A modo de Réplica: Carta Abierta a la Redacción del Periódico Hispano de Houston; Información

11 Sep

periodicoinformacion1251

Estimados Lina Martínez y Emilio Martínez Paula, Presidenta y Director respectivamente de Información

Hace poco sostuve un encuentro con destacados escritores cubanos en la sede del Colegio Nacional de Periodistas de Cuba en El Exilio, organización que gentilmente  me ha invitado a representarla en Europa. Allí se encontraban la poeta María Eugenia Caséiro, el novelista Luis Ángel Casas, el Decano y el Vicedecano del CPN; los señores Vicente P. Rodríguez y Eladio José Armesto, el Secretario de La Academia de la Historia de Cuba, Don Julio Ferreiro-Mora, así como el tesorero de la última organización, el señor José Arenal.

Carlos Manuel Estefanía,  autor de esta réplica, al centro en la segunda fila, durante su visita Colegio Nacional de Periodismo de Cuba en El Exilio: a su derecha la poeta María Eugenia, a su izquierda el periodista José Arenal Caséiro,  en primera fila, de derecha a izquierda los el novelista Luis Ángel Casas, el Decano del CPN; Vicente P. Rodríguez y el Secretario de La Academia de la Historia de Cuba, Don Julio Ferreiro-Mora. La foto fue tomada por Eladio José Armesto Vicedecano del Colegio

Carlos Manuel Estefanía, autor de esta réplica, al centro en la segunda fila, durante su visita Colegio Nacional de Periodismo de Cuba en El Exilio: a su derecha la poeta María Eugenia, a su izquierda el periodista José Arenal Caséiro, en primera fila, de derecha a izquierda los el novelista Luis Ángel Casas, el Decano del CPN; Vicente P. Rodríguez y el Secretario de La Academia de la Historia de Cuba, Don Julio Ferreiro-Mora. La foto fue tomada por Eladio José Armesto Vicedecano del Colegio

La  reunión  marcada por el respeto que debe existir entre damas y caballeros  -el señor José Arenal quien también pertenece a Información no me dejará mentir.- devino en saludable intercambio de ideas y visiones, donde las discrepancias y coincidencias fueron expuestas sin ofender, donde no hubo espacio para los prejuicios y menos para la cizaña con que enemigos y sobretodo falsos amigos procuran convertir las naturales divergencias entre exiliados en paranoia que confunda y sirva a los infiltrados que nos mandan de La Habana.

Al retirarme separaré diversos periódicos de los que llegan al Colegio, con el fin de conocer mejor la prensa cubano americana. Más tarde, estudiando el material de marras, descubrí Información,  un medio que me agradó por su diseño y por un concepto que, en sentido general, hace honor a su slogan: Un Periódico Fiel a Su nombre. Sin embargo, revisando detalladamente sus ediciones, descubrí en la sección Opiniones del número1251 (13 al 19 de agosto de 2009), un escrito que sino recibe esta respuesta romperá en pedazos vuestra divisa, un texto  que se aparta diametralmente del espíritu intelectual que descubrí en el Colegio de Periodistas y en cuyo título se adelantan la incoherencia y la falta de vínculos con la realidad que le carcomen, me refiero a: Estefanía: La inmoralidad Personificada, firmado por un tal Alejandro Sotomayor.

Artículo escrito por Alejandro Sotomayor contra Carlos Manuel Estefanía y publicado por Información

Artículo escrito por Alejandro Sotomayor contra Carlos Manuel Estefanía y publicado por Información

Debo confesarles que pocas veces he visto concentrada tanta ojeriza e insultos sin base en tan breve espacio, también que nunca me ha quedado tan clara la relación proporcional que existe entre el exceso de epítetos denigrantes y la falta de argumentos; es lo que ocurre en esta subjetiva nota, cuyo autor, en lugar de ofrecer datos e ideas, basa sus opiniones en puros “me decían” y suposiciones, olvidando para colmo que es la conducta decente de un hombre, y no las palabras detractoras los enemigos de éste, la que determina su moralidad.

De todos modos no seré yo – que  por haber crecido sin ella sabe lo que realmente vale la  libertad de expresión- quien venga a  cuestionar, con dedo inquisidor, a los editores que publicaron  los oprobios que este señor me endilga. Por el contrario, yo defiendo vuestra acción y lo hago porque considero que el verdadero compromiso con la libertad de palabra no es el que se ejerce defendiéndola sólo para los nuestros, para atacar, o incluso para los que opinan diferente. El verdadero pacto con la libertad de palabra es el que se establece aún sabiendo que desde ella se nos puede agredir inmisericordemente. Y es que para mí, el peligro no está en lo que se habla, ni siquiera en la vulgaridad con que se haga –como es el caso-, sino como en lo que se calla o acalla.

Tengo una fe absoluta en el poder de la palabra para desfacer los entuertos y por ello reivindico en Información, lo mismo que en Cuba Nuestra; el derecho a réplica, una replica que más que contra Sotomayor, quien a todas luces no sabe lo que hace y por tanto habrá que perdonar, dirijo contra aquellos que, en la sombra, sin atreverse a dar la cara, le instigaron como a  un perro rabioso contra mi persona; él no es más que el mensajero ingenuo e irresponsable de los que le han inducido un discurso que se cae por su propio peso. Aún así hay que curar la enfermedad que pudocontagiar a quienes, abrumados por las premuras de la vida, hayan leído rápidamente y sin otras referencias,  pasando por alto sus contradicciones ese panfleto en mi contra; un texto al que bastará un empujoncillo para hacerle caer en el abismo.

El colaborador de Información me acusa de “hacerme el sueco”, para luego presentar una versión de mi entrevista con María Elvira Salazar, en la que respondo de manera breve, concreta y sin rodeos,  a todas y cada una de sus preguntas; cualquiera convendrá conmigo en que tal actitud es diametralmente opuesta a la de hacerse el desentendido. Lo que en realidad parece insultar a Alejandro Sotomayor no es que me “haga el sueco”,  sino que me comprometiera firme y claramente ante las cámaras con el derecho de mis lectores a expresarse, que sacara la cara en defensa de la misma  libertad que él usufructúa en su intento de agraviarme.

A tal paradoja habremos de sumar el contrasentido de una absurda sugerencia: la de que yo le hubiese vendido las armas suecas que Chávez traspasó a las FARC. El antídoto contra la ponzoña lo encontrará el lector en mi artículo Armas suecas en Manos de las FARC,   publicado el 28 de julio en el blog El Hombre de Cuba Nuestra (https://cubanuestra1.wordpress.com/); allí se informa que fue la empresa Saab Bofors Dynamics – no yo- quien hizo las ventas de ese armamento a Venezuela en la década del 80, por el comentario también sabrá del emplazamiento que hago al gobierno de mi país para que exija cuentas a sus propios funcionarios y políticos por el respaldo que durante años han tenido los guerrilleros de las FARC en Suecia. Difícil sería pues que Chávez hiciera pactos conmigo, antes lo tendrá con mis enemigos o los que hablen mal de mí.

Pero si algo debo agradecer a Sotomayor son las preguntas que me hace; implican la mejor defensa que podría imaginar para mi persona. Este hombre indaga el por qué de mi visa para entrar a Estados Unidos. La respuesta es obvia: porque no siendo un doble agente -como dicen los que vienen a contar cositas malas mí– no represento un peligro, ni para la seguridad de este país, ni para sus ciudadanos; porque esos rumores de los que acríticamente el  “opinador” de Información se ha hecho eco -rumores tan falsos como a los que difunden los castristas de Europa sobre mi presunto salario imperialista- se han estrellado definitivamente contra las investigaciones realizadas en Estocolmo y Washington  por los funcionarios y diplomáticos norteamericanos; porque el Department of Homeland Security, la organización que preserva la seguridad y la libertad de Estados Unidos, no ha encontrado en sus bases de datos, sin duda de las más poderosas del mundo, una sola evidencia de las barbaridades que  firmó Sotomayor.

¿Qué quién me paga los “vastos”? , pregunta. Supongo que quiso decir gastos. Pues le diré a Sotomayor, aunque no sea de su incumbencia, lo mismo que le diría a los castristas que me atacan en Suecia: me los pago como se los tuvo que pagar El Hombre de la Edad de Oro -a quien también un día sus enemigos acusaron de agente– con los ingresos que me da el noble oficio de maestro.

José Martí escribiendo, año 1891; reflejado en una obra del artista escandinavo Hermann Norman; es el único retrato directo al óleo que se conoce de "El Hombre de La Edad de Oro"

José Martí escribiendo, año 1891; reflejado en una obra del artista escandinavo Hermann Norman; es el único retrato directo al óleo que se conoce de "El Hombre de La Edad de Oro"

¿Qué por qué me  entrevistan? Muy simple: porque siendo un hombre que dice lo que piensa con honestidad y sin tapujos, mis ideas y posiciones despiertan interés y amigos, aunque también, como se ve gracias al caso que nos ocupa, enemigos, sobretodo entre quienes se dejan manipular por la  falsedad y infundio de los verdaderos inmorales, esos que recurren a la mentira  cuando les falta fuerza, coraje y razones  para derribar a  un hombre de bien.

Y ya que hablé de la canalla, que usó a Sotomayor de instrumento, la emplazo desde estas páginas a salir de la sombra, a que presente,  ya sea en Información o ante las autoridades, algo más que sofismas para implicar a un hombre de honor. Yo se que no lo harán, y no se crea que por su natural carencia de amor al país que la acoge como una segunda patria, es por algo más elemental,  porque no se puede probar lo que no es, mi presunta doble “agentura”, y sobretodo porque a quienes menos les conviene llamar la atención del Estado Norteamericano, es a  las avispas que elaboran tanta insidia contra Carlos Manuel Estefanía Aulet.

No concluiré esta impugnación  de los infundios publicados por Información sin antes invitar al lector a que revise, página por página, la revista Cuba Nuestra  Digital (www.cubanuestra.nu) o la versión impresa que guarda, como un tesoro, la Cuban Heritage Collection (Colección de la Herencia Cubana) de La Universidad de Miami y comprobará que no existe un renglón en que yo excuse un solo crimen. Si de algo peco, es de no justificar las vilezas, vengan de donde vengan; como tampoco las justificaron mis antepasados en la guerra de independencia: los Tenientes Coroneles Arturo Aulet Aymerich y  Arturo Aulet Serrano, oficiales de un ejército libertador que, como nos cuenta Martí cuando habla de Masabó en su diario de campaña, no tuvo merced a la hora de fusilar a quienes cometieran tropelías dentro de sus filas, aunque fueran bravos en la pelea.

El bisabuelo: Arturo Aulet Serrano, Teniente Coronel del Ejército Libertador, junto a su asistente.

El bisabuelo: Arturo Aulet Serrano, Teniente Coronel del Ejército Libertador, junto a su asistente.

Así mismo fusilo yo, con el arma de la palabra escrita, a quien dentro de las filas del movimiento democrático, favorezcan con su torpezas, la impiedad la tiranía que nos robó la patria.

Sin embargo, también hago mías las lecciones de quien nos enseñó a hacer bien a los que nos persiguen, y si Martí cultivó una rosa para el que le arrancaba el corazón, yo no seré menos con quien rasgan en jirones la piel de mi espalda; por eso pongo sello final a este escrito, inevitablemente extenso, con estrofas de La Libre Expresión, las dedico no tanto a quienes concientemente mintieron sobre mí, como a quienes alguna vez se hayan dejado confundir por las calumnias: no son versos, de  Mayakovski, ni de Guillén, sino un cubano de este exilio,  Cástulo Gregorisch y colaborador de Cuba Nuestra, rimas que en su sencillez formal expresan ideas con las que me identifico y a las que le he entregado mi vida, desde que salí de de la tierra que me vio nacer, sin volver, más de 15 años atrás.

En un mundo de ideas contrastantes

las mías expongo con honestidad y orgullo,

son resultado del análisis constante

de una mente que en el pensar busca refugio.

[…]

Quien mis ideas comparta es bienvenido,

bienvenido también quien las niegue o combata,

siempre que se observe ese derecho

que por igual todos tenemos de expresarlas.

Sin otro particular, se despide

Carlos Manuel Estefanía Aulet

Director de Cuba Nuestra

(www.cubanuestra)

Teléfonos en Suecia:

073 551 28 06
08 531 780 32

Estocolmo,  2009-09-04

PD: Adjunto para ilustrar esta réplica, la foto tomada por la escritora María Eugenia Caséiro, en el Colegio Nacional de Periodistas, donde aparece quien escribe(al centro en la segunda fila), junto a los señores Luis Ángel Casas, Vicente P. Rodríguez,  Eladio José Armesto, Julio Ferreiro-Mora y José Arenal.

academiafinal

—————————————————————————-

Información publica y contrarreplica

La nota superior ha sido publicada en Información y respondida por el señor Emilio Martínez Paula, bajo el título de A MODO DE CONTRARRÉPLICA; el texto aparece en la página 9 de la edición 1255 (10-16) de septiembre de 2009, que usted puede leer bajando la publicación en formato PDF con sólo pinchar aquí

Por nuestra parte, debemos agradecer al Director de Información, el respeto que ha tenido su medio de nuestro derecho a réplica.

En cuanto a la libertad de expresión que defendemos para ese micrófono abierto digital que es la sección Tribuna Abierta, de Cuba Nuestra, y que más que más que como nuestra “propia medicina”, consideramos panacea universal,  ya habrá tiempo de polemizar.

Anuncios

3 comentarios to “A modo de Réplica: Carta Abierta a la Redacción del Periódico Hispano de Houston; Información”

  1. José L. Martel 14 septiembre 2009 a 1:59 PM #

    La replica es permtida y además saludable. Si me atacas tengo el deecho a ripostar. Si me calumnias tengo la facilidad de poner las cosas como son. Eso fue lo que le falto a la presentadora de Mega TV, Maria Elvira cuando quiso sentar en el “banquillo de los acusados” al Sr. Carlos Manuel Estefanía.

    Alguien dijo con su razón que debió levantarse y dejarla con la palabra en la boca. No creo que eso es inteligente y le diré por qué: “En el juego de pelota o en el boxeo si te vas antes que se termine el juego pierdes por “forfeit” y en el boxeo si tu second tira “la toalla al cuadrilatero” perdistes la pelea.

    Menos mal que eso no sucedió y el invitado supo responderle al residente sus declaraciones contudentemente. La Tribuna Abierta es todo y como tal da el derecho a la réplica. El periodismo es muchas veces maña y no poder del microfono y menos de la pantalla chica que todo se ve.

  2. Alberto Cardenas 12 septiembre 2009 a 8:14 PM #

    Sr Maestro pude leer y releer la replica y la CONTRARREPLICA y para mi hay una sola respuesta como lector de cubanuestra. ¿la agente “High Heels”?
    2009-7-1
    Por Wilfredo Fernández.(publicado en cubanuestra)

    Es como diria una tia… AQUIEN NO LE GUSTA EL CALDO SE LE DA DOS TAZAS!!
    Pero me pregunto en este juego periodistico aquien creer?
    Realmente se puede llamar periodismo a quienes pluma en ristre atacan a sus colegas de ideas y trinchera?

Trackbacks/Pingbacks

  1. El Choque de los Emilios: Martínez Paula versus Ichikawa. A propósito del libro “Momentos Estelares en la Historia de Cuba” « El Hombre de Cuba Nuestra - 26 octubre 2009

    […] De cualquier modo, no me sentí intimidado en una charla donde a pesar de nuestros orígenes, edades,  formaciones y sobre todo visiones tan diferentes de lo que será la solución de Cuba, primó el respeto. Al final logre el compromiso del Director de La Información de publicar mi réplica, que también usted puede leer en estas páginas. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: