Valoración del Concierto Paz sin Fronteras, La Habana 20 de Septiembre de 2009 (sexta y última parte)

20 Oct

final1

Cambios a los dos lados.

Cuba está sufriendo, sino una revolución, si un profundo cambio generacional, contradictorio sin dudas, que puede poner en crisis la legitimidad ideologica de la nueva clase y conducir, sino al restablecimiento del modelo anterior a 1959 a una nueva visión liberal o mejor aún libertara del socialismo. Si esto se consumara adiós capitalismo en Cuba, incluido el chino.

https://i1.wp.com/2.bp.blogspot.com/_C3TK7rn0J1Q/SSRM7D0_gpI/AAAAAAAAHEQ/Id40uGXlbPA/s400/035n1mun-1.jpg

El presidente chino, Hu Jintao junto a Fidel ( o su doble)

Del mismo modo el exilio está sufriendo una especie de transformación clasista, durante décadas se ha indo nutriendo de un nuevo sector social que poco o nada tiene que ver con el llamado exilio histórico, ese que conformaron empresarios, burócratas y militares del viejo régimen, profesionales liberales e incluso obreros que en su bregar se han convertido en la clase que emplea a los que despectivamente; vengan en balsa o no denominan “balseros”.

https://i0.wp.com/www.tribunalatina.com/es/img2/imagen_archivo_balseros_cuba_512_333.jpg

Se trata de gente proletarizada, no necesariamente castristas, pero que si identifican al castro que dejaron en Cuba, dueño absoluto de la gran empresa capitalista que es el estado cubano, en el “Castro” que le da trabajo, que el emplea con la mismas cláusulas de no disentir, que le impuso el comunismo, ese proletario mantiene relaciones familiares y económicas con el proletario de Cuba, es el que manda las remesas, el que viaja a la isla y el que con su crecimiento demográfico ha puesto en crisis la vieja política del viejo exilio.

Un exilio histórico dentro del que ya se escuchan voces contra las entrada de más cubanos en los Estados Unidos, que no se percata que si peligrosos para su destino son estos, peor será la otra mano barata que arribará a sus playas, las de los latinoamericanos que no sólo no han sido afectados por los Castros, sino que en medio de la ignorancia admiran sus “obras”.

De alguna manera los dos empresariados se complementan, y utilizan mutuamente, el empleador comunista, al acusar de sus males la expresión política del capitalista exiliado y sus acciones, desde la defensa del embargo a algún remanente de terrorismo o acción armada, busca crear un estado de complicidad con su obrero, que resulta muy similar a la alianza que crea bajo el discurso anticastrista el empleador de Miami con su empleado cubano, aunque en el segundo caso la cosa es mas complicada ya que el discurso catalizador se ve afectado por un lado con la presencia de un empleador no cubano, el norteamericano como alternativa mayoritaria y la existencia de un obrero, no cubano el inmigrante antillano,  centro y suramericano.

Calificativos que marcan la diferencia

Para colmo, la conciencia clasista se manifiesta en los términos despectivos, conque se hace referencia al nuevo proletariado que llega de Cuba, visto como un lumpen desde los tiempos del Mariel, donde hubo por supuesto de todo, desde personajes reales que dieron base a un Tony Montana

hasta intelectuales como los que se aglutinaron en torno a la revista Mariel.

https://i1.wp.com/www.elateje.com/images/PORTADADEMARIEL.jpg

Lo mismo está pasando con los nuevos marielitos,  los balseros de hoy, cubanos llegados recientemente y que no importa por donde arriben, se les enidilga el balsero, dando a la palabra una connotación negativa que borra toda la heroicidad de quienes escapan de una tiranía por la mar, tambien los hay como Curra, que apelan al viejo arsenal de injurias creados por la dictadura cubana, epitetos que suena raros en la boca de una supuesta anticastrista como es el de “gusanos rojos” y cuya historia haremos en otro momento.

A pesar de ello y mientras de mantengas los acuerdos migratorios, mas la ley de pies secos-pies mojados, la gran masa de los obreros en la zona seguirá siendo cubana, una masa que llega no siempre politizada en el anticastrismo, a veces es apolítica, siente fobia por la política o peor aún sigue la política de La Habana, aunque esta última categoría, por el momento parezca minoritaria, convertida sobre todo en fuente de espías e infiltrados dentro de la sanas oposición moderada.

De clase en sí a clase para sí

Hablamos de una multitud que de ser olvidada por la politica local será puesta en bandeja de plata al regimen del que un día escapó, se trata de miles y miles de cubanos que,  ideología aparte comienzan a reaccionar cuando la vieja política toca sus intereses inmediatos, como los de ayudar o visitar al pariente que dejó en Cuba cuya iniciativa ya se manifestó en la oposición a las medidas que dificultaban los envíos de remesa, un sector importante de la comunidad al que si los políticos anticastristas siguen descuidado, ya enfrentando sus intereses, ya silencios oportunistas como el que mantuvieron algunos ante la polémica “Juanes”, puede ser utilizada por el castrismo, como ya una vez fue usada la juventud de ese exilio histórico en maniobras como que condujo al nacimiento de los Maceitos y su revista Areito, un operativo ideológico del que algunos despertaron y disintieron a tiempo, pero que aún mantiene algunos enganchados.

https://i1.wp.com/www.latinamericanstudies.org/dialogue/BAM-Castro.jpg

Castro arropado por los hijos rebeldes del exilio cubano, los miembros de la Brigada Atonio Maceo

Ahora quizás no sea esa la fórmula, sino una más astuta, la del bolivarianismo que se difunde entre las masas de inmigrantes, fundamentalmente no cubanos, pero con la que estos proletarios llegados tardíamente de nuestra isla y rechazados clasistamente por el viejo destierro se mezclan se casan e identifica cada vez más.

Se trata de un bolivarianismo que se inventa causas como la de liberar a los cinco espías, encarcelar a Posada Carriles o en du defecto buscarle las pulgas a Vigilia Mambisa.

Miami, 23 de enero de 2007, Michael Martínez de la Juventud Bolivariana cuando supuestamente era agredido por Miguel Saavedra del grupo anticastrista Vigilia Mambisa

También abordan temas supuestamente no cubanos, como el de la restauración del régimen de Zelaya en Honduras

¨

O el mejoramiento de las condiciones de vida de los obreros en Haití

Este chavismo trabaja activamente con los estudiantes latinoamericanos de la Universidad Internacional de la Florida a traves de la llamada “juventud bolivariana”  para los que organiza actividades propagandísticas con el apoyo de de  las organizaciones que integran la Alianza Martiana: la Alianza Martiana (como organización individual), la brigada Antonio Maceo, la ATC, la Asociación José Martí, la Asociación de Mujeres Cristianas en defensa de la familia y el Círculo Bolivariano de Miami.

Y si los politicos cuabano-americanos  no le salen al frente, más que con viejos sloganes anticastristas, con leyes que beneficien al trabajador cubano y latinoamericano, terminará por expandirse en la comunidad y convertirse en una verdadera cabeza de Playa del chavismo (neocastrismo) en la Florida, un Girón a la inversa, que aún no se ha consumado pero que puede llegar.

Por el momento esa masa de obreros cubanos  no ha podido ser conquistada por el castrismo, como aseguran las voces más histéricas, pero al mismo tiempo se ha rebelado contra los que han hecho del discurso duro un oficio e ido a justarle, enardecido por el resultado real del concierto a sector a los empleados del viejo exilio, arrebatándoles literalmente la calle.

Si este sector impone su lógica,  si se extructura políticamente a tiempo, que entonces habrá que decir; adiós tanto al bolivarianismo en Florida como al comunismo en Cuba, pues el “comunismo” tal y como los concibió Fidel Castro necesita del odio y la ceguera, que hasta el momento sólo un sector minoritario del exilio había sabido combatir. Ahora, la cosa cambia.

carlos1-07carlos1-02

Hialeah es un municipio del Condado de Miami-Dade donde vive una gran cantidad de trabajadores cubanos, estos mantiene permanentemente el contacto con su familia, por eso abundan negocios que ofrecen cervicion de envíos y comunicación con la isla, todo lo que detesta el viejo exilio. Foto: Carlos M. Estefanía

Hialeah es un municipio del Condado de Miami-Dade donde vive una gran cantidad de trabajadores cubanos, estos mantiene permanentemente el contacto con su familia, por eso abundan negocios que ofrecen servicios de envíos y comunicación con la isla, todo lo que detesta el viejo exilio. Foto: Carlos M. Estefanía

Golpe de estado en la calle 8 o el destierro de Vigilia Mambisa

Así pues el cambio no sólo es en Cuba, también en el exilio donde gracias a este concierto, ese Saavedra que en su ceguera real o fingida llega tilda de filocomunista a María Elvira acaba de sufrir una golpe de estado similar al de Mel Zelaya, arrebatándosele la presidencia de la calle 8, por un exilio rejuvenecido que ha decidido ajustarle las cuentas a la demagogia intransigente en su propia madriguera, frente al restaurante Versailles. Los medios hispanos temerosos de la noticia no la dieron en toda su plenitud, como si la transmitieron medios norteamericanos

La magnifica noticias nos la da Carlos Miller de NBC Miami en su trabajo Cuban Vs. Cuban: Community Clashes Over Juanes Concert, donde se describe con pelos y señales el micheletazo recibido por la intransigencia cubana al finalizar un concierto que ha conquistado por igual el corazón de nuestros compatriotas dentro y fuera de la isla, una jornada histórica marcada por la pelea de desatada tras el concierto entre cubanos a favor y en contra de Juanes, y en la que Miller constata que Juanes no sólo tuvo la mayoría sino también a la juventud de su lado.

La bronca tuvo lugar frente al Restaurante Versailles de la Calle Ocho, durante mucho tiempo bastión de línea dura (de derecha) en la política cubana den Miami.

El articulo toma nota del envejecimiento de la población cubana en el exilio que llegó a Miami en la década de 1960 y se estableció como una de las fuerzas políticas más influyentes en la historia de la ciudad, son los mismos que destruyeron CDs en blanco que había sido garabateado con el nombre de Juanes para demostrar su disgusto contra el cantante colombiano, que deleitó a cientos de miles de cubanos en La Habana el día 20.

Sin embargo como declaró al periodista Alfredo Martínez, de 29 años de edad inmigrante cubano que llegó a Miami durante la década de 1990, estos ya no tendrán mas voz:

“Este es nuestro tiempo. No creemos en Castro, pero creemos en Juanes. Lo hizo más por Cuba en un concierto que lo han hecho en 40 años. “

Según la publicación miamense ese fue el sentimiento que recorrió más de 400 manifestantes que superaban en número a los 200 manifestantes que se oponían al concierto.

El medio miamense califica de monumental – aún inesperado – cambio teniendo en cuenta que la manifestación antijuanes había sido organizada por Vigilia Mambisa, el grupo de extrema derecha que ha sido acusado de intimidar a sus oponentes a través de tácticas de miedo, incluidas la protesta del año pasado, de Code Pink y una protesta anterior la participación de la Juventud Bolivariana de Florida International University.

Pero esta vez, fueron claramente superados en número, los ánimos se caldearon, surgieron amenazas y algunas personas incluso llegaron a los golpes.

Los agentes de la policía de Miami que fueron asignados para custodiar la protesta terminaron arrestando a un puñado de personas, entre ellos un defensor de Juanes por supuestamente mostrarle el su pene a sus oponentes y un manifestante contra Juanes por presuntamente golpear a una mujer.

El periodista se refiere al papel jugado por el concierto en la trifulca, al que califica de todo un espectáculo, con decenas de miles de espectadores en lo que se cree que es la reunión más grande desde la visita de 1998 el Papa Juan Pablo II.

Fue al finalizar el envento que los jóvenes cubanos comenzaron a llegar acompañados por una cubanos de mayor edad, quienes decían haber sido impactador por el concierto.

Se invirtiéron los papeles, ahora la protesta no era contra Juanes, sino contra los miembros de Vigilia Mambisa, quienes de pie en la esquina de Versalles acusan de comunista a cualquiera que no está de acuerdo.

Según el cronista los duros desplazados a través de la calles SW 36th Ave, los projuanes quienes al final habían  ocupado la esquina de Versalles, así como las dos esquinas de la calle en el lado sur de la Calle Ocho.

Vigilia Mambisa  se fue a casa, puso los mismos pies en polvorosa que antes  había puestos el bolivariano perseguido por Saavedra, como si la historia se inviertiera con la batalla perdida por la intransigencia.

https://i2.wp.com/3.bp.blogspot.com/_mJcxrx8Wmbw/SsPO1WqsXkI/AAAAAAAAGCY/kUBnnIi5H5c/s400/DSC3112-300x199.jpg

Juanista de la tercera edad levanta el dedo a los enemigos del concierto

Conclusiones

Cuando hablamos ante las cámaras de María Elvira en favor del Concierto, cuando defendimos en radio Miami internacional su desarrollo, cuando firmamos e publicamos en Miami la carta en favor del concierto, sabíamos que nos enfrentábamos a un gigante poderoso, a un monstruo enceguecido por alienación que desde los medios mas recalcitrantes o amarillos se busca difundiendo  los conspicuos análisis de niño bien que hacen los Resillez,  la demagogia populachera de los Saavedras por no hablar de las vulgaridadades de las Curras, con las que hasta el momento se tenía embobecida a la gran masa del exilio en Miami.

https://i1.wp.com/media.nbcmiami.com/images/600*450/1-876JuanesProtest.jpg

La juventud Projuanes se enfrenta y desplaza de su reducto en la calle 8 la intransigencia anticoncierto.

Sin embargo tras lo ocurrido en la calle 8 vemos a ese mismo gigante, amansado por la música de Juanes y su compañeros,  revirarse como el monstruo de Frankenstein contra sus creadores y ponerse del lazo de la razón y que por esta ocasión también es el del corazón. Menos mal que algún que otro político como Raúl Martínez el ex alcalde de Hialeah, o el propio Obama parece que le han tomado el pulso a la situación.

Tiemble pues la dictadura si este gesto de grandeza, amor e inteligencia termina por imponerse entre quienes la combaten y no sabe ella estar a la altura de los nuevos retos, pues ha llegado la hora del cambio, un cambio que se ha iniciado donde tenía que iniciarse entre quienes podemos decir lo que pensamos,  incendiando la sabana de la diaspora cubana. No habrá contracandela, vestida de intransigencia miamera o brigada de acción rápida en La Habana que detenga la llamarada.

Parafraseando al creador del totalitarismo en nuestra patria, diremos que en Miami esta gran humanidad que conforma el pueblo de Cuba y sus amigos en el mundo ha dicho basta y ha echado a andar y su paso no se detendrá hasta convertir la plaza de la “revolución” en lo que tiene que ser una plaza de Paz y sobre todo de Libertad

plazalibertad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: