nazi en la Antartida, donde los nazis se abrían refugiado tras perder la guerra. Tema lo suficientemente fantástico como  para ser difundido en el programa radial español  Espacio en Blanco, pero sobre el que tenemos nuestras dudas, por muy convincente que nos parezca el libro.

En la segunda parte se aborda la consolidación del nuevo Reich, y las estrategias seguidas para alcanzarla entre ella control mental, los grandes negocios y sobretodo los vínculos con familias importantes como los Kénedys.

La tercera parte está dedicada demostrarnos como se ha restructurado el viejo Reich Nazi, con un pero con un estilo norteamericano, el papel que juega en esto la política de armas, drogas y eugenesia, la religión, la educación, la psicología, el control público y sobretodo la propaganda en los Estados Unidos de esos momentos que no son tan lejanos a los nuestros.

Sin duda alguna se trata de tres libros apasionantes, no siempre convincentes en todo lo que nos dicen, pero que despiertan nuestra capacidad de cuestionamiento, no hablemos ya nuestra curiosidad, obras relativamente distintas y parecidas que nos conviene leer para enterarnos de que la historia no siempre es como nos las pintan en las escuelas y en las películas.

En cuanto a la tesis que cada uno a su manera sostiene de la nazificación de los Estados Unidos, esta, deber ser tomada con pinzas. Quizás estemos en presencia mas que del descubrimiento del nacimiento de un cuarto Reich, de la comprensión simple de lo que es la naturaleza del estado, de cuyos males cual el fascismo como el comunismo nos ofrecieron la caricatura más grotescas, pero que resultan males intrínsecos en todo lugar donde se establezca un aparato de control de la población y su economía, y donde el hecho de que este aparato esté controlado por un partido totalitario o por un sistema pluripartidista de corte “democrático”, no significa un cambio en la esencia del fenómeno.

En si no se trataría de la recuperación del nacismo, sino de la manifestación mas pura de la naturaleza del estado nacional. Todo ello al margen de los intereses económicos y políticos que dieron vida al fascismo y al nacismo, y que no contentos con esto garantizaron la sobrevivencia y empleo de muchos de sus protagonistas, un crimen contra la justicia en el que participaron por igual los norteamericanos y los soviéticos.

Anuncios

3 comentarios to “¿Estados Unidos Fascistas de América?”

  1. SOFISTA. 10 febrero 2012 a 8:42 PM #

    — Me parece que hay un fenómeno de fascismo global, que compromete no sólo al neoliberalismo, sino a gran parte de la posmodernidad en tanto en cuanto “posmodernismo”, en lo que es avalórico (subjetivo), o,por el contrario, lo que es la objetivizacion/reificación del “valor” como fetiche de adoración dogmática. No sólo los fundamentalismos que beben de las aguas del estado abosoluto, de la divina institución eclesial, sino quienes ven al partido y al estado como encaracion de un pueblo omímodo y, por ende, “elegido”, “superior”, “clase proletaria” los cuales tendrian derecho a conculcar el derecho. En estados unido,s no es menos grave el sionismo que el fascismo, la nueva izquieda decadente que la derecha militarista anti-ecológica. Es lo que lel psicoanálisis social llama “el orden sacrificial” oral y sadomasoquista.-

  2. antinazi 25 octubre 2011 a 10:04 AM #

    Que USA son nazis?? pero tu estas loco??, los USA destruyeron a los nazis, ganaron la guerra, salvaron a Europa del nacional socialismo, si ,porque eso son los nazis, nacional SOCIALISTAS.
    Aclarate las neuronas, USA nos salvo del nazismo, del nacional socialismo, los unicos que son fascistas aqui son los que privan de la libertad a su pueblo, los que oprimen.
    VIVA USA, abajo el nacional socialismo. GO USA GO

    • cmea62 25 octubre 2011 a 12:26 PM #

      La primera tarea de todo régimen totalitario es hacer creer a sus ciudadanos que viven en libertad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: