Katyn, la película: Historia de una masacre

17 Sep

El ejercito nazi exhuma en Katyn los restos de los oficiales polacos ejecutados pos los soviéticos

El ejército nazi exhuma en Katyn los restos de los oficiales polacos ejecutados pos los soviéticos

Debo algo a los polacos de mi iniciación en la disidencia como una manera de pensar el socialismo real, nunca olvidaré a  mi contemporáneo  ” Janus” (Juan) el primero que conocí, hijo de un técnico de su país enviado a Cuba, que junto a su hermano menor compartía conmigo, en condición de discípulos del maestro Perón, las clases de Karate, que como una opción deportiva recibíamos los estudiantes de la Universidad de La Habana.  Allá por los tempranos años ochenta.

Ante cada lección debíamos repetir el lema de Karate Va, Kakumei no Buki: “El Karate, un arma de la revolución“, consigna que no me impidió asimilar y guardar como un tesoro en mi aparato conceptual el término, dicho por Janus y escuchado por primera vez en mi vida de “Burguesía Roja”.

El autor, primero a la izquierda, en el polideportivo adjunto a la Universidad rebautizado como Juan Abrantes. Es el primer año de mi carrera universitaria, al centro el hermano de Juan, un polaquito que entonces tendría unos doce años y cuyo nombre no recuerdo.

El autor, primero a la izquierda, en el polideportivo adjunto a la Universidad rebautizado como Juan Abrantes. Es el primer año de mi carrera universitaria, al centro el hermano de Juan, un polaquito que entonces tendría unos doce años y cuyo nombre no recuerdo.

Más tarde, cuando estudiaba en Moscú, y visitaba a mis compatriotas músicos me presentaron estos a un estudiante polaco del conservatorio Tchaikovsky, quien tenía colgada en la pared, una postal dedicada al cura mártir,  Jerzy Popiełuszko, recientemente desaparecido y asesinado -seguimos en los ochentas-, en aparente indisciplina de la policía polaca, como manera de detener una historia imparable, la misma historia que hoy los polacos estan recuperando de manera cinemátografica con películas que nos cuentan algo más que lo que nos dirían series, sin duda divertidas, pero demaciado comprometidas con el internacionalismo soviético como: “Cuatro tanquistas y un perro”.

Avances del filme Jerzy Popiełuszko

Eran tiempos en los que las librerías especializadas en ciencias políticas de Moscú vendían libros donde el Papa de entonces era equiparado con una especie de diablo agitador y anticomunista, así de clara quedó en mi memora la portada en blanco y negro de uno de estos textos que alguna vez estuve ojeando.

Sin embargo con estas dos muestras nos damos cuenta de que los polacos no tenían muchos pelos en la lengua, como no lo tuvo aquella novia de uno de los hijos de Manuel Moreno Fraginals, que estudiaba en Polonia, cuando le pidió a su compañero cubano que denunciara al golpe de Wojciech Jaruselsky como un puchetazo similar al dado por Pinochet en Chile, un golpe que con el tiempo tendrá, entre las interpretaciones múltiples la de haber evitado una nueva intervención soviética que aplastaría de una vez la acción del sindicato “solidarnocs”, ese Sindicato que alguna vez recibió fondos desde Suecia y cuya represión justificó la llegada y asilo en este país de miles de polacos, los mismos que nos encontraríamos los cubanos llegados pocos años despún.

Jaruselsky con Fidel Castro en 1972

https://i1.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/96/Jaruzelski_Castro_1972.jpg

He conocido a muchos de ellos, han sido compañeros de estudio, de trabajo y una vez mas unidos por el deporte de gimnasio. Se trata en general de un pueblo culto, cercano a nosotros por la matriz católica que a diferencia de otros pueblos eslavos les conecta con el mundo latino. En general me caen bien, aún cuando he reconocido en muchos, cierto antisemitismo. Pero bueno nadie es perfecto, tampoco lo somos los cubanos, a quienes el pecado del racismo no nos es ajeno.

He seguido con interés la historia de este país, por los libros y sobretodo por un cine que con comunismo o sin el sigue siendo uno de los mejores del mundo. Es por ello que hace una semana cuando estuve repasando castellano a la hija de un matrimonio amigo, no me costó trabajo, hablando de tantas cosas sobre la patria de Copérnico, de caer en el tema de la película Masacre en Katyń, un retrato fílmico del que había leído alguna critica, donde se narra uno de los temas más delicados en las relaciones ruso-polacas; ejecución, en en lugar del mismo nombre,  de miles de prisioneros de guerra, hechos por los ocupantes soviéticos tras la artera invasión a Polonia que dio inicio a la  Segunda Guerra Mundial.

Mis amigos quedaron en prestarme la película, pero no he debido molestarles al encontrarla en la biblioteca de Skärholmen, en las afueras de Estocolmo -doy el dato para que mis compatriotas en Suecia sepan donde solicitarla-

Es una película fuerte, que he preferido ver por partes, una obra de arte que nos aviva ese sentimiento de disfrutar de buen arte, y no es para menos si el elegido para el dirigir este filme de 2007 es esa gloria de la cinematografía mundial que ha sido, es y será Andrey Wajda.

Por la historia y guión responden Andrzej Mularczyk  y Przemyslaw Nowakowski, quienes han concebido un relato que expone en paralelo la tragedia de una nación y la de una familia polaca, la del más joven oficial de caballería, cuyo destino incierto como prisionero de los soviéticos es seguido por su mujer, su hija y su madre, y cuyo padre, profesor de la universidad de Cracovia desaparecerá a manos de los otros enemigos, los nazis, los mismos que no sin conciencia ocupan y arrasan con el claustro de un centro que según ellos era fuente de propaganda antialemana.

Es la historia de un pueblo que se debate por sostener su identidad en uno de los momentos más trágicos de su historia, donde no falta el ramo de olivo para el oficial ruso que antes de partir a morir a Finlandia -otra guerra sucia de Stalin- intenta salvar la familia del oficial condenado a muerte.

Yo recomiendo esta película interpretada por un reparto excelente, a todo el que quiera conocer un poco mejor la historia reciente y el alma de Polonia.

Al mismo tiempo, llamo a mis amigos polacos a no tomar el hecho como una afrenta personal, los herederos de Lenin, no hicieron en Polonia y contra los polacos, nada diferente a lo que ya habían hecho contra su propio pueblo, era parte de lo que dictaba el manual del vencedor comunista, liquidar en todo lo posible al ejército vencido, y por supuesto lo que quedase del viejo espiritu nacional, pasó en Rusia, pasó en Polónia, en China y por desgracia también en Cuba.

Y no es de extrañar que este ajuste de cuentas, que tal vez mañana sera el nuestro, con la historia, hecho de manera fílmica, nos recuerde y posiblemente beba, de otros película, El Chekista, donde los enemigos del pueblo eran ejecutados de manera muy similar a la que son asesinados los oficiales polacos.

Película “El Chekista”, fragmento

Esta obra es una denuncia del hermananiento  entre los regimenes totalitarios, del nazismo y el estalinismo, y poco importa que después en la traición de uno a otro saquen partido propagandístico al crimen de Katyn.

Un crimen que,  quizás explique en parte, el antirusismo militante de mis conocidos polacos, un hecho que no debe ser olvidado por la historia, no para odiar, sino para trabajar porque nunca se repita.

afichekatyn

Anuncios

5 comentarios to “Katyn, la película: Historia de una masacre”

  1. Lolana 18 septiembre 2009 a 1:38 AM #

    Recuerdo de niña, desde Cuba, el descubrimiento de la matanza de Katyn llevada a cabo por los soviéticos. Mi madre escuchaba noche a noche la BBC de Londres o radio Andorra en busca de noticias sobre la situación en España -su familia- y de la 2ª Guerra Mundial. Este horrendo crimen fue negado durante años por las autoridades de la URSS. El DVD está disponible en Netflix.

  2. gustavo carmona 17 septiembre 2009 a 3:03 PM #

    Formidable,quisiera saber como obtener dicho film polaco.

  3. gustavo carmona 17 septiembre 2009 a 3:01 PM #

    Tuve amigos polacos,conoci por ellos el crimen de Katyn,en Cuba se repitio a principio de 1959 en Santiago de Cuba,muchos sepultados aun vivos,nunca se mencionan los cementerios clandestinos de Cuba,solo los de otros paises latinos,pero a lo largo y ancho de mi patria hay muchos cementerios tipo “Katyn” que cierta prensa no quiere tocar.

Trackbacks/Pingbacks

  1. La Maldición de Katyn: ¿Accidente o atentando contra el gobierno polaco? « El Hombre de Cuba Nuestra - 11 abril 2010

    […] Ellas trajeron por consecuencia que el presidente de la república centroasiática, Kurmanbek Bakíev abandonara la capital refugiándose en el sur del país, sin aceptar su dimisión. Un día después, la oposición, aprovechando las circunstancias formó un Gobierno provisional y disolvió el parlamento. Al mismo tiempo los disturbios no cesan, la misma agencia Novosti informa desde Bishkek que tres personas murieron anoche en los hospitales de Kirguizistán con lo que suman 79 el número de muertos en las revueltas callejeras.  El hermano menor de Bakíev quien encabezaba el Servicio Nacional de Custodia, que abrió fuego contra los manifestantes, así como los propios hijos del presidente se encuentra en busca y captura. Como si fuera poco con esto, ahora nos enteramos de la misteriosa muerte del Presidente polaco Lech Kaczynski, junto a importantísimas personalidades del gobierno y el estado polacos en un indescifrable accidente aéreo en el oeste de Rusia. Paradójicamente, los actos dignatarios se dirigían, como me comentaban mis amigos polacos, a Katyn, para conmemorar allí una de las más terribles tragedias, dentro de la convulsionada historia de las relaciones ruso-polaca, la masacre de oficiales polacos por la policía secreta soviética, un tema que ya tratamos en nuestro comentario a la película que lleva el nombre de aquel funesto lugar. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: