El Choque de los Emilios: Martínez Paula versus Ichikawa. A propósito del libro “Momentos Estelares en la Historia de Cuba”

26 Oct

Momentos Estelares de la Historia de Cuba

No fueron las mejores circunstancias en las que hube de comunicarme con el señor Emilio Martínez Paula: Un redactor del periódico La Información, de Houston Texas, me había atacado implacablemente desde sus páginas, así que decidí comunicarme con su director Martínez Paula y solicitar el derecho a réplica.

Nuestra primera conversación, fue naturalmente fría, y no sin un atisbo por parte de Martínez Paula, de estar a una defensiva, fortalecida por su declaración acerca de su formación académica y su historia como hombre de acción y fundador de la organización armada Alfa 66.

https://i2.wp.com/www.alpha66.org/espanol/images/Emilio%20Martinez%20Paula.jpg

Emilio Martínez Paula, foto publicada en el sitio de Alfa 66

Para el lector que no la conozca, pese a ser una de las organizaciones que más publicita el régimen cubano, en su afán de mostrarse acosado por el exilio, diré que alfa 66 se trata de  un grupo creado, el año de mi nacimiento, 1962, y que tuviera como líder al ex revolucionario antibatistiano, devenido opositor anticastrista Eloy Gutiérrez Menoyo.

https://i0.wp.com/www.latinamericanstudies.org/cuban-rebels/menoyo-che.jpg

Che Guevara, Aurelio Nazario,  un amigo y Eloy Gutierrez
Menoyo, en Las Villas, Dicembre de 1958.

https://i1.wp.com/www.latinamericanstudies.org/belligerence/alpha-66-menoyo.jpg

Menoyo fue hecho prisionero en combate ecomo expedicionario de Alfa 66. Tras décadas de prisión terminó siendo excarcelado por gestiones de Felipe Gonzáles, en 1993 crea su grupo de oposición moderada Cambio Cubano, radicandose 10 años despues en la isla.

Agosto 2003. Eloy Gutiérrez Menoyo habla desde la Habana a los medios internacionales sobre su disposición para construir la democracia en Cuba por vía pacíficia.

Martínez Paula, quien me confesó tener más o menos la edad de Fidel Castro, a diferencia de su antiguo compañero de armas, se mantiene en  en una posición de beligerancia frente al régimen gobernante en Cuba.

De cualquier modo, no me sentí intimidado en una charla donde a pesar de nuestros orígenes, edades,  formaciones y sobre todo visiones tan diferentes de lo que será la solución de Cuba, primó el respeto. Al final logre el compromiso del Director de La Información de publicar mi réplica, que también usted puede leer en estas páginas.

Paula cumplió su palabra y lo hizo a pesar de la extensión de mi texto, algo poco usual en este tipo de prensa plana, pero no podía evitar, si quería responder con los argumentos necesarios, al texto donde se me aludía.

Nuestra segunda comunicación fluyó mejor, supongo, porque la imagen que tenía Martínez Paula de mi persona de alguna manera se había transformado, tal vez por el tono de nuestra charla, el contenido y estructura de mi artículo o sabe Dios si por la mediación de algún conocido común.

Por mi parte encontré un Puente, un elemento común al saber que el padre de Emilio Martínez Paula era anarquista y siendo el anarquismo cubano uno de los temas que más me apasiona, creo que por ahí, por el tema de la anarquía isleña, podremos encontrar un punto de referencia común.

Como resultado de esa segunda charla quedó el compromiso de intercambiar nuestros libros.  Y es así que unas semanas atrás, me llegó su obra: “Momentos Estelares en la Historia de Cuba”.   Yo tendré que esperar, nuevas ediciones de mis trabajos, para poder corresponder, por el momento comentaré algo que me ha parecido interesante en la obra, y son las referencias que se hacen en ellas a Emilio Ichikawa.

https://i1.wp.com/3.bp.blogspot.com/_mJcxrx8Wmbw/SDBau311xQI/AAAAAAAAAYI/vHnaYXbDjjM/s200/EmilioIchikawa.jpg

El tema de Ichikawa había salido en nuestra primera y mas tensa conversación,  no se si por una asociación generacional y por que sabía que Ichikawa publicaba en Cuba Nuestra, Martínez Paula sacó a colación , para mi de forma inesperada,  el enfoque que hacía su tocayo de la figura de José Martí.

Para ese entonces Ichikawa ya hacía tiempo que había dejado de colaborar con nosotros, supongo que como resultado de un artículo publicado por mí criticando la inaccesibilidad de un viejo conocido común convertido en funcionario cultural de Cataluña, Iván de la Nuez, o quizas  porque no había censurado unas memorias de la colaboradora Andrea Tutor en la que sacaba a relucir un conflictillo,  para mi de poca monta, del que participó Ichikawa en el mundillo académico cubano.

Recuerdo que por entonces le explique por correo a Ichikawa que si en Cuba Nuestra no se iban a poder publicar las criticas a mis amigos, entonces ella se convertiría en un Granma.

Posteriormente he visto en el blog de Ichikawa notas en mí contra, con las que se emula mi supueto pecado de libertad de expresión, pero en este caso con la agravante de que llevan firmas anónimas, es decir escrita por gentes que no se atreven a dar la cara por lo que dicen.

Notas que con gran placer responderé cuando les llegue su turno en mi cargada agenda, sin condenar por ellas la lealtad a los antiguos compañeros de estudio del editor responsable de un medio libre.

Tengo la seguridad de que el honor y la integridad intelectual, incluidos la de nuestros amigos más fraternos,  se defienden por si mismos y que a los hombres de bien la censura no les favorece, pues nunca les faltarán razones, ni tendrán que pedir el genio de un Demóstenes, para enderezar cualquier entuerto hecho en su contra de manera verbal o textual.

Del mismo modo que hice yo con el implacable ataque recibido en La Información.

periodicoinformacion1251

Pero volviendo a Ichikawa, no sé si actualmente es o no mi amigo  – las notas de su blog no significan para mi actos de enemistad, aunque si talvez la forma en que se encubre cierto enemigo – pero de lo que sí no tengo duda es de que sigo siendo amigo de la verdad, por eso le esclarecí a mi interlocutor, que a mi entender Ichikawa lo que intenta es  señalar los vicios y virtudes que como todo hombre tuvo Martí,  aunque ahora, pensándolo mejor diría que lo que trata Ichikawa es de cuestionar nuestra lectura y uso del Icono Martí, una tarea en la que por cierto ya puesto mi grano de arena en un libro inédito sobre la Cuba española,  incluso de valorar la revisión de esta figura, como hace en su artículo, José Martí, el agotamiento del programa de su desmisitificación [ en revista  Cuba Nuestra 30, página 5-12].

https://i2.wp.com/www.cubanuestra.nu/media/caratula/portada30.jpg

La respuesta de Martínez Paula no se hizo esperar y me dijo algo así como que el único vicio de Martí era haberlo dado todo por su patria.

 

Con una visión tan radical de nuestros personajes históricos no ha de extrañarme el enfrentamiento que se descubre en su libro con los enfoques de Ichikawa, que viene de retorno del uso y abuso de la mitología revolucionaria, incluso con los de un representante de una generación intermedia como es la de Montaner.

En otro momento Martínez Paula me dijo lo mismo que como veremos le achaca, como mal de origen a Ichikawa, el ser un hijo del modelo implementado en Cuba, a ello respondí que el también era hijo de un modelo revolucionario que es en definitiva el que primó en la Cuba precastrista, con toda la glorificación de la violencia política que caracterizó a la Cuba republicana.

Yo creo que este choque generacional es el que marca la incomunicación y discordancias que se dan entre los dos Emilios y que veremos en algunos párrafos que reproduzco y que aclaro, aunque lo parezcan no son los más incisivos o ácidos de un libro, que por supuesto habla de mucho mas cosas.

La obra tiene 434 páginas, fue editada por Ediciones Universal, Miami, Florida en 2007, y  está prologado  por el escritor Julio Ferreiro-Mora, un auténtico erudito de la historia de Cuba, a quien tuve el honor de conocer durante un encuentro en El Colegio de Periodistas de Cuba en el exilio. Por el libro me entero de  datos interesantes, por ejemplo de que Emilio Martínez Paula, funda La Información, hace treinta años, que su perfil se aparta diametralmente del que nos inculcaban en Cuba, acerca de lo que era un exiliado cubano en Estados Unidos, es decir, un batistiano, por el contrario, a diferencia de muchos “revolucionarios” que sólo lo fueron con Castro en el Poder, Martínez Paula, comenzó a hacer revolución el primer domingo posterior al 10 de 1952 marzo,  en el mismo domingo después del golpe, le preguntó a Paco Ichazo, en la universidad del Aire   -“ese batista que acaba de dar el golpe militar, y asesina a la república ¿es el mismo que asesinó a Tony  Guiteras en 1935?

Y será bajo la dictadura batistiana que entonces el joven Martínez Paula, se incorpora al grupo insurreccional Triple A, bajo la dirección del profesor, Aureliano Sánchez Arango, participa en la edición de Liberación, el primer periódico clandestino contra la dictadura de Batista, forma parte del  Movimiento Nacional Revolucionario de García Barcena.

Al margen de su actividad revolucionaria, tenemos su labor pedagógica, como fundador en Güines de la escuela de Artes y Oficios de la que fue uno de los profesores.

Al entronarse una nueva dictadura, el profesor vuelve a la lucha, en la triple A y en la llamada Unión Radical Anticomunista (URA)  abandonando la isla en 1962, realizó en Puerto Rico, una intensa campaña desde el periódico el Imparcial.

Radicado más tarde en Houston Martínez Paula, volverá a la actividad académica, y será él, quien sugiera la creación de la escuela de periodismo bilingüe de Saint Tomas University, donde imparte clases de periodismo, literatura y español.

Actualmente el escritor pertenece a organizaciones intelectuales tales como: El Colegio Nacional de Periodistas Cubanos en el exilio, del Círculo de Cultura Panamericano, del PEN de Escritores Cubanos, de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, de la Asociación Colombiana de Periodistas Profesionales, y trabajó en la organización de la Academia de Historia de Cuba.

Con estos antecedentes, no creo que resulte plato de buen gusto para mi contemporáneo Ichikawa, las aseveraciones que se dan en la obra, sobre su persona, a la que se presenta como parte de esa juventud cubana, a la que el régimen de Castro le ha ocultado la historia, un joven profesor universitario cubano confundido que según se afirma en la obra considera que la verdadera república de Cuba, no es la de 1902, sino la de 1959, entre otra docena de inexactitudes y disparates -dice literalmente Martínez Paula-, al tiempo que pretende esconder un notable desconocimiento de la historia, por lo menos la de Cuba.

Prosigue el autor de Momentos estelares en la historia de Cuba en su ataque: -mencionando filósofos, que nada tienen que ver con el momento cubano: Zoroastro, y Manes, platón, Kant, desconociendo al filósofo:  Enrique José Varona, y sacando por los pelos a Ferrara.

De los Palos de lo que no se escapa ni el mismísimo Carlos Alberto Montaner por dedicarle un prólogo, un tanto demagógico, al libro La Heroicidad Revolucionario.

https://i0.wp.com/www.eichikawa.com/La_Heroicidad-168x255.jpg

Veamos otros momentos de la crítica implacable que  se le hace a Ichikawa en esta obra:

“Me llamó la atención un artículo publicado en el Herald con el título: La Solución Cubana, de la autoría de mi tocayo, el ínclito Ichikawa. Y llegué a la nada original solución de que Ichikawa, le está tomando el pelo a sus lectores, siguiendo pautas marcadas por su maestro Carlos Alberto Montaner.

Ichikawa no respeta a lo que lo leen, y piensa que él es más inteligente y que la gente de Miami se confundirá con sus palabras rebuscadas y frases más o menos altisonante, que se desvanecen en el vacío. Vamos al grano: ” De hecho- dice Ichikawa- no es Cuba en abstracto la que esta mal, sino una parte bien especifica de la misma”  La palabra abstracto en la frase sobra, no tiene razón de usarse, sino, es dentro de un plan de escribir mal español o para dar  la impresión que dice algo , cuando nada dice o dice nada.

Mérito grande de mi tocayo Ichikawa, que se dio a conocer en Miami con media docena de afirmaciones que violaban el sentido común y la verdad histórica, salpicaba con oscuras palabras de esas que usan algunos discípulos de Kant para dar la impresión de una profundidad en el pensamiento que aterrizan en la filosofía de la nada, eso lo explica con lujo de detalles Ortega y Gasset que señalaba que la claridad es la cortesía del filósofo. Ortega escribió el Tríptico para que pudiéramos entender a Kant.

Según Ichikawa la República de Cuba, no emergen en 1902, como fruto del heroísmo mambí por el que ofrendaron sus vidas Carlos Manuel de Céspedes, Agramonte, Martí, Maceo, entre otros pensadores y patriotas, no, la verdadera república de Cuba, es, según Ichikawa la de 1959. Y si esto fuera poco la emprende contra las efemérides gloriosas, para precisar el pensamiento de Ichikawa lo vamos a conocer en sus propias palabras, publicadas en Madrid, en la revista Encuentro de la Cultura Cubana, dirigida por Jesús Díaz, dice mi tocayo: -Así se podía distinguir entre una seudo y una verdadera república independiente, la primera alcanzada en 1902 y con carácter constitucional, la segunda en 1959 con carácter constituyente: cree Ichikawa que en Cuba no hay una fiesta vinculada al día de la Independencia,-De hecho ese día- apunta- no está en nuestra imaginaría.

Imaginaría significa.  “fabricación de imágenes sagradas.

Sobre el 10 de octubre Ichikawa afirma: – Festejo singular que no está vinculado a la consumación de un propósito, sino a la práctica de un método y para finalizar, como sucede con la república martiana, establece una tradición por futuridad, el entusiasmo de un proyecto.

Y aquí apaga y vamos, aparte de las explicaciones galimáticas hay un trasfondo que bien pudiéramos dejar para un análisis freudiano: en el hondon del alma de Ichikawa hay una penetración ideológica que la dictadura le ha grabado en el alma, siguiendo el método utilizado y aplicado por Pablov a sus famosos perros. En cierta forma ha sido amaestrado por Castro, aunque su consciente no lo acepte.

“Sin cambiar el tema debo confesar que después de leer la historia de la filosofía de Jaime Luciano Balmes, llegué a la nada original conclusión que la filosofía es la forma mas inteligente de perder el tiempo pero necesaria para que el pobre diablo crea que piensa. Que piensa con profundidad.   (Pág. 352-354)

Visto lo visto, en el libro puede encontrarse de todo menos contemplación con mi colega Ichikawa.

Me gustaría afinar mi imparcialidad conociendo lo que dijo la otra parte,  lamentablemente no he leído la obra a la que se alude y me resulta por ello imposible hacerle una defensa que tal vez merezca y para la que seguramente Ichikawa estará más preparado que yo.

Reconozco, sin embargo que el director de La Información pueda tener razón en algunas cosas, por ejemplo, algunos colaboradores que a su vez son televidentes de Miami, se refieren al discurso de Ichikawa ante los medios como algo poco inteligible. Aunque reconozco que  de esto no me había yo percatado, quizás mi formación un tanto  similar a la de Ichikawa.

Lo que sí puedo decir a manera de atenuante es que, quienes estudiamos en la Facultad de Filosofía e Historia durante la década de los ochentas, como es el caso de Ichikawa y quien escribe, si conocíamos a Varona, al margen de la critica marxista que le hicieran nuestros profesores a su positivismo , filosofía por cierto con la que identifico.

Recuerdo incluso haberme comprado en mis tiempos de estudiante  Con el eslabón una colección de aforismos de Varona muy interesante, reeditado en la Cuba “socialista”, dentro de la cual Varona, pese a no haber sido marxista, contaba con amplio reconocimiento y basta decir que su nombre lo lleva una institución de educación universitaria ramificada en el país:  el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona (ISPEJV).

Enrique José Varona
Enrique José Varona


De  Ortega y Gasset era un poco más difícil conocer, ubicado como estaban en la lista de los pensadores burgueses, que siendo liberal había retornado y muerto en la España de Franco -aunque franco no era muy enemigo de Castro y hasta el Che se paseó por ella después del arribo del poder de Castro-,  y recuerdo que me llevé a casa un libro de él que habían botado en la Facultad de Psicología, el cual apenas pude revisar por falta de tiempo mas que otra cosa,  entre tantos otros autores que por obligación tenía que leer. Aunque también recuerdo alguna alusión no del todo negativa hecha en clases, sin mal no recuerdo, por la excelente profesora de Historia de la Filosofía que era Lourdes Resolis.

http://vivantsequentes.files.wordpress.com/2009/08/ortega-y-gasset-2.jpg

José Ortega y Gasset

Es muy probable que el típico profesor de marxismo cubano desconozca a Ortega y Gasset, pero no creo que fuera el caso una mente curiosa como la de Ichikawa, quien era uno de los pocos profesionales en ese campo capaz de dialogar con cualquier filosofo extranjero sobre los temas en común,  por el resto no pongo las manos en el fuego, como no las pondría por el conocimiento que tengan nuestros intelectuales formados en el exterior por la obra, digamos del neo hegeliano  soviético  Evald Vasiliev Ilienkov

https://i2.wp.com/caute.net.ru/ilyenkov/texts/pic/nature.jpg Ilienkov

A quien por ciento nunca tragué mucho y que me hizo con su palabrerío inútil el mismo efecto -que me perdonen la Fundación José Ortega y Gasset, que me hicieron las obras completas de este filosofo Español, encontradas en la biblioteca del Instituto Cervantes de Estocolmo.

Pero volviendo al las diferencias emilianas, como decía al principio, al margen de los choques filosóficos objetivos, creo que hay no poco de conflicto generacional y de mal entendido en esta incomunicación. Y que de la misma manera en que Martínez Paula y este servidor encontramos un punto en común después de nuestra primera confrontación, este también podría ser hallado entre Ichikawa y el autor de “Momentos Estelares“.

Se me ocurre por ejemplo revitalizar, para cultivo de la audiencia cubana en el exilio, una suerte de Universidad del Aire, como aquella tanto ilustró a tantos los cubanos y de manera tan abierta, y sentar dentro de ella y cara a cara  a Martínez Paula, Montaner e Ichikawa, moderados por un ente imparcial, por ejemplo por el cultivado dominicano Oscar Haza o si se apuran un poco, por María Elvira Salazar, y con esto le estoy dando una recomendación gratis a los productores de A mano Limpia o María Elvira Live.

De tal modo en la polémica, en la discusión, abierta, en la confrontación abierta y sobretodo en la búsqueda socrática de la verdad se llegaría, sino a consenso, a un grado superior de comunicación entre dos generaciones, y por supuesto a nuevas verdades, que todos los cubanos debemos conocer.

Creo que ese es el espíritu que como el que debe existir entre todos los intelectuales de Cuba en el exilio si de alguna manera queremos ser modelo para los que quedaron dentro, en la tortuosa tarea de rescatar plenamente nuestro pasado  conocer nuestro presente y construir un futuro en el que no se repitan nunca más las tragedias de nuestra historia, ni haga falta mas revoluciones, ni mártires, ni exiliados, ni tampoco iconos revolucionarios, sólo pensadores, científicos y sobretodo libros, sin importarnos si estos resultan pausados y serenos, o incisivos y provocadores, como este del que nos hemos ocupado.

Anuncios

2 comentarios to “El Choque de los Emilios: Martínez Paula versus Ichikawa. A propósito del libro “Momentos Estelares en la Historia de Cuba””

  1. strep throat images 17 abril 2013 a 2:44 PM #

    Ooh, I LOVE these! Following lusting over the black Clinics for awhile I finally got
    them on solestruck. They ended up sold out all over the place for
    seemingly forever. FYI to Lolla they run big if she will get
    them.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Librería y Distribuidora Universal: La Meca del libro cubano en Miami « El Hombre de Cuba Nuestra - 21 julio 2011

    […] y la línea dura, por ejemplo la obra Contra Viento y Marea, de Emilio Martínez Páula, sobre la que ya había escrito en estas págimas. A la derecha el libro de Emilio Martínez Paúla, sobre el que ya he escrito en estas páginas. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: