Sobre el Odio: Una lección del viejo Séneca y del Martí maduro a los españoles de hoy…Y a los cubanos, ¿por qué no?

15 Feb

https://i2.wp.com/wikanda.cordobapedia.es/imagenes/Seneca.jpg

Séneca

¿Por qué ha de odiarse a los que obran mal si le arrastra el error? No es propio del sabio odiar a los que se extravían: de otra manera, se odiará a sí mismo. Recuerde cuántas cosas ha hecho contra la ley del deber, cuántas acciones suyas necesitan indulgencia, y tendrá que irritarse contra sí mismo, porque el juez equitativo de la misma manera sentencia en su propia causa que en la ajena. No se encuentra ninguno que pueda ser completamente absuelto, y todo aquel que se proclama inocente, acuda al testimonio de los demás y no a su conciencia. ¿No es más humanitario mostrar a los que pecan sentimientos dulces y paternales, atraerlos antes que perseguirlos? Si se extravía uno por los campos porque ignora el camino, mejor es llevarle al buen sendero que expulsarle. Necesario es corregir al que delinque, por la reprensión, y por la fuerza, y por la severidad; y necesario es hacerle mejor, tanto para él como para los demás, no sin castigo, pero sí sin cólera. ¿Qué médico se irrita contra su enfermo?
Séneca en “De la Ira

El Domingo, 14 de febrero de 2010, tuvo lugar una tertulia sobre el odio en la tercera hora del programa de No es un día cualquiera, que conduce, en Radio Nacional de España, la afamada periodista Pepa Fernández.

https://i0.wp.com/profile.ak.fbcdn.net/object2/917/108/n250998094836_1983.jpg

Pepa Fernández

Ha sido interesante escuchar los diferentes enfoques sobre el odio expuestos por; Javier Sádaba, filósofo, Laura García Agustín, psicóloga y Rosa Mª Mateo, periodista.

Coincidí en general con el filósofo y la psicóloga en su tratamiento del Odio como pasión, al tiempo que me pareció lamentable, a la luz del conocimiento de la historia española, las afirmaciones de la periodista justificando el odio en ciertas circunstancias, por ejemplo cuando alguien nos quita la libertad -¿acaso como nos la negó España en los tiempos coloniales?- y dice una frase cuyo origen dice desconocer “Más grande que el amor a la libertad es el odio a quien te la quita”, y que se me asemeja a lo escrito por un joven y febril José Martí ,  en “Abdala“, la pieza teatral que  con sólo 16 años,  el  23 de enero de 1869, publicó en en La Patria Libre, quién con los años se convertirá  el apóstol de la Independencia de Cuba. En este poema dramático, Martí hace decir a su héroe Abdala lo siguiente:

El amor, madre, a la patria
No es el amor ridículo a la tierra,
Ni a la yerba que pisan nuestras plantas;
Es el odio invencible a quien la oprime,
Es el rencor eterno a quien la ataca; –
Y tal amor despierta en nuestro pecho
El mundo de recuerdos que nos llama
A la vida otra vez, cuando la sangre
Herida brota con angustia el alma; –
La imagen del amor que nos consuela
Y las memorias plácidas que guarda

Es como si Rosa Mª Mateo, prefiriera pensar como un adolescente humillado por la tiranía metropolitana ejercida sobre su isla y desconociera las lecciones dadas hace siglos por un “compatriota” suyo, por aquel gran filósofo nacido en Córdoba; Lucio Anneo Séneca, quien consideraba a la pasiones contrarias a la virtud, y sin duda alguna alguna el odio es una de las pasiones mas bajas que existe, así que siguiendo las lecciones de Séneca tendríamos que suprimirlo sin contemplaciones de ningún tipo.

La tarea no resulta fácil en tiempos en los que esa pasión resulta tan explotada por la cultura de masas y los políticos, en España y fuera de ella, es deber pues de quienes piensan con cabeza clara salirle al paso al odio en los medios, explicar su funcionamiento para que podamos dominarlo, sin justificarlo jamás en el plano moral que es lo hacen los que se basan en el odio como acicate de las causas ”justas”.

Muchas guerras y sufrimientos se habrían evitado los españoles si no hubiesen olvidado las lecciones de Séneca, aquel filosofo estóico, uno de los fundadores del cosmopolitismo en los tiempos romanos.

Por ello he creído necesario hacer mi aporte al programa enviando una nota, que si bien no alcanzó a ser leída por los locutores, al menos quedó registrada ese día en una de  las página de Facebook rubricadas como No es un Día cualquiera.

En ella apelo nada más y nada menos que al mismo, José Martí, del que hace algún tiempo escribí, supo hacer su guerra sin odios, y que entonces cité cuando decía en el Manifiesto de de Montecristi:

“La guerra no es contra el español, que, en el seguro de sus hijos y en el acatamiento a la patria que se ganen podrá gozar respetado, y aun amado, de la libertad que solo arrollará a los que le salgan, imprevisores, al camino.[…] . —Los que la fomentaron, y pueden aún llevar su voz, declaran en nombre de ella ante la patria su limpieza de todo odio, — su indulgencia fraternal para con los cubanos tímidos o equivocados, su radical respeto al decoro del hombre, nervio del combate y cimiento de la república, —su certidumbre de la aptitud de la guerra para ordenarse de modo que contenga la redención que la inspira, la relación en que un pueblo debe vivir con los demás, y la realidad que la guerra es, —y su terminable voluntad de respetar, y hacer que se respete, al español neutral y honrado, en la guerra y después de ella, y de ser piadosa con el arrepentimiento, e inflexible solo, con el vicio, el crimen y la inhumanidad “

Tendiendo en cuenta la necesidad de síntesis, sobretodo frente a un radio escucha que poco o nada sabe de nuestras luchas por la independencia, apelé este domingo en Martí a una etapa anterior a la de aquella, pero ya madura de su pensamiento político y así darle con sus Versos Sencillos de 1891,  una lección, más que a los escuchantes, como denominan a los radioyentes en No es un día cualquiera, a la señora Rosa Mª Mateo, de lo relativo que puede ser la Justicia –pocas veces se escucha hablar entre los españoles de la sinrazón del dominio colonial de Cuba- y de la posibilidad de luchar por cualquier causa, sin dejarse llevar por los odios, algo que los cubanos  debemos rescatar del Martí que si bueno no sigue a Séneca en todo, le domina de alguna manera la pasión del amor, al menos se ha crecido para superar el odio juvenil de Abdala con el Amor  maduro de sus  Versos Sencillos.

http://nihilnovum.files.wordpress.com/2009/11/seneca.jpg

https://i1.wp.com/www.guije.com/fotos/artaud/apostol/f3.jpg

Estatuas de Séneca y de Martí

Esta pues fue mi nota enviada ayer a No es un día cualquiera, de Radio Nacional de España:

El Odio
domingo, 14 de febrero, 2010 10:41
De:
“Carlos Manuel Estefanía”
Ver detalles del contacto
Para:
noesundiacualquiera@rtve.es
El Odio nunca se justifica.  El Odio ciega incluso cuando se trata de luchar por la justicia. Deberíamos aprender a controlarlo como otras pasiones, siguiendo a Séneca.  El que exista el odio pasivo o no y no se pueda vencer no lo justifica. José Martí combatió por la libertad de Cuba sin odiar a España, por eso escribió:

Para Aragón, en España,Tengo yo en mi corazón

Un lugar todo Aragón,Franco, fiero, fiel, sin saña.

Si quiere un tonto saberPor qué lo tengo, le digo

Que allí tuve un buen amigo,Que allí quise a una mujer.

Yo me opongo a la dictadura de Fidel Castro, no por odio a un tirano, sino por amor a mi pueblo.

Carlos M. Estefanía Teléfonos:Casa: (46) 08 53178032Celular: (46) 0735512806
http://www.cubanuestra.nu
“La vida es una tragedia para los que sienten y una comedia para los que piensan”

¨https://i1.wp.com/cms7.blogia.com/blogs/a/an/ant/antoncastro/upload/20060306121823-marti.jpg
José Martí

Anuncios

3 comentarios to “Sobre el Odio: Una lección del viejo Séneca y del Martí maduro a los españoles de hoy…Y a los cubanos, ¿por qué no?”

  1. Fidel Garcia 5 mayo 2010 a 6:23 PM #

    Sr, Mendiluza ,sus palabras limpias,no debo porque macharlas ,pero creo primero en una Cuba post Castro en la justicia y despues en la reconciliacion,no puedo compartir una nueva republica con aquellos que la destruyeron por mas de medio siglo,existen muchos complices ,no solo Castro,mis respetos a usted….

  2. Roberto Mendiluza 18 febrero 2010 a 7:54 PM #

    Sabes Carlos, que una de las cosas que más me preocupa para una Cuba post Castros (en plural) es el odio. ¿Cómo levantar un país y elevarlo a planos estelares en lo económico, en lo social, … sin una verdadera reconciliación? ¿Cómo reconstruir una nación sobre el revanchismo, la venganza, el odio?
    En cuanto a la periodista, sería bueno recordar que los españoles le dieron al mundo, en su momento, un ejemplo de reconciliación.
    Nunca olvidaré una foto de Nelson Mandela, recién electo presidente, alzando la mano de su vicepresidente Frederick De Klerk, último representante del régimen racista de Sudáfrica.

    Saludos:

    Roberto

  3. carmen gamoneda 15 febrero 2010 a 3:37 PM #

    Hoy al leer como costumbre Cuba Nuestra y al ver referencias a Seneca y a Marti, invariablemente y alegrandome, que aun los recuerdo.
    Me fui de viaje en el tiempo, de bachilleratos y lecturas, gracias al Hombre de Cuba Nuestra.
    Gracias Carlos Estefania, por estas referencias, por estos recuerdos honrando, a los que en pasado nos ayudaron a crecer como humanos.
    Aprovecho para ademas de compartir totalmente, este escrito.
    Como tu me opongo a la dictadura de Fidel Castro, no por odio a un tirano, sino por amor a mi pueblo.
    Te das cuenta como las diferencias generacionales, no distancian a los humanos en valoraciones humanas, al contrario cuando son sinceras y honestas, coincidimos en las conlusiones.
    Gracias, una vez mas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: