“Sin Fidel” comentado la última obra de Ann Louise Bardach (II)

10 Feb

Contraportada del libro: Without Fidel, de Ann Lousie Bardach (2009)

El arte de lustrar a los dos hermanos Castro

Aunque se pasen algunas cosas por alto en Whithout Fidel, no se le puede negar meticulosidad, actualidad y enjundia a este libro sobre los momentos finales de la vida de Fidel Castro como gobernante y de la entrada de su hermano, al poder máximo, y el reflejo que estos tienen entre sus enemigos, no se puede negar tampoco el poco servicio que a estos se les hace, sean intransigentes o no, cuando, sin mentir en lo que se dice, se describe los aspectos mas sórdidos del exilio.

En libro tiene gancho para el gran público no cubano, entiéndase anglosajón, Norteamericano, Británico o Australiano, sin dudas, no por que reactive en su imaginario la vieja imagen que da sobre este la película Scarface, con su inolvidable Tony Montana, carácter con el que se compara a más de un exiliado.

Al mismo tiempo la periodista muestra la casa de la que procede Vanity Fair, adentrándose en vanidades como las que constituyen los árboles genealógicos de Fidel y Raúl y donde les descubriremos más de un pariente inesperado a los dos Castros.

Àrbol  familiar de Fidel Castro

Àrbol familiar de Raúl Castro

La escritora se propone no machacar en los lugares comunes con los que el exilio más dolido, se refiere a los Castros como tiranos y asesinos y esto le sirve de pretexto para ofrecer como alternativa una imagen, hasta cierto punto positivo de los dos hermanos.

Muchas veces dejando la responsabilidad de este endulcoramiento a otros, por ejemplo cuando deja que hable por ella Katiuska Blanco, autora del libro Todo el Tiempo de los cedros, publicado en la Habana en el 2003, donde como es natural se nos da una imagen idílica de el entorno familiar y personalidades de quienes gobiernan a Cuba desde hace cincuenta años.

http://www.trabajadores.cu/materiales_especiales/coberturas/xviii-feria-internacional-del-libro-cuba-2009/clausurada-la-xviii-feria-internacional-del-libro/image_preview

Aquí vemos una Lina Ruz, la madre de Fidel asimilada en su amor por los hijos y por la libertad a una suerte de Mariana Grajales y un Fidel Castro fascinado en la cárcel por grandes pensadores como Descartes y de Kant.

https://i0.wp.com/www.latinamericanstudies.org/moncada/isla-pinos.jpg

Julio de 1954, Fidel Castro es visitado en la prisión de Isla de Pinos por su hijo

Tal interés por los grandes pensadores le ganara adeptos  a Fidel, sobretodo entre los que desconozcan que el saber filosófico en si, no hace de nadie necesariamente un humanista, por el contrario la filosofía puede ser un arma atroz, tanto más cuando más racionalista, en manos de un revolucionarios con aspiraciones dictatoriales, como los vimos el caso de Lenin, cuyo conocimiento de la filosofía clásica está fuera de toda duda, por no hablar del jacobinismo cubano del que Castro está muy lejos de ser el unico ejemplar.

Frans Hals - Portret van René Descartes.jpg

René Descartes, óleo sobre lienzo de Frans Hals, 1649, Museo del Louvre


Header

Immanuel Kant 1724 – 1804

Pero me da la impresión que el que mejor parado sale en este libro es Raúl Castro, tal parece que se tratara de su presentación en sociedad, de Raúl, a demás del equipo que le rodea, cuyas peculiaridades también son tratadas por la autora.

En el caso concreto de Raúl, este se nos muestra como hijo, marido y padre ejemplar, como un dirigente efectivo y pragmático quién,  y si bien no es un Gorbachov no tendría reparos en aplicar en Cuba el modelo chino o la solución vietnamita, sólo que su hermano se lo impide.

https://i2.wp.com/www.cubadebate.cu/wp-content/gallery/vilma-espin/vilma-espin-mujer-cubana-26-raul-castro.jpg

Raúl Castro junto a Vilma Espín, la madre de sus cuatro hijos conocidos; Deborah, Mariela, Alejandro y Nilsita. Segun el árbol que nos ofrece Bardach habría otros dos hijos productos de una relación de Raúl con otra mujer en los años setenta. Sin embargo la imagen general que se nos ofrece es la de un buen padre de familia.

Este mensaje resulta muy efectivo para irle abriendo la mente, del lector norteamericano hacía la mejoría de las relaciones con Cuba, un país donde los derechos humanos no se violan ni en menor, ni en mayor medida que en China o Vietnam, países “comunistas” cuyos vínculos con los Estados Unidos mejoran día a día.

Por cierto entre las muchas anc édotas sobre Rául que la periodista menciona, a fin de destacar su diferencia de talante con Fidel, está la de la canción en honor a Mao, que el nuevo mandatario cubano recordó e intepretó a capela durante la visita que le hiciera su colega chino Hu Jintao.

Uno de los temas que mas parece atraer a la periodista es el de los espías y los desertores. Quizás por ellos nos encontramos una larga lista de cubanos pasados de bando en el que se incluyen desde militares hasta presentadores de televisión, pasando por hijos de altos dirigentes, una lista donde nos encontramos nombres ya olvidados como el del famoso Aspillaga, quien delató redes completas de espías montadas por el gobierno, hasta el afamado conductor de televisión Carlos Otero, pasado por el hijo de Ramiro Valdés.

Lo que también resulta curioso es el partido que la autora saca de las declaraciones de muchos de estos desertores del régimen, declaraciones que lo mismo demuestran el mal trabajo de la CIA, que desmienten los rumores sobre la presunta homosexualidad atribuida por sus enemigos a Raúl Castro, y con la que suelen jugar los humoristas del exilio, según la autora reconoce.

Espías y desertores

El tema del espionaje resulta muy recurrente en la obra, incluso cuando se trata de misiones tan poco heróicas como  las de los famosos “Cinco héroes” presos en Estados Unidos, o las que tuvieron falsos disidentes  de infiltrar a la prensa independiente y grupos de opositores.

Me llama la atención que al referirse al falso disidente, de Néstor Baguer, Bardach califique al octogenario personaje como el mas notorio “doble agente”, lo que implica calificar también de agentes a los disidentes infiltrado por el agente gubernamental y que este califica como terroristas de la información en lugar de periodistas.

Dentro de los golpes recibidos por la disidencia se mencionan nombres y acontecimientos mas o menos conocidos, por ejemplo haciéndose referencia al libro El Camaján, escrito por dos autores oficialistas, donde se cuenta la jugarreta hecha por los servicios de la Seguridad a Elizardo Sánchez, cuando lo filmaron recibiendo una medalla, el famoso caso del agente “Juana”. Dice la autora que esta es la razón por la que Elizardo, no cayera preso entre los 75 disidentes arrestado en la primavera del 2003, a los que se hace referencia en varias partes de la obra.

En otros momentos de habla de la sorpresa recibida por Martha Beatriz Roque cuando descubrió que su mano derecha, la señora Ofelia Collazo también era un agente del gobierno (página 2249).

El tema del espionaje y contra espionaje es amplio, quizás también lo sea el de los vínculos internacionales de Cuba como exportadora no tanto de terroristas como de la de “revolucionarios”.

Cuando se habla de terrorismo el trago amargo, con toda intencionalidad, se lo lleva el exilio.

Bosch y Posada: Si no existieran habría que inventarlos

Una buena parte del libro está dedicada, a quienes se denominan como el pediatra y el exterminador, Orlando Bosch Ávila y Luis Posada Carriles, dos de los mas determinados enemigos y asesinos potenciales del “Comandante en Jefe”. Ambos estudiaban en la Universidad en los mismos años que Fidel Castro.

https://i2.wp.com/www.terrorfileonline.org/es/images/Orlando_Bosch_Avila.gif

Orlando Bosch Ávila

En el caso de Bosch, nos enteramos que vivía en la misma calle que su futuro enemigo, que presidía la escuela de medicina, cuando Fidel era delegado de la escuela de Leyes, que comandaba las fuerzas del movimiento castrista en las Villas durante la lucha antibatistiana, cuando Castro tomó el poder Bosch fue nombrado Gobernador de la provincia y no pasará mucho tiempo sin que denuncie a Castro por haber traicionado a la revolución, abandonando su puesto y comandando por mas de un año una guerrilla antigubernamental hasta que en julio del sesenta se establece en Miami.

En el caso se Posada se nos dice que no estuvo vinculado a la política en sus años estudiantiles cuando se formaba como químico, especializándose en el exterminio de plagas.

Tras la llegada de Castro comienza a operar contra este a pesar de tener muchos familiares afines al gobierno, incluida una hermana que llegó al rango de Coronela en las nuevas fuerzas armadas.

https://i2.wp.com/www.latinamericanstudies.org/posada/posada-april-07.jpg

Luis Posada Carriles

La periodista nos narra meticulosamente el historial armado de Orlando Bosch, el respaldo que recibió de Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA), su rol como dirigente de la Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU), sus presuntos vínculos con la Operación Cóndor, mediante la cual las dictaduras militares del Cono Sur , dieron cuenta,  en la década de 1970, de  una guerrilla que  como sabemos fue instruida, organizada y promovida, muchas veces de forma suicida,  desde Cuba.

También se les involucra en la planificación del asesinato contra el ex embajador y luego exiliado chileno en Estados Unidos Orlando Letelier.

https://i1.wp.com/www.elpais.com/especiales/2001/pinochet/imagenes/letelier.JPG

Letelier

En otra parte se detallan los supuestos vínculos de Posada Carriles con la CIA, y  operaciones Contra Castro, como el intento de atentado realizado durante el viaje de éste a en Chile durante 1971.

Así mismo se profundiza en el trabajo que realiza Posada como asesor de los servicios secretos de Venezuela,  es decir la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP).

Pero a lo que mas partido se saca en este libro es al atentado terrorista sufrido en 6 de octubre 1976 el vuelo 455 de Cubana supuestamente planeado por Bosch y Posada Carriles, usando en la operación los contactos de estos antigua DISIP venezolana.

En el libro se le da eco a las acusaciones hechas por Fidel Castro de que sus dos enemigos se hallaban tras el horroroso crimen, y de la continuidad que le ha dado Chávez a estas acusaciones tras la declinación de la salud de su maestro.

Cuando seguimos, según la versión que se nos da en el libro, los pasos de las acciones de estos dos anticastristas, no podemos menos que llegar a una conclusión, es tal la cadena de errores y barbaridades que comenten que si no existieran el sistema de seguridad cubano habría tenido que inventarlos.

Solo así se puede desviar el foco de barbaridades similares y actos terroristas cometidos por los discípulos de Fidel, en Cuba y el resto del mundo, por los miembros de esa escuela revolucionaria que ideología comunista o anticomunista aparte también integran Orlando Bosch y Luis Posada Carriles.

No hay que buscar mucho para encontrar ejemplo de la utilidad que le sacan los partidarios de la Habana a Posada, ahí mismo tenemos el encontronazo entre un vocero abierto del gobierno de la isla como es Edmundo García y María Elvira Salazar el Martes 2 de febrero del 2010, la que el nombre de Orlando Bosch se convierte en el mejor escudo de García contra el exilio que representa Salazar.

Algo parecido a García hace Ann Louise Bardach, aunque con cierta sutileza, al explotar en su obra el sensacionalismo de las acciones terroristas anticastrista, usando para ello no pocas declaraciones oficiales del gobierno cubano.

https://i1.wp.com/www.latinamericanstudies.org/belligerence/bosch-libertad.jpg

Pero este no es su único ataque al exilio que la periodista hace en su libro, como veremós más adelante

continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: