Recuerdan el suicidio del Moncada y a los cinco espías cubanos en Estocolmo

25 Jul

Este sábado el castrismo sueco ha estado de plácemes con su tradiconal demostración, recordando suicidio del 26 de julio en la Plaza de Sergel. Participan Eva Bj%F6rklund de la Asociación Sueco Cubana, Caridad Pérez de la Embajada, Johan Person del Comité para liberar a los cinco espías cubanos, Hugo García de Resocal, mas varios artistas muy conocidos en sus casas.

Este sábado el castrismo sueco ha estado de plácemes con su tradiconal demostración, recordando suicidio del 26 de julio en la Plaza de Sergel. Participan Eva Björklund de la Asociación Sueco Cubana, Caridad Pérez de la Embajada de Cuba, Johan Person del Comité para liberar a los cinco espías cubanos, Hugo García de RESOCAL, mas varios artistas muy conocidos en sus casas.

La muerte es victoria y gloria que al fin

la historia por siempre recordará

la antorcha que airosa alumbrando va

nuestros ideales por la Libertad.

Estrofa olvidada del Himno del 26 de Julio

Son las 14:00 horas cuando arribo a la Casa de la Cultura de Estocolmo. Vengo a devolver unas películas prestadas por su salón de lecturas.

Para llega a su entrada debo atravesar la Plaza de Sergel en la que se ha levantado una pequeña tarima donde una señora bajita y regordeta interpreta canciones sudamericana acompañada de flautas indígenas y guitarras, dice algo así como “no te queremos aquí”,  le arropa un público bastante numeroso, de apecto sudamericano, los cubanos salvo en carteles brillan por su ausencia.

Ya entro de la Casa de la Cultura, escucho a un señor con la misma estampa de los manifestantes y de mediana edad  decirle a no se quien: la huevá está llena de gente, en evidente alusión a una demostración que por sus pancartas parece consagrada, en primer lugar  a los cinco espías cubanos atrapados y juzgados hace algún tiempo en los Estados Unidos.

Casa de la Cultura de Estocolmo, a sus piés se encuentra la Plaza de Sergel donde cada año los castristas sueco-latinoamercianos conmemoran algo que nada tiene que ver con la cultura, el asalto al Cuartel Moncada.  Foto: Carlos M. Estefanía

Casa de la Cultura de Estocolmo, a sus piés se encuentra la Plaza de Sergel donde cada año los castristas sueco-latinoamercianos conmemoran algo que nada tiene que ver con la cultura, el asalto al Cuartel Moncada. Foto: Carlos M. Estefanía

Devuelvo mis filmes y salgo,  ya no cantan la morocha, en cambio se escuchan unos acordeones que recuerdan música centroamericana,  nada de maracas o timbales.

No falta claro está, entre banderas cubanas y chilenas, y mas de una esfinge de Guevara,  le enseña nacional, de la ultima moda de la izquierda radical: Honduras.

Distingo también carteles con las siglas del MIR y con las del Frente de Liberación Nacional Farabundo Martí – o de cualquier otro movimiento radical de nombre similar y como tantos otros inspirados y armados por Cuba- Emúlos de aquel M- 26 de julio que tantos muertos, sobretodo entre los suyos, dejó regados en Cuba para cambiar una autocracia por otra, es decir para nada.

Claro son otros tiempos;  se sabe desde que tumbaron a De La Rua en Argentina, que ya no hacen falta fusiles para derrocar  los gobiernos que incomodan a La Habana, que basta con tirar piqueteros a las calles, lo cual,  al final,  resulta para los violentos mucho más seguro y no por ello menos efectivo, que alzarse en Armas.

Es lo que vemos hoy en Honduras, donde la democracia, la constitución y la institucionalidad es evocada por sus enemigos de ambos bandos.

La de hoy, en la capital de Suecia, es la toma tradicional que hacen los castristas de Estocolmo de la céntrica plaza en vísperas del 26 de Julio, ahora con la peculiaridad del ingrediente hondureño,  aportado por control remoto  por ese Zelaya viajero, diz que muy perseguido, que entra y sale de Hondura, por tierra, aire, y ahorita agua sin que le pase nada. ¡Vaya cesarismo el de este Micheletti!

En cualquier caso son preferibles estos  castristas del siglo XXI tomando plazas con canticos  y guitarras que asaltando cuarteles como hacían los del siglo XX, en defensa de una constitución que pisotearon una vez en el poder…

… aquellos que nos aseguraron, sin cumplirlo jamás que limpiarían con fuego  esa plaga infernal de gobernantes indeseables y  de tiranos insaciables que a Cuba han hundido en el Mal

Mientras tantanto los suecos atraídos por el bullicio, de estos revolucionarios de la tercera edad, contemplan, un tanto estupefactos el espectáculo musical, asi como las caras desconocidas  de los espías a los que carteles,  en su germanica  lengua,  se refieren pidiendo libertad “Para los cinco cubanos”.

knapp_frige_de_fem

Me pregunto que posará por la cabeza de la ciudadanía nordica,  sin creera que se trata, con estos cinco “presos políticos” de una muestra de los cientos de disidentes encarcelados por un régimen al que la prensa escandinava, salvo la que editan las sectas leniniana, hace años dejó de llamar “revolucionario” para catalogarlo por lo que es:  DICTADURA

Anuncios

2 comentarios to “Recuerdan el suicidio del Moncada y a los cinco espías cubanos en Estocolmo”

  1. kiki 26 julio 2009 a 5:15 AM #

    Estaría bueno que algún sueco o hijo de sueco con extranjero
    ( asi como Castro mezclado con gallego) se lanze con un grupo de hombres y en auto se dirijan a la 2da unida militar de importancia
    ( si es que le queda alguna )
    y se lanzén y a correr la sangre sueca después de siglos de paz y al cabecilla de la acción sea detenido y llevado a tribunales y el preso deiga que el autor intelectual era el Rey Gustav Vasa .

    En relación a los 3 + 2 espias cubanos convictos y confesos que los suecos zurdos levantan sus voces ,,, Por que no se movilizaron para rescatar a Raoul Wallenberg de las prisiones de los asesinos comunistas soviet en epoca de Stalin ?

Trackbacks/Pingbacks

  1. Miscelánea celebra, 25 de julio: “Se ingirieron con franco apetito los platos de la conmemoración” « El Hombre de Cuba Nuestra - 27 julio 2009

    […] Nada que resulta mas fácil pegar la gorra la gorra en la casa de los Gainza que ir a plantar cara a los fanáticos de la asociación Sueco cubana, los mismos que el mismo día y tal vez a la misma hora del festejo misceláneo ocupaban la Plaza de Sergel, celebrando en la capital sueca el asalto al Cuartel Moncada. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: