Por supuesto que hay que ir a Cuba

30 Ene

Respuesta al artículo APATRIDAS de Alfredo M. Cepero enviado el 28 de Enero del 2010 por LA VOZ DE CUBA LIBRE, (lavozdecubalibre@sbcglobal.net)

https://i2.wp.com/www.damisela.com/literatura/pais/cuba/autores/marti/vida/Marti_Madrid_1872.jpg

El jóven José Martí en Madrid, año 1872, en plena guerra de Independencia

Por supuesto que hay que ir a Cuba, a La Habana y a donde sea si la libertad de un pueblo lo exige, y ese es el derecho que hay que reclamar, como el de los cubanos de adentro o de afuera, sean artistas o no a entrar y salir de su patria cuantas veces les venga en ganas, y al margen de sus ideas.

Y si la libertad lo demanda, se habla con Dios y con el Diablo, por que lo que importa es el futuro de Cuba, no el pundonor del que no hace otra cosa, a falta de imaginación, que teclear agravios.

Los que puedan, los que por error del poder reciban su visa que vayan a Cuba, si fuera preciso al banquete del tirano y allí, como el invitado incómodo reduzcan al absurdo, con justa exigencia de libertad, el juego del poder, como nos enseñó aquél Proyecto Varela, que puso en Crisis una la Constitución Socialista, que ni era socialista ni Constitución.

Y nunca olvidemos que el propio Martí visitó la casa del opresor, ya no la Habana, sino Madrid donde, con el arma poderosa de la palabra, denunció lo que pasaba en su patria.

Y es que se pasa por alto que el mejor modo de combatir al enemigo hay tenerlo cerca, y peor para éste aún si dormimos en su casa.

Es hora de estudiar a profundidad la obra del apóstol en el marco de su acción y de su vida, y no con citas que fuera de su contexto no nos enseñan como liberar a Cuba, por el contrario, solo sirven a la tiranía.

Basta ya de invocar en falso los nombres de los padres de la patria, que demasiada sangre innecesaria se ha vertido en Cuba, que demasiado ha sufrido la familia cubana, por culpa de tan mala maña.

Lo que tenemos que refrescar a los supuestos recordadizos es la historia completa de Cuba, lo que debemos de aprender de nuestros héroes, de todos, no solo de los que algunos les conviene, debemos conocer a nuestros grandes, extrayendo lecciones de sus aciertos y sus errores, que como hombres también cometieron, el saber y la contextualización de una experiencia histórica será el verdadero faro, no la dogmatización de un pasado que viene causando muerte y dictaduras en Cuba antes y después de los Castros.

Malditos sean los llamados a escaramuzas suicidas que solo desprestigian a los que amamos a Cuba, batallitas perdidas de antemano, que solo nos hacen parecer enemigos de la cultura o del diálogo civilizado.

Bien venidas sean las denuncias de todas las maniobras que haga el régimen para sobrevivir, desde encuentros de la nación, hasta actividades culturales, bien venidas las propuestas que eleven al cielo la estrategia de los que queremos una Cuba libre, mal venidas sean las retóricas sentimentalóides que apartando a las multitudes de la acción inteligente, sólo sirven para cegar a las masas de dolor y colocarlas en las manos de los demagogos de la libertad, tan peligrosos para esta en su futuro como lo son en el presente los tiranos que ejercen su ”cargo”.

Carlos M. Estefanía

Anuncios

2 comentarios to “Por supuesto que hay que ir a Cuba”

  1. Octavio Dilewis 1 febrero 2010 a 3:37 PM #

    Muy profundo enfoque y muy recomendable, especialmente si se mantiene conectado a la idea expresada en el párrafo primero: “… ese es el derecho que hay que reclamar, como el de los cubanos de adentro o de afuera, sean artistas o no a entrar y salir de su patria cuantas veces les venga en ganas, y al margen de sus ideas”.

    Yo lo expreso de forma similar aunque con otro enfoque en mi mas reciente escrito:

    “De lo que se trataba entonces y se trata hoy es de que no se nos imponga como un hecho la negación de derechos contra los cubanos por parte de la tiranía personal de Castro. Dicho tirano despojó a los cubanos de todos sus derechos, y cuando devuelve parte de algún derecho a alguien, ¿tenemos que agradecerlo?; ¿hay que agradecer que alguien le devuelva a la víctima una mínima parte de lo que le robó?. Todos los cubanos, músicos o no, tienen el derecho a entrar y salir de su pais cuando quieran, pero no lo pueden ejercer porque le ha sido conculcado por Castro, un tirano asesino y liberticida. Cuando aceptamos sin protestar la presencia de esbirros de la tiranía de Castro, como Formel y otros muchos, estamos aceptando que se prive al resto del pueblo cubano de sus derechos, estamos aceptando que sea un dictador sanguinario y liberticida quien administre los derechos de los cubanos, que son inalienables, excepto cuando se alienan por la fuerza, a golpe de asesinatos y represión, a fuerza de imponer el terror.”

    Gracias, Octavio

Trackbacks/Pingbacks

  1. Esteban Casañas Lostal y sus incertidumbres “marineras” « El Hombre de Cuba Nuestra - 30 enero 2010

    […] El Hombre de Cuba Nuestra La Página de Carlos Manuel Estefanía. Para hablar sin censuras sobre lo que pasa en Cuba y el resto del mundo « Por supuesto que hay que ir a Cuba […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: