La adulonería como arma contra la oposición: Comentando La Primavera de Cuba número 17, año 3 Diciembre de 2009

3 Ene

Como regalo de año nuevo llega a mi buzón este nuevo número de La Primavera de Cuba, una publicación especializada en nuestra patria que, como ya he escrito en otro momento, es como todas las que no controla la Embajada una hija de Cuba Nuestra, quizás aquella con la que mejor nos identificamos.

La primavera cuenta con todo lo necesario para lograr sus objetivos, en primer lugar un equipo profesionalizado de realizadores y en segundo una visión objetiva, participativa y pluralista de la realidad cubana.

Es sobre todo una tribuna seria,  donde lo mejor de la prensa independiente de la isla puede expresarse, un periódico que gracias al financiamiento que recibe de parte de Suecia, tramitado a través de su partido democristiano, no necesita insertar publicidad en sus páginas, a la vez que garantiza a sus creadores las condiciones laborales y los recursos necesarios para hacer un trabajo de extrema calidad.

Sobre la reordenación de la disidencia

https://cubanuestra1.files.wordpress.com/2009/10/leiva.jpg?w=450&h=307

Miriam Leiva, Premio Estocolmo de Periodismo Digital

Como siempre nos complace leer en estas páginas a nuestra colega Miriam Leiva la recientemente galardonada con el Premio Estocolmo 2009 de Periodismo Digital, que otorgan Cuba Nuestra y la Sociedad Académica Eurocubana.

https://cubanuestra1.files.wordpress.com/2009/12/diploma.jpg

Con su artículo La Incertidumbre corroe Cuba, nuestra laureada amiga aborda la manera en que el humorismo cubano, amordazado durante decenios se sale de los pequeños espacios como cabarets y teatros para avanzar en espacios más amplios como la televisión, recordándonos la manera inteligente y de fino humor con que artistas, escritores y cineastas van asumiendo su compromiso social, vertiendo sus opiniones sobre la realidad,  ya sea en entrevistas a medios extranjeros, a través del Internet, en la guerra de mails, en cartas abiertas y en general en materiales que vuelan de mano en mano entre los cubanos a través del CD.

Uno de los ejemplos que cita Leiva es el de la película Monte Rouge, sobre las escuchas hogareñas que hace la policía política y que marca el inicio del tratamiento de asuntos muy serios, al margen de la hilaridad,  por los videoastas.

Por supuesto el trabajo es  más amplio, abordandose en él las complejas sensaciones que emanan en los corazones de nuestros compatriotas, el miedo a la represión, las desilusiones por las promesas que el gobierno no cumple, el efecto de bolas como la de la unificación del dinero, etc. Es en resumen; un retrato del alma cubana que enfrenta la segunda década de nuestro milenio.

De alguna manera, el trabajo anterior se engarza con el artículo Los Nuevos Desafíos, donde se aborda el problema de si la disidencia tradicional será sustituida por nuevos actores.

Se trata de un ensayo cuya tercera parte se publica en esta ocasión, con las firmas de José Antonio Fornaris Aleaga Pesant y Osmar Lafita.

Aquí se toma nota del atrevimiento de intelectuales orgánicos que están haciendo serios cuestionamientos al régimen, tal es el caso del cantautor Pedro Luis Ferrer,  quien reconoció el carácter totalitario de la sociedad cubana, de Pablo Milanés cuando expuso su desconfianza en todo dirigente mayor de 75 años, y pidió el paso a nuevas generaciones para que hagan otro socialismo ya que el actual se estancó.

En esta misma lista se incluyen escritores como Leonardo Padura, actores como Luis Alberto García (protagonista de Monte Rouge), al sociólogo Aurelio Alonso, y hasta Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, entre otros nombres que sin una ruptura con el sistema se comportan como disidentes minimalistas.

Al otro extremo del espectro político se encuentra la crítica a la disidencia tradicional atrapada en conflictos internos que inciden negativamente en su liderazgo y capacidad de convocatoria.

Quizás no estemos de acuerdo con todo los puntos de vista de este trabajo teórico, sin embargo lo recomendamos como un material fundamental para pensar y actualizar nuestros criterios sobre el fenómeno de la disidencia y oposición en Cuba.

Esto por no decir que nos alegra observar el modo en que indirectamente con nuestros ensayos publicados en este medio abrimos el espacio para el debate teórico en que se enmarca el artículo de marras, algo imprescindible a la hora de avisorar el futuro de Cuba.

Y Juanes Cantó en La Plaza

https://i0.wp.com/photos-f.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc1/hs224.snc1/7125_155035120775_154356840775_3172762_7652797_n.jpg

Para mi que defendí a capa y espada, desde el exilio y cuando poco se atrevían a hacerlo la presencia de Juanes en Cuba, defensa de la cual nació mi último libro Y Juanes Cantó en La Plaza, resulta halagador encontrar el trabajo de un viejo amigo, el intelectual socialdemócrata cubano Leonardo Calvo Cárdenas, titulado De la buena fe, la ingenuidad y otros demonios.

Aquí  se ofrece una visión totalizadora, multifacética de lo que fue este concierto,  se retrata desde la insinceridad con que el gobierno movilizó a sus acólitos, hasta el favor que a sus propagandistas en la isla, hicieron los recalcitrantes que desde Miami se oponían al concierto con la misma intolerancia y soberbia que las turbas castristas,  haciendo así lo mismo que criticaban.

Leonardo Calvo nos cuenta como el régimen aprovechando el monopolio de la información mostró lo que le convino de la oposición Floridana, guardándose de exponer las opiniones de quienes, como el que escribe, criticando la gerontocracia habanera, respaldamos en concierto.

Un concierto, que entre otros valores positivo, recibe del comentarista:  el de que cantantes como Miguel Bosé, Juanes y Víctor Manuel cantaran a la paz y la libertad, que Silvio regalara su simbólica Ojalá, que se abucheara a Amaury Pérez, que los fans de Orishas pudiesen escucharlo, que Juanes homenajeara a músicos cubanos condenados al ostracismo, y sobre todo que se abogara por una sola familia cubana; en resumen que la juventud tuviese un momento de respiro en medio de sus agobios cotidianos, mientras que las élites cubanas de un lado y del otro ganaban sus respectivos campeonatos de demagogia y extremismo.

Igual efecto me hace el artículo de un viejo colaborador de Cuba Nuestra, Lucas Garve: Y la música lleno la plaza. En él se asegura que el Concierto Paz sin Fronteras fue uno de los hechos artísticos más grandes en la Historia de la música en Cuba. Tan sólo por ese hecho y aunque no se observen cambios en el plano político tras su realización -por el momento- creo que valió su defensa.

El asesino que paseaba con perros

Hace algún tiempo estuve trabajando el tema del trotskismo y el rol de la santiaguera cubana y agente soviética Caridad del Río y de su hijo Ramón Mercader en el asesinato de León Trotsky.

El asunto ha sido recolocado en la palestra intelectual cubana con la novela de Leonardo Padura “El Hombre que amaba los perros“, obra cuya publicación por un autor no marginado, ni marginable por ella, demuestra los procesos de recomposición ideológica que sufre el régimen de la isla.

https://i0.wp.com/www.tusquetseditores.com/fotos/portadas/elhombrequeamabaalosperros_big.JPG

https://i2.wp.com/www.suracapulco.com.mx/images/fotos2005/septiembre/22/contra.jpg

Ramóm Mercader

https://i0.wp.com/estaticos02.cache.el-mundo.net/suplementos/imagenes/2007/04/27/1177695863_1.jpg

Así dejaron los guardaespaldas de Trotsky al su asesino

Pues bien el asunto es retomado, sin duda bajo el influjo del reto asumido por Padura, en el artículo Fantasmas de Cuba, escrito por la periodista Tania Díaz Castro.

Ella nos recuerda la llegada de Mercader a Cuba, en 1960, tras cumplir su condena en México, ahora con el nombre de Ramón López, es el mismo momento en que el régimen se apoderaba de todos los medios de comunicación por lo que ninguno pudo dar la noticia.

La periodista cita a Vladimiro Roca, líder de una de las facciones socialdemócratas de la oposición e hijo del Secretario del antiguo partido estalinista cubano, Blas Roca, quien no vio jamás al asesino del revolucionario ruso, cree que fue el Partido Comunista de Cuba el que solicitó al régimen que entendiera y protegiera a Ramón Mercader en la isla, así mismo el opositor afirma que tuvo noticias de que Mercader vivía en el reparto La Coronela.

Quien si tuvo oportunidad de conocer al convicto fue el activista pro derechos humanos Elizardo Sánchez Santa Cruz, quien lo vio por los años setenta sentado frente al buró de Fabio Gobart en el Comité Central del Partido Comunista. El disidente cubano, citado por la colaboradora de La Primavera, describe a Mercader como un hombre sin gran personalidad, casi calvo, algo grueso, que podía pasar por un relojero de barrio.

Esta descripción no coincide mucho con las fotos que hemos visto de Mercader en los tiempos que cometió el asesinato, por supuesto también hemos de reconocer que más de 30 años, 20 de ellos en la cárcel no pasan por gusto.

La redactora contradice a Juventud Rebelde, periódico que según ella -no hemos leído el articulo- afirmó que Mercader vivió sólo cuatro años en Cuba y asegura que el asesino realizó algunos viajes a Moscú, otorgándosele en el primero el cargo de coronel honorario en retiro de la KGB, mas una jugosa pensión en Rublos, que disfrutó hasta su muerte sobre todo en la tienda para técnicos extranjeros en Cuba.

En relación a Caridad, viuda de Mercader padre, la madre que sacrificó a su hijo por ordenes de Estalin, dice que ésta, por la mediación de Juan Marinello y de Blas Roca, logró hacerse de un cargo en los años setenta en la Embajada de Cuba en Paris donde fue denunciada por la delegada en la UNESCO, doctora Martha Frayde,  cofundadora del Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

https://i2.wp.com/farm3.static.flickr.com/2021/2200103594_2d5e6e0d5a.jpg

Caridad, viuda de  Mercader,  cubana y agente estalinista, participante en el operativo que dio muerte a Trotsky

Si esto fue así puedo imaginarme la sorpresa que sufriría la señora Frayde, cuando según me contó Carlos Alberto Montaner, la antigua funcionaria del gobierno revolucionario,  condenada por el régimen, descubrió en la cárcel a Ramón Mercader en su cargo de inspector de prisiones.

Sin duda alguna se trata de un puesto  muy adecuado para quien hubiera pasado 20 años preso en México, si bien de acuerdo a fuentes que he consultado, viviendo a cuerpo de Rey, como preso de excepción.

Aunque presumo que el encuntro de la Frayde con Mercader fue primero y la denuncia de su madre después.

Pero volviendo al articulo de Díaz Castro: aquí se nos cuenta detalles interesantes de la vida habanera del asesino de Trotsky, quien a pesar de poseer automóvil gustaba de pasearse con dos enormes galgos rusos por Miramar; el antiguo barrio de la burguesía cubana.

Hablamos de un hombre que tuvo entre sus muchos amigos al suave músico Harold Gramatges -a quien Mercader le tumbó (robó) del librero un ejemplar firmado por Carpentier de Una Pelea Cubana contra los demonios-, y cáigase usted para atrás- al cineasta más crítico que ha tenido el cine estatal cubano en los 51 años de revolución: Tomás Gutiérrez Alea, el famoso Titón de; La Muerte de un Burócrata, Memorias del Subdesarrollo, Fresa y Chocolate, Guantanamera,  quien heredó de Mercader su bastón uzbeco y posiblemente los dos perrazos.

http://www.trabajadores.cu/Members/jrisquet/the-famous-cuban-musician-harold-gramatges-died/image_preview

http://itpworld.files.wordpress.com/2009/03/alea.jpg

Dos amigos de Ramón Mercader, casualmente asociados con la organización cultural “Nuestro Tiempo” que auspiciaba el Partido Socialista Popular (Comunista) enn Cuba; arriba el compositor Harold Gramatges, abajo el director de cine Tomás Gutierrez Alea

Este trabajo resulta de sumo interés, y me permitiré recomendarle a la autora, o en su defecto al propio Padura, profundizar en la investigación de las relaciones entre el Partido Comunista de Cuba y los asesinatos cometidos por orden de Estalin contra el trostkismo, en particular verificar lo que adelanta, Paco Ignacio Taibo en su biografía de Guiteras , que ya he comentado, sobre el papel, no verificado,  de los comunistas cubanos en el asesinato de un Trotsky criollo y negro: Sandalio Junco.

Quizás para nosotros sería mucho más reveladora esta información que todo lo que se está sacando a la luz sobre el hace tiempo fenecido y enterrado de Mercader.

Dejo también la tarea como un reto a los neotrotskistas oficiales cubanos, del corte de la desventurada hija de Armando Hart Dávalos.

https://i1.wp.com/www.correntroig.org/IMG/arton200.jpg

Celia Hart

y Haydee Santamaría Cuadrado, Celia Hart, fallecida en el 2008, a la edad de 45 años, junto a su hermano Abel de 48 años, en un misterioso accidente al impactarse contra un árbol el vehículo en que viajaban.

http://mexfiles.files.wordpress.com/2008/08/trotsky840.jpg

Trotsky agonizante

Sólo cuando se aclare todo y se salden las cuentas históricas del estalinismo podrá hablarse del renacer de un autentico trotskismo en Cuba, de alguna manera Tania Díaz Castro, con su artículo coloca un adoquín de este largo camino.

Rázgale la piel al adulón y econtraras un agentón

Este número  me llama particularmente la antención por la pronfundidad con que penetran sus artículos en la problemática cubana, tanto dentro como fuera de la isla, como hace Guillermo Fariñas con su atinado y necesario texto:  Arrugar el oido, que aparece en la página 9 y que muy bien harían en leer esos políticos de nuestro exilio, que prefieren rodearse de aduladores, a mantener la pureza moral e ideológica de sus respectivos partidos, olvidando que como bien dice el periodista por cada infiltrado de la inteligencia castrista que existe en los grupos de la oposición interna, hay dos en la diáspora.

Fariñas, usando como ejemplo el caso de la espía Odilia Collazo le da un consejo a todos los que fuera de la patria se han dejado embaucar por los aduladores que les ha sembrado la Seguridad del Estado:es mejor desconfiar de los que siempre están de acuerdo”, al que le sirva el sayo que se lo ponga.

https://i0.wp.com/www.nuevoaccion.com/ODILIACOLLAZOVALDES.bmp

Odilia Collazo: ¿ Cuántos agentes como ella se ocultarán entre los adulones de los políticos exiliado?

En esta misma línea de defensa de la pluralidad, aunque por otros motivos se incerta el trabajo de Fernando Sánchez López titulado La Prensa Idependiente no Tiene Dueños.

Acá el Presidente del Partido Solidaridad Democratica pone rodilla en tierra por los periodistas independientes que han sido vilipendiados por ejercer su misión de informar o dar la opinión de otras personas, ataques que no sólo provienen del oficialismo, sino de otros sectores de la propia disidencia que pretende emplear la prensa independiente del mismo modo que el gobierno utiliza los periódicos Granma y Juventud Rebelde;  igualandose asi al comunicador independiente con personeros oficialistas como Randy Alonso, Lazaro Barredo o Antonio Resillez.

Como conocemos muy bien el paño de quienes imitan al oficialismo en su visión de lo que debe ser la prensa independiente, como hemos recibido sus ataques, no podemos menos que aplaudir a Sanchez López por su apoyo a la creación de una prensa comprometida;  ante todo con la verdad, más allá de cualquier interés político.

Conclusiones

Son estas,  sólo algunas de las muestras de lo que trae este número, pero queda mucho más por recomedar, por ejemplo los Misterios del bloqueo, donde Rogelio Fabio Hurtado analiza el costo político que significaría tanto para el régimen de Cuba como para Obama el fin de las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos a la isla; el trabajo de Oscar Espinosa: 2009 muy malo, 2010 posiblemente peor, un título que ya lo dice todo; Una cara oculta de la identidad, donde Juan Antonio Madrazo le entra con la manga arremangada al escabroso tema del racismo en la isla, y así un largo etcétera de artículos de primera que todo el que quiera conocer a la Cuba de hoy debe leer.

Para ello recomiendo visitar la página digital http://www.primaveradecuba.org y solicitar desde allí éste magnífico regalo que constituye,  con cada aparición, precisamente: La Primavera de Cuba.

Anuncios

3 comentarios to “La adulonería como arma contra la oposición: Comentando La Primavera de Cuba número 17, año 3 Diciembre de 2009”

  1. Gregorio Luri 11 enero 2014 a 6:55 PM #

    Me interesa mucho todo cuenta sobre Ramón Mercader y su madre, Caridad. Me gustaría ponerme en contacto con usted. Soy un escritor residente en Barcelona (España). Mi mail: gregorioluri@gmail.com

  2. Lic. José L. Martel 4 enero 2010 a 11:35 AM #

    Fantástico y educaativo este artículo te felicito Carlos Estefania sin adulonadas ni chiquiadas. Los ejemplos expuestos son de gran profundidad. El caso de los hijos de Enrique Hart y Haydee Santamaria. Lo que hablas del primero que huyendo de Cuba en una lancha rápida rumbo a la Florida fué hundida la embarcación por aviones cubanos lanzandole sacos de arena, lo acompañaba un hijo de diplomático bulgaro. Días despues el suicidio de su madre, Haydee. Otro crimen del Castrismo y Hart lo soporta todavía.

    Y esa frase suplantada de la genuina: “Razgarás la piel de un extremista y hallarás un oportunista” cuando leo “Razgalé la piel a un adulón y encontrarás a un agentón” COLOSAL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: