Avatar: El Retorno de Gonzalo Guerrero

12 Feb

Avatar:

(Del fr. avatar, y este del sánscr. avatâra, descenso o encarnación de un dios).

1. m. Fase, cambio, vicisitud. U. m. en pl.

2. m. En la religión hindú, encarnación terrestre de alguna deidad, en especial Visnú.

3. m. Reencarnación, transformación.

(Diccionario de la Real Academia )

Que malo anda el cine caballeroooooo!!!!!!!

http://videodromo.files.wordpress.com/2010/01/no-es-tan-facil_cartel.jpg

Ultimamente estoy muy desencantado con el cine que veo en pantalla grande, tanto más cuando al película amenaza con ser taquillera, que es lo que nos adelanta la prensa, dificil encontrar buenas críticas que nos orienten;sino es en publicaciones especializada, por eso en las raras ocasiones en que voy a ver una de estas que en los periódicos se me anuncian como de las más taquilleras,  lo hago cruzando los dedos y alma en vilo.

Ya no puedo guiarme por la masa espectadora, como hacía en otros tiempos, dentro y fuera de Cuba. Es como si un poder mundial le hubiera lavado la mente a los espectadores, llevándolos a los salones de cine como el rebaño humano que en la Máquina del Tiempo,  llamaban los Morloc  con cirenas al fondo de la tierra para devorarlos. O para ser más exactos con nuestro presente, para comerles el cerebro.

Quizás por eso atracé mi encuentro con Avatar, privilegiando películas o dejándome llevar por mi mujer a una de la peores comedias, si es que se le puede llamar así de las que he visto en los últimos tiempos, “No Es Tan Fácil“, obra que no salva la presencia de estrellas como Meryl Streep , Alec Baldwin, y el siempre cómico Steve Martin.

Buen desquite, aunque no intecionado, por parte de mi mujer, para haceme pagar por aquella invitación inocente de mi parte para ver la infumable Ángeles y Demonios, cuando se me pasó que no existe perdón para las historias de Dan Brown y que la presencia de Thomas Hanks no siempre es garantía de buen cine.

Por lo visto pues parece que ya No Es Tan Fácil, ver una buena película, es lo que concluyo tras caer en la trampa de esta obra, ni siquiera concebida para personas como yo, sino mas bien para ilusionar a señoras conteporáneas de la Streep, madres con hijos mayores, haciéndoles creer que los ex maridos que las abandonaron por mujeres más jóvenes; terminaran renunciando a las segundas, nostálgicos de un pasado a reconquistar, que implorarán una segunda oportunidad, y que incluso competirán con nuevos pretendientes como el tímido Adam, que interpreta Steve Martin.

Sólo hubo un gacho en toda la película que me sacó carcajadas, todo lo demás era tema para señoras en la menospausia.

Pero bueno, para gusto se han hecho los colores, y no dudo que existan miles de personas en el perfil para el que se concibió esta película.

Para mi se trata de una historia larga, aburrida y para colmo mucho menos increíble que la epopeya interplanetaria que me narra Avatar, la película que si me devolvió la fé en todo el genero humano, al menos lo ha hecho en  una parte de él: el gusto del gran público espectador.

Avatar

https://i2.wp.com/www.webadictos.com.mx/wp-content/uploads/2009/12/avatar-la-pelicula.jpg

Vi esta película casi por casualidad dos días atrás y  mucho después de su estreno en Estados Unidos, país en el que me encontraba en esos momentos.

Compré las entradas desconfiando si valía o no la pena hacerlo,  apostando, para no derrochar dinero en algo que quizas no lo valiera,  por su exhibición mas barata en dos dimensiones. Un gran fallo que usted no debe cometer, pues concluyó,  con el gran espectáculo visual del que gocé en esas condiciones,  que bién habría valido la pena la invertir en  ticket para 3D.

Me he sentado pues frente a la pantalla, incorporado a la aventura como cualquier adolescente, no sólo por la acción que nos devuelve a esa etapa guerrera que nunca muere con el niño, sino por la manera en que aborda dilemas éticos que siguen siendo trascendentes, todo con un acercamiento cinematográfico, sino en todo original, sin duda alguna espectacular y no es porque no reconociera en su relato, otros muchos relatos, de Ficción y de la historia real, o porque me sorprendieran unos efectos que en los tiempos de la manipulación digital de la imagen.

Otra cosa sería hablar de la artisticidad con la que se inventa, una flora, una fauna, y una suerte de humanidad, ante la que sin dudas hay que quitarse el sombrero.

Lo primero que llama la atención de este filme es el hecho de que su héroe sea un jóven paralítico, un licitado de guerra que ha combatido por la libertad de su país nada más y nada menos que en Venezuela, acaso una indirecta contra el chavismo.

En este sentido el filme se suma a una saludable tendencia del cine mas moderno, que reivindica a personas excluidas ya por sus defectos físicos ya por la edad como es el caso del acianito devenido en hombre de acción de la película Up, dirigida el año pasado por: Pete Docter y Bob Peterson y producida por Walt Disney Pictures / Pixar Animation Studios

 

Aquí nos contaban la historia de Carl Fredicksen un viejito de setenta y ocho años, que engancha miles de globos a su casa y vuela rumbo a Sudamérica donde Carl llevando de polizón a bordo un niño de ocho años.

La película está llena de acción y en una de las escenas vemos al viejo Carl combatir y espadirse con la soltura de un Errol Flynn en sus mejores momentos.

El caso de Avatar, también norteamericana y del año 2009,la dirección es de James Cameron, Se trata de una coproducción de los géneros de aventuras, y Ciencia ficción realizada entre Twentieth Century-Fox Film Corporation, Lightstorm Entertainment, y Giant Studios Twentieth Century-Fox Film Corporation, Lightstorm Entertainment, Giant Studios, realizada con un presupuesto de: 230.000.000,00 de dólares. En el reparto se encuentran, además de la veterana Sigourney Weaver, los actores Sam Worthington, Zoe Saldaña, Sigourney Weaver, Stephen Lang y Michelle Rodríguez.

Paradójicamente el personaje de la Weaver en esta película tiene menos de la cazadora de Aliens -en cuya segunda parte ya había trabajado con Cameron- a la que nos tiene acostumbrado y más de Dian Fossey, aquella conservacionista de gorilas que interpretó en la película Gorilas en la niebla, sólo que aquí sus simios son seres racionales. El espectador se reencuentra con una actriz, en un papel pefecto para quien si bien no goza de gran belleza, tiene en su favor el arte de no envejecer, ni como persona, ni como profesional.

Y me llama la atención la importancia de los roles interpretados por mujeres de procedencia latina y caribeño en la película. Asi tenemos que , Zoe Yadira Saldaña Nazario nacida en1978 en Nueva Jersey de origen dominicano y puertorriqueño, hace de la princesa de los nativos , mientras que Michelle Rodríguez interpreta a Trudy Chacón -nótese el apellido hispano- piloto, un tanto machungona, de helicópteros que rescata a los terrestres amigos de los aborígenes y lucha hasta morir con ellos por su tierra.

La história ocurre lejos de nosotros en tiempo y espacio, en el año 2154 y en Pandora la luna planeta Polifemo, allí viven los na’vi, una suerte de humanóides con una cultura muy similar al que tenían muchos algunos pueblos de África y de América a la llegada de los Europeos, sobretodo con esa relación con la naturaleza que un tanto idílica, como suele considerarse, sobre todo dentro del movimiento de la nueva era, mantienen los pueblos mas primitivo de la tierra, planeta cuya historia colonial parece repetirse en la película, pero con un final naturalmente hollywoodense, la de la increíble victoria de los buenos sobre los malos.

El problema es que los na’vi, viven entorno a un gigantesco árbol que a a su vez cubre una veta de un mineral con el que los terrícolas resolverían sus problemas energéticos : el unobtainium. De ahí que haya que sacar por las buenas o las malas a esos “monos azules” como se les llama uno de los personajes, en franca alusión a los improperios racistas.

Es aquí donde entra a jugar su papel el soldado parapléjico Jake Sully, un marine que viene a sustituir a su hermano muerto, en el programa Avatar, que reproduce el papel jungado por misioneros y antropólogos en los contactos con los pueblos colonizadores, aquí por obra y gracia de la ciencia ficcion, el mimetismo del hombre blanco, se da a través de la transportación de su mente a uno cuerpo artificial de na’vi.

El problema se da, y no nada nuevo en la historia, cuando del mimetismo se pasa a la identificación con el pueblo llamado a desaparecer en nombre de los intereses del conquistador, técnicamente más desarrollado. Es aquí donde viene el dilema moral de la película, el lugar que se ocupa en una guerra entre un racionalismo brutal y un humanismo sin fronteras.

La película toca arquetipos que viven en la memoria colectiva de cualquier pueblo, pero no queda ninguno que no sea el resultado de un enfrentamiento entre un ejercito técnicamente mas poderoso u un grupo humano mas primitivo, para poner un ejemplo en el de los cubanos, primero los indios frente a los primeros colonizadores, luego los descendientes de aquellos convertidos al separatismo frente a los ejercitos que les enviaban para mantener el integrismo; los politicos de España, luego estos mismos ejercitos frente al del nuevo imperio que nace con la guerra hispano-cubano-americana, donde se dieron enfrentamientos en que los integristas mostraron un valor poco reconocido en nuestra historia y menos merecido por la Madre Patria, y así hasta llegar a las pequeñas guerrillas de toda la vida que intentaron enfrentar a Fidel Castro, como si se tratara de un segundo Batista y desconociendo que el nuevo governante emplearía la tecnología militar y social antisubversiba mas efectiva de su tiempo, la que habían probado con todo éxito los soviéticos, el mismo aparato con el que se enfrentan esos héroes reales, no de película, que conforman la disidencia en la isla.

Y hablando de los soviéticos hay que decir que sus nostálgicos ya la emprendieron con La película, aunque no todos, por ejemplo;  mientras que el régimen cubano la estrenaba sin problemas el 6 de febrero, sus colegas chinos la prohibían, acaso viendo una correlación entre estos Navy y los tibetanos o musulmanes que no acaban de entrar por el aro de un estado que paradójicamente representa la modernizaron “occidental” del país.

Al mismo tiempo los comunistas rusos de San Petersburgo ha exigido el arresto del cineasta de James Cameron acusándolo de haber robado ideas de la ciencia ficción soviética para su película Avatar.

Me parece que estos es exagerar, descocer la enorme capacidad que tienen el cine para hacerse de prestamos, y no dudo que haya muchos del olvidado cine Sovietico, que en lo que se refiere a la Ciencia Ficción y la creación de mundos fantásticos todavía no ha sido valorado.

Pero si de homenajes, mejor que hablar de plagios, hechos por el canadiense a otras producciones se trata habría incluir a películas como el Ùltimo samurai cuyo personaje protagónico nos recuerda mucho a Jake Sully, el marine en su toma de partido, prácticamente suicida por el pasado frente a la modernidad.

Y hablando de Japón recuerdo haber visto en Cuba hace ya bastantes años una película de ese país que narraba el increíble traslado en el tiempo de una sección del ejercito moderno, de un grupo de militares que usando su tecnología actual se enfrentaban a un ejercito medieval, con escenas muy similares, a la de esta película, en particular una donde un samurai lograba introducirse en un helicóptero y dar muerte a su tripulación.

Sin duda alguna la película intenta mejorar la imagen del norteamericano promedio frente al mundo, en definitiva es lo que hace todo cine nacional, pero yo creo que hay algo mas, se trata de un intento de hacer sicatrizar las viejas heridas con las que nacieron los estados del Nuevo Mundo, no solo en el norte, sino también en el centro y en el Sur.

En ella se enarbolan viejos planteamientos, como los del Padre Las Casas en su defensa de la Humanidad de los Indios, y resurgen como de la nada, un curioso personaje histórico en que parece haberse inspirado el personaje de Jake Sully. El Hatuey de México que a diferencia del de Cuba, no era indio, si no blanco.

Me refiero a Gonzalo Guerrero,  aquel español nacido en Palos de la Frontera alrededor de 1470 y que murió luchado, del lado de los indios y contra los conquistadores  el 13 de agosto de 1536.

Al igual que Jake Sully, convertido en lider de la resistencia Na’vi contra los mercenarios enviados desde la tierra, este Gonzalo que tanto honor hace a su apellido, y que los conquistadores tildaban de renegado, no solo se aculturó y tuvo amores con una nativa, sino que llegó convertirse en un Jefe Maya.

Como el marine de Avatar, este Guerreo tambien fue soldado;  participando como arcabucero en la tima de Granada, es decir en la derrota de la cultura islámica que presentaba el rey Boabdil. También luchó en Nápoles, contribuyendo con su coraje al nacimiento de la hegemonía Española en Europa.

Gonzalo Guerrero llega al Nuevo Mundo bajo el mando de Diego de Nicuesa, en 1510, y un año después aparece  como naufrago a la costa de Yucatán, junto con ocho compañeros, entre ellos Gerónimo de Aguilar, el único que sobrevivirá,  y servirá  a Cortes como traductor y guía en la conquista de México.

Gonzalo Guerrero, hizo lo opuesto a su compañero: de esclavo de los indios,  no muy dócil que digamos, terminó siendo jefe de sus ejércitos,  asimiló su cultura, tomando una mujer de ellos, como hace Sully al enamorarse y desposarse con la hija del Jefe de los Na’vi: Neytiri.

En el caso de Guerrero su “Neytiri”, es la princesa Zazil Há, quien le dará hijos mestizos a los que se le aplastará la frente como era el uso maya. Y  tal es la entrega del soldado a  la nueva cultura que aceptará como estaba establecido  el sacrificio de una de sus hijas para acabar con las plagas.

https://i2.wp.com/www.revistapioneros.com/wp-content/uploads/2008/11/gonzalo_01.JPG

A la llegada de Cortés, este no pudo entender la negativa de Guerrero a ser rescatado de sus captores, ni que este renunciara a su Dios.

Mucho menos comprendieron los españoles, que Guerrero entrenara a los mayas para defender su tierra, como hace el héroe de Avatar con los Na*vi, en el caso de Guerrero  enseñandole a su nuevo pueblo a no temer ni a los caballos y ni a las armas de fuego.

https://i0.wp.com/farm4.static.flickr.com/3432/3771545620_a6307cfc80.jpg

Sin embargo allí, en las tierras que hoy , facultando si la conquista de la zona en la que hoy ocupa el Parque  de Champotón, en México, estaba  el unobtainium de los españoles, es decir, vetas de Oro,  tanto dieron las partidas de colonizadores que al final logran darle muerte, en combate al Guerrero, por partida triple (por europeo, por maya y por su nombre).  Fue  en julio de 1531 cuando una flecha de ballesta le atravesó el ombligo y un disparo de arcabuz le remató, sólo de ese modo Guerrero dejó de Guerrear, contra los de su “raza”.

Como vemos, muchas veces los relatos del cine palidecen ante los de la vida real, ella es al final la inspiradora del género, no importa la maravilla que guionistas y técnicos puedan aportar.

Por supuesto, aunque no menos heróico que el de Avatar,  no se trata el de Guerrero de un final muy feliz. Lo imporante es destacar las similitudes de esta historia con la película y  reflexionar, si no se trata de un  ajuste moral con nuestra historia, ademas de que pensemos en  la fascinación que despiertan las culturas “atrasadas” en los hombres de las más civilizadas.

Naturalmente puede haber mucho de la congénita preferencia que tenemos por ser cabeza de ratón con respecto a cola de León, no es lo mismo ser un simple arcabucero del rey de España, a ser el capitán de un ejercito, no es lo mismo ser un simple marine que recibe ordenes por un salario, como hacen buena parte de los soldados que mantienen el orden de Irak, a ser el elegido, como ocurre en Jake, el guia la resistencia de un pueblo primitivo, aliado a la naturaleza, contra sus adversarios, el implacable coronel Quaritch, y la tecnología que este tiene a su servicio.

La película tiene una dimención moral importante, es verdad que de cara al mundo se trata de limpiar la cara del marine, manchada para siempre en la guerra de Viet Nam, pero de cara a los Estados Unidos, se le está dando una lección a miles y miles de virtuales soldados, de que hay momentos en que la indisciplina se legitima, y que nadie, incluso un soldado está obligado a convertirse en una máquina de matar, Claro se trata en este caso de soldados de Fortuna, no sé cuan profundo cale en los soldados profesionales del Estado, pero incluso a estos los puede marcar.

Creo que existen fibras mas profundas que son tocadas por esta película, y sobre las que se basan filosofías que van desde la Utopía de Tomas Moro, hasta la idea de ese “buen salvaje” que tanto seduce a Rouseau.

Me refiero a algo que olvidamos, y es que la civilización no solo comprime, cersena y amaestra la naturaleza que nos es ajena, sino también aquella de la que forman parte nuestros cuerpos y nuestros instintos, de ahí que el niño juegue a ser de indio con tanto o mas placer que cuando hace de pistoleros, de ahí que nos encontremos a una europea que durante un buen tiempo hace de esposa de Mazai, esos guerreros cuyos hábitos y estatura de alguna manera nos recuerdas a los navy de Avatar, colores y colas aparte, por eso es que tantos libros y peliculas se venden con éxitos, cuando narran la iniciacion guerrera o chamánica de un europeo, porque sentimos la necesidad de retornar a un estadío en los que nuestra humanidad está un poco menos domesticada.

Pero cuidado, y tomemos en cuenta las prevenciones de algunos estudios post coloniales contra la idealización del colonizado, por bella que sea su relacion con la naturaleza, por citar un ejemplo la de indio norteamericano con su caballo -que llegó con los conquistadores, por cierto, que la película dibuja en la forma que los na’vis domaban a los seres volantes, sobre los que cabalgaban.

Si nos fijamos bien en la sociedad primitiva que nos pinta la película, y que se asemeja a tantas que aun existen en el tercer mundo, idealizadas desde Europa, no existe grandes diferencia entre la anulación del individuo y la opresión que ejerce el poder sobre el pueblo en estado totalitario, y las que aplican los jefes sobre los miembros de su tribu, es decir de esas comunidades humanas en las que sin duda se inspira el guionista de Avatar a la hora de diseñar el modo en que vivían los clanes de Pandora.

Al final nunca sabremos como salir librado, si mirando al futuro o al pasado. Como humanos seguimos siendo esclavos, lo mismos entre pueblos atrasados que entre los más civilizados, mientras tanto solo nos queda soñar y para ello nada mejor que esta película; Avatar.

Anuncios

2 comentarios to “Avatar: El Retorno de Gonzalo Guerrero”

  1. Mario Josefo 10 septiembre 2011 a 6:58 PM #

    ORALE!!! llegué buscando información sobre Gonzalo Guerrero, excelente tu nota, me encantó (Y)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: